Ejecutoria num. 3a./J. 16/94 de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 26831466

Ejecutoria num. 3a./J. 16/94 de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Número de Resolución:3a./J. 16/94
Materia:Suprema Corte de Justicia de México
Fecha de Publicación: 1 de Junio de 1994
RESUMEN

CONTRADICCION DE TESIS 36/93. ENTRE LOS TRIBUNALES COLEGIADOS PRIMERO, SEGUNDO, TERCERO Y SEPTIMO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO Y PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL SEXTO CIRCUITO.REVOCACION. ES IMPROCEDENTE CONTRA EL AUTO QUE DESECHA EL RECURSO DE APELACION (QUIEBRAS Y SUSPENSION DE PAGOS).

 
ÍNDICE
CONTENIDO

REVOCACION. ES IMPROCEDENTE CONTRA EL AUTO QUE DESECHA EL RECURSO DE APELACION (QUIEBRAS Y SUSPENSION DE PAGOS).

CONTRADICCION DE TESIS 36/93. ENTRE LOS TRIBUNALES COLEGIADOS PRIMERO, SEGUNDO, TERCERO Y SEPTIMO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO Y PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL SEXTO CIRCUITO.

CONSIDERANDO:

SEGUNDO

El Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, al resolver en el amparo directo 2557/92 promovido por ITOH AND CO. LTD. sustentó el criterio que a continuación se transcribe:

Con el oficio número 220 del Juez Primero de lo Concursal y lo de cuenta, fórmese expediente y regístrese en el libro de gobierno. Teniendo en consideración que la quejosa ITOH AND CO. LTD, por conducto de quien se ostenta su apoderado J. de la M.G., reclama del Juez oficiante la resolución de fecha treinta y uno de marzo del presente año, dentro de los autos de reconocimiento de crédito de la empresa quejosa, debe decirse que dicho acto no es una sentencia definitiva, así como resolución que ponga fin al juicio para la procedencia del juicio de amparo directo, conforme lo disponen los artículos 46 y 158 de la Ley de Amparo, aplicados a contrario sensu, puesto que dentro del juicio de quiebras y suspensión de pagos, la única sentencia que se considera definitiva, lo es la del reconocimiento y prelación de crédito conforme a la tesis número Vigésimo Quinta, relacionada con la jurisprudencia número 1553, visible a fojas 2482 y 2483 del último Apéndice al Semanario Judicial de la Federación 1917-1988, Segunda Parte, que dice: 'QUIEBRAS, SENTENCIAS DE RECONOCIMIENTO DE CREDITOS EN LAS. COMPETENCIA.-

De acuerdo con el artículo 260 de la Ley de Quiebras y de Suspensión de Pagos en la sentencia de reconocimiento de crédito, el Juez establecerá el grado y la prelación que se le reconoce a cada crédito. Se trata de una sentencia definitiva, que pone término a la contienda entablada por cada uno de los acreedores, que presentaron su demanda de reconocimiento. En el sistema de la Ley de Quiebras la sentencia de graduación, por tener carácter de general, es definitiva aunque sin que por ello, se declare la conclusión de la quiebra, que depende de varias circunstancias que pueden sobrevenir en el curso del juicio. Además, esta resolución es la base de todo el sistema y decide cuestiones de gran trascendencia que en su caso, corresponde conocer a la Suprema Corte de Justicia.'; entonces en contra de la resolución reclamada procedía el recurso de apelación previsto en el artículo 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos que señala que en contra de la resolución que pone término al procedimiento procede recurso de apelación en ambos efectos. Por lo anterior y con apoyo en el diverso numeral 47 de la ley federal invocada, este Primer Tribunal Colegiado del Primer Circuito en Materia Civil carece de competencia legal para conocer de la demanda de garantías de que se trata y se ordena su remisión, así como sus anexos al Juez de Distrito en Materia Civil en turno en el Distrito Federal."

