Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27062369

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Emisor:Primera Sala
Materia:Penal
RESUMEN

ENCUBRIMIENTO, DELITO DE (LEGISLACION DEL ESTADO DE SINALOA).

 
CONTENIDO

ENCUBRIMIENTO, DELITO DE (LEGISLACION DEL ESTADO DE SINALOA).

La fracci�n I del art�culo 56 del C�digo Penal vigente en el Estado de Sinaloa, dice: son encubridores de primera clase, los simples particulares que sin previo concierto con los delincuentes, los favorecen auxili�ndolos para que se aprovechen de los instrumentos con que se comete el delito o de las cosas que son objeto o efecto de �l, o aprovech�ndose de los unos o de las otras conforme a este texto legal, no se requiere el previo concierto entre el delincuente y el encubridor, y basta que �ste auxilie al delincuente en alguna de las formas expresadas; en consecuencia, el conocimiento de la comisi�n del hecho delictivo, es elemento esencial para que el encubrimiento antijur�dico pueda realizarse. Ahora bien, si de autos s�lo aparece que la persona a quien se imputa el robo de una cantidad de dinero hizo entrega de cierta cantidad al acusado de encubrimiento, para que la invirtiera en negocios propios del acusado de robo, dici�ndole que la hab�a obtenido de una peque�a herencia, es decir, ocult�ndole el verdadero origen de su adquisici�n, el acusado de encubridor obr� sin tener conocimiento del hecho delictuoso origen del apoderamiento. La circunstancia de existir amasiato entre el autor del delito y aquel a quien se considera encubridor, no puede constituir un elemento presuncional del conocimiento del robo, porque tal situaci�n es o puede ser ajena a las actividades de cada uno de los concubinos; m�xime si la amante era pupila de una casa de citas, seg�n aparece de autos; y, por tanto, no sujeta al control de una vida marital, sino tan s�lo el de amasiato, frecuentemente interrumpido. En estas condiciones, el encubridor atento seguramente a las actividades sexuales de la delincuente, no estim� necesario indagar el origen del dinero que le fue entregado, por lo que se conform� con las explicaciones de que proven�a de una peque�a herencia; y el auto de formal prisi�n dictada en tales condiciones por el delito de encubrimiento, es violatorio del art�culo 19 constitucional.

Amparo penal en revisi�n 5006/39. A.E.M. 4 de octubre de 1939. Mayor�a de tres votos. Ausente: R.C.S.D.: Jes�s G.C.. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.