de Suprema Corte de Justicia, - Jurisprudencia - VLEX 38257478

de Suprema Corte de Justicia,

Materia:Suprema Corte de Justicia de México
Fecha de Publicación: 6 de Enero de 2008
RESUMEN

NEGATIVA FICTA. SE CONFIGURA RESPECTO DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS FEDERALES SOMETIDAS A LA COMPETENCIA DEL TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA FISCAL Y ADMINISTRATIVA.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Registro No. 20679

L.�n:

Novena �poca

Instancia: Segunda Sala

Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta

Tomo: XXVII, Enero de 2008

P�gina: 1463

CONTRADICCI�N DE TESIS 207/2007-SS. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR LOS TRIBUNALES COLEGIADOS CUARTO, PRIMERO Y SEGUNDO, TODOS EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO Y EL ENTONCES SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL CUARTO CIRCUITO.

MINISTRO PONENTE: G.D.G.P..

SECRETARIO: R.J.G.M..

CONSIDERANDO:

PRIMERO

Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n es competente para conocer de la presente denuncia de contradicci�n de tesis, de conformidad con lo dispuesto por los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n General de la Rep�blica; 197-A de la Ley de Amparo; 21, fracci�n VIII y 25, fracci�n I, de la Ley Org�nica del Poder Judicial de la Federaci�n, en relaci�n con los puntos segundo y cuarto del Acuerdo Plenario N�mero 5/2001, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintinueve de junio de dos mil uno, en virtud de que se trata de una contradicci�n de criterios en materia administrativa, cuya especialidad corresponde a esta Sala.

SEGUNDO

La denuncia de contradicci�n de tesis proviene de parte leg�tima, pues la hizo el Magistrado presidente del Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, de conformidad con el art�culo 197-A, p�rrafo primero, de la Ley de Amparo.

TERCERO

A fin de estar en posibilidad de resolver la denuncia de contradicci�n de tesis, es conveniente conocer las consideraciones sostenidas por los Tribunales Colegiados de Circuito en las ejecutorias respectivas.

  1. El Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, al resolver el veintiuno de febrero de dos mil siete la revisi�n fiscal 283/2006, sostuvo, en la parte que interesa conocer, lo siguiente:

    "S�PTIMO. Los agravios transcritos son infundados, de conformidad con las consideraciones siguientes:

    "... es infundado el argumento en el cual la autoridad inconforme se�ala que la Sala ilegalmente estim� que deb�a declararse la nulidad lisa y llana de la resoluci�n impugnada, as� como de aquella que fue objeto de impugnaci�n en sede administrativa, por considerar que se actualiz� la ficci�n jur�dica propuesta en el juicio de origen, en virtud de que no se dict� la correspondiente resoluci�n en el recurso de revocaci�n RR. 03/2003, en contra de la resoluci�n administrativa de fecha veintiocho de febrero de dos mil tres, por la titular del �rea de Responsabilidades del �rgano Interno de Control en el Servicio de Administraci�n Tributaria, en el plazo a que alude el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n; empero, esa determinaci�n no resulta apegada a derecho, dado que para declararse la nulidad respecto de la resoluci�n y del procedimiento sancionador incoado en su contra, la Sala del conocimiento se apoy� en una apreciaci�n err�nea.

    "Ello es as�, ya que en el caso en particular s� se configura la ficci�n jur�dica planteada en la demanda de nulidad relativa al expediente 157790/03-17-05-9, del �ndice de la Sala de origen, dado que en t�rminos del art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, las autoridades administrativas y fiscales deben resolver las instancias o peticiones que se les formulen y hacer del conocimiento del interesado la resoluci�n correspondiente en un plazo de tres meses.

    "As�, debe establecerse que la negativa ficta s� resulta aplicable en los procedimientos administrativos de responsabilidades (iniciados de oficio por las autoridades que conozcan de las responsabilidades de los servidores p�blicos, o que resuelvan los medios de impugnaci�n interpuestos contra este tipo de resoluciones), ya que si bien en t�rminos del art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, las personas que presenten instancias o peticiones ante las autoridades, se encuentran en aptitud una vez transcurrido el plazo de tres meses, sin que al respecto obtengan respuesta o resoluci�n alguna, de promover el o los medios de defensa que consideren pertinentes en contra de la resoluci�n negativa ficta, a fin de que no quede (sic) en estado de indefensi�n e incertidumbre jur�dica.

    "Ahora bien, con el objeto de proporcionar mayores elementos de convicci�n, resulta conveniente transcribir y exponer los t�rminos en que resulta procedente la ficci�n jur�dica prevista en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, que se�ala lo siguiente: (se transcribe).

    "... Retomando el estudio de los argumentos de agravio, se considera que en la especie, s� opera la negativa ficta intentada por la parte actora, ya que en el caso en particular, �sta atiende a la falta de dictado del medio de impugnaci�n interpuesto contra la resoluci�n administrativa de fecha veintiocho de febrero de dos mil tres, relativo al expediente administrativo RES-324/2002, por la que se le impuso al actor la sanci�n administrativa disciplinaria consistente en suspensi�n del empleo, cargo o comisi�n por sesenta d�as, sin goce de sueldo y percepciones econ�micas, previsto en los art�culos 53, fracci�n III, y 56, fracci�n III, de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores P�blicos.

    "En esa t�nica, se colige que de una interpretaci�n sistem�tica del art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n -que prev� la ficci�n jur�dica ante la ausencia de respuesta expresa de la autoridad-, con lo dispuesto por el diverso numeral 11 de la Ley Org�nica del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, se concluye que la aplicaci�n de esta ficci�n jur�dica, no s�lo incluye a las autoridades hacendarias, sino que debe extenderse a las autoridades administrativas, cuyas resoluciones expresas se encuentran sometidas a la competencia del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa el cual adopt� con motivo de las reformas publicadas en el Diario Oficial de la Federaci�n el treinta y uno de diciembre de dos mil, un modelo de jurisdicci�n contencioso administrativo mixto (objetivo o de mera anulaci�n; y, subjetivo o de plena jurisdicci�n), cuyas funciones jurisdiccionales encuentran campo de aplicaci�n en distintas ramas y materias de la administraci�n p�blica federal y no s�lo en el �rea fiscal, pues as� se desprende de la redacci�n del art�culo 11 de su ley org�nica, que incorpora un cat�logo de hip�tesis que representa los casos en que se surte su competencia, con la particularidad de que en esa amplia gama de supuestos, se observa que en su pen�ltimo p�rrafo se estableci� expresamente, que dicho tribunal conocer� de los juicios que se promuevan contra una resoluci�n negativa ficta configurada, en las materias se�aladas en el numeral de referencia (11), por el transcurso del plazo que se�alan las disposiciones aplicables o, en su defecto, por la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.

    "Para demostrar el aserto que antecede, se transcribe el contenido del art�culo 11 de la Ley Org�nica del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, que se�ala: (se transcribe).

    "En ese orden de ideas, se considera que la ficci�n jur�dica en estudio, puede actualizarse en los procedimientos de responsabilidades de los servidores p�blicos, en virtud de que expresamente se se�ala en el pen�ltimo p�rrafo del precepto transcrito, que el Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa ser� competente contra una resoluci�n negativa ficta configurada en las materias de su conocimiento, que incluye las que impongan sanciones administrativas a los servidores p�blicos en los t�rminos de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores P�blicos, de conformidad con la fracci�n XII del art�culo 11 de la Ley Org�nica del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa.

    "As�, se estima que s� se configura la negativa ficta en la materia relativa a las responsabilidades de los servidores p�blicos, por lo que tomando en cuenta que en el juicio de nulidad 15790/03-17-05-9, se impugn� la negativa ficta de la resoluci�n relativa al recurso de revocaci�n RR. 03/2003, interpuesto por la parte actora D.M.P.�o A. el veintisiete de marzo de dos mil tres, ante el �rgano interno de control en el Servicio de Administraci�n Tributaria, �rea de Responsabilidades, y surtirse (sic) la competencia de la Sala de origen de conformidad con lo dispuesto por el pen�ltimo p�rrafo del art�culo 11 de la Ley Org�nica del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, con la fracci�n XII, del mismo ordenamiento legal, se estima que s� procede la ficci�n jur�dica planteada ante la ausencia del dictado de resoluciones en procedimientos administrativos de responsabilidades de servidores p�blicos, de conformidad con lo expuesto con antelaci�n, siendo, por ende, innecesario ocuparse de los argumentos en los cuales la autoridad inconforme se�ala que en el caso en particular no se estuvo en el supuesto del silencio ante una instancia o petici�n formulada a una autoridad fiscal, sino que se trat� de un recurso de revocaci�n sustanciado en t�rminos de lo dispuesto por el art�culo 71 de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores P�blicos y que no resulta aplicable la Ley Federal de Procedimiento Administrativo a la materia de responsabilidades de los servidores p�blicos; de conformidad con lo expuesto en los p�rrafos precedentes.