Por otra parte, dicho Tribunal Colegiado, al resolver en el amparo en revisión 594/84, promovido por Parque Industrial Cuamantla, S.A., sustentó la tesis consultable en el Semanario Judicial de la Federación, Séptima Epoca, Volumen 187-192, página 134, Tribunales Colegiados de Circuito, y que es del tenor literal siguiente:

QUIEBRA, DESECHAMIENTO DE LA APELACION EN LA. PROCEDE EL AMPARO CONTRA EL AUTO RELATIVO PORQUE ES IRRECURRIBLE ORDINARIAMENTE.-

Conforme a los artículos 457 y 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, en contra de las resoluciones del Juez de la quiebra sólo proceden los recursos de apelación y de revocación; por tanto, como en contra del auto del Juez que desecha la apelación es lógico que esta no proceda y, de igual manera, el recurso de revocación es jurídicamente impropio porque permitiría al Juez resolver ante sí la procedencia de un recurso que como el de apelación corresponde decidir a su superior jerárquico, debe concluirse que tal acto es reclamable en amparo por ser irrecurrible en la vía ordinaria."

TERCERO

El Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, al resolver en el amparo directo número 2558/92, promovido por ITOH AND CO. LTD. sustentó la tesis consultable en el Semanario Judicial de la Federación, Octava Epoca, Tomo X Septiembre, página 319, Tribunales Colegiados de Circuito que a la letra dice:

PERSONALIDAD. LA INTERLOCUTORIA QUE DECLARA LA PROCEDENCIA DE LA EXCEPCION DE FALTA DE, EN EL PROCEDIMIENTO DE SUSPENSION DE PAGOS, ES APELABLE.- Cuando en un procedimiento de suspensión de pagos, se declara por sentencia interlocutoria procedente la excepción de falta de personalidad del apoderado de un presunto acreedor de la suspensa, tal resolución pone término al procedimiento en relación al solicitante del reconocimiento del crédito. Por tanto, dicha interlocutoria es apelable en términos del artículo 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos que prevé la procedencia del recurso de apelación, en tratándose de resoluciones que ponen término al procedimiento o hagan imposible su continuación, como aconteció en la especie."

CUARTO

El Tercer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, al resolver en la R.C. 1071/92, promovida por ITOH AND CO. LTD. sostuvo la tesis consultable con el número I. 3 C. 516 C en el Semanario Judicial de la Federación, Octava Epoca, Tomo XI Enero, página 317, tesis del siguiente contenido:

QUIEBRAS Y SUSPENSION DE PAGOS. ES APELABLE LA INTERLOCUTORIA QUE DECLARA PROCEDENTE LA DILATORIA DE FALTA DE PERSONALIDAD, PERO NO REVOCABLE EL AUTO QUE DESECHA EL RECURSO.-

La interlocutoria que declara procedente la excepción de falta de personalidad de quien promovió el reconocimiento de un crédito, es apelable con sujeción a lo dispuesto por el artículo 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, toda vez que se trata de un fallo que puso fin al procedimiento relativo al citado reconocimiento de crédito, pero denegada esa alzada, el auto relativo no puede ser revocable porque equivaldría a que el mismo J. resolviera sobre aquel recurso, que sólo corresponde al Tribunal Superior, y de esta suerte, en contra del auto que desechó la alzada, el interesado debió recurrir al diverso medio legal a su alcance, pero si no lo hizo y eligió la vía de amparo reclamando únicamente lo resuelto sobre personalidad, no es posible juzgar acerca de este punto existiendo el auto que denegó la alzada, lo cual motiva el rechazo de la demanda de amparo por actualizarse la causa de improcedencia prevista por la fracción XIII del artículo 73 de la ley de la materia."

QUINTO

El Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito al resolver en la R.C.1107/93, promovido por Itocho Corporation, sostuvo en lo conducente el siguiente criterio:

SEPTIMO

Es infundado en todos sus aspectos el segundo agravio en tanto se alega que sí procede el recurso de apelación contra el auto que admitió la excepción de falta de personalidad, en razón de que quien lo vierte sostiene que el artículo 458, de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos no excluye su admisión.

Para constatarlo, ante todo conviene precisar que el Juez natural sostuvo que no hubo lugar a la tramitación de ese medio de defensa contra el auto de veinticuatro de marzo de este año que tuvo por opuesta la excepción de falta de personalidad hecha valer por la antes demandada con suspensión al procedimiento, porque tal resolución no se encuentra comprendida en el dispositivo de mérito.

Es pertinente conocer dicho acuerdo e inmediatamente después el numeral.

