Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27030545

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

INTERDICTO DE RETENER LA POSESION, LO PUEDE PROMOVER EL ARRENDATARIO CONTRA EL ARRENDADOR.

 
CONTENIDO

INTERDICTO DE RETENER LA POSESION, LO PUEDE PROMOVER EL ARRENDATARIO CONTRA EL ARRENDADOR.

No debe confundirse la acci�n posesoria ad interdicta, que defina el cap�tulo IV, secci�n tercera, del t�tulo segundo, libro segundo, del C�digo de Procedimientos Civiles del Distrito Federal de 1884, con la acci�n posesoria ad usucapionem, que define el mismo C�digo Civil, en el t�tulo cuarto, de su libro segundo. La primera, o sea la acci�n de interdicto de retener la posesi�n, se endereza contra el que pretende usurpar, de propia autoridad, una cosa, e impide tan s�lo que los particulares se hagan justicia por su propia mano, y no ata�e ni comprende a las cuestiones de propiedad y de posesi�n definitivas, (art�culos 1134 y 1137 del C�digo de Procedimientos Civiles); y los juicios sumar�simos a que da lugar, sirven s�lo para proteger, interinamente, el hecho de la posesi�n, (art�culos 1131 y 1138); y la segunda de dichas acciones, se refiere a la posesi�n definitiva. El interdicto de retener la posesi�n, como todos los interdictos, no tiene el car�cter de acci�n real, sino personal, seg�n U., t�tulo LXVII, ad edictum de su derecho romano, quien dice que, por precario se entiende el acto por el cual una persona, a ruego de otra, le concede el uso de una cosa, por el t�rmino que quiera el concedente, sin obtener la propiedad; teor�a que fue aceptada en nuestra legislaci�n, ya que el art�culo 1142 del C�digo Civil, define el t�tulo precario, diciendo que es aquel que, sin conceder la propiedad, permite la tenencia natural de una cosa, en nombre de otro. La palabra precario es un adjetivo que califica al sustantivo correspondiente y, por tanto, es la misma su significaci�n, cuando se aplica al sustantivo t�tulo, que el sustantivo posesi�n, que es aquella que se tiene con un t�tulo que, sin ser traslativo de la propiedad, concede la tenencia material de una cosa; y como seg�n el art�culo 2936 del C�digo Civil, el arrendamiento concede esa tenencia de la cosa arrendada, es indudable que la posesi�n que se basa en tal t�tulo, es una posesi�n precaria y que el arrendatario puede intentar, el interdicto de retener la posesi�n en contra del arrendador; sin que para ese caso sea aplicable el art�culo 859 del C�digo Civil, que previene que si la posesi�n es de menos de un a�o, nadie puede ser mantenido ni restituido judicialmente, sino contra aquellos cuya posesi�n no sea mejor, supuesto que ese art�culo se refiere al derecho a la posesi�n, que no puede discutirse en un interdicto, de acuerdo con el art�culo 1137 del C�digo de Procedimientos Civiles.

Amparo civil directo 2136/33. P�rez P.. 6 de diciembre de 1934. Mayor�a de tres votos. El Ministro Joaqu�n O. no intervino por las razones que expresa la orden del d�a. Disidente: R.C.. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.