    "Con base en lo anterior, resulta inconducente el estudio de los argumentos por los que la autoridad inconforme sostiene que la ficci�n jur�dica prevista en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, no aplica a los procedimientos de responsabilidades de los servidores p�blicos, por estimar que no puede aplicarse supletoriamente la ficci�n jur�dica de referencia a los procedimientos sancionadores sustanciados en t�rminos de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores P�blicos al C�digo F. de la Federaci�n.

    Ello es as�, ya que la negativa ficta se genera no s�lo respecto de las autoridades fiscales sino tambi�n de las administrativas, en t�rminos de las consideraciones expuestas con antelaci�n ...

  2. El Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, al resolver el amparo en revisi�n 1911/90 y los amparos directos 1871/97, 2271/97, 2621/97 y 2701/97, estableci� la tesis de jurisprudencia I.1o.A.J., visible en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.V., octubre de 1997, p�gina 655, que dice en su rubro y texto:

    NEGATIVA FICTA. SE CONFIGURA �NICAMENTE CON RELACI�N A PETICIONES NO CONTESTADAS DE AUTORIDADES FISCALES. El art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n limita la figura jur�dica de la negativa ficta a las autoridades fiscales, por eso, cuando el C�digo F. de la Federaci�n, en algunos de sus preceptos, hace referencia a autoridades administrativas es porque se refiere a �stas en sentido lato, pues la autoridad fiscal tambi�n es una autoridad administrativa; sin embargo, el legislador, en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, no se refiri� a autoridades administrativas en forma gen�rica sino s�lo a las autoridades fiscales. Del an�lisis de dicho precepto legal se advierte que para que se configure la negativa ficta, las peticiones deben ser hechas a autoridades fiscales o bien a autoridades formalmente administrativas pero materialmente fiscales, por ello la negativa ficta s� se configura cuando est� cuestionando alg�n asunto relacionado con aportaciones de seguridad social que tienen una naturaleza fiscal y no as� respecto de otros diversos como son las prestaciones de seguridad social.

    En virtud de que en las referidas ejecutorias expres� consideraciones semejantes, se transcribir�n s�lo las del juicio de amparo directo 2701/97, resuelto el nueve de julio de mil novecientos noventa y siete, en donde sostuvo, en lo que interesa, lo siguiente:

    "SEXTO. Los conceptos de violaci�n son en parte inoperantes y en otro infundados.

    "Para una mayor comprensi�n del asunto que nos aqueja se hace una relaci�n de los hechos que originaron la presente controversia.

    "La quejosa solicit� el diez de enero de mil novecientos noventa y seis, al director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, el incremento a su jubilaci�n.

    "El ocho de septiembre de mil novecientos noventa y seis, present� demanda de nulidad en la que reclam� la �resoluci�n negativa ficta, que se ha configurado en relaci�n a la solicitud que formul� de manera respetuosa por escrito ...�

    "La Sala del conocimiento, una vez contestada la demanda, resolvi� en la sentencia de veinticinco de febrero de mil novecientos noventa y siete, atendiendo la causal de improcedencia que hizo valer la autoridad demandada, sobreseer el juicio, ya que: (se omite la transcripci�n por innecesaria).

    "... Por tanto, ante lo infundado e inoperante de los conceptos de violaci�n, debe seguir rigiendo en sus t�rminos la resoluci�n que se combate; la cual se estima es correcta, atento a que efectivamente la figura de la negativa ficta, se configura �nicamente en relaci�n a peticiones no contestadas de autoridades fiscales, o bien a autoridades formalmente administrativas pero materialmente fiscales, lo que en el caso no se actualiza, en virtud de que para ello es menester que se cuestione alg�n asunto relacionado con APORTACIONES de seguridad social que tengan una naturaleza fiscal y no as� respecto a PRESTACIONES de seguridad social, como en el caso es, incremento a la pensi�n.

    "Al respecto es aplicable la tesis sustentada por este tribunal, la que es consultable en el Semanario Judicial de la Federaci�n, Octava �poca, T.V. (sic) enero, p�gina 320, cuyo texto es:

    "�NEGATIVA FICTA, SE CONFIGURA �NICAMENTE CON RELACI�N A PETICIONES NO CONTESTADAS DE AUTORIDADES FISCALES.� (se omite la transcripci�n por innecesaria).

    En consecuencia, procede negar el amparo solicitado ...

  3. El Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, como qued� explicado en el cap�tulo de resultandos de esta resoluci�n, mediante oficio 6246 manifest� que no estaba en posibilidad de remitir copia de la ejecutoria pronunciada en el juicio de amparo en revisi�n 532/82, no obstante lo cual, la presente contradicci�n se integr� con su criterio, motivo por el que a continuaci�n se transcribir� la tesis publicada al respecto:

    MULTAS NO FISCALES. LA OMISI�N DE RESOLVER LAS INSTANCIAS QUE SE FORMULEN EN RELACI�N A ELLAS, NO CONSTITUYE UNA NEGATIVA FICTA. El art�culo 92 del C�digo F. de la Federaci�n establece: �Las instancias o peticiones que se formulen a las autoridades fiscales deber�n ser resueltas en el t�rmino que la ley fija o, a falta de t�rmino establecido, en noventa d�as. El silencio de las autoridades fiscales se considerar� como resoluci�n negativa ficta cuando no den respuesta en el t�rmino que corresponda�. De la lectura de este precepto se advierte que la negativa ficta �nicamente se configura cuando las peticiones o instancias relativas se formulen a las autoridades fiscales. Por tanto, si la instancia no atendida consiste en la reconsideraci�n interpuesta ante el director general de precios de la Secretar�a de Comercio, cabe concluir que no se est� en presencia de una resoluci�n negativa ficta, ya que dicho director no tiene el car�cter de autoridad fiscal, sino que es un funcionario de car�cter administrativo y, en todo caso, la multa en contra de la que se hizo valer el recurso es de naturaleza administrativa, ya que fue impuesta por violaci�n a precios oficiales de la Secretar�a de Comercio.

  4. El entonces Segundo Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito, al resolver la revisi�n fiscal 19/95, y los amparos directos 358/97, 362/97, 370/97 y 98/98, estableci� la tesis de jurisprudencia IV.2o. J/23, visible en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, VII, abril de 1998, p�gina 652, que dice en su rubro y texto:

    NEGATIVA FICTA. S�LO OPERA RESPECTO DE AUTORIDADES FISCALES (ART�CULO 37 DEL C�DIGO FISCAL DE LA FEDERACI�N). La expresi�n �autoridades fiscales� empleada por el legislador en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, que prev� la figura jur�dica de la negativa ficta, no debe confundirse con el t�rmino �autoridades administrativas�, que en su sentido lato se consigna en algunas disposiciones del propio ordenamiento, pues aunque las autoridades fiscales tienen ese car�cter, no toda autoridad administrativa es fiscal, por eso, al establecer el anotado precepto que �las instancias o peticiones que se formulen a las autoridades fiscales deber�n ser resueltas en un plazo de cuatro meses�, debe entenderse que la negativa ficta opera �nicamente respecto de peticiones no contestadas por las autoridades fiscales, o bien, por autoridades formalmente administrativas pero materialmente fiscales, pues se trata de una norma que forma parte del sistema de disposiciones reguladoras �De las facultades de las autoridades fiscales� a que se refiere el t�tulo III, cap�tulo �nico, del C�digo F. de la Federaci�n. As�, el numeral 37 en cita no tiene el alcance de comprender en la negativa ficta las peticiones no contestadas por las autoridades formal y materialmente administrativas, respecto de cuestiones diversas al orden fiscal, puesto que no fue esa la intenci�n del legislador.

    En las citadas ejecutorias se expresaron consideraciones semejantes, de aqu� que por econom�a procesal �nicamente se transcribir�n las del juicio de amparo directo 98/98, resuelto el dieciocho de febrero de mil novecientos noventa y ocho:

    "CUARTO. Son infundados los conceptos de violaci�n que se expresan.

    "La quejosa E.S.A., promovi� juicio de nulidad en contra del director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, el subdirector de prestaciones econ�micas de dicho instituto y el subdirector de pensiones del mismo, reclamando la �resoluci�n negativa ficta� que se configur� respecto de la solicitud que formul� por escrito para que le fuera aumentada la percepci�n pensionaria de jubilaci�n, sin que haya obtenido respuesta, a pesar de haber transcurrido el plazo que contempla el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n; la Sala responsable decret� el sobreseimiento de dicho juicio, argumentando que si el mencionado instituto es una autoridad formal y materialmente administrativa cuando lo discutido est� vinculado con prestaciones de seguridad social, como lo es el incremento de una pensi�n jubilatoria, tal situaci�n en modo alguno versa sobre aspectos de naturaleza fiscal y por tanto no se ubica en la hip�tesis prevista por el numeral invocado por la parte actora, de ah� que no le corresponda conocer del asunto a dicha Sala.