  1. a sus autos el escrito de cuenta, en términos del que se tiene a la suspensa, por conducto de su representante, dando contestación a la demanda incidental planteada; por opuestas las defensas y excepciones hechas valer y toda vez que dentro de éstas, se encuentra la dilatoria de falta de personalidad de la incidentista, misma que se admite y se tramita con suspensión del procedimiento, con la que se da vista a la contraria y a la sindicatura para que dentro del término de cinco días manifiesten lo que a su derecho corresponda, lo anterior con fundamento en el artículo 469 de la Ley de Quiebras y de Suspensión de Pagos, 1349, 1350 y demás aplicables del Código de Comercio de aplicación supletoria a la ley de la materia. Asimismo ofrece pruebas en torno a las cuales se proveerá lo que corresponda en el momento procesal oportuno. Dése la intervención de la ley al C. Agente del Ministerio Público adscrito. N.."

Artículo 458. La apelación procede en los casos que determina esta ley, en el efecto o efectos que ella fije y, en el devolutivo, en caso de su silencio, a menos que se trate de la sentencia de graduación o de resoluciones que pongan término al procedimiento o hagan imposible su continuación, en cuyos casos el recurso procede en ambos efectos."

Las transcripciones anteriores ponen de relieve que en las contiendas sobre quiebras y suspensión de pagos, la ley de la materia contempla el recurso de apelación en los casos que ella determina con el efecto o efectos fijados en la misma y en el devolutivo en caso de silencio, a menos de que se trate de la sentencia de graduación o resoluciones que pongan término al procedimiento o hagan imposible su continuación, en cuyos casos el recurso procede en ambos efectos.

Ahora bien, dentro del Capítulo I, del Título Octavo, de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, no hay ningún dispositivo que expresamente regule o permita impugnar a través del recurso de apelación, un auto como el mencionado, debiendo señalarse que en algunos casos, para el trámite de los recursos establecidos en la citada ley, de manera excepcional se aplica en forma supletoria el Código de Procedimientos Civiles del Distrito Federal, conforme al artículo 6 transitorio de aquélla, y tal ocurre en las hipótesis señaladas por los artículos 10, 20 y 21, de la referida Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, que contemplan situaciones diversas a la que se planteó; sin embargo, tal supletoriedad es inusual y referida únicamente a los preceptos expresamente reglamentados, de todo lo cual se sigue que fue correcta la consideración del Juez de Distrito al sostener que el Juez de lo concursal aplicó en forma debida el artículo 458, de la ley especial porque la providencia de mérito no es recurrible a través del recurso de apelación, agregando que no es permitido acudir supletoriamente al Código de Comercio porque el referido ordenamiento que regula los procedimientos de quiebras y suspensión de pagos establece un sistema completo de los recursos que proceden en la tramitación de los juicios que regula.

Tal postura cobra fuerza en virtud de que en la aplicación del principio general de derecho de que una norma especial prevalece sobre la general, en la cual la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos es la primera y el Código de Comercio el segundo, los preceptos de éste no son aplicables al procedimiento de suspensión, que se rige por disposiciones que expresa e indefectiblemente lo regulan.

Lo hasta aquí dicho permite concluir que el acuerdo que admite la excepción de falta de personalidad es irrecurrible, y por haberlo estimado así, el Juez de Distrito actuó en forma apegada a derecho, su sentencia es clara y precisa, no violó los artículos 77 y 78, de la Ley de Amparo, y además, contrariamente a lo aducido sí se hizo cargo del concepto de violación a través del cual se pretendió poner de relieve la supletoriedad alegada, tanto es así que lo declaró infundado.

Por otro lado, el recurrente alude a un criterio que dice sostuvo la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero en realidad proviene del Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil de este mismo Circuito. En ese precedente se sostiene la posibilidad de acudir a la vía constitucional tratándose de las resoluciones que conforme a la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos no admiten ningún recurso.

