Ejecutoria num. 1a./J. 34/2001 de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
RESUMEN

ORDEN DE REAPREHENSIÓN. NO DEBE SOBRESEERSE EN EL JUICIO, POR INEXISTENCIA DEL ACTO RECLAMADO, CUANDO EL QUEJOSO AL INTERPONER SU DEMANDA DE AMPARO LA DESIGNE ERRÓNEAMENTE COMO ORDEN DE APREHENSIÓN.

EXTRACTO GRATUITO

ORDEN DE REAPREHENSIÓN. NO DEBE SOBRESEERSE EN EL JUICIO, POR INEXISTENCIA DEL ACTO RECLAMADO, CUANDO EL QUEJOSO AL INTERPONER SU DEMANDA DE AMPARO LA DESIGNE ERRÓNEAMENTE COMO ORDEN DE APREHENSIÓN.

CONTRADICCIÓN DE TESIS 79/99-PS. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL DÉCIMO SÉPTIMO CIRCUITO, PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL DÉCIMO CIRCUITO, Y PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL NOVENO CIRCUITO Y SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS PENAL Y CIVIL DEL CUARTO CIRCUITO.

CONSIDERANDO:

SEGUNDO

-

Los Magistrados integrantes del Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, con residencia en San Luis Potosí, al resolver el amparo en revisión 179/99, promovido por ... en lo que interesa sustentó las siguientes consideraciones:

... No obstante lo anterior, este Primer Tribunal Colegiado estima pertinente precisar que en la especie no opera el motivo de sobreseimiento invocado por el a quo en lo que atañe al acto reclamado del Juez Mixto de Primera Instancia de Santa María del Río, San Luis Potosí, y su ejecución a cargo del encargado de grupo de la Policía Ministerial del Estado, comisionado en dicho Municipio, y procurador general de Justicia en el Estado; lo anterior, atento a las siguientes razones: El quejoso reclamó de dicha autoridad judicial la ‘orden de aprehensión’ librada en su contra, expresando que se le instruyó el proceso penal 118/97, por el delito de violación, dentro del cual se le concedió el beneficio de libertad bajo caución, y que tal mandamiento de captura pretenden ejecutarlo diversas autoridades.-

El referido Juez Mixto de Primera Instancia de Santa María del Río, San Luis Potosí, rindió informe en el sentido de que en el proceso penal número 118/97, instruido a ... por el delito de violación, en agravio de ... se libró orden de reaprehensión en contra de dicho quejoso, y que los autos del expediente se enviaron a este Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, en vía de informe justificado, suspendiéndose de plano la ejecución de la sentencia y, por otra parte, la autoridad judicial negó que hubiese librado contra el quejoso alguna orden de aprehensión; de las constancias que remitió se desprenden las circunstancias que de manera prolija formuló el a quo y que se dan por reproducidas.-

El a quo decretó el sobreseimiento en el juicio de garantías de que se ocupa, respecto de los actos reclamados del agente del Ministerio Público investigador, agente del Ministerio Público adscrito al Juzgado Mixto de Primera Instancia, síndico municipal, jefe de Área de Protección Social y Vialidad, comandante de Seguridad Pública Municipal, éstas de Santa María del Río, San Luis Potosí, director general de la Policía Ministerial en el Estado y director general de Protección Social en el Estado, con residencia en esta capital; ello, en virtud de que dichas autoridades rindieron informe negando los actos reclamados, sin que se haya desvirtuado dicha negativa con prueba alguna; y por otra parte, también decretó el sobreseimiento en cuanto a los actos reclamados del Juez Mixto de Primera Instancia, encargado de grupo de la Policía Ministerial del Estado, comisionado, ambos de Santa María del Río, San Luis Potosí, y procurador general de Justicia en el Estado, expresando que el quejoso reclamó una orden de aprehensión, siendo que de los informes de dichas autoridades se desprende que en realidad se trata de una orden de reaprehensión, y que aun cuando tanto una como la otra tienen por objeto la privación de la libertad, sin embargo, ambos mandamientos son de naturaleza jurídica distinta, pues la primera debe reunir los requisitos que exige el artículo 16 constitucional, mientras que la segunda tiene relación con aspectos legales que nada tienen que ver con aquellos requisitos, y que en estas condiciones, debe tenerse por inexistente el acto reclamado por el hoy recurrente, conforme a las tesis de rubros: ‘ORDEN DE APREHENSIÓN Y ORDEN DE REAPREHENSIÓN. DIFERENTE NATURALEZA JURÍDICA DE LAS.’ y ‘ORDEN DE APREHENSIÓN. INEXISTENCIA DE LA. CUANDO SÓLO EXISTE ORDEN DE REAPREHENSIÓN. PROCEDE EL SOBRESEIMIENTO.’. Además, el a quo agregó que aun cuando se tuviese como acto reclamado la orden de reaprehensión que realmente existe, el sobreseimiento debe subsistir, dado que de las constancias remitidas con los informes se desprende que el quejoso promovió juicio de amparo directo contra la sentencia dictada por la Primera Sala del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, habiéndose decretado la suspensión de dicha sentencia y, al efecto, se ordenó al procurador general de Justicia del Estado suspendiera el cumplimiento de la orden de reaprehensión, hasta en tanto se resolviera el juicio de garantías aludido, y que tal circunstancia impide analizar el mandamiento de captura, por encontrarse sub júdice la sentencia que le dio origen.-

