Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27029977

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

DIVORCIO, EFECTOS DE LA SENTENCIA DEFINITIVA, EN RELACION A LAS MEDIDAS PROVISIONALES DECRETADAS DURANTE EL JUICIO.

 
CONTENIDO

DIVORCIO, EFECTOS DE LA SENTENCIA DEFINITIVA, EN RELACION A LAS MEDIDAS PROVISIONALES DECRETADAS DURANTE EL JUICIO.

Aun cuando el auto ordenando que cesen las medidas provisionales decretadas durante la tramitaci�n de un juicio de divorcio, se dicte en ejecuci�n de la sentencia definitiva, no es consecuencia de la misma y no puede darse, con dicho auto, un alcance a la sentencia, que no tiene ni puede tener. Si en la sentencia se declara que quedan sin efecto las medidas provisionales dictadas en el juicio de divorcio, esto no puede tener otra interpretaci�n que la de que, para lo futuro, no sufra el demandado sus consecuencias jur�dicas; pero no puede obrar sobre el pasado, ya que ser�a darle efectos restitutorios o retroactivos, privando as� a la parte que obtuvo el beneficio de las medidas provisionales, alimentos por ejemplo, de un derecho adquirido legalmente, en un juicio de esa naturaleza, el marido tiene la obligaci�n de pasar alimentos a la esposa y a sus hijos menores, y si no cumpli� con la determinaci�n judicial que se le impuso, es indudable que todos los actos efectuados para obtener el pago de las pensiones alimenticias vencidas, han quedado firmes y no pueden ser afectados por la resoluci�n que dio t�rmino al juicio de divorcio, aun cuando esta resoluci�n sea absolutoria para el demandado. La resoluci�n que establezca que quedan sin efectos las medidas provisionales decretadas, solamente pueden significar que el marido, desde la fecha que se pronuncie la sentencia, no est� ya obligado a seguir pasando a su esposa y a sus hijos, pensi�n alguna, por concepto de alimentos; pero sin que esto pueda relevarlo de la obligaci�n contra�da con anterioridad, por virtud de un mandato judicial, de cubrir las que se vencieron durante el correspondiente juicio.

Amparo civil en revisi�n 2481/34. Miranda de M.S.. 28 de agosto de 1934. Unanimidad de cuatro votos. El Ministro Francisco D�az L. no intervino en la discusi�n y votaci�n de este negocio, por las razones que se expresan en el acta del d�a. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.