Tesis Aislada de Suprema Corte de Justicia, Sala Auxiliar, 1 de Junio de 1989 - Jurisprudencia - VLEX 27262896

Tesis Aislada de Suprema Corte de Justicia, Sala Auxiliar, 1 de Junio de 1989

Emisor:Sala Auxiliar
Localizacion:8a. Época; Sala Aux.; S.J.F.; III, Primera Parte, Enero a Junio de 1989; Pág. 451
Materia:Común
Fecha de Publicación: 1 de Junio de 1989
RESUMEN

DEMANDA DE AMPARO, OPORTUNIDAD DE LA. NOTIFICACION DE INFRACCIONES.

 
CONTENIDO

DEMANDA DE AMPARO, OPORTUNIDAD DE LA. NOTIFICACION DE INFRACCIONES.

El haber solicitado una licencia el quejoso para poder dedicarse a la actividad cuyo gravamen reclama, no puede implicar que en esa fecha se le haya aplicado el gravamen. El quejoso puede impugnar el gravamen, y aun la obligación de obtener una licencia, a pesar de haber solicitado ésta. De lo contrario, se mutilaría el derecho de defensa del quejoso, privándolo de hecho de la garantía de audiencia. Si el quejoso solicita la licencia, aún podría pensarse que ya consintió el acto relativo a la obligación de obtenerla, aunque la considere inconstitucional. Y si no la solicita, no podrá ejercer una actividad comercial lícita, a lo que lo autoriza el artículo 5o. constitucional, sin correr el riesgo de estar sujeto a sanciones. Luego en estos casos, para que no se suprima de facto la garantía de audiencia, es necesario que se permita al quejoso, que solicitó y obtuvo la licencia, a reclamar la inconstitucionalidad de los requisitos que se le obligó a satisfacer para ello. Y es de verse que si puede impugnar la obligación que se le impuso de solicitar la licencia, con mayor razón podrá también impugnar el cobro de los impuestos o derechos que se le finquen por el ejercicio de su actividad mercantil y que considere inconstitucionales. Es cierto que podría impugnar la ley por su expedición, ya que resulta autoaplicativa al obligarlo a actuar espontáneamente al solicitar la licencia, pero también puede impugnar esos actos con motivo de la aplicación de los preceptos que reclame, al obtener la licencia o al serle fincado un crédito fiscal por los impuestos o derechos relativos, o al serle notificada en una acta la infracción relacionada con los preceptos que impugna. Pues al declarar en esa acta que ha violado la ley ya es un acto que le para perjuicios, sin que tenga que esperar a que éstos cristalicen en la aplicación de sanciones, recargos, etc. No se ve que la garantía de audiencia se proteja cuidadosamente si el afectado por actos de autoridad debe esperar a que su situación sea más grave para poder iniciar su defensa. Y, por último, una cosa es el requisito de la licencia, y su constitucionalidad, y otra muy distinta el cobro de derechos y su constitucionalidad. Y la infracción se relaciona con el pago de derechos por la explotación de un banco de materiales de construcción. Luego, si la demanda de amparo fue oportuna en relación con este acto, ya que la infracción se notificó el quince de julio de mil novecientos ochenta y cinco y surtió efectos al día siguiente (artículo 107, fracción I, del Código Fiscal Municipal del Estado de México) y la demanda se presentó el seis de agosto siguiente, y fueron inhábiles los días veinte, veintiuno, veintisiete y veintiocho de julio y tres y cuatro de agosto, la demanda resulta presentada el último día del término, y no puede ser desechada por extemporánea.

Amparo en revisión 270/87. Latinoamericana de Agregados, S.A. de C.V. 21 de junio de 1989. 5 votos. Ponente: G.G.O.. Secretario: G.D.G..

Genealogías: Informe 1989, Segunda Parte, S.A., tesis 3, 17.