    "La resoluci�n reclamada no conculca las garant�as individuales de la quejosa.

    "Respecto del primer motivo de inconformidad, cabe se�alar que no se advierte infracci�n del art�culo 36, fracci�n V, de la Ley Org�nica del Tribunal F. de la Federaci�n, que alude a las atribuciones de los Magistrados instructores entre las cuales se encuentra la de sobreseer el juicio antes de la instrucci�n, en los casos de desistimiento del demandante o de revocaci�n de la resoluci�n impugnada por el demandado, ya que la sentencia reclamada en el amparo, no fue dictada por un Magistrado instructor, sino por el Pleno de la Sala Regional del Noreste del Tribunal F. de la Federaci�n, que se integra por tres Magistrados, en cuyo caso, de acuerdo con lo dispuesto por el art�culo 236 del C�digo F. de la Federaci�n, para dictar resoluci�n en los casos de sobreseimiento, por alguna de las causas previstas en el art�culo 203 de dicho c�digo, no ser� necesario que se hubiese cerrado la instrucci�n de ah� que no asiste raz�n al quejoso en su inconformidad.

    "Asimismo, el sobreseimiento decretado por la autoridad responsable se estima correcto, en virtud de que ciertamente se actualiz� la causal de improcedencia contenida en la fracci�n II del art�culo 202 del c�digo tributario, que se�ala: �Es improcedente el juicio ante el Tribunal F. de la Federaci�n en los casos, por las causales y contra los actos siguientes:

    "�... Cuya impugnaci�n no corresponde conocer a dicho tribunal�; pues al caso debe tenerse en cuenta que el numeral 37, primer p�rrafo, del ordenamiento en cita, reza: �Las instancias o peticiones que se formulen a las autoridades fiscales deber�n ser resueltas en un plazo de cuatro meses; transcurrido dicho plazo sin que se notifique la resoluci�n, el interesado podr� considerar que la autoridad resolvi� negativamente e interponer los medios de defensa en cualquier tiempo posterior a dicho plazo, mientras no se dicte la resoluci�n, o bien, esperar a que �sta se dicte. Cuando se requiera al promovente que cumpla los requisitos omitidos o proporcione los elementos necesarios para resolver, el t�rmino comenzar� a correr desde que el requerimiento haya sido cumplido.�

    "As� las cosas, debe concluirse que efectivamente este precepto no puede serle aplicable al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores al Servicio del Estado (sic) porque el mismo no tiene la naturaleza de las autoridades a quienes se refiere ese numeral y, por ende, no encuadra en la hip�tesis que contempla, dado que no se trata de una autoridad fiscal, conforme lo ha sostenido este propio Tribunal Colegiado, en la tesis consultable en la p�gina 482, del Tomo I, junio de 1995, Novena �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n, que reza: �NEGATIVA FICTA, SU OPERANCIA (ISSSTE).� (se omite la transcripci�n por innecesaria). ..."

CUARTO

Antes de entrar en materia debe determinarse si la contradicci�n de tesis re�ne o no los requisitos para su existencia, conforme lo dispone la jurisprudencia P./J. 26/2001, sustentada por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, T.X., abril de 2001, Novena �poca, p�gina 76, que dice en su rubro: "CONTRADICCI�N DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA.", en relaci�n con lo dispuesto por los art�culos 107, fracci�n XIII, primer p�rrafo, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de Amparo, a saber: a) que en las ejecutorias materia de la contradicci�n se examinen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y se adopten criterios discrepantes; b) que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, argumentaciones o razonamientos que sustentan las sentencias respectivas; y c) que los criterios discrepantes provengan del examen de los mismos elementos.

A prop�sito de lo anterior, cabe hacer referencia a los elementos trascendentes de los casos resueltos por los Tribunales Colegiados de Circuito, de cuyas ejecutorias -reproducidas en el considerando tercero- se desprende lo siguiente:

- Revisi�n fiscal 283/2006, resuelta por el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito:

  1. El asunto se form� con motivo de la negativa ficta impugnada respecto del recurso de revocaci�n hecho valer ante el �rgano de control interno, �rea de Responsabilidades, D.�n de Responsabilidades Administrativas del Servicio de Administraci�n Tributaria, en contra de la resoluci�n consistente en la suspensi�n del empleo, cargo o comisi�n por setenta d�as, sin goce de sueldo y percepciones econ�micas, previsto en los art�culos 53, fracci�n III y 56, fracci�n II, de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores P�blicos.

  2. Previo recurso de revisi�n fiscal, la Quinta Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa con fecha diecisiete de abril de dos mil seis dict� nueva sentencia en cumplimiento, declarando la nulidad de las resoluciones reclamadas.

  3. En contra de tal determinaci�n, la Unidad de Asuntos Jur�dicos de la Secretar�a de la Funci�n P�blica interpuso nuevo recurso de revisi�n fiscal (283/2006), del que toc� conocer al Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, que en lo relativo al caso, determin�:

    � Que la negativa ficta es aplicable en los procedimientos administrativos de responsabilidades de los servidores p�blicos, lo que deriv� del an�lisis de los art�culos 37 del C�digo F. de la Federaci�n y 11, fracci�n XII, de la Ley Org�nica del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, ya que la aplicaci�n de esta ficci�n jur�dica incluye no s�lo a las autoridades hacendarias, sino que debe extenderse a las autoridades administrativas, cuyas expresas resoluciones se encuentran sometidas a la competencia del referido tribunal, cuyas funciones jurisdiccionales encuentran campo de aplicaci�n en distintas ramas y materias de la administraci�n p�blica federal y no s�lo en el �rea fiscal.

    - Amparo en revisi�n 1911/90 y amparos directos 1871/97, 2271/97, 2621/97 y 2701/97, resueltos por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito:

  4. En todos los asuntos se reclam� del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, el incremento o actualizaci�n de pensiones jubilatorias.

  5. Las Salas Regionales del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa que conocieron dichos asuntos, en el primero de los expedientes mencionados desecharon la demanda respectiva y, en los dem�s, sobreseyeron en el juicio de nulidad.

  6. Inconformes, las partes afectadas promovieron juicios de amparo directo, de los que conoci� el indicado Tribunal Colegiado de Circuito, el que, en las diferentes ejecutorias ya reproducidas se�al�, en lo que interesa a la contradicci�n, que:

    � El art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n limita la negativa ficta a las autoridades fiscales; de tal modo que dicha instituci�n se configura s�lo en relaci�n con peticiones no contestadas de autoridades fiscales, pero no tocante a autoridades administrativas en general, como es el caso del incremento en la jubilaci�n solicitada al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, habida cuenta que tal clase de prestaciones de seguridad social no tienen naturaleza fiscal.

    - Amparo en revisi�n 532/82, resuelto por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito:

  7. La instancia no atendida consisti� en la reconsideraci�n interpuesta ante el director general de precios de la Secretar�a de Comercio, con motivo de la multa impuesta por violaci�n a precios oficiales.

  8. Llegado el asunto al conocimiento del �rgano colegiado de referencia, sostuvo que:

    � Dicha omisi�n no constituye una negativa ficta, pues en t�rminos del art�culo 92 del C�digo F. de la Federaci�n, la negativa ficta se configura s�lo respecto del silencio de autoridades fiscales, pero no como en la especie, en que el silencio se atribuye a un funcionario administrativo, en relaci�n con una multa de naturaleza administrativa.

    - Revisi�n fiscal 19/95 y amparos directos 358/97, 362/97, 370/97 y 98/98, resueltos por el entonces Segundo Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito:

  9. En la mayor�a de los casos, las partes interesadas demandaron ante el Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa la nulidad de las resoluciones negativa ficta reca�das a peticiones de incremento o actualizaci�n de percepciones pensionarias presentadas al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, que fueron sobrese�dos por las Salas Regionales del conocimiento. En la revisi�n fiscal fue la autoridad la impugnante, puesto que la S.F. declar� la nulidad de la resoluci�n negativa ficta configurada en un asunto semejante.

  10. El Tribunal Colegiado del conocimiento expres�, al respecto:

    � Que la expresi�n "autoridades fiscales" empleada en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n no debe confundirse con el t�rmino "autoridades administrativas" que en sentido lato se consigna en otras disposiciones, luego, debe entenderse que la negativa ficta opera �nicamente en relaci�n con autoridades fiscales, o bien, con autoridades formalmente administrativas pero materialmente fiscales, pero no de autoridades administrativas en sentido lato, de aqu� que si el instituto es una autoridad formal y materialmente administrativa en relaci�n con el incremento de pensiones de jubilaci�n, no se ubica en la hip�tesis del precepto indicado.

