Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27629924

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Emisor:Primera Sala
Materia:Penal
RESUMEN

SALUD, DELITO CONTRA LA. POSESIÓN Y TRANSPORTACIÓN, ALTERNATIVAMENTE SANCIONABLES.-

 
CONTENIDO

SALUD, DELITO CONTRA LA. POSESI�N Y TRANSPORTACI�N, ALTERNATIVAMENTE SANCIONABLES.-

Es cierto que quien transporta un estupefaciente debe forzosamente poseerlo y, en ese sentido, la posesi�n queda comprendida dentro de la transportaci�n. Sin embargo, no debe perderse de vista que cualquiera que sea la modalidad, el delito permanece en su unidad como una sola infracci�n penal; la posesi�n al mismo tiempo que por s� misma constituye una modalidad, aunada a otra actividad (traslado del estupefaciente), configura una diversa (transportaci�n). El problema queda planteado en la cuesti�n de si aquella conducta simple desaparece al configurarse esta otra compleja; m�s concretamente: d�ndose la transportaci�n, pero no siendo motivo de la sentencia reclamada en el amparo �la posesi�n es en s� misma sancionable?. No admite pol�mica que por la subsunci�n no es factible sancionar simult�neamente ambas modalidades y que t�cnicamente debe conservarse s�lo la menos gen�rica o m�s espec�fica o cualificada, en el caso la transportaci�n. Pero si por un error de t�cnica jur�dica o por determinadas situaciones procesales, el hecho se aprecia dentro de la hip�tesis m�s general, con exclusi�n de la particular, no se violan las garant�as del acusado. En concreto, el hecho de que una modalidad absorba a otra, significa s�lo que no puedan considerarse ambas simult�neamente coexistentes; pero alternativamente, s�lo una u otra, s� pueden ser motivo de condena, indistintamente, siempre que por ella se haya decretado la formal prisi�n y no se cambie el pliego acusatorio al resolver.

Amparo directo 5134/78.-Salvador C.�o R.�rez.-15 de marzo de 1979.-Unanimidad de cuatro votos.-Ponente: A.R.C..

Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, Vol�menes 121-126, Segunda Parte, p�gina 196, Primera Sala.