Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27062528

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Emisor:Primera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

REPARACION CONSTITUCIONAL, ES PROCEDENTE EL AMPARO CONTRA LA RESOLUCION QUE LA RESUELVE SI EL QUEJOSO NO ES QUIEN PROMOVIO LA PROPIA REPARACION.

 
CONTENIDO

REPARACION CONSTITUCIONAL, ES PROCEDENTE EL AMPARO CONTRA LA RESOLUCION QUE LA RESUELVE SI EL QUEJOSO NO ES QUIEN PROMOVIO LA PROPIA REPARACION.

La Suprema Corte de Justicia ha sentado la siguiente tesis: (p�gina 220 del Tomo LX del Semanario Judicial de la Federaci�n), "La reparaci�n constitucional no constituye un recurso del orden com�n, sino un medio o procedimiento que se ventila ante la autoridad del orden com�n, con la finalidad de que se subsanen las violaciones que se hubieren cometido; pero exclusivamente como un requisito para preparar el recurso extraordinario de amparo, trat�ndose de actos que produzcan indefensi�n y que, por lo mismo, puedan reclamarse en el amparo directo que se interponga contra la sentencia definitiva; es decir, dicho procedimiento no tiene otro objeto que el de evitar que se estime consentida la infracci�n legal cometida por la autoridad responsable que provoque la indefensi�n del quejoso, y que no ocurra lo que se conoce con el nombre de decaimiento del derecho de hacer la reclamaci�n en oportunidad de la interposici�n del amparo directo contra la sentencia definitiva; por lo que es indudable que ese procedimiento del orden federal y preparatorio del amparo en �nica instancia, no puede dar origen a una resoluci�n que, a su vez, pueda reclamarse en la v�a de amparo, no s�lo por raz�n de la �ndole de dicha reclamaci�n, sino, tambi�n, porque, en �ltimo an�lisis, al no constituir una determinaci�n dictada en grado, s�lo deja en pie las violaciones que pudieran entra�ar aqu�llas contra las que se interpuso la reparaci�n, y son, por lo tanto, las determinaciones que origina la reparaci�n, las que deben reclamarse en amparo indirecto". Ahora bien, si en un juicio ejecutivo mercantil, al estarse ejecutando el auto ad exeq�endum, se viol� el art�culo 1395 del C�digo de Comercio, que establece en favor del acreedor, un orden determinado para el embargo, el actor solicita la reparaci�n constitucional, en los t�rminos del art�culo 161 de la Ley de Amparo y sustanciado el incidente respectivo, el J. encontr� que efectivamente se hab�a violado el procedimiento, y declara insubsistente el acto violatorio no es notoriamente improcedente el amparo que promueve el demandado, contra la resoluci�n que decidi� el incidente de reparaci�n, ya que, conforme al art�culo 114, fracci�n IV, de la ley reglamentaria del juicio de garant�as, el juicio es procedente ante un J. de Distrito, contra actos en el juicio, que tengan sobre las personas o las cosas, una ejecuci�n que sea de imposible reparaci�n; requisito que se satisface en la especie, ya que la sentencia que se dict� en el juicio mercantil de que se trata, decidir� si ha procedido o no, la v�a ejecutiva mercantil y, en su caso, mandar� hacer trance o remate de los bienes embargados, pero no se ocupar� del orden en que fueron embargados tales bienes; y es inaplicable la tesis que se transcribe al principio, porque ella se refiere a cuando el promovente del amparo es quien promovi� el incidente de reparaci�n; en consecuencia, es legal la resoluci�n del J. de Distrito que da entrada a la demanda de amparo.

Queja en amparo civil 412/39. C.P.F.. 6 de febrero de 1940. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: L.G.C.. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.