Lo anterior debe desestimarse, toda vez que no guarda ninguna relación con los fundamentos de la sentencia que se revisa, habida cuenta que la litis constitucional versó sobre si el proveído de referencia es o no recurrible a través del recurso de apelación que en cada caso establece la ley especial, mas el Juez de Distrito nada dijo respecto a su impugnación mediante el juicio de amparo, de todo lo cual se sigue que se suscita controversia respecto de un punto que no fue materia de la litis constitucional. Es de citarse la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, visible en el Apéndice al Semanario Judicial de la Federación 1917-1988, Segunda Parte, página 176, que dice: 'AGRAVIOS EN LA REVISION. DEBEN ESTAR EN RELACION DIRECTA CON LOS FUNDAMENTOS Y CONSIDERACIONES DE LA SENTENCIA.-

Los agravios deben estar en relación directa e inmediata con los fundamentos contenidos en la sentencia que se recurre, y forzosamente deben contener, no sólo la cita de las disposiciones legales que se estimen infringidas y su concepto, sino también la concordancia entre aquéllas, éste y las consideraciones que fundamenten esa propia sentencia, pues de adoptar lo contrario, resultaría la introducción de nuevas cuestiones en la revisión, que no constituye su materia, toda vez que ésta se limita al estudio integral del fallo que se combate, con vista de los motivos de inconformidad que plantean los recurrentes.'"

SEXTO

El Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, residente en Puebla, al resolver en el amparo en revisión 862/75, promovido por J.V.H., sustentó la tesis consultable en el Semanario Judicial de la Federación, Séptima Epoca, Volumen 87, marzo de 1976, páginas 75 y 76, cuyo contenido es el siguiente:

QUIEBRAS Y SUSPENSION DE PAGOS, CONTRA EL AUTO QUE DESECHA UNA APELACION, CABE REVOCACION CONFORME A LA LEY DE.-

El artículo 457 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, determina que contra los actos y decretos que conforme a la ley no admiten apelación, procede el recurso de revocación. Por otra parte, el diverso 458 de la misma ley federal en comento, declara procedente la apelación en los casos determinados por esta ley, en el efecto o efectos por ella fijados y, en el devolutivo en su silencio, a menos que se trate de la sentencia de graduación o de resoluciones que pongan término al procedimiento o hagan imposible su continuación, en cuyos casos procede el recurso en ambos efectos. Consecuentemente, la resolución judicial que desecha el recurso de apelación, no encuadra dentro de las hipótesis del artículo 458 citado, por lo cual debe combatirse mediante el recurso de revocación, mismo que debe agotarse antes de acudir al juicio de garantías, pues en caso contrario emerge la causal de improcedencia prevista por la fracción XIII del artículo 73 de la Ley de Amparo."

SEPTIMO

Por razón de método debe estudiarse en principio si en el caso existe materia para resolver la presente denuncia de contradicción de tesis entre las sustentadas por los diversos Tribunales Colegiados de Circuito antes mencionados.

Al efecto, el denunciante sostiene por una parte, que existe contradicción entre los criterios sustentados por los Tribunales Primero, Segundo y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito al resolver, respectivamente, en el A.D. 2557/92, 2558/92 y 1071/92, con el criterio sostenido por el Séptimo Tribunal Colegiado de dicha especialidad y jurisdicción al resolver en el R.C. 1107/93.

Del análisis de los considerandos segundo, tercero y cuarto de esta resolución, se obtiene que los Tribunales Primero, Segundo y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito, abordan en sus respectivas ejecutorias el estudio de idéntico problema jurídico y a la idéntica conclusión llegan, esto es, determinar si contra la resolución interlocutoria que declara procedente la excepción de falta de personalidad de quien promovió el reconocimiento de un crédito en el procedimiento de suspensión de pagos, procede o no, el recurso de apelación previsto por el artículo 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, concluyendo dichos órganos colegiados en sentido positivo.

En cambio, del análisis del considerando quinto de esta resolución, se obtiene que el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, al resolver en el R.C. 1107/93, abordó el estudio de un problema jurídico distinto al analizado por los Tribunales Colegiados antes señalados, consistiendo aquel en determinar si contra la resolución del Juez de lo concursal que admite una excepción de falta de personalidad, disponiendo el trámite incidental correspondiente con suspensión del procedimiento, procede o no, el recurso de apelación contemplado por el artículo 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos ya mencionado.

