Tesis Jurisprudencial num. P./J. 147/2000 de Suprema Corte de Justicia, Pleno, 1 de Diciembre de 2000 (Contradicción de tesis) - Jurisprudencia - VLEX 27203805

Tesis Jurisprudencial num. P./J. 147/2000 de Suprema Corte de Justicia, Pleno, 1 de Diciembre de 2000 (Contradicción de tesis)

Emisor:Pleno
Número de Resolución:P./J. 147/2000
Localizacion:9a. Época; Pleno; S.J.F. y su Gaceta; XII, Diciembre de 2000; Pág. 17
Materia:Civil
Fecha de Publicación: 1 de Diciembre de 2000
RESUMEN

LITISDENUNCIACIÓN O DENUNCIA DEL JUICIO A TERCEROS. SU NEGATIVA ES UN ACTO DENTRO DEL JUICIO CONTRA EL QUE PROCEDE EL AMPARO INDIRECTO (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE JALISCO).

 
CONTENIDO

LITISDENUNCIACI�N O DENUNCIA DEL JUICIO A TERCEROS. SU NEGATIVA ES UN ACTO DENTRO DEL JUICIO CONTRA EL QUE PROCEDE EL AMPARO INDIRECTO (LEGISLACI�N DEL ESTADO DE JALISCO).

Conforme a la regla gen�rica establecida en los art�culos 107, fracci�n III, inciso b\), de la Constituci�n Federal y 114, fracci�n IV, de la Ley de Amparo, en relaci�n con la jurisprudencia P./J. 24/92, de rubro: "EJECUCI�N IRREPARABLE. SE PRESENTA, PARA EFECTOS DE LA PROCEDENCIA DEL AMPARO INDIRECTO CONTRA ACTOS DENTRO DEL JUICIO, CUANDO �STOS AFECTAN DE MODO DIRECTO E INMEDIATO DERECHOS SUSTANTIVOS.", en principio, la negativa a denunciar el juicio a terceros constituir�a una violaci�n de car�cter procesal susceptible de hacerse valer en la v�a de amparo directo que en su oportunidad se promueva contra la sentencia definitiva que ponga fin al juicio, porque no afecta de modo directo e inmediato los derechos sustantivos tutelados por las garant�as individuales. Sin embargo, la actual integraci�n de este Tribunal Pleno estableci� que si bien es cierto que la distinci�n entre actos dentro del juicio que afecten de manera cierta e inmediata alg�n derecho sustantivo protegido por las garant�as individuales, y aquellos que s�lo afectan derechos adjetivos o procesales, es un criterio �til para discernir que en el primer supuesto se trata de actos impugnables en amparo indirecto en virtud de que su ejecuci�n es de imposible reparaci�n, mientras que en la segunda hip�tesis, por no tener esos actos tales caracter�sticas, deben reservarse para ser reclamados en amparo directo, tambi�n lo es que no es �nico ni absoluto, sino que debe aceptarse, de manera excepcional, que el juicio de amparo indirecto tambi�n procede trat�ndose de algunas violaciones formales, adjetivas o procesales, cuando afectan a las partes en grado predominante o superior, afectaci�n que debe determinarse objetivamente, tomando en cuenta la instituci�n procesal que est� en juego, la extrema gravedad de los efectos de la violaci�n y su trascendencia espec�fica, as� como los alcances vinculatorios de la sentencia que llegara a conceder el amparo, criterio que fue sustentado en la tesis visible en la p�gina 137, Tomo IV, noviembre de 1996, Novena �poca, del Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, identificada con el n�mero CXXXIV/96, de rubro: "PERSONALIDAD. EN CONTRA DE LA RESOLUCI�N QUE DIRIME ESTA CUESTI�N, PREVIAMENTE AL FONDO, PROCEDE EL AMPARO INDIRECTO \(INTERRUPCI�N PARCIAL DE LA JURISPRUDENCIA PUBLICADA BAJO EL RUBRO �PERSONALIDAD. EN CONTRA DE LA RESOLUCI�N QUE DESECHA LA EXCEPCI�N DE FALTA DE PERSONALIDAD SIN ULTERIOR RECURSO, ES IMPROCEDENTE EL AMPARO INDIRECTO, DEBIENDO RECLAMARSE EN AMPARO DIRECTO CUANDO SE IMPUGNA LA SENTENCIA DEFINITIVA.�\).". En estas condiciones, debe decirse que la negativa a denunciar el juicio a terceros, constituye una violaci�n de tal trascendencia y magnitud, que se justifica la procedencia del juicio de amparo indirecto en su contra, en atenci�n a que tal figura jur�dica o litisdenunciaci�n constituye no s�lo una garant�a de audiencia concedida en favor del tercero interesado, quien mediante su intervenci�n en el procedimiento puede evitar los efectos directos o reflejos de la cosa juzgada, sino que tambi�n significa para el denunciante la posibilidad de que la sentencia que llegare a dictarse vincule al tercero en sus efectos constitutivos o ejecutivos, de modo que �ste no pueda oponer defensas a la cosa juzgada, distintas de las analizadas en el juicio donde se formule la denuncia, en el posterior proceso que �ste siga en su contra o en el que incoe el propio tercero. Adem�s, dicha violaci�n resulta ser de imposible reparaci�n, pues en el supuesto de que la sentencia fuera desfavorable al denunciante, ya no podr� ser reparada precisamente porque el juicio puede y debe resolverse aun sin la intervenci�n del tercero llamado al mismo, lo que implica que la violaci�n trascender�a incluso al dictado de la sentencia, porque en el ulterior juicio el tercero preterido podr� oponerse eficazmente a la cosa juzgada por no haber sido llamado en el procedimiento anterior, tal como se desprende de lo dispuesto en el art�culo 89 del C�digo de Procedimientos Civiles del Estado de Jalisco, al disponer: "La sentencia firme produce acci�n y excepci�n contra los que litigaron y contra terceros llamados legalmente al juicio.-El tercero puede excepcionarse contra la sentencia firme, pero no contra la que recay� en juicio de estado civil, a menos que alegue colusi�n de los litigantes para perjudicarlo.". En consecuencia, sostener que la negativa a denunciar el juicio a terceros es s�lo una violaci�n procesal cuyos efectos desaparecer�n con el dictado de una sentencia favorable al denunciante, implica prejuzgar y desconocer anticipadamente el car�cter de tercero que efectivamente pueda ostentar el llamado al procedimiento, pues justamente la materia de la litisdenunciaci�n ser� establecer si el tercero tiene un inter�s leg�timamente tutelado por la ley y puede ser afectado por la resoluci�n que en su oportunidad se pronuncie.

