Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27061614

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Emisor:Primera Sala
Materia:Penal
RESUMEN

ALLANAMIENTO DE MORADA, DELITO DE (LEGISLACION DEL ESTADO DE VERACRUZ).

 
CONTENIDO

ALLANAMIENTO DE MORADA, DELITO DE (LEGISLACION DEL ESTADO DE VERACRUZ).

Seg�n las definiciones que los C�digos Penales del Estado de Veracruz y del Distrito y Territorios Federales dan del delito de allanamiento de morada y conforme a la jurisprudencia una de las caracter�sticas de dicho delito, es la de que la pena se�alada para el mismo, va dirigida a castigar los atentados contra las personas en su domicilio y prerrogativas inherentes, y tiende a mantener la inviolabilidad del hogar o habitaci�n de las personas. Dan a entender especialmente esas definiciones, as� como las tesis formuladas por la Suprema Corte, que el allanamiento de morada s�lo se realiza cuando el delincuente se introduce, sin el permiso respectivo, a un lugar destinado a habitaci�n, seg�n la connotaci�n del t�rmino "morada", con que se singulariza el delito, y los t�rminos casa, vivienda, aposento y dependencia de que se hace menci�n en el cuerpo de la definici�n, pues aun en el caso de la dependencia, �sta debe entenderse como un lugar subordinado o conectado con la planta central de la casa habitaci�n en el cual se realizan las ocupaciones y actos fundamentales de la existencia de una persona, como son los relativos al descanso, alimentaci�n y otros m�s. Por tanto si en la diligencia de inspecci�n judicial que se practic� en el proceso, se hace constar que el local a donde se introdujo el acusado, est� independiente de la casa habitaci�n de los querellantes y no tiene comunicaci�n con aqu�lla, debe concluirse que no re�ne las caracter�sticas de morada, vivienda, o aposento a que se refiere el C�digo Penal del Estado de Veracruz, a pesar de que se hayan encontrado en el lugar, algunos muebles que son propios de una casa habitaci�n y de que, seg�n la apreciaci�n del personal de juzgado, el aspecto del lugar corresponde a un departamento particular, dado que no se identifica con una habitaci�n propiamente dicha. Y es violatoria de garant�as la sentencia de segunda instancia que impone pena en tales condiciones.

Amparo penal directo 7482/38. R.F.�n. 17 de marzo de 1939. Unanimidad de cinco votos. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.