Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27071889

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Emisor:Primera Sala
Materia:Penal
RESUMEN

ABIGEATO, RESPONSABILIDAD EN EL (LEGISLACION DE MICHOACAN).

 
CONTENIDO

ABIGEATO, RESPONSABILIDAD EN EL (LEGISLACION DE MICHOACAN).

El art�culo 330, bis, del C�digo Penal aplicable, dice en su primera parte, que comete el delito de abigeato, quien se apodere de uno o mas semovientes ajenos; y en su segunda parte, establece que se impondr� determinada sanci�n a los compradores de ganado robado o de procedencia ilegal, as� como a los que comercien con pieles o carnes obtenidas de aquel. al usar de las palabras, la segunda parte de este precepto, carnes obtenidas de aquel despu�s de referirse al ganado robado, seguramente que el legislador quiso sancionar el comercio de carnes obtenidas de ganado robado. en la especie, la base esencial para la comisi�n del delito que se imputa al hoy quejoso, consiste en que la piel que compr� procede de ganado robado o, lo que es lo mismo, de ganado que fuera motivo del delito de abigeato, del que se ocupa dicho precepto legal. Si el delito de abigeato consiste en el apoderamiento de semovientes ajenos, y si por semoviente debe entenderse al animal capacitado para transportarse de un lugar a otro, por su propia vitalidad, seguramente que en el caso los hechos ejecutados no constituyen ninguno de los delitos previstos por el ya citado art�culo 330 bis, si el vendedor confiesa haberse apoderado de la piel de un animal que mat�, y que result� ser de ganado vacuno; de manera que el apoderamiento que llev� a cabo, y del que se aprovech� el quejoso, mediante una operaci�n de compra, no fue de un semoviente, sino de la piel de un animal muerto. La muerte de este animal, por parte del que la llev� a cabo, no pudo constituir el delito de abigeato, porque este supone el apoderamiento de un animal vivo, y ese apoderamiento que llev� a cabo, de la piel del animal muerto, tampoco puede constituir el delito de abigeato, por tratarse del apoderamiento de una cosa muerta; y si la compra que llev� a cabo el quejoso, aun suponi�ndola comercial, no es de pieles obtenidas de ganado robado, seguramente que se le ha condenado por un delito que no cometi�, con violaci�n de la garant�a consignada en el art�culo 14 constitucional.

Amparo penal directo 517046. M�ndez M.�nez R.. 9 de mayo de 1947. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: Te�filo O. y Leyva. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.