C.�n de tesis 2/98-PL. Entre las sustentadas por el Segundo y Tercer Tribunales Colegiados en Materia Civil del Tercer Circuito. 24 de octubre de 2000. Mayor�a de ocho votos. Disidentes: M.A.G.�itr�n, J.D.�az R. y G.I.O.M.. Ponente: S.S.A.A.. Secretario: J.C.R.N..

El Tribunal Pleno, en su sesi�n privada celebrada hoy veintisiete de noviembre en curso, aprob�, con el n�mero 147/2000, la tesis jurisprudencial que antecede. M�xico, Distrito Federal, a veintisiete de noviembre de dos mil.

Nota: La tesis de jurisprudencia P./J. 24/92 citada, aparece publicada, con el n�mero 244, en el Ap�ndice al Semanario Judicial de la Federaci�n 1917-1995, T.V., Materia Com�n, p�gina 164.

Sentencias:

N�mero sentencia: 6905

Asunto: CONTRADICCI�N DE TESIS 2/98-PL.

Promovente: ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL SEGUNDO Y TERCER TRIBUNALES COLEGIADOS EN MATERIA CIVIL DEL TERCER CIRCUITO.

Localizacion: 9a. �poca; P.; S.J.F. y su Gaceta; XIII, Enero de 2001; P�g. 675;

Votos:

N�mero voto: 1270

Asunto: CONTRADICCI�N DE TESIS 2/98-PL.

Promovente: ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL SEGUNDO Y TERCER TRIBUNALES COLEGIADOS EN MATERIA CIVIL DEL TERCER CIRCUITO.

Localizacion: 9a. �poca; P.; S.J.F. y su Gaceta; XIII, Enero de 2001; P�g. 701;