Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 26945100

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

SENTENCIAS DICTADAS EN EL EXTRANJERO, EJECUCION DE LAS (LEGISLACION DE COAHUILA).

 
CONTENIDO

SENTENCIAS DICTADAS EN EL EXTRANJERO, EJECUCION DE LAS (LEGISLACION DE COAHUILA).

El art�culo 607 del C�digo de Procedimientos Civiles del Estado de Coahuila, se encuentra colocado en la secci�n IV, cap�tulo XLV, t�tulo VII, de dicho c�digo, que es la �nica que se refiere a la ejecuci�n de sentencias dictadas en el extranjero, y dicho art�culo aparece redactado en t�rminos gen�ricos, sin especificar que los requisitos que se�ala, s�lo deban observarse cuando la ejecuci�n de una sentencia o de un laudo, se demanda en la v�a de apremio; por lo que es indudable que tanto en esta v�a como en la ejecutiva, si el laudo no es aut�ntico ni re�ne los dem�s requisitos que se�ala el art�culo 605 del propio ordenamiento, carece de fuerza ejecutiva en esa entidad y no podr� decretarse su cumplimiento, y como en el cap�tulo II del propio t�tulo, que establece el procedimiento de los juicios ejecutivos, no se encuentra disposici�n legal alguna, sobre la manera de hacer efectivas en esa v�a, las sentencias y laudos dictados por autoridades de otras entidades federativas y del extranjero, es racional y l�gico colegir que esas resoluciones, antes de dictarse en cualquiera v�a, necesitan, conforme a la legislaci�n procesal civil de Coahuila, revestirse de los requisitos especiales que garanticen su autenticidad, y que se demuestre que conforme a las leyes nacionales, son susceptibles de ejecutarse en la Rep�blica Mexicana; debiendo observarse, por otra parte, que la secci�n IV, del cap�tulo V, del t�tulo VII del propio ordenamiento, que se refiere a la ejecuci�n de sentencias y dem�s resoluciones dictadas por los tribunales de los Estados y del extranjero, contienen tan s�lo los requisitos previos que deben observarse para poder decretar la ejecuci�n de un fallo procedente de otras entidades de la Rep�blica o de otros pa�ses, requisitos que tienen por objeto determinar la autenticidad del fallo y que �ste es l�cito ejecutarlo a aquel Estado; pero el procedimiento de ejecuci�n propiamente dicho, no se encuentra previsto en la secci�n de que se trata, sino en los cap�tulos que se contraen al juicio ejecutivo y a la v�a de apremio, como medios procesales para ejecutar las resoluciones pronunciadas en el Estado de Coahuila. As� pues, la circunstancia de estar colocados estos preceptos, en una de las secciones en que se subdivide el cap�tulo relativo a la v�a de apremio, no es por s� sola indicadora de la interpretaci�n racional que debe darse a esos art�culos, tanto por el hecho apuntado, de que la secci�n en que se encuentran dichas disposiciones, forma parte del t�tulo general que trata "De los juicios sumarios y de la v�a de apremio", cuanto porque la expresada circunstancia, referente a la colocaci�n de un precepto legal en determinado lugar del c�digo, s�lo tiene, a menudo, un car�cter formal y externo, sin considerar el contenido esencial de la norma, que es lo que interesa a quien interpreta la ley, para su recta aplicaci�n. Debiendo tenerse en cuenta, adem�s, que el C�digo de Procedimientos Civiles de Coahuila, al igual que la generalidad de los c�digos an�logos de la Rep�blica, tiene en su art�culo 531, una disposici�n conforme a la cual, contra la ejecuci�n misma de una sentencia, convenio judicial o laudo arbitral, s�lo pueden admitirse determinadas excepciones, entre las que no se se�alan las relativas a la falta de autenticidad de la resoluci�n que trata de ejecutarse y si la misma puede o no ser ejecutada conforme a las leyes nacionales, circunstancias �stas que tambi�n indican que dichos requisitos tienen el car�cter de previos al mandamiento de ejecuci�n del fallo, en cualquiera v�a que se elija.

Amparo civil en revisi�n 6055/35. L�pez N.A.. 24 de marzo de 1937. Unanimidad de cinco votos. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.