Tesis de Suprema Corte de Justicia, Cuarta Sala - Jurisprudencia - VLEX 27641429

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Cuarta Sala

Emisor:Cuarta Sala
Materia:Laboral
RESUMEN

PETROLEROS, CANASTA BÁSICA, PAGO DE LA. FORMA PARTE DEL SALARIO ORDINARIO PARA EFECTOS INDEMNIZATORIOS.-

 
CONTENIDO

PETROLEROS, CANASTA B�SICA, PAGO DE LA. FORMA PARTE DEL SALARIO ORDINARIO PARA EFECTOS INDEMNIZATORIOS.-

De conformidad con lo dispuesto en el art�culo 84 de la Ley Federal del Trabajo, en el sentido de que el salario se integra entre otros rubros con "... prestaciones en especie y cualquier otra cantidad o prestaci�n que se entreguen al trabajador por su trabajo", debe concluirse que la suma que como ayuda de canasta b�sica de alimentos se otorga a los trabajadores petroleros, s� forma parte del salario ordinario, para cuantificar el monto de condenas indemnizatorias, habida cuenta que es una cantidad que se entrega en forma regular y permanente, que se les paga en forma proporcional al tiempo en que hubiesen percibido salarios y se les otorga a cambio de su trabajo. No es �bice a lo anterior, que en el contrato colectivo se omita que dicha prestaci�n quede incluida dentro de la definici�n de prestaciones que integran el salario ordinario, esto es, la conformaci�n de la retribuci�n total que el trabajador sindicalizado de la industria petrolera percibe por sus servicios. As�, tal derecho no puede desconocerse por la simple omisi�n en el contrato colectivo, dado que de acuerdo con lo dispuesto por la Constituci�n, como por la Ley Federal del Trabajo, los pactos que tiendan a anular los derechos de los trabajadores, no deben tener efecto alguno.

Octava �poca:

C.�n de tesis 44/93.-Entre las sustentadas por el S�ptimo y Tercer Tribunales Colegiados ambos en Materia de Trabajo del Primer Circuito.-6 de junio de 1994.-Cinco votos.-Ponente: C.G.�a V�zquez.-Secretario: J.S.M..

Ap�ndice 1917-1995, Tomo V, Primera Parte, p�gina 216, Cuarta Sala, tesis 328; v�ase la ejecutoria en el Semanario Judicial de la Federaci�n, Octava �poca, Tomo XIV, Primera Parte, julio de 1994, p�gina 226.