Ahora bien, de lo expuesto en los dos últimos párrafos precedentes, se obtiene que no existe la contradicción a que alude el denunciante, pues la cuestión jurídica tratada por los Tribunales Colegiados Primero, Segundo y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito, difiere de la analizada por el Séptimo Tribunal Colegiado de dicha especialidad y jurisdicción, en tanto que, si bien es cierto, estos órganos judiciales, respectivamente vierten una determinación sobre la procedencia e improcedencia del recurso de apelación previsto por el artículo 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, no menos cierto es que esa determinación parte de supuestos distintos y que consisten precisamente en que los Tribunales Colegiados citados en primero, segundo y tercer término deciden sobre la procedencia del referido recurso de apelación en contra de la resolución interlocutoria que declara fundada una excepción de falta de personalidad, mientras que el Séptimo Tribunal Colegiado en cita, decide sobre la improcedencia de ese recurso de apelación en contra de la resolución por la cual el Juez del conocimiento admite y dispone el trámite incidental correspondiente con suspensión del procedimiento de una excepción de falta de personalidad, problemas jurídicos evidentemente diferentes que por lógica consecuencia obtuvieron diferente resolución y que por tanto, no configuran contradicción alguna de criterio, por lo que así cabe concluir y declarar que no existe contradicción entre las tesis sustentadas por los multicitados Tribunales Colegiados al resolver en los asuntos antes identificados sobre los aspectos que han quedado analizados.

Sirve de apoyo a lo anterior las tesis jurisprudenciales sustentadas por esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, consultables con los números 37/93 y 38/93 a fojas 44 y 45 de la Gaceta número 72 del Semanario Judicial de la Federación, correspondiente al mes de diciembre de 1993 y que a la letra dicen:

37/93. CONTRADICCION DE TESIS. ES IMPROCEDENTE LA DENUNCIA QUE SE FORMULA RESPECTO DE RESOLUCIONES EN LAS QUE EL PROBLEMA JURIDICO ABORDADO ES DIFERENTE Y DE LO SOSTENIDO EN ELLAS NO DERIVA CONTRADICCION ALGUNA.-

Los artículos 107, fracción XIII, constitucional y 197-A de la Ley de Amparo, regulan la contradicción de tesis sobre una misma cuestión jurídica como forma o sistema de integración de jurisprudencia, entendiendo por tesis el criterio jurídico de carácter general que sustenta el órgano jurisdiccional al examinar un punto de derecho controvertido en el asunto que se resuelve. Consecuentemente, debe considerarse improcedente la denuncia que se formula respecto de resoluciones que, aunque genéricamente, se hayan referido a un problema de similar naturaleza, en forma específica aborden cuestiones diversas y de lo sostenido en ellas no se derive contradicción alguna, pues no existe materia para resolver en la contradicción denunciada.

38/93. CONTRADICCION DE TESIS. PARA QUE SE GENERE SE REQUIERE QUE UNA TESIS AFIRME LO QUE LA OTRA NIEGUE O VICEVERSA.-

La existencia de una contradicción de tesis entre las sustentadas en sentencia de juicio de amparo directo, no se deriva del solo dato de que en sus consideraciones se aborde el mismo tema, y que en un juicio se conceda el amparo y en otro se niegue, toda vez que dicho tema pudo ser tratado en diferentes planos y, en consecuencia carecer de un punto común respecto del cual lo que se afirma en una sentencia se niegue en la otra o viceversa, oposición que se requiere conforme a las reglas de la lógica para que se genere la referida contradicción."

OCTAVO

Señala por otra parte el denunciante, que existe contradicción entre los criterios sustentados por los Tribunales Colegiados Primero y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito, al resolver respectivamente en el A.R. 594/84 y R.C. 1071/92, con el sustentado por el Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito al resolver en el A.R. 862/75.

Analizando lo expuesto en los considerandos segundo y cuarto de esta ejecutoria, se obtiene que sí existe la apuntada contradicción, toda vez que dichos tribunales al analizar un problema jurídico de igual naturaleza, concluyen en forma distinta, sosteniendo los primeros de manera esencial, que conforme a lo previsto por la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos en sus artículos 457 y 458, el auto que desecha el recurso de apelación no es impugnable mediante el diverso recurso de revocación, mientras que el Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito sostiene lo contrario, por lo que en tales condiciones, cabe concluir que sí existe contradicción entre la tesis sustentada por este Tribunal Colegiado y sus similares, Primero y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito; por tanto, esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 197-A en relación con el diverso precepto 192, ambos de la Ley de Amparo, debe determinar cuál de ellas debe de prevalecer con el carácter de jurisprudencia.

