Tesis de Suprema Corte de Justicia, Sala Auxiliar - Jurisprudencia - VLEX 27612689

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Sala Auxiliar

Emisor:Sala Auxiliar
Materia:Civil
RESUMEN

TESTAMENTO. REVOCACION TACITA DEL. REVIVISCENCIA DE UNA DE SUS CLAUSULAS.

 
CONTENIDO

TESTAMENTO. REVOCACION TACITA DEL. REVIVISCENCIA DE UNA DE SUS CLAUSULAS.

Es un principio jur�dico generalmente reconocido y que especialmente informa nuestra legislaci�n civil, el que proclama que el testamento es un acto esencialmente revocable hasta el �ltimo momento de la vida del testador. La doctrina distingue entre la revocaci�n expresa, t�cita y legal; en la primera, el testador declara expl�cita y solemnemente su deseo de privar de eficacia en todo o en parte a sus anteriores disposiciones; la segunda puede consistir en que el autor formule un nuevo testamento en el que no inserte la declaraci�n de revocar el anterior, pero cuyas disposiciones sean contrarias o incompatibles; la �ltima es obra del legislador quien en determinadas circunstancias asume el oficio de int�rprete de la presumible voluntad del testador de revocar su testamento. Los art�culos 3476 del C�digo Civil del Distrito Federal de 1884 y 1494 del C�digo Civil vigente sancionan la revocaci�n t�cita al establecer que el testamento anterior queda revocado de pleno derecho por el posterior perfecto, si el testador no expresa en �ste su voluntad de que aqu�l subsista en todo o en parte. Ahora bien: Si el quejoso formul� ante notario y dos testigos, la divisi�n y partici�n de sus bienes para despu�s de su muerte, distribuy�ndolos entre sus herederos de manera diversa a como lo hizo en su testamento, tal cambio en la voluntad del testador implica la revocaci�n del testamento anterior. Es verdad que de acuerdo con la escritura de divisi�n y partici�n de bienes su autor declar� que si a su muerte hubiere bienes no adjudicados en primer lugar se pagara lo que adjudica a cada uno de sus hijos de las primeras familias y el saldo se dividiera conforme a la cl�usula novena de su testamento anterior, mas para interpretar esta declaraci�n y determinar si fue intenci�n del testador poner en vigor dicha cl�usula, es preciso tener en cuenta que si dividi� y reparti� todos sus bienes, inclusive sus cr�ditos, tal declaraci�n s�lo pudo inspirarse en el prop�sito de disponer la forma en que deber�an repartirse sus herederos los bienes que adquiriera con posterioridad a la fecha en que tuvo lugar la divisi�n y partici�n de bienes; de ah� que en la hip�tesis contemplada en el juicio, la reviviscencia de la cl�usula novena del primer testamento estaba condicionada al hecho de que el testamento estaba condicionado al hecho de que el testador hubiera adquirido nuevos bienes en el per�odo comprendido entre la fecha de la escritura de divisi�n y partici�n de bienes y en la que ocurri� su muerte.

Amparo directo 4636/38. J.G., Mar�a Concepci�n y J.J.C.�vez y F.. 12 de agosto de 1954. Unanimidad de cinco votos. Ponente: M.A..