Tesis Aislada num. 1a. LXVII/2002 de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala, 1 de Septiembre de 2002 - Jurisprudencia - VLEX 27196269

Tesis Aislada num. 1a. LXVII/2002 de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala, 1 de Septiembre de 2002

Emisor:Primera Sala
Número de Resolución:1a. LXVII/2002
Localizacion:9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XVI, Septiembre de 2002; Pág. 251
Materia:Constitucional,Administrativa
Fecha de Publicación: 1 de Septiembre de 2002
RESUMEN

COMERCIO EXTERIOR. LAS FACULTADES EXTRAORDINARIAS PARA LEGISLAR OTORGADAS AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA EN EL ARTÍCULO 131, SEGUNDO PÁRRAFO, DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL, INCLUYEN NO SÓLO LAS RELATIVAS A LA POSIBILIDAD DE AUMENTAR, DISMINUIR O SUPRIMIR LAS CUOTAS DE LAS TARIFAS DE EXPORTACIÓN E IMPORTACIÓN, EXPEDIDAS POR EL CONGRESO DE LA UNIÓN, Y DE CREAR OTRAS, SINO TAMBIÉN LA FACULTAD PARA DEROGARLAS.

 
CONTENIDO

COMERCIO EXTERIOR. LAS FACULTADES EXTRAORDINARIAS PARA LEGISLAR OTORGADAS AL PRESIDENTE DE LA REP�BLICA EN EL ART�CULO 131, SEGUNDO P�RRAFO, DE LA CONSTITUCI�N FEDERAL, INCLUYEN NO S�LO LAS RELATIVAS A LA POSIBILIDAD DE AUMENTAR, DISMINUIR O SUPRIMIR LAS CUOTAS DE LAS TARIFAS DE EXPORTACI�N E IMPORTACI�N, EXPEDIDAS POR EL CONGRESO DE LA UNI�N, Y DE CREAR OTRAS, SINO TAMBI�N LA FACULTAD PARA DEROGARLAS.

Cuando la Ley Fundamental otorga ciertas facultades al presidente de la Rep�blica para alcanzar una finalidad determinada, esas facultades incluyen el uso de medios adecuados para alcanzar ese fin, siempre y cuando �stos no est�n legalmente prohibidos, sino que se adapten al esp�ritu de la propia C.�n y de las leyes. En congruencia con lo anterior, es indudable que el hecho de que el art�culo 131, p�rrafo segundo, de la C.�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos, se�ale que el Congreso de la Uni�n podr� facultar al Ejecutivo Federal para aumentar, disminuir o suprimir las cuotas de las tarifas de exportaci�n e importaci�n, expedidas por el propio Congreso, y para crear otras, pero no incluya el t�rmino "derogar", ello no significa que el Ejecutivo Federal no lo pueda hacer, toda vez que del contenido de los antecedentes legislativos que dieron origen a su reforma, se advierte que la intenci�n del legislador federal al otorgar esa facultad al presidente de la Rep�blica fue para que, con la adici�n propuesta al texto constitucional, el sistema fiscal diera plena realizaci�n a los principios de elasticidad y suficiencia en la imposici�n, de manera que el Estado estuviera en la posibilidad, tanto material como jur�dica, de adecuar o alterar los aranceles en atenci�n a las necesidades econ�micas imperantes en el pa�s en un momento determinado; esto es, se le facult� a fin de regular el comercio exterior, la econom�a, la estabilidad de la producci�n nacional, as� como cumplir cualquier otro prop�sito en beneficio del pa�s. Adem�s, como entre las acepciones del t�rmino modificar est�n la de alterar, variar y derogar, es evidente que al otorgarse la facultad al presidente de la Rep�blica para legislar en materia de comercio exterior y, por ende, de poder modificar o alterar las tarifas y cuotas correspondientes, dicha alteraci�n o modificaci�n conlleva a que tambi�n se puedan derogar las disposiciones contenidas en la ley expedida por el Congreso de la Uni�n, pues �stas no tienen una fuerza obligatoria ineludible para el legislador, quien en otra ley o decreto, puede apartarse de aqu�lla, ya sea al derogarla t�cita o expresamente, o bien, al establecer excepciones.

Amparo en revisi�n 445/2001. Volkswagen de M�xico, S.A. de C.V. 12 de junio de 2002. Mayor�a de cuatro votos. Disidente: Jos� de Jes�s G.�o P.. Ponente: O.S.C. de G.�a V.. Secretario: H.P.R..