Al respecto, se estima que debe prevalecer la tesis sustentada por los Tribunales Colegiados Primero y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito al resolver respectivamente en el A.R. 594/84, promovido por Parque Industrial Cuamantla, S.A. y en la R.C. 1071/92, promovida por ITOH AND CO. LTD. por las razones que en seguida se expresan:

Para dilucidar el problema jurídico que nos ocupa es pertinente transcribir el contenido de los artículos 457 y 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, dispositivos que señalan:

Artículo 457. Contra los autos y decretos que conforme a esta ley no admiten apelación, procede el recurso de revocación. Este deberá proponerse en el día siguiente a aquel en que surta efecto la notificación respectiva y se sustanciará con traslado de veinticuatro horas a la contraria. La resolución se dictará dentro del tercer día siguiente a la conclusión del traslado."

Artículo 458. La apelación procede en los casos que determina esta ley, en el efecto o efectos que ella fije y, en el devolutivo, en caso de su silencio, a menos que se trate de la sentencia de graduación o de resoluciones que pongan término al procedimiento o hagan imposible su continuación, en cuyos casos el recurso procede en ambos efectos."

En efecto, acorde a lo dispuesto por los artículos 457 y 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos precitados, no hay base para considerar que en contra del auto pronunciado por el Juez de primer grado desechando una apelación, proceda el recurso de revocación previsto por el dispositivo legal citado en primer término, pues de estimar lo contrario se contravendrían diversos principios lógicos que rigen en materia de recursos como son, por una parte, el que prohíbe interponer un recurso en contra de un auto que desecha un diverso medio de impugnación, excepción hecha de los casos en que la propia ley lo prevea de manera expresa y concreta, lo cual no ocurre en la especie en que la ley de referencia no contempla esa hipótesis; otro principio lo constituye el de que la procedencia de un recurso de mayor jerarquía no debe quedar supeditada a otro medio de impugnación de menor grado, cuya resolución corresponda a un tribunal inferior, principio éste que es reconocido implícitamente por el artículo 463 de la citada Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, en cuanto dispone las facultades del tribunal de alzada para decidir en definitiva acerca de la admisión del recurso de apelación y sobre la calificación del grado.

En tal orden de ideas no es dable concluir sobre la procedencia del recurso de revocación en el supuesto que nos ocupa, porque al hacerlo, contrariando así los principios lógicos antes mencionados, se estaría afirmando indebidamente la procedencia de un recurso contra el auto desechatorio de diverso medio de impugnación, sin que para ello exista autorización expresa para el caso concreto en la ley de la materia y se permitiría que a través de la interposición de un recurso de menor grado se decidiera sobre la procedencia de otro de mayor jerarquía, dejando en manos de un tribunal inferior la decisión sobre la procedencia de un recurso cuyo conocimiento compete al tribunal de alzada.

Los principios apuntados cobran mayor claridad si se toma en cuenta que a diferencia de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, existen diversos ordenamientos legales que sí permiten la impugnación del auto pronunciado por el Juez de primer grado que desecha la apelación, estableciendo para ello los recursos de queja o denegada apelación, sistema éste que no se aparta de dichos principios, pues por una parte, esos medios de impugnación se encuentran expresamente autorizados por la ley y, por otra, su conocimiento y resolución corresponde al órgano jurisdiccional superior, de donde se sigue que la decisión sobre la admisión de la apelación, queda encomendada al órgano judicial de mayor jerarquía así como que la procedencia de ese recurso de alzada no queda supeditada a la interposición de un medio de impugnación de menor grado como sería, en el caso el de revocación; complementando lo anterior debe señalarse que la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos no prevé los referidos recursos de queja y denegada apelación, ley que en materia de recursos no admite supletoriedad de algún otro ordenamiento, al contener un sistema completo al respecto, circunstancia que hace manifiesto el propósito del legislador de suprimir la procedencia de algún recurso contra el auto del Juez de primer grado que desecha la apelación.