Por otra parte, se tiene a la vista el expediente número 600/98, relativo al juicio de amparo promovido por ... hoy recurrente, contra la sentencia cuya ejecución se pretende al través de la orden de reaprehensión de que se trata, mismo expediente del que se advierte que mediante ejecutoria datada el veintiocho de enero del año en curso, este Primer Tribunal Colegiado negó a aquél la protección de la Justicia Federal que había solicitado.-

Expuesto lo anterior, cabe decir, en primer término, que este Primer Tribunal Colegiado no comparte el criterio sustentado por el Primer Tribunal Colegiado del Décimo Circuito y Segundo Tribunal Colegiado del Décimo Séptimo Circuito, en el sentido de que cuando se reclame una orden de aprehensión, pero en realidad se trata de una reaprehensión, debe sobreseerse en el juicio de garantías, por inexistencia del acto reclamado, conforme a las tesis que dichos Tribunales Colegiados emitieron, con los rubros de: ‘ORDEN DE APREHENSIÓN. INEXISTENCIA DE LA. CUANDO SÓLO EXISTE ORDEN DE REAPREHENSIÓN. PROCEDE EL SOBRESEIMIENTO.’ y ‘ORDEN DE APREHENSIÓN Y ORDEN DE REAPREHENSIÓN. DIFERENTE NATURALEZA JURÍDICA DE LAS.’, publicadas en la página 452, del Tomo III, febrero de 1996, Novena Época, y página 377 del Tomo XIV, septiembre de 1994, Octava Época del Semanario Judicial de la Federación.-

Las razones que apoyan su disenso estriban, en resumen, en que si bien los requisitos para que una orden de aprehensión pueda ser librada los señala de manera expresa el artículo 16 constitucional, en tanto establece que para tal efecto debe preceder denuncia, acusación o querella de un hecho determinado que la ley señale como delito, sancionado cuando menos con pena privativa de libertad y que existan datos que acrediten los elementos que integran el tipo penal (cuyo texto actual se refiere al ‘cuerpo del delito’, por reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación del ocho de marzo de mil novecientos noventa y nueve) y la probable responsabilidad del indiciado, mientras que, tratándose de una orden de reaprehensión no se analizan tales requisitos en su integridad, pues su fundamentación y motivación tienen como base aspectos legales, como sucede en el caso particular en que el tribunal de alzada revocó la sentencia de primera instancia que había absuelto al hoy recurrente y ordenado su inmediata libertad y, en su lugar, lo condenó como responsable de la comisión del delito de violación, librándose orden de reaprehensión contra dicho quejoso, para cumplir con la sentencia; sin embargo, considerar que la orden de aprehensión y la de reaprehensión son de naturaleza jurídica distinta, es interpretarlo de una manera rigorista, dado que no sólo existe similitud en cuanto a que ambos mandamientos tienen por objeto la privación de la libertad, sino que la orden de aprehensión, al igual que la de reaprehensión, debe satisfacer diversos requisitos exigidos por la garantía de legalidad o debido proceso, en el que se hubiesen cumplido las formalidades esenciales (del procedimiento) y la correcta aplicación de la ley, exigencias éstas a que se contrae el diverso 14 constitucional; es claro que en tales circunstancias no es impedimento legal para considerar procedente el juicio de amparo y examinar la constitucionalidad de la orden existente, o sea, la de reaprehensión, pues de no estimarlo así, se contravendría el principio de buena fe en la sustanciación del juicio de garantías, así como el relativo a la suplencia de la deficiencia de la queja a que alude el artículo 76 bis, fracción II, de la ley de la materia.-

Así las cosas, debe insistirse en que en el caso no opera el motivo de sobreseimiento invocado por el a quo, respecto de los actos reclamados del Juez Mixto de Primera Instancia, encargado de grupo de la Policía Ministerial, comisionado, éstos de Santa María del Río, San Luis Potosí, y procurador general de Justicia en el Estado, consistentes en la orden librada contra el quejoso para que sea privado de su libertad y cumpla con la sentencia que lo condenó como responsable en la comisión del delito de violación, así como la ejecución de dicho mandamiento que, como ya se vio, aquél reclamó como de aprehensión, tratándose de uno de reaprehensión, siendo de agregar que también es incorrecto el sobreseimiento decretado respecto de los actos reclamados del agente del Ministerio Público investigador, agente del Ministerio Público adscrito al Juzgado Mixto de Primera Instancia, síndico municipal, jefe de área de Protección Social y Vialidad, comandante de Seguridad Pública Municipal, éstos de Santa María del Río, San Luis Potosí, director general de la Policía Ministerial en el Estado y director general de Protección Social en el Estado, con residencia en esta capital, autoridades que en sus informes negaron la existencia de los actos reclamados, atento a las siguientes razones: En efecto, de las constancias...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS