Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27032612

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

SENTENCIAS, EXCEPCIONES EN LA EJECUCION DE LAS.

 
CONTENIDO

SENTENCIAS, EXCEPCIONES EN LA EJECUCION DE LAS.

Si bien es cierto que el art�culo 621 del C�digo de Procedimientos Civiles de 1884, expedido para el Distrito Federal, previene que la cosa juzgada es la verdad legal y que contra ella no se admite recurso ni prueba de ninguna clase, salvo los casos expresamente determinados por la ley, tambi�n lo es que el art�culo 775 del propio ordenamiento, estatuye que en la ejecuci�n de las sentencias no se admitir� m�s excepci�n que la de pago, si la ejecuci�n se pide dentro de ciento ochenta d�as; las de transacci�n, compensaci�n y compromiso en �rbitros, si ha transcurrido un lapso mayor del indicado, pero no menor de un a�o; y que pasado �ste, se admitir�n las de novaci�n y falsedad del instrumento, si la ejecuci�n se solicita fund�ndose en documento que no sea sentencia ejecutoriada, convenio o juicio constante en autos y siempre que tales excepciones, menos la de falsedad, sean posteriores a la sentencia, convenio o juicio. Estos preceptos que a primera vista parecen contradictorios, no lo son, si se tiene en cuenta que el primero de ellos, lo que previene es que la sentencia ejecutoriada dictada en el juicio civil, es la verdad legal respecto a las cuestiones controvertidas en el procedimiento, que ya no puede ser atacada usando de recursos o pruebas en contrario, porque las obligaciones creadas por la declaraci�n judicial, deben conceptuarse definidas, para que las mismas puedan hacerse efectivas en los t�rminos de la ejecuci�n, y el segundo se refiere a las defensas que la parte condenada en la sentencia, puede oponerse a la ejecuci�n de la misma, en virtud de circunstancias supervenientes, que afecten exclusivamente a la forma y manera de ejecutar la obligaci�n declarada en la sentencia, sin referirse para nada a la propia obligaci�n, intr�nsecamente considerada, toda vez que la misma qued� determinada por la resoluci�n judicial. Entendidas as� las disposiciones de ambos preceptos, debe concluirse que s� es factible para el demandado oponer excepciones, cuando se pretende ejecutar una sentencia, para acreditar hechos que tengan como consecuencia establecer modalidades en esa ejecuci�n, independientes de la obligaci�n de origen cuyo cumplimiento se exige; por lo que las excepciones de cumplimiento o pago y de extinci�n de la acci�n que dimana de la sentencia ejecutoria dictada en un juicio hipotecario, no pueden entenderse sino en el sentido de que ambas sean opuestas para acreditar que la obligaci�n declarada en la sentencia, ha quedado cumplida; y desde este punto de vista, es indudable que tales excepciones son pertinentes, si se toma en consideraci�n que el juicio hipotecario concluye con un fallo que al mismo tiempo que declara procedente la v�a intentada, condena al pago de las prestaciones garantizadas con la hipoteca, con la reducci�n legal, haciendo trance y remate del bien hipotecado, y con su producto pago al acreedor.

Amparo civil en revisi�n 2404/33. M.�n T., sucesi�n de. 8 de noviembre de 1935. Unanimidad de cinco votos. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.