    Establecido lo anterior, esta Segunda Sala advierte, en primer lugar, que todos los Tribunales Colegiados de Circuito se pronunciaron respecto de la figura "negativa ficta", en asuntos que tuvieron que ver con responsabilidades de servidores p�blicos, multas administrativas (no fiscales) e incremento de pensiones de jubilaci�n, arribando a diversas conclusiones en torno de su configuraci�n o no.

    Es decir, la diversidad de opiniones tiene que ver con dos aspectos estrechamente vinculados: 1) el car�cter de las autoridades, esto es, si son fiscales o materialmente fiscales, o bien, administrativas en sentido amplio, o como dijo un �rgano colegiado, formal y materialmente administrativas; y, 2) las materias examinadas.

    Efectivamente, el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito sostuvo que la negativa ficta opera en los procedimientos de responsabilidades de los servidores p�blicos; el Primer Tribunal Colegiado de la misma materia y circuito determin� que la referida instituci�n se configura s�lo en relaci�n con peticiones no contestadas de autoridades fiscales, pero no en lo tocante a autoridades administrativas en general (incremento en la jubilaci�n solicitada al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado); el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito se�al� que la instituci�n no se configura respecto de instancias formuladas en torno de multas administrativas; y el entonces Segundo Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito, por su parte, sostuvo que la negativa ficta se actualiza �nicamente en relaci�n con autoridades fiscales, o bien, de autoridades formalmente administrativas pero materialmente fiscales, pero no con autoridades administrativas en sentido lato (petici�n de incremento a la pensi�n de jubilaci�n al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado).

    Como se ve, el estudio realizado por los �rganos colegiados implic� los temas aludidos, lo cual, sin embargo, no impide determinar la existencia de la contradicci�n denunciada bajo la premisa de "si la instituci�n de la negativa ficta se configura o no respecto de solicitudes o instancias que corresponde resolver a autoridades que forman parte de la administraci�n p�blica federal y que est�n sometidas a la competencia del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa"; y no tanto por las materias que se examinaron, pues �stas en lo general corresponden al �mbito administrativo federal, de ah� que resolvi�ndose lo primero, se dilucidar� lo segundo.

    Ahora bien, debe ahora determinarse la primera cuesti�n de este asunto, esto es, si existe o no el punto de contradicci�n denunciado.

    Sobre el particular, debe se�alarse que esta Segunda Sala, en la contradicci�n de tesis 76/97, resuelta el diez de julio de mil novecientos noventa y ocho, por unanimidad de cuatro votos, siendo ponente el M.S.S.A.A., estableci� el siguiente criterio jurisprudencial:

    "Novena �poca

    "Instancia: Segunda Sala

    "Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta

    "Tomo: VIII, octubre de 1998

    "Tesis: 2a./J. 77/98

    "P�gina: 446

    "NEGATIVA FICTA, SE GENERA ANTE EL SILENCIO DEL INSTITUTO DE SEGURIDAD Y SERVICIOS SOCIALES DE LOS TRABAJADORES DEL ESTADO, RESPECTO DE SOLICITUDES FORMULADAS POR SUS PENSIONADOS. De conformidad con lo dispuesto en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, la figura de la negativa ficta, se configura respecto de instancias o peticiones que se formulen a las autoridades fiscales que no sean resueltas en un plazo de tres meses; sin embargo, de la interpretaci�n sistem�tica de este precepto con el art�culo 11 de la Ley Org�nica del Tribunal F. de la Federaci�n, se concluye que la figura de la negativa ficta, que esa norma contempla, no se constri�e �nicamente a las autoridades de car�cter fiscal, sino que su aplicaci�n, se extiende a las autoridades administrativas, cuyas resoluciones expresas se encuentran sometidas a la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n que es un �rgano t�picamente administrativo, ya que sus funciones jurisdiccionales encuentran campo de aplicaci�n en distintas ramas y materias de la administraci�n p�blica federal y no s�lo en el �rea fiscal, pues as� se desprende de la redacci�n del mencionado art�culo 11 de su ley org�nica, que incorpora un cat�logo de hip�tesis que representa los casos en que se surte su competencia, con la particularidad de que en esa amplia gama de supuestos, se observa que las resoluciones administrativas susceptibles de combatirse en el juicio de nulidad son de naturaleza diversas y no s�lo de car�cter fiscal, como ocurre precisamente con las resoluciones a que se refiere la fracci�n VI, relativas a las que se dicten en materia de pensiones civiles, sean con cargo al erario federal o al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado. Por tanto, cabe concluir que el silencio de este instituto de seguridad social tambi�n constituye la figura de la negativa ficta."

    Dicha tesis pareciera resolver el problema en la especie, empero, se estima que no es as�, habida cuenta que la cuesti�n entonces dilucidada fue espec�ficamente en torno a si "la omisi�n del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado en relaci�n con peticiones de incremento de pensi�n jubilatoria configuraba o no la negativa ficta", por m�s que se haya hecho referencia a las autoridades administrativas sometidas a la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n.

    La incidencia que, en todo caso, podr�a tener la jurisprudencia referida, ser�a para sacar del punto de contradicci�n la materia ah� examinada, esto es, la omisi�n sobre peticiones de aumento o incremento de la pensi�n de jubilaci�n, para dejar la cuesti�n jur�dica limitada s�lo a la naturaleza o car�cter de las autoridades, pero, como antes se dijo, la cuesti�n jur�dica a resolver en la especie se har�a a partir de la naturaleza o car�cter de las autoridades administrativas y no a las materias espec�ficas (que fueron distintas en los casos examinados), sin que obste para ello que en la citada contradicci�n de tesis 76/97 tambi�n se haya emitido criterio al respecto, el cual, sin embargo, no constituye jurisprudencia por no corresponder al tema de fondo, como se especifica en su publicaci�n, que dice:

    "Novena �poca

    "Instancia: Segunda Sala

    "Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta

    "Tomo: VIII, noviembre de 1998

    "Tesis: 2a. CXXXII/98

    "P�gina: 53

    "RESOLUCI�N NEGATIVA FICTA. SE CONFIGURA RESPECTO DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS FEDERALES. La figura de la resoluci�n negativa ficta no se limita a las instancias o peticiones formuladas a las autoridades fiscales, conforme al art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, sino que tambi�n es aplicable respecto de las propuestas, en general, ante las autoridades dependientes de la administraci�n p�blica federal. Esta interpretaci�n encuentra apoyo hist�rico en que el desarrollo del contencioso administrativo en nuestro pa�s, no s�lo ha comprendido a las autoridades fiscales, sino tambi�n, en forma creciente, a las autoridades administrativas en general, en tanto que las resoluciones negativas fictas atribuidas a �stas han sido impugnadas ante el Tribunal F. de la Federaci�n en la materia de su competencia, desde que este �rgano jurisdiccional fue creado, tendencia que se ha visto reforzada con el art�culo 17 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo (aplicable a los actos, procedimientos y resoluciones de la administraci�n p�blica centralizada) que acogi� esta figura respecto a las instancias formuladas a dichas autoridades.

    "Contradicci�n de tesis 76/97. Entre las sustentadas por el Segundo Tribunal Colegiado del D�cimo Cuarto Circuito y el Segundo Tribunal Colegiado del Octavo Circuito. 10 de julio de 1998. Cinco votos. Ponente: S.S.A.A.. Secretaria: L.C.M.�nez.

    "Nota: Esta tesis no constituye jurisprudencia, pues no contiene el tema de fondo que se resolvi�."

    Luego, es claro que no existe jurisprudencia sobre dicha tem�tica, lo que obliga a esta Segunda Sala, en atenci�n al principio de seguridad jur�dica y por haber posibilidades de que se suscite nuevamente la diversidad de criterios no obstante la tesis aislada invocada, a resolver de una vez el punto de contradicci�n, cuya materia radica en dirimir si "la resoluci�n negativa ficta se configura respecto de las autoridades administrativas federales".

QUINTO

A fin de establecer el criterio que debe prevalecer en el caso, es conveniente hacer referencia a parte de las consideraciones expuestas por esta Segunda Sala al resolver la contradicci�n de tesis 76/97 y que se reflejaron en la tesis aislada invocada, en donde se expres� lo siguiente:

"... Hechas las precisiones anteriores, se pasa a examinar el tratamiento jur�dico de la figura de la negativa ficta en el C�digo F. de la Federaci�n.

"El art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, materia de la presente contradicci�n, se encuentra incluido en el t�tulo III, denominado, �De las facultades de las autoridades fiscales�, cap�tulo �nico.

