Tesis de Suprema Corte de Justicia, Segunda Sala - Jurisprudencia - VLEX 27039906

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Segunda Sala

Emisor:Segunda Sala
Materia:Administrativa
RESUMEN

LIBROS DE CONTABILIDAD SIN LA AUTORIZACION FISCAL.

 
CONTENIDO

LIBROS DE CONTABILIDAD SIN LA AUTORIZACION FISCAL.

Si se trata de determinar si es correcta, o no, la interpretaci�n del art�culo 15 del C�digo F. en el sentido de que, aun cuando un libro de contabilidad que ha principiado a usarse sin la debida autorizaci�n fiscal, si ha sido revalidado por la oficina competente, puede legalmente impon�rsele al interesado alguna sanci�n, por el hecho de no haberlo presentado en blanco ante la propia oficina, debe decirse que como dicho precepto dispone que: "Los documentos, instrumentos o libros que carezcan de estampillas que representan al pago del impuesto federal respectivo, podr�n revalidarse ante la oficina u oficinas competentes para conocer de la liquidaci�n y recaudaci�n del ingreso de que se trata, en los casos siguientes: Primero. Cuando sean presentados espont�neamente para revalidaci�n a las Oficinas Federales de Hacienda: I. Si la omisi�n del impuesto es total: a) Cuando el documento, instrumento o libro se presente dentro del a�o siguiente a la fecha en que debi� cubrirse el gravamen, mediante el pago del impuesto omitido y de otro tanto igual ... Segundo. Si la presentaci�n no es espont�nea mediante el pago del impuesto omitido y la aplicaci�n de la sanci�n que corresponda", y el 228, fracci�n VII, del mismo c�digo, establece: "Son infracciones ... no llevar los libros que requieran las leyes fiscales, o no llevarlos en la forma y con los requisitos que dichas leyes prescriban, o llevar doble juego de libros y como dicho inferior dice que el citado art�culo 15, fracci�n I, inciso a), autoriza la revalidaci�n de un libro mediante ciertas condiciones para que ese libro surta efectos legales a partir de la fecha en que se empezaron a anotar los asientos y el libro no estaba autorizado, pero que esto dista mucho de la infracci�n que se comete cuando se llevan los libros sin los requisitos establecidos por las leyes fiscales y agrega que en el primer caso, se trata de la revalidaci�n de un libro mediante determinadas circunstancias que no se consideran como infracci�n y que el segundo, se trata de la infracci�n que se comete por haber llevado ese libro sin la propia autorizaci�n fiscal. Es claro el error en que incide el J. a quo al hacer la afirmaci�n que antecede, porque si la multa que se reclama se le impuso al quejoso por infracci�n a la citada fracci�n VII del art�culo 228 del C�digo F., es obvio que tal infracci�n no puede ser otra que la prevista en el propio apartado y que se refiere al hecho de "no llevar los libros que requieran las leyes, en la forma y con los requisitos que dichas leyes prescriben". Pero si es verdad que la invocada disposici�n establece como regla general, la de sancionar a quien "no lleve los libros que establecen las leyes fiscales, en la forma y con los requisitos que las mismas prescriben", tambi�n es cierto que esta disposici�n no debe tomarse de manera aislada sino en relaci�n con el precitado art�culo 15 del C�digo F., el cual se�ala dos casos en que los libros que se han utilizado sin previa autorizaci�n fiscal, pueden ser revalidados: el primero se refiere a cuando el libro es presentado espont�neamente con ese objeto; y el segundo cuando ese libro no es presentado espont�neamente. En uno y otro casos existe infracci�n a las leyes fiscales, porque la ley impone a los causantes que deben llevar contabilidad, la obligaci�n de que los libros respectivos sean autorizados por la autoridad fiscal; pero en el primero la infracci�n queda purgada con el hecho de que el libro se presente espont�neamente ante la oficina competente para ser revalidado, mientras que en el segundo, es decir cuando la presentaci�n no es espont�nea, la infracci�n se purga con el pago del impuesto omitido, y adem�s, con la aplicaci�n de la sanci�n correspondiente, que es la prevista por la infracci�n IV del art�culo 236 del C�digo F., la cual no debe imponerse en el caso de que la presentaci�n del libro haya sido espont�nea, seg�n se desprende del contenido del mismo art�culo 15, inciso II, del C�digo F., aplicado contrario sensu; pues debe entenderse que la indicada sanci�n s�lo corresponde a quien no se presente voluntariamente a corregir la irregularidad de no llevar sus libros en la forma y con los requisitos que las leyes fiscales prescriben, es decir, cuando esa irregularidad es descubierta por la autoridad fiscal. Como consecuencia de todo lo anterior resulta que no est� en lo justo el J. de Distrito al afirmar que la circunstancia de que un libro haya sido revalidado, no es motivo para que al causante se le exima de la infracci�n que cometa por no llevar ese libro en la forma y con los requisitos legales, es decir por no presentarlo en blanco ante la autoridad fiscal competente para ser legalizado, porque si el libro se present� para ser revalidado, es, porque en �l ya se han hecho algunos asientos, es decir, se revalid� porque no se llevaba en la forma y con los requisitos legales, y si se obtiene esa revalidaci�n, el libro queda como si hubiera sido v�lido desde que empez� a utilizarse, y entonces ser�a un absurdo imponer sanci�n alguna al causante por no haberlo presentado en blanco, pues si se presentara as�, entonces el libro no tendr�a porqu� ser revalidado, pues lo que necesitar�a en ese caso, ser�a autorizarle; y al no haberlo interpretado as� el inferior, es claro que hizo una incorrecta aplicaci�n de los art�culos 15, en relaci�n con los 228, fracci�n VII y 236, fracci�n IV, del C�digo F. de la Federaci�n.

  1. administrativo en revisi�n 7386/43. W.P. y Compa��a, S. en C. 12 de julio de 1944. Unanimidad de cinco votos. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.