En las condiciones apuntadas, a juicio de esta Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, debe prevalecer el criterio sustentado por los Tribunales Colegiados Primero y Tercero, en Materia Civil del Primer Circuito, con base en la tesis que a continuación se precisa y con el carácter de jurisprudencia obligatoria en los términos precisados en el último párrafo del artículo 192 de la Ley de Amparo, debiendo ordenarse su publicación en el Semanario Judicial de la Federación, para los efectos del artículo 195 de la misma Ley Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la tesis indicada es la siguiente:

REVOCACION. ES IMPROCEDENTE CONTRA EL AUTO QUE DESECHA EL RECURSO DE APELACION (QUIEBRAS Y SUSPENSION DE PAGOS).-

El contenido de los artículos 457 y 458 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, no permite afirmar que contra el auto dictado por el Juez de primer grado que desecha una apelación proceda el recurso de revocación, pues de concluir así se estaría en contravención a los principios lógicos que rigen en materia de recursos, tales como el que prohíbe interponer un recurso en contra de un auto que desecha un diverso medio de impugnación, excepción hecha de los casos en que la ley lo prevea de manera expresa y concreta, lo que no ocurre en la especie en que la ley de referencia no contempla esa hipótesis; otro principio lo constituye el de que la procedencia de un recurso de mayor jerarquía no debe quedar supeditada a otro medio de impugnación de menor grado, cuya resolución corresponda a un tribunal inferior, principio éste que, incluso, es reconocido implícitamente por el artículo 463 de la ley en cita en cuanto dispone las facultades del tribunal de alzada para decidir en definitiva acerca de la admisión del recurso de apelación y la calificación del grado. En tal orden de ideas, no es dable concluir sobre la procedencia del recurso de revocación en el supuesto que se trata porque de hacerlo así se infringirían los principios lógicos antes mencionados y se estaría afirmando indebidamente la procedencia de un recurso contra el auto desechatorio de otro medio de impugnación, sin que para ello exista autorización expresa para el caso concreto en la ley de la materia y, se permitiría que a través de la interposición de un recurso de menor grado se decidiera sobre la procedencia de otro de mayor jerarquía, dejando en manos de un tribunal inferior decidir acerca de la procedencia de un recurso cuyo conocimiento compete al tribunal de alzada."

Por lo expuesto y con fundamento en los artículos 197-A de la Ley de Amparo y 26 fracción XI de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación se resuelve:

PRIMERO

No existe contradicción entre las tesis sustentadas por los Tribunales Colegiados Primero, Segundo y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito al resolver respectivamente en los Amparos Directos 2557/92, 2558/92 y 1071/92 con la sostenida por el Séptimo Tribunal Colegiado de dicha especialidad y jurisdicción al resolver en el A. en Revisión Civil 1107/93.

SEGUNDO

Sí existe contradicción entre las tesis sustentadas por los Tribunales Colegiados Primero y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito al resolver respectivamente en los Amparos en Revisión 594/84 y 1071/92, con la sostenida por el Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito al resolver en el A. en Revisión 862/75.

TERCERO

Se declara que debe prevalecer la tesis sustentada por los Tribunales Colegiados Primero y Tercero en Materia Civil del Primer Circuito, en los términos precisados en el considerando octavo de esta resolución.

CUARTO

Remítase de inmediato la tesis jurisprudencial que se sustenta en la presente resolución al Semanario Judicial de la Federación y a la Gaceta del mismo para su publicación, así como al Pleno y demás Salas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a los Tribunales Colegiados de Circuito y Jueces de Distrito en acatamiento a lo establecido por el artículo 195 de la Ley de Amparo.

N.; con testimonio de esta resolución devuélvanse los autos al lugar de su origen; y en su oportunidad archívese el expediente.

Así lo resolvió la Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por unanimidad de cinco votos de los señores Ministros: presidente C.S.M., M.A.G., S.H.C.G., I.C.S. y L.G.V.. Fue ponente el tercero de los señores Ministros antes mencionados.

Tesis:

Número tesis: 206599

Rubro: REVOCACION. ES IMPROCEDENTE CONTRA EL AUTO QUE DESECHA EL RECURSO DE APELACION (QUIEBRAS Y SUSPENSION DE PAGOS).

Localizacion: 8a. Época; 3a. Sala; G.S.J.F.; 78, Junio de 1994; P.. 28; [J];