"Este cap�tulo se compone de treinta y seis art�culos en los que, esencialmente, se regulan las actividades de ...

"El art�culo 37 de que se trata, en lo que interesa, dice lo siguiente: (se transcribe).

"Cabe advertir que la resoluci�n negativa ficta, surgi� a la vida jur�dica de nuestro pa�s en el a�o de mil novecientos treinta y seis, al expedirse la Ley de Justicia F. por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el treinta y uno de agosto de mil novecientos treinta y seis.

"El art�culo 16 de este ordenamiento, contenido en el cap�tulo segundo denominado �De la competencia� (en el que se regulaba la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n) estableci� lo siguiente: (se transcribe).

"En la exposici�n de motivos de la iniciativa de esta ley, que cre� al Tribunal F. de la Federaci�n se establece en relaci�n a la incorporaci�n de la negativa ficta, que la declaratoria de nulidad emitida por este tribunal al decidir una controversia, ser� siempre respecto de alguna resoluci�n, que podr� ser expresa o t�cita, en los casos de silencio de las autoridades.

"En dicha iniciativa se asienta que la creaci�n de una ficci�n para el silencio de las autoridades est� ya consagrado en la legislaci�n europea y que esta Ley (de Justicia F.) la adopta de acuerdo con las �ltimas orientaciones de la doctrina, sin que esto pueda considerarse en el sentido de que esta ley pretenda coartar el derecho de los particulares para acudir al juicio de amparo a demandar la violaci�n de los art�culos 8o. y 16 de la Constituci�n a fin de obtener de los tribunales federales una determinaci�n que obligue a las autoridades fiscales a emitir una respuesta expresa con los fundamentos legales respectivos; sino que, por el contrario, tiene como prop�sito concederle al particular una protecci�n m�s eficaz cuando por las circunstancias del caso, �ste cuente ya con los elementos para iniciar la defensa jurisdiccional de sus intereses, respecto al fondo de los problemas controvertidos, a pesar del silencio de la autoridad; agregando, que el uso de este derecho, depender� de las circunstancias especiales del caso y de la apreciaci�n que haga libremente el interesado de qu� le es m�s ventajoso, si provocar la decisi�n expresa o iniciar el debate de fondo.

"Por el contrario (se indica en esta exposici�n) ejercido el derecho de demandar la negativa ficta ante el Tribunal F. de la Federaci�n, no le ser�a dable al particular alegar como agravio la violaci�n a los art�culos 8o. y 16 constitucionales, en cuanto a que obligan a toda autoridad a respetar el derecho de petici�n y a fundar y motivar legalmente sus decisiones, obligando a las autoridades fiscales a emitir una respuesta expresa fundada legalmente.

"El art�culo 14 de la Ley de Justicia F. estableci� lo siguiente: (se transcribe).

"El C�digo F. de la Federaci�n, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n, el treinta y uno de diciembre de mil novecientos treinta y ocho, que sustituy� a la Ley de Justicia F., en el art�culo 162, que pertenece al t�tulo cuarto de la fase contenciosa del procedimiento tributario, cap�tulo segundo, �De la competencia�, regul� la figura de la negativa ficta, disponiendo textualmente lo siguiente: (se transcribe).

"La competencia del Tribunal F. de la Federaci�n, se regul� en este ordenamiento (1938) en el art�culo 160 que establece lo siguiente: (se transcribe).

"De las disposiciones transcritas se desprende que la figura de la negativa ficta, continu� refiri�ndose a las autoridades fiscales federales, puesto que la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n, continu� en t�rminos similares a los establecidos en la Ley de Justicia F..

"La competencia del Tribunal F. de la Federaci�n se ampli� al expedirse la llamada Ley de Depuraci�n de Cr�ditos a cargo del Gobierno Federal, emitida por el titular del Ejecutivo Federal con apoyo en la fracci�n I del art�culo 89 constitucional (publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n el treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno).

"Este ordenamiento autoriz� al Ejecutivo Federal para que, por conducto del Tribunal F. de la Federaci�n, depurara y reconociera las obligaciones no prescritas a cargo del Gobierno Federal, nacidas o derivadas de hechos jur�dicos acontecidos durante el periodo que comienza del primero de enero de mil novecientos veintinueve al treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno, que se hallaran pendientes de pago (art�culo 1o.).

"Asimismo, otorg� competencia a ese tribunal para conocer de las reclamaciones que en materia de pensiones a cargo del erario, ya fuesen estas militares o civiles, de derecho o por gracia, formulasen los que creyesen tener derecho a �sta o no estuviesen de acuerdo con la cuota asignada (art�culos 7o. y 8o.).

"En el art�culo 11 de este ordenamiento, se establecieron las reglas a las que el Tribunal F. deb�a ajustar su actuaci�n en los casos mencionados.

"El diecinueve de enero de mil novecientos sesenta y siete, se public� en el Diario Oficial de la Federaci�n un nuevo C�digo F. de la Federaci�n, que en el t�tulo tercero, referido al procedimiento administrativo, cap�tulo II, denominado De los derechos y obligaciones de los sujetos, art�culo 92, regul� la figura de la negativa ficta. Este precepto estableci� lo siguiente: (se transcribe).

"En la exposici�n de motivos de la iniciativa correspondiente a este ordenamiento (1967), no se hace referencia a la resoluci�n negativa ficta ni se da alguna raz�n por la cual se incluy� a esta figura en el t�tulo tercero, dentro del apartado correspondiente al procedimiento administrativo. Sin embargo analizando los preceptos que componen el cap�tulo II de este t�tulo, se desprende que la figura de la negativa ficta se estima como un derecho de los particulares que formulen alguna petici�n o presenten alguna instancia a las autoridades fiscales.

"En efecto, en el art�culo 91 de este ordenamiento y cap�tulo, se contempla el derecho de los particulares de que les sean contestadas las consultas sobre la aplicaci�n de las disposiciones fiscales; en el art�culo 93, se establecen determinadas obligaciones que deben cumplir los sujetos pasivos, que habitualmente causen impuestos federales y los retenedores habituales de dichos impuestos; en el art�culo 94, se regula la anulaci�n de las resoluciones favorables a los particulares; en el art�culo 95 se establecen los requisitos a que deben sujetarse las personas obligadas a llevar contabilidad y registros; y en el art�culo 96, se establece la obligaci�n de presentar declaraciones por parte de los sujetos que dispongan las leyes tributarias.

"Este c�digo (1967) entr� en vigor el primero de abril de mil novecientos sesenta y siete.

"La estructura, competencia y funcionamiento del Tribunal F., a partir del diecinueve de enero de mil novecientos sesenta y siete, qued� regulada por la Ley Org�nica del Tribunal F. de la Federaci�n, separada del C�digo F. de la Federaci�n, donde anteriormente se inclu�a.

"El art�culo 1o. de la Ley Org�nica del Tribunal F. de la Federaci�n estableci� lo siguiente: �El Tribunal F. de la Federaci�n es un tribunal administrativo, dotado de plena autonom�a, con la organizaci�n y atribuciones que esta ley establece.�

"En relaci�n a la competencia de este �rgano jurisdiccional el art�culo 22 de este ordenamiento dispone lo siguiente: (se transcribe).

"En este ordenamiento se ampli� la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n para conocer de las resoluciones que impongan multas por infracci�n a las normas administrativas federales o del Distrito Federal; de las que se dicten sobre interpretaci�n y cumplimiento de contratos de obras p�blicas celebrados por las dependencias del Ejecutivo Federal y de las que constituyan responsabilidades contra funcionarios o empleados de la Federaci�n o del Departamento del Distrito Federal, por actos que no sean delictuosos. Asimismo se otorg� la competencia de este tribunal respecto a las resoluciones relativas a pensiones militares y civiles, a que se refieren las fracciones V y VI del precepto en comentario, que anteriormente estaba establecido en la llamada Ley de Depuraci�n de Cr�ditos a cargo del Gobierno Federal.

"Esta ley org�nica fue sustituida por la ley publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n el dos de febrero de mil novecientos setenta y ocho (en vigor el primero de agosto mil novecientos setenta y ocho) que introdujo la regionalizaci�n de las Salas del Tribunal F. de la Federaci�n.

