Tesis Jurisprudencial num. P./J. 40/96 de Suprema Corte de Justicia, Pleno, 1 de Julio de 1996 (Por reiteración) - Jurisprudencia - VLEX 27217980

Tesis Jurisprudencial num. P./J. 40/96 de Suprema Corte de Justicia, Pleno, 1 de Julio de 1996 (Por reiteración)

Emisor:Pleno
Número de Resolución:P./J. 40/96
Localizacion:9a. Época; Pleno; S.J.F. y su Gaceta; IV, Julio de 1996; Pág. 5
Materia:Común
Fecha de Publicación: 1 de Julio de 1996
RESUMEN

ACTOS PRIVATIVOS Y ACTOS DE MOLESTIA. ORIGEN Y EFECTOS DE LA DISTINCION.

 
CONTENIDO

El artículo 14 constitucional establece, en su segundo párrafo, que nadie podrá ser privado de la vida, de la libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos, sino mediante juicio seguido ante los tribunales previamente establecidos, en el que se cumplan las formalidades esenciales del procedimiento y conforme a las leyes expedidas con anterioridad al hecho; en tanto, el artículo 16 de ese mismo Ordenamiento Supremo determina, en su primer párrafo, que nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento. Por consiguiente, la Constitución Federal distingue y regula de manera diferente los actos privativos respecto de los actos de molestia, pues a los primeros, que son aquellos que producen como efecto la disminución, menoscabo o supresión definitiva de un derecho del gobernado, los autoriza solamente a través del cumplimiento de determinados requisitos precisados en el artículo 14, como son, la existencia de un juicio seguido ante un tribunal previamente establecido, que cumpla con las formalidades esenciales del procedimiento y en el que se apliquen las leyes expedidas con anterioridad al hecho juzgado. En cambio, a los actos de molestia que, pese a constituir afectación a la esfera jurídica del gobernado, no producen los mismos efectos que los actos privativos, pues sólo restringen de manera provisional o preventiva un derecho con el objeto de proteger determinados bienes jurídicos, los autoriza, según lo dispuesto por el artículo 16, siempre y cuando preceda mandamiento escrito girado por una autoridad con competencia legal para ello, en donde ésta funde y motive la causa legal del procedimiento. Ahora bien, para dilucidar la constitucionalidad o inconstitucionalidad de un acto de autoridad impugnado como privativo, es necesario precisar si verdaderamente lo es y, por ende, requiere del cumplimiento de las formalidades establecidas por el primero de aquellos numerales, o si es un acto de molestia y por ello es suficiente el cumplimiento de los requisitos que el segundo de ellos exige. Para efectuar esa distinción debe advertirse la finalidad que con el acto se persigue, esto es, si la privación de un bien material o inmaterial es la finalidad connatural perseguida por el acto de autoridad, o bien, si por su propia índole tiende sólo a una restricción provisional.

PRECEDENTES:

  1. en revisión 1038/94. Construcciones Pesadas Toro, S.A. de C.V. 24 de octubre de 1995. Mayoría de diez votos. Ponente: J. de J.G.P.. Secretaria: S.A.C..

Amparo en revisión 1074/94. Transportes de C.R., S.A. de C.V. 24 de octubre de 1995. Mayoría de diez votos. Ponente: J. de J.G.P.. Secretaria: F.D.O.V..

Amparo en revisión 1150/94. S.Q.C.. 24 de octubre de 1995. Mayoría de diez votos. Ponente: J. de J.G.P.. Secretaria: S.A.C..

Amparo en revisión 1961/94. J.L.R.C.. 24 de octubre de 1995. Mayoría de diez votos. Ponente: J. de J.G.P.. Secretaria: F.D.O.V..

Amparo en revisión 576/95. T.I.B. y otra. 30 de octubre de 1995. Mayoría de nueve votos. Ponente: J.V.C. y C.. Secretario: T.A.E..

El Tribunal Pleno, en su sesión privada celebrada el veinticuatro de junio en curso, aprobó, con el número 40/1996, la tesis de jurisprudencia que antecede. México, Distrito Federal, a veinticuatro de junio de mil novecientos noventa y seis.