Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27118914

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

DIVORCIO, INJURIAS Y AMENAZAS COMO CAUSALES DE (LEGISLACION DEL ESTADO DE JALISCO).

 
CONTENIDO

DIVORCIO, INJURIAS Y AMENAZAS COMO CAUSALES DE (LEGISLACION DEL ESTADO DE JALISCO).

La demanda de divorcio es de por s� improcedente en cuanto ve a la causal de injurias y amenazas que se hagan valer, si en ella simplemente se expresan dichas causales, pero no los hechos en que consisten las injurias o amenazas, ni las circunstancias del lugar y tiempo en que se profirieron ellas, lo cual es indispensable precisar desde al demandar a fin de que el demandado est� en posibilidad de defenderse, pues si no se le dan a conocer los hechos concretos carece de oportunidad de demostrar la falsedad de los mismos, en caso de que as� fuera, de modo que a�n en el supuesto de que los testigos los hubiesen precisado, como las pruebas tienen por fin demostrar los hechos expuestos en la demanda, si �sta no los contiene, falta la materia de dicha prueba, sin que valga en contrario que alegue la actora que esa causal no se refiere a hechos verificados en fecha determinada, sino realizados continuamente durante toda su vida conyugal y apoyada en esto, sostenga que no es aplicable lo dispuesto en el art�culo 332 del C�digo Civil de Jalisco; aplicaci�n que, por otra parte, estima indebida por oficiosa, puesto que el demandado no la adujo en su defensa; porque a�n cuando tales hechos hayan sido, como asevera la actora, realizados continuamente durante toda su vida conyugal, debe de todas maneras precisarlos, al menos algunos de ellos, circunstanciadamente, indicando en cuanto al tiempo de su realizaci�n la �ltima vez en que hayan ocurrido, para que el juzgador est� en posibilidad de calificarlos y de definir si aun era oportuno hacerlos valer, as� como para que el demandado pueda defenderse de esas imputaciones; y a�n cuando el demandado no haya aducido la aplicaci�n del art�culo 332 citado, ello no es impedimento para que la responsable lo aplique, puesto que esta disposici�n se refiere a la caducidad de la acci�n, y esto debe considerarse de oficio independientemente de que haya o no alegaci�n de parte.

Amparo directo 6558/59. E.O.C. de Vaca. 25 de junio de 1962. Mayor�a de tres votos. Disidente: J.C.E.. Ponente: Jos� L�pez L..