Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala - Jurisprudencia - VLEX 26993238

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Emisor:Primera Sala
Materia:Penal
RESUMEN

PARRICIDIO, NECESARIA CONCURRENCIA DE UN DOLO ESPECIFICO EN EL.

 
CONTENIDO

PARRICIDIO, NECESARIA CONCURRENCIA DE UN DOLO ESPECIFICO EN EL.

Las actuaciones procesales revelan que el acusado le dispar� a su c�nyuge con una escopeta, con intenci�n de lesionarla o matarla, privando de la vida a su nieta, a virtud de un error en el golpe. El art�culo 240 del C�digo Penal del Estado de M�xico, que regula el parricidio, delito atribuido al ahora amparista, describe el hecho que lo constituye como la privaci�n dolosa de la vida de un ascendiente o descendiente consangu�neo y en l�nea recta, sean leg�timas o naturales, sabiendo el delincuente ese parentesco, o al c�nyuge. Esto es, que tal il�cito requiere de un dolo espec�fico, pues no basta la gen�rica intenci�n de matar, sino que la misma debe estar dirigida precisamente a una de las personas con la que tenga v�nculo consangu�neo, o bien contra el c�nyuge, siendo el caso que, si bien priv� la vida a su nieta, o sea, su descendiente en l�nea recta consangu�nea de segundo grado, ello no resulta suficiente para estimar que la conducta y el resultado causal sobrevenido se adecuaran a dicho tipo penal, por ser menester, a tal fin la directa intenci�n de privar de la vida precisamente a su nieta, para que el hecho ejecutado resultara t�pico o encuadrara en la figura legal mencionada; sin embargo, seg�n qued� establecido, como el disparo mortal dio en la citada menor a virtud de un error en el golpe (aberratio ictus), es evidente que la ausencia del dolo espec�fico consistente en la voluntad dirigida de causar la muerte de la v�ctima. En tales condiciones, se concluye que el amparista no cometi� un parricidio pero si incurri� en la comisi�n del delito de homicidio.

Amparo directo 7410/85. F.S.M.�n. 3 de marzo de 1986. Cinco votos. Ponente: L.F.�ndez Doblado. Secretaria: Ma. E.R.�rez de V..