Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 26958120

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

DESAHUCIO, AMPARO CONTRA SENTENCIA EN JUICIOS DE, DICTADAS CONTRA PERSONAS DISTINTAS DEL QUEJOSO.

 
CONTENIDO

DESAHUCIO, AMPARO CONTRA SENTENCIA EN JUICIOS DE, DICTADAS CONTRA PERSONAS DISTINTAS DEL QUEJOSO.

No por el hecho de que el quejoso haya acreditado en los autos de amparo que promovi� tercer�a excluyente de dominio, en el juicio de desahucio en que se dict� la resoluci�n reclamada, por hab�rsele embargado el comercio de su propiedad, instalado en el terreno arrendado, as� como que tiene la posesi�n de ese comercio, debe considerarse que la sentencia dictada contra el demandado en este juicio, para que desocupe esa localidad, sea violatoria de garant�as en perjuicio del agraviado. En efecto, el arrendatario posee a nombre del arrendador, y en consecuencia, la posesi�n que adquiere, del predio arrendado, es puramente derivada; y de esta situaci�n nacen derechos y obligaciones entre los contratantes, que est�n sometidos a las reglas que gobiernan los arrendamientos y subarrendamientos. Por otra parte, si el quejoso no prob� que est� en posesi�n del terreno en el que est� instalado su comercio, como subarrendatario del inquilino del propio terreno, ni que el arrendador haya autorizado al arrendatario para subarrendar y menos que haya dado su consentimiento para tal subarriendo, debe estimarse que la tercer�a excluyente de dominio que el agraviado sigue en el juicio de desahucio, no puede darle derecho alguno para continuar ocupando el terreno arrendado, ni menos para impedir que se cumpla la sentencia ejecutoriada que decret� el lanzamiento del inquilino, contra quien se ha seguido el juicio; y si con tal procedimiento sufre perjuicios en sus intereses, tiene expeditas sus acciones para proceder contra el arrendatario que le subarrend�, o que le transmiti� su negociaci�n con el derecho de subarriendo.

Amparo civil en revisi�n 3162/44. S.R.. 2 de mayo de 1945. Unanimidad de cuatro votos. El Ministro V.S.G. no intervino en la resoluci�n de este negocio por las razones que constan en el acta del d�a. Ponente: C.I.M.�ndez.