"La exposici�n de motivos de la iniciativa de la nueva ley org�nica, expresa que �La estructura del Tribunal F. no puede permanecer inalterable frente al avance de la regionalizaci�n a que se ha llegado en los asuntos fiscales de la competencia de la Secretar�a de Hacienda y Cr�dito P�blico, los que constituyen la mayor parte de la materia de los juicios promovidos ante el propio tribunal. Esta circunstancia (se dice en esta exposici�n) hace aconsejable y conveniente la creaci�n de Salas Regionales del mismo �rgano a fin de complementar con la fase contencioso-administrativa el sistema regional de defensa, al mismo tiempo que se consigue acercar la justicia administrativa a los lugares donde surgen los conflictos y lograr que el control de legalidad que el tribunal ejerce se realice en forma m�s inmediata al contribuyente.�

"El art�culo 1o. de este ordenamiento declara que: �El Tribunal F. de la Federaci�n es un tribunal administrativo dotado de plena autonom�a para dictar sus fallos con la organizaci�n y atribuciones que esta ley establece.�

"El art�culo 23 de la Ley Org�nica del Tribunal F. de la Federaci�n, dispone: (se transcribe).

"El treinta y uno de diciembre de mil novecientos ochenta y uno, se public� en el Diario Oficial de la Federaci�n un nuevo C�digo F. de la Federaci�n que sustituy� al de mil novecientos sesenta y siete.

"Este C�digo F. (mil novecientos ochenta y uno), en el t�tulo III, denominado: De las facultades de las autoridades fiscales, cap�tulo �nico, incluy� la figura de la negativa ficta en el art�culo 37 de este ordenamiento, el cual dice lo siguiente: (se transcribe).

"En este cap�tulo se regula la obligaci�n de las autoridades fiscales de ...

"En el C�digo F. de la Federaci�n (Diario Oficial de 31 de julio de 1982), que entr� en vigor el primero de enero de mil novecientos ochenta y tres, a excepci�n del t�tulo sexto correspondiente al procedimiento contencioso administrativo que inici� su vigencia el primero de abril de mil novecientos ochenta y tres, en el t�tulo III, referido a las facultades de las autoridades fiscales, cap�tulo �nico, en el art�culo 37, continu� estableciendo la figura de la negativa ficta en los siguientes t�rminos: (se transcribe).

"Por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el quince de diciembre de mil novecientos noventa y cinco, se reform� el art�culo 37 para modificar el plazo en que las autoridades deben resolver las instancias o peticiones de los particulares, a tres meses.

"El art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n fue adicionado por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el treinta de diciembre de mil novecientos noventa y seis, en vigor el primero de enero de mil novecientos noventa y siete en el que se estableci� que el plazo para resolver las consultas a que hace referencia el art�culo 34-A ser� de ocho meses.

"Por su parte, la Ley Org�nica del Tribunal F. de la Federaci�n (expedida el dos de febrero de mil novecientos setenta y ocho), se abrog� por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n, el quince de diciembre de mil novecientos noventa y cinco, expidi�ndose la nueva ley org�nica de este tribunal que entr� en vigor el primero de enero de mil novecientos noventa y seis.

"El art�culo 11 de esta �ltima ley org�nica establece en relaci�n a la competencia del tribunal de la Federaci�n, lo siguiente: (se transcribe).

"En esta ley org�nica, actualmente en vigor, se ampli� la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n para conocer de las resoluciones que constituyan cr�ditos por responsabilidades contra servidores p�blicos de la Federaci�n; del Distrito Federal o de los organismos descentralizados federales o del propio Distrito Federal, as� como en contra de los particulares involucrados en dichas responsabilidades; de las resoluciones que requieran el pago de garant�as a favor de la Federaci�n, del Distrito Federal, los Estados y los Municipios, as� como sus organismos descentralizados; de las resoluciones que se dicten negando a los particulares la indemnizaci�n a que se contrae el art�culo 77 bis de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores P�blicos; y de las resoluciones que traten las materias se�aladas en el art�culo 94 de la Ley de Comercio Exterior.

"De la relaci�n anterior se desprende que la figura de la resoluci�n negativa ficta se incorpor� en la Ley de Justicia F. de acuerdo con las �ltimas orientaciones de la doctrina en el a�o de mil novecientos treinta y seis, y tuvo como prop�sito concederle al particular una protecci�n m�s eficaz cuando por las circunstancias del caso, dicho particular contase ya con los elementos para iniciar la defensa jurisdiccional de sus intereses respecto al fondo del problema controvertido, a pesar del silencio de la autoridad.

"Asimismo, se advierte que esta figura se incluy� dentro del cap�tulo correspondiente a la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n (art�culo 16), pero no se enumer� dentro de las resoluciones competencia de las Salas, que se citan en el art�culo 14 de ese ordenamiento, lo que resulta entendible en atenci�n a que las resoluciones cuya impugnaci�n se preve�a en este precepto, podr�an tener el car�cter de expresas o t�citas, conforme a lo manifestado en la exposici�n de motivos de este cuerpo legal, que se�ala que la declaratoria de nulidad que dictara ese tribunal ser�a siempre respecto de una resoluci�n que podr�a ser expresa o t�cita en el caso del silencio de las autoridades.

"Tambi�n se advierte, que la figura de la negativa ficta se refiri� al silencio de las autoridades fiscales, en atenci�n a que la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n en su inicio se limitaba a resoluciones en materia fiscal.

"Este criterio subsisti� al emitirse el C�digo F. de la Federaci�n el treinta y uno de diciembre de mil novecientos treinta y ocho, pues el art�culo 162 que regula la figura de la negativa ficta, est� incluido en el cap�tulo segundo del t�tulo cuarto que reglamenta la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n, contenida en el art�culo 160, de ese ordenamiento.

"Sin embargo, al emitirse el C�digo F. de la Federaci�n el diecinueve de enero de mil novecientos sesenta y siete, la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n ya no se regul� en este ordenamiento, en virtud de que en la misma fecha se expidi� la Ley Org�nica del Tribunal F. que, en su art�culo 22, estableci� las resoluciones expresas impugnables ante ese �rgano jurisdiccional, entre ellas las que se dicten en materia de pensiones civiles a cargo del erario federal o del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

"Por tanto, debe establecerse que la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n derivada de su ley org�nica ya no comprende solamente las controversias de naturaleza fiscal sino tambi�n los casos especiales que se indican en las fracciones V a VIII de este ordenamiento (que pas� a ser el art�culo 23 de la ley org�nica publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n, el dos de febrero de mil novecientos setenta y ocho y 11 de la ley org�nica actualmente en vigor), as� como los casos especiales que derivan de las disposiciones de otras leyes que otorgan competencia al Tribunal F. de la Federaci�n, como es la Ley del Seguro Social (art�culo 267), la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (art�culo 54) y la Ley Federal de Instituciones de Fianzas (art�culos 95 y 95 bis).

"La figura de la resoluci�n negativa ficta se incluy� en el t�tulo que regula el procedimiento administrativo de las autoridades fiscales, espec�ficamente en el cap�tulo denominado �De los derechos y obligaciones de los sujetos�.

"No obstante, en la exposici�n de motivos de este ordenamiento (1967) no se expres� ninguna consideraci�n que lleve a determinar que la idea inicial de que el Tribunal F. de la Federaci�n conociera de las resoluciones expresas o t�citas que son de su competencia, hubiese sido modificada en el sentido de circunscribir el conocimiento de las resoluciones negativas fictas al �mbito de las autoridades fiscales, pues, si bien es cierto que la figura de que se trata qued� incluida como un derecho de los sujetos a que sus instancias o peticiones formuladas a las autoridades fiscales les fueran resueltas en el t�rmino fijado por la ley o a falta de plazo establecido en noventa d�as; no puede pasar desapercibido que la competencia de ese tribunal ya no se limita a la materia fiscal, como cuando se cre� este �rgano jurisdiccional, sino que conoce de otras resoluciones de car�cter administrativo, como es el caso de las emitidas en materia de pensiones civiles a cargo del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

"En efecto, atendiendo a que los tribunales contenciosos administrativos, entre ellos el Tribunal F. de la Federaci�n, surgen del principio de que los actos del Poder Ejecutivo en materia administrativa y tributaria deben ser revisados por un �rgano del mismo poder y no por otro distinto, se estima que la figura de la negativa ficta no se circunscribe a las atribuidas a las autoridades fiscales, en las hip�tesis que se encuentran dentro del �mbito de competencia del Tribunal F. de la Federaci�n, sino que al ampliarse las materias de las que conoce este �rgano jurisdiccional, esta figura es aplicable a las instancias dirigidas a las autoridades administrativas, cuyas resoluciones expresas son impugnables ante ese cuerpo colegiado.

"Desde la vigencia del primer C�digo F. de la Federaci�n se empezaron a impugnar resoluciones negativas fictas que no correspond�an a la materia tributaria sino a la administrativa, que dieron lugar a que el tribunal fiscal emitiera la tesis de jurisprudencia n�mero 125, que aparece publicada en la p�gina 389 de la compilaci�n de jurisprudencia de ese tribunal 1937-1993, que a continuaci�n se transcribe:

"�NEGATIVA FICTA. EL T�RMINO DE NOVENTA D�AS ESTABLECIDO EN EL ART�CULO 92 DEL C�DIGO FISCAL DE LA FEDERACI�N ES APLICABLE A LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS.� (se omite la transcripci�n por innecesaria).

