Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 26945567

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

BIENES HEREDITARIOS, DERECHO AL TANTO EN LA ENAJENACION DE LOS (LEGISLACION DE PUEBLA).

 
CONTENIDO

BIENES HEREDITARIOS, DERECHO AL TANTO EN LA ENAJENACION DE LOS (LEGISLACION DE PUEBLA).

El art�culo 3633 del C�digo Civil del Estado de Puebla, confiere al coheredero el derecho de ser preferido por el tanto, respecto a la enajenaci�n de la parte de la herencia de otro heredero, y le impone la obligaci�n de dar el mismo precio y de cumplir las dem�s condiciones impuestas al adquirente extra�o; derecho y obligaci�n que sin duda deben ejercitarse y cumplirse respectivamente, de una manera simult�nea, ya que por derecho al tanto se entiende la facultad de adquirir por el mismo precio una cosa, con preferencia a cualquier otro comprador, y no meramente el impedir que ese otro comprador adquiera por su parte; de manera que el coheredero que quiera usar del derecho del tanto, debe manifestar la voluntad de adquirir para s�, los derechos hereditarios que otro pretende enajenar, as� como poner a disposici�n del que enajena, el precio respectivo, y allanarse a cumplir las dem�s condiciones pactadas con el extra�o; y si el aviso de la enajenaci�n se da despu�s de otorgada la escritura de venta, quien hace uso del derecho del tanto, est� obligado a manifestar su decisi�n de adquirir y a exhibir el precio, en el momento de solicitar de la autoridad respectiva, que se declare sin efecto legal alguno la escritura de venta, con las consiguientes cancelaciones, pero sin que est� facultado para pedir tan s�lo la invalidaci�n de la escritura, sin hacer uso del derecho del tanto, supuesto que no existe precepto legal que as� lo autorice, ni raz�n alguna para ello, toda vez que si la ley limita el derecho del heredero enajenante, es con el �nico y exclusivo fin de que el coheredero pueda adquirir para si, los derechos hereditarios, y ser�a absurdo que sin pretender esto �ltimo, pretendiera y lograra obtener, tal vez, una invalidaci�n que s�lo tendr�a efectos perjudiciales y que se apartar�a por completo del esp�ritu de la ley, y una conclusi�n contraria ser�a inadmisible, ya que si la ley da un derecho, �ste no puede ejercitarse sino cumpliendo con las obligaciones que al mismo tiempo impone, conclusi�n que se apoya en los antecedentes legislativos correspondientes, pues ya se trate de la antigua legislaci�n, ya de la ley de enjuiciamiento civil espa�ola, del C�digo Civil espa�ol, del c�digo franc�s, o bien del derecho del tanto de los comuneros o del gentilicio, conforme a esas leyes, si se deshace la operaci�n de venta, es con la obligaci�n de hacer uso del derecho del tanto, y nada se encuentra en ellas que introduzca a creer que la invalidaci�n pueda obtenerse sin hacer uso de tal derecho.

Amparo civil en revisi�n 1674/36. C.L.. 6 de abril de 1937. Unanimidad de cuatro votos. El Ministro Abenamar Eboli Paniagua no intervino en la resoluci�n de este asunto por las razones que constan en el acta del d�a. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.