Tesis de Suprema Corte de Justicia, Pleno - Jurisprudencia - VLEX 27618218

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Pleno

Emisor:Pleno
Materia:Constitucional
RESUMEN

ACTIVO DE LAS EMPRESAS. LA LEY RELATIVA NO VIOLA EL PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD PREVISTO EN EL ARTÍCULO 31, FRACCIÓN IV, DE LA CARTA MAGNA, POR EL HECHO DE CONSIDERAR DENTRO DEL OBJETO DEL TRIBUTO A LOS ACTIVOS FINANCIEROS (EFECTIVO EN CAJA, CUENTAS Y DOCUMENTOS POR COBRAR Y LOS INTERESES DEVENGADOS A FAVOR, NO COBRADOS).-

 
CONTENIDO

ACTIVO DE LAS EMPRESAS. LA LEY RELATIVA NO VIOLA EL PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD PREVISTO EN EL ART�CULO 31, FRACCI�N IV, DE LA CARTA MAGNA, POR EL HECHO DE CONSIDERAR DENTRO DEL OBJETO DEL TRIBUTO A LOS ACTIVOS FINANCIEROS (EFECTIVO EN CAJA, CUENTAS Y DOCUMENTOS POR COBRAR Y LOS INTERESES DEVENGADOS A FAVOR, NO COBRADOS).-

Con independencia de que el efectivo en caja pueda o no ser una riqueza propia de quien lo posee, o de que los intereses devengados a favor, a�n no cobrados y las cuentas y documentos por cobrar constituyan o no un patrimonio real y actual, la circunstancia de que el legislador los incluya dentro del objeto del impuesto combatido no implica transgresi�n alguna al principio de proporcionalidad tributaria. En efecto, conforme a la tesis de jurisprudencia n�mero 4, consultable en la p�gina 554 del Volumen II de la Primera Parte del Informe de Labores de esta Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, rendido por su Presidente al terminar el a�o de 1989, intitulada "GASTOS Y EROGACIONES DE LAS PERSONAS. EL ESTADO TIENE FACULTAD DE GRAVARLOS EN EJERCICIO DE SU FACULTAD TRIBUTARIA", el legislador ordinario se encuentra facultado para seleccionar el objeto del tributo, bajo la condici�n de que se respeten los principios constitucionales; el art�culo 31, fracci�n IV, de la Carta Magna, no impone como requisito que los tributos recaigan �nicamente sobre los ingresos, los bienes o el capital y, por consiguiente, el Estado tiene la potestad de gravar erogaciones o gastos que revelen capacidad contributiva de quienes los efect�an. Asimismo, de acuerdo con la diversa jurisprudencia n�mero P. 18/90, publicada en la p�gina 26 de la G. n�mero 35 del Semanario Judicial de la Federaci�n, correspondiente al mes de noviembre de 1990, intitulada "ACTIVO DE LAS EMPRESAS, IMPUESTO AL. LA LEY RELATIVA NO VIOLA EL PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD TRIBUTARIA, PUESTO QUE SU OBJETO ES INDICATIVO DE CAPACIDAD CONTRIBUTIVA DEL SUJETO DEL IMPUESTO", el objeto de m�rito s� revela ese tipo de capacidad. Y adem�s, del art�culo 4o. de la Ley del Impuesto al Activo de las Empresas se desprende que el legislador cit� ejemplificativamente algunos activos financieros que, desde luego, pertenecen al g�nero de activos y mencion�, entre otros, al efectivo en caja, las inversiones en t�tulos de cr�dito, a excepci�n de las acciones, las cuentas y documentos por cobrar y los intereses devengados a favor, no cobrados. Ahora bien, si de acuerdo con el contenido de la primera de esas jurisprudencias, el Estado tiene la facultad de imponer contribuciones sobre los gastos o erogaciones de quien los efect�a, por cuanto que son un reflejo de capacidad contributiva; si de conformidad a lo expresado en la segunda, los activos son un indicativo de dicha capacidad; y si dentro de ellos se encuentran los activos financieros, a los que pertenecen el efectivo en caja, las cuentas y documentos por cobrar y los intereses devengados a favor, no cobrados, es incuestionable, por un lado, que tales especies de activo revelan capacidad contributiva y, por otro, que no existe impedimento constitucional alguno para que el legislador las grave incluy�ndolas dentro del objeto del Impuesto al Activo de las Empresas. A mayor abundamiento, si con apoyo en la jurisprudencia aludida en primer t�rmino se llega a la conclusi�n de que la Carta Magna no establece como requisito el que s�lo se graven los ingresos, los bienes o el capital, es evidente que constitucionalmente tambi�n se pueden gravar los activos y, por v�a de consecuencia, los activos financieros. Adem�s, el hecho de que las especies de referencia puedan o no constituir una riqueza propia o un patrimonio real o actual, no significa que el tributo reclamado viole el principio de proporcionalidad tributaria, pues aun partiendo del supuesto de que, en efecto, no lo constituyan, por la sola circunstancia de formar parte del activo ya denotan capacidad contributiva de quien los tiene, am�n de que si en base a esa jurisprudencia el Estado se halla facultado para imponer contribuciones sobre gastos o erogaciones que revelen tal capacidad, con mayor raz�n lo est� para imponer tributos sobre aspectos positivos del patrimonio que tambi�n la reflejen, como lo son los mencionados activos financieros, habida cuenta que el efectivo en caja denota una solvencia actual y disponibilidad inmediata de capital para quien lo tiene, en tanto que los otros dos activos financieros constituyen verdaderos cr�ditos de sus beneficiarios.

Octava �poca:

Amparo en revisi�n 369/90.-Construcciones Santa Mar�a, S.A.-9 de octubre de 1991.-Mayor�a de quince votos.-Ponente: Victoria Adato Green.-Secretario: H.E.L.M.�oz.

Amparo en revisi�n 4389/90.-Ultraquimia, S.A. de C.V.-9 de octubre de 1991.-Mayor�a de catorce votos.-Ponente: S.A. Leyva.-Secretaria: R.C.R..

Amparo en revisi�n 151/91.-Constructora Eco, S.A.-9 de octubre de 1991.-Mayor�a de quince votos.-Ponente: J.D.�az Romero.-Secretario: A.P.D.�n.

Amparo en revisi�n 1822/90.-F.�utica Ehlinger Mexicana, S.A. de C.V.-19 de marzo de 1992.-Mayor�a de catorce votos.-Ponente: J.D.�az Romero.-Secretario: A.P.D.�n.

Amparo en revisi�n 4068/90.-Laboratorios Z., S.A.-19 de marzo de 1992.-Mayor�a de catorce votos.-Ponente: J.D.�az Romero.-Secretario: A.P.D.�n.

Ap�ndice 1917-1995, Tomo I, Primera Parte, p�gina 66, P., tesis 54.NOTA: El efectivo en caja ya no se encuentra gravado por el impuesto al activo de las empresas, como activo financiero, en virtud de la derogaci�n de la fracci�n I del art�culo 4o. de la ley relativa. G. n�mero 74, p�g. 12; v�ase ejecutoria en el Semanario Judicial de la Federaci�n, Tomo XIII-Febrero, p�g. 5, tesis P./J.2/94.