"Los C�digos F.es de la Federaci�n expedidos el treinta y uno de diciembre de mil novecientos ochenta y uno y treinta y uno de julio de mil novecientos ochenta y dos, no introdujeron un cambio sustancial en el tratamiento de la configuraci�n de la resoluci�n negativa ficta, toda vez que en ambos ordenamientos, esta figura se incluy� en el t�tulo denominado De las facultades de las autoridades fiscales, conformado por un cap�tulo �nico, que regula tanto las facultades, como las obligaciones de estas autoridades, entre las que se encuentra la de contestar las peticiones o instancias formuladas por los particulares en el plazo de cuatro meses (el cual se redujo a tres meses, en la reforma al art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, publicada el quince de diciembre de mil novecientos noventa y cinco).

"En las relatadas condiciones, debe concluirse que la figura de la negativa ficta contenida en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, debe interpretarse en relaci�n al art�culo 11 de la Ley Org�nica del Tribunal F. de la Federaci�n (que establece la competencia de este tribunal) y que, en esa virtud, esta figura no se limita a las instancias o peticiones formuladas a las autoridades fiscales, sino que tambi�n es aplicable respecto de las autoridades administrativas, cuyos actos o resoluciones expresas, son de la competencia de dicho �rgano jurisdiccional.

"Esta interpretaci�n se encuentra acorde con la evoluci�n que ha tenido el contencioso administrativo en nuestro pa�s, a la cual no son ajenas las autoridades administrativas no fiscales, cuyas resoluciones negativas fictas han sido impugnadas ante el Tribunal F. de la Federaci�n en la materia de su competencia, desde que este �rgano jurisdiccional fue creado, y que ha sido acogida por la Ley Federal de Procedimiento Administrativo (publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n el veinticuatro de diciembre de mil novecientos noventa y seis), aplicable a los actos, procedimientos y resoluciones de la administraci�n p�blica federal centralizada, excepto en materia fiscal, respecto de las contribuciones y los accesorios que deriven directamente de aqu�llos, en t�rminos del art�culo 1o. de este ordenamiento.

"El art�culo 17 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo dispone lo siguiente: (se transcribe).

"De la transcripci�n anterior, deriva, por tanto, que la figura de la negativa ficta es aplicable a todas las autoridades administrativas (no fiscales) y que las resoluciones de esta naturaleza son impugnables ante los tribunales correspondientes conforme al �mbito de su competencia.

"Conviene agregar que el C�digo F. de la Federaci�n contiene en el cap�tulo VI, denominado Del procedimiento contencioso administrativo, disposiciones espec�ficas para el supuesto de la negativa ficta en la fase contenciosa, en el cap�tulo IV, De la demanda, el art�culo 209, fracci�n III, establece dentro de los anexos que se deben adjuntar a la demanda, copia de la instancia no resuelta por la autoridad; en el art�culo 210, fracci�n I, establece la posibilidad de ampliar la demanda cuando se impugne una negativa ficta; en el cap�tulo V, De la contestaci�n, los art�culos 212 y 215, establecen el plazo para producir la contestaci�n a la ampliaci�n de la demanda y la obligaci�n de la autoridad demandada de expresar los hechos y el derecho en que apoya la resoluci�n negativa ficta.

"Lo anterior permite establecer, que no se requiere que en la ley especial respectiva se contemple la figura de la negativa ficta, ya que la regulaci�n contenida en el C�digo F. de la Federaci�n le es aplicable a la impugnaci�n de las resoluciones de esta naturaleza que de ser expresas, se encontrar�an los supuestos previstos en el art�culo 11 de la Ley Org�nica del Tribunal F. de la Federaci�n. ..."

La transcripci�n de m�rito revela el tratamiento hist�rico que el legislador ha dado, en el C�digo F. de la Federaci�n, a la figura "negativa ficta", que ha ido a la par de la competencia del antes Tribunal F. de la Federaci�n, hoy Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa.

En efecto, aun cuando originalmente la negativa ficta estaba asociada a las autoridades fiscales, la ampliaci�n de la competencia del mencionado tribunal mediante las reformas a su ley org�nica y al C�digo F. de la Federaci�n, gener� un nuevo criterio en el sentido de que la instituci�n de referencia es aplicable a las resoluciones cuyo conocimiento compete al tribunal federal aludido, m�xime si se considera que desde la vigencia del primer c�digo tributario federal se empezaron a impugnar resoluciones negativas fictas que no correspond�an a la materia tributaria sino a la administrativa.

As�, se fue estableciendo la regla de que la figura de la negativa ficta deb�a interpretarse en relaci�n con el precepto de la ley org�nica que establec�a la competencia del antes Tribunal F. de la Federaci�n, deriv�ndose de ello que la instituci�n no est� limitada a instancias o peticiones formuladas a las autoridades fiscales, pues resulta tambi�n aplicable a las autoridades administrativas, cuyos actos o resoluciones son de la competencia de dicho �rgano jurisdiccional.

A ello se suma que la interpretaci�n destacada est� acorde con la evoluci�n que ha tenido el contencioso administrativo en nuestro pa�s, a la que no son ajenas las autoridades administrativas no fiscales, pues sus decisiones han sido motivo de impugnaci�n ante el Tribunal F. de la Federaci�n en la materia de su competencia, lo cual se corrobora con lo dispuesto en el art�culo 17 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo que, aunado a lo previsto en el cap�tulo VI del C�digo F. de la Federaci�n, conduce a la conclusi�n de que la negativa ficta es aplicable a todas las autoridades administrativas (no fiscales), impugnables, por tanto, ante los tribunales correspondientes conforme al �mbito de su competencia; luego, se concluy� que no se requiere que la ley especial respectiva contemple la figura en menci�n, por serle aplicable la regulaci�n del c�digo indicado y de la ley org�nica correspondiente.

La doctrina aludida, entretejida con la relaci�n entre la negativa ficta, las autoridades administrativas y la competencia del Tribunal F. de la Federaci�n, actualmente denominado Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, subsiste hasta hoy y permite mantener el criterio de que la negativa ficta se configura respecto de las autoridades que forman parte de la administraci�n p�blica federal y cuyas resoluciones son competencia del mencionado �rgano jurisdiccional fiscal y administrativo.

Apoyan lo dicho los art�culos 37 del C�digo F. de la Federaci�n y 11 de la Ley Org�nica del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, que disponen en su texto vigente, lo siguiente:

"Art�culo 37. Las instancias o peticiones que se formulen a las autoridades fiscales deber�n ser resueltas en un plazo de tres meses; transcurrido dicho plazo sin que se notifique la resoluci�n, el interesado podr� considerar que la autoridad resolvi� negativamente e interponer los medios de defensa en cualquier tiempo posterior a dicho plazo, mientras no se dicte la resoluci�n, o bien, esperar a que �sta se dicte.

"El plazo para resolver las consultas a que hace referencia el art�culo 34-A ser� de ocho meses.

Cuando se requiera al promovente que cumpla los requisitos omitidos o proporcione los elementos necesarios para resolver, el t�rmino o (sic) comenzar� a correr desde que el requerimiento haya sido cumplido.

"Art�culo 11. El Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa conocer� de los juicios que se promuevan contra las resoluciones definitivas que se indican a continuaci�n:

"I. Las dictadas por autoridades fiscales federales y organismos fiscales aut�nomos, en que se determine la existencia de una obligaci�n fiscal, se fije en cantidad l�quida o se den las bases para su liquidaci�n.

"II. Las que nieguen la devoluci�n de un ingreso, de los regulados por el C�digo F. de la Federaci�n, indebidamente percibido por el Estado o cuya devoluci�n proceda de conformidad con las leyes fiscales.

"III. Las que impongan multas por infracci�n a las normas administrativas federales.

"IV. Las que causen un agravio en materia fiscal distinto al que se refieren las fracciones anteriores.

"V. Las que nieguen o reduzcan las pensiones y dem�s prestaciones sociales que concedan las leyes en favor de los miembros del Ej�rcito, de la Fuerza A�rea y de la Armada Nacional o de sus familiares o derechohabientes con cargo a la D.�n de Pensiones Militares o al erario federal, as� como las que establezcan obligaciones a cargo de las mismas personas, de acuerdo con las leyes que otorgan dichas prestaciones.

"Cuando el interesado afirme, para fundar su demanda que le corresponde un mayor n�mero de a�os de servicio que los reconocidos por la autoridad respectiva, que debi� ser retirado con grado superior al que consigne la resoluci�n impugnada o que su situaci�n militar sea diversa de la que le fue reconocida por la Secretar�a de la Defensa Nacional o de Marina, seg�n el caso; o cuando se versen cuestiones de jerarqu�a, antig�edad en el grado o tiempo de servicios militares, las sentencias del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa s�lo tendr�n efectos en cuanto a la determinaci�n de la cuant�a de la prestaci�n pecuniaria que a los propios militares corresponda, o a las bases para su depuraci�n.

"VI. Las que se dicten en materia de pensiones civiles, sea con cargo al erario federal o al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

"VII. Las que se dicten sobre interpretaci�n y cumplimiento de contratos de obras p�blicas celebrados por las dependencias de la administraci�n p�blica federal centralizada.

"VIII. Las que constituyan cr�ditos por responsabilidades contra servidores p�blicos de la Federaci�n, del Distrito Federal o de los organismos descentralizados federales o del propio Distrito Federal, as� como en contra de los particulares involucrados en dichas responsabilidades.

"IX. Las que requieran el pago de garant�as a favor de la Federaci�n, el Distrito Federal, los Estados y los Municipios, as� como sus organismos descentralizados.

"X. Las que se dicten negando a los particulares la indemnizaci�n a que se contrae el art�culo 77 Bis de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores P�blicos. El particular podr� optar por esta v�a o acudir ante la instancia judicial competente.

"XI. Las que traten las materias se�aladas en el art�culo 94 de la Ley de Comercio Exterior.

"XII. Las que impongan sanciones administrativas a los servidores p�blicos en los t�rminos de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores P�blicos.

"XIII. Las dictadas por las autoridades administrativas que pongan fin a un procedimiento administrativo, a una instancia o resuelvan un expediente, en los t�rminos de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.

"XIV. Las que decidan los recursos administrativos en contra de las resoluciones que se indican en las dem�s fracciones de este art�culo.

"XV. Las se�aladas en las dem�s leyes como competencia del tribunal.

"Para los efectos del primer p�rrafo de este art�culo, las resoluciones se considerar�n definitivas cuando no admitan recurso administrativo o cuando la interposici�n de �ste sea optativa.

"El Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa conocer� de los juicios que promuevan las autoridades para que sean anuladas las resoluciones administrativas favorables a un particular, siempre que dichas resoluciones sean de las materias se�aladas en las fracciones anteriores como de su competencia.

"Tambi�n conocer� de los juicios que se promuevan contra una resoluci�n negativa ficta configurada, en las materias se�aladas en este art�culo, por el transcurso del plazo que se�alen las disposiciones aplicables o, en su defecto, por la Ley Federal de Procedimiento Administrativo. Asimismo, conocer� de los juicios que se promuevan en contra de la negativa de la autoridad a expedir la constancia de haberse configurado la resoluci�n positiva ficta, cuando �sta se encuentre prevista por la ley que rija a dichas materias.

No ser� aplicable lo dispuesto en el p�rrafo anterior en todos aquellos casos en los que se pudiere afectar el derecho de un tercero, reconocido en un registro o anotaci�n ante autoridad administrativa.

En abono de lo hasta aqu� dicho conviene tener en cuenta lo dispuesto por la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo y la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, que dicen para ilustraci�n y apoyo del caso:

Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo:

Art�culo 1o. Los juicios que se promuevan ante el Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, se regir�n por las disposiciones de esta ley, sin perjuicio de lo dispuesto por los tratados internacionales de que M�xico sea parte. A falta de disposici�n expresa se aplicar� supletoriamente el C�digo Federal de Procedimientos Civiles, siempre que la disposici�n de este �ltimo ordenamiento no contravenga las que regulan el juicio contencioso administrativo federal que establece esta ley. ...

Art�culo 2o. El juicio contencioso administrativo federal, procede contra las resoluciones administrativas definitivas que establece la Ley Org�nica del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa. ...

"Art�culo 17. Se podr� ampliar la demanda, dentro de los veinte d�as siguientes a aquel en que surta efectos la notificaci�n del acuerdo que admita su contestaci�n, en los casos siguientes:

I. Cuando se impugne una negativa ficta. ...

Ley Federal de Procedimiento Administrativo:

"Art�culo 17. Salvo que en otra disposici�n legal o administrativa de car�cter general se establezca otro plazo, no podr� exceder de tres meses el tiempo para que la dependencia u organismo descentralizado resuelva lo que corresponda. Transcurrido el plazo aplicable, se entender�n las resoluciones en sentido negativo al promovente, a menos que en otra disposici�n legal o administrativa de car�cter general se prevea lo contrario. A petici�n del interesado, se deber� expedir constancia de tal circunstancia dentro de los dos d�as h�biles siguientes a la presentaci�n de la solicitud respectiva ante quien deba resolver; igual constancia deber� expedirse cuando otras disposiciones prevean que transcurrido el plazo aplicable la resoluci�n deba entenderse en sentido positivo.

"En el caso de que se recurra la negativa por falta de resoluci�n, y �sta a su vez no se resuelva dentro del mismo t�rmino, se entender� confirmada en sentido negativo."

A la luz de tales disposiciones, es de concluirse que la figura "negativa ficta" establecida en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, no est� limitada s�lo a las instancias o peticiones formuladas a las autoridades fiscales, sino que tambi�n comprende a las autoridades y materias competencia del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, en t�rminos del art�culo 11 de su ley org�nica, lo que se confirma con lo se�alado en los art�culos 1o., 2o. y 17, fracci�n I, de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo y 17 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, en tanto previenen la procedencia del juicio contencioso administrativo federal contra las resoluciones administrativas que establece la mencionada ley org�nica, entre ellas, la negativa ficta que se configura por el silencio de dependencias o entidades de la administraci�n p�blica federal.

As� las cosas, debe prevalecer con el car�cter de jurisprudencia, el criterio de esta Segunda Sala que dice en su rubro y texto:

NEGATIVA FICTA. SE CONFIGURA RESPECTO DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS FEDERALES SOMETIDAS A LA COMPETENCIA DEL TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA FISCAL Y ADMINISTRATIVA.-La negativa ficta no se limita a las instancias o peticiones formuladas a las autoridades fiscales, previstas en el art�culo 37 del C�digo F. de la Federaci�n, sino que tambi�n es aplicable respecto de las solicitudes formuladas ante las dependencias o entidades de la Administraci�n P�blica Federal sometidas a la jurisdicci�n del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa de conformidad con el art�culo 11, pen�ltimo p�rrafo de su Ley Org�nica. Lo anterior encuentra apoyo en el desarrollo del procedimiento contencioso administrativo, el cual no s�lo ha comprendido a las autoridades fiscales sino tambi�n, en forma creciente, a las administrativas en general, pues las resoluciones negativas fictas atribuidas a �stas han sido impugnadas ante el citado tribunal en la materia de su competencia, desde que �ste fue creado, tendencia que se ha reforzado con los art�culos 17 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo y 17, fracci�n I, de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, que acogieron esa figura respecto a las instancias o peticiones formuladas a dichas autoridades y dispusieron la procedencia del juicio de nulidad contra las resoluciones configuradas al efecto.

Por lo expuesto y fundado es de resolverse:

PRIMERO

S� existe la contradicci�n de tesis denunciada.

SEGUNDO

Debe prevalecer con el car�cter de jurisprudencia el criterio sustentado por esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, en los t�rminos precisados en el �ltimo considerando de esta resoluci�n.

Notif�quese; con testimonio de esta resoluci�n a los Tribunales Colegiados de Circuito contendientes; env�ese la jurisprudencia que se sustenta al Pleno y a la Primera Sala de la Suprema Corte, a los Tribunales Colegiados de Circuito y Juzgados de Distrito, en acatamiento a lo previsto por el art�culo 195 de la Ley de Amparo; rem�tase de inmediato la indicada jurisprudencia y la parte considerativa de este fallo a la D.�n General de la Coordinaci�n de Compilaci�n y S.�n de Tesis para su publicaci�n en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta; y, en su oportunidad, arch�vese el expediente como asunto concluido.

As� lo resolvi� la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, por unanimidad de cuatro votos de los se�ores Ministros: M.A.G.�itr�n, S.S.A.A., J.F.F.G.S. y presidenta M.B.L.R.. El se�or Ministro G.D.G.�ngora P. estuvo ausente por atender comisi�n oficial, e hizo suyo el asunto la se�ora Ministra M.B.L.R..

Nota: La tesis de rubro: "MULTAS NO FISCALES. LA OMISI�N DE RESOLVER LAS INSTANCIAS QUE SE FORMULEN EN RELACI�N A ELLAS, NO CONSTITUYE UNA NEGATIVA FICTA." citada en esta ejecutoria, aparece publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, Vol�menes 163-168, Sexta Parte, p�gina 103.