Ejecutoria num. 2a./J. 73/2006 de Suprema Corte de Justicia, Segunda Sala - Jurisprudencia - VLEX 28228838

Ejecutoria num. 2a./J. 73/2006 de Suprema Corte de Justicia, Segunda Sala

Emisor:Segunda Sala
Número de Resolución:2a./J. 73/2006
Localizacion:MARGARITA BEATRIZ LUNA RAMOS.
Materia:Suprema Corte de Justicia de México
Fecha de Publicación: 1 de Marzo de 2007
RESUMEN

CONTRADICCIÓN DE TESIS 46/2006-SS. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL OCTAVO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO Y EL SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGÉSIMO CIRCUITO.SERVICIO DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA. SI EN EL ACTO DE MOLESTIA SE PRECISA QUE LO EMITE UNA AUTORIDAD POR SUPLENCIA DEL TITULAR, NO ES NECESARIO ASENTAR QUE FUE POR AUSENCIA, PARA CUMPLIR CON EL ARTÍCULO 16, PÁRRAFO PRIMERO, DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL (INTERPRETACIÓN DEL ARTÍCULO 10 DEL REGLAMENTO INTERIOR DE DICHA DEPENDENCIA, VIGENTE HASTA EL 6 DE JUNIO DE 2005).

 
ÍNDICE
CONTENIDO

CONTRADICCI�N DE TESIS 46/2006-SS. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL OCTAVO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO Y EL SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIG�SIMO CIRCUITO.

MINISTRA PONENTE: M.B. LUNA RAMOS.

SECRETARIA: ESTELA J.F..

CONSIDERANDO:

PRIMERO

Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n es competente para conocer de la presente denuncia de contradicci�n de tesis, de conformidad con lo dispuesto por los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n General de la Rep�blica, 197-A de la Ley de Amparo y 21, fracci�n VIII, de la Ley Org�nica del Poder Judicial de la Federaci�n, en relaci�n con el punto tercero del Acuerdo General Plenario 5/2001, de veintiuno de junio de dicho a�o, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el d�a veintinueve siguiente, en virtud de que el tema sobre el que versa dicha denuncia corresponde a la materia administrativa, en cuyo conocimiento est� especializada esta Sala.

SEGUNDO

La denuncia de contradicci�n proviene de parte leg�tima, en t�rminos de lo dispuesto por los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de Amparo, toda vez que la denunci� el Segundo Tribunal Colegiado del Vig�simo Circuito, quien resolvi� uno de los criterios que se denuncia como contradictorio.

TERCERO

Para estar en condiciones de pronunciarse en relaci�n con la presente contradicci�n de tesis, es menester tomar en cuenta los antecedentes y consideraciones que derivan de la ejecutoria dictada por el Segundo Tribunal Colegiado del Vig�simo Circuito.

R.�n fiscal 86/2004.

Ante la Sala Regional de Chiapas-Tabasco del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, el Comit� de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Tapachula de C�rdova y O., Chiapas, a trav�s de su representante, demand� la nulidad de la resoluci�n contenida en el oficio expedido por el subadministrador "1" en suplencia del administrador local de A.�a F. de Tapachula, Chiapas, por el cual se le impuso un cr�dito fiscal por concepto de impuestos sobre la renta, sustitutivo del cr�dito al salario, recargos y multas.

La Sala mencionada dict� sentencia y declar� la nulidad lisa y llana de la resoluci�n, al considerar parcialmente fundado el concepto de impugnaci�n en que se aduce, omisi�n de precisar los motivos y circunstancias por las que el subadministrador "1" firma en suplencia del administrador local de A.�a F..

Consider� la Sala que el subadministrador "1" cit� como fundamento para suplir al administrador local de A.�a F., los art�culos 10 y 25, �ltimo p�rrafo, del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintid�s de marzo de dos mil uno, reformado por decreto publicado en el propio diario del diecisiete de junio de dos mil tres; sin embargo, omiti� motivar la suplencia del funcionario titular, pues si bien supl�a al administrador local de A.�a F., no precis� los motivos por los que acontec�a la suplencia, ya que no se consign� que fuera por ausencia de aqu�l; de ah� que no se cumpli� con los requisitos de debida fundamentaci�n y motivaci�n.

Inconforme con la anterior resoluci�n, la parte demandada promovi� recurso de revisi�n fiscal, cuyo conocimiento correspondi� al Segundo Tribunal Colegiado del Vig�simo Circuito con el n�mero RRF. 86/2004 fallado en sesi�n de nueve de febrero de dos mil seis, cuyas consideraciones en lo que respecta al tema de la contradicci�n que se denuncia, son del tenor literal siguiente:

"S�PTIMO. Los agravios resultan infundados en parte, inoperantes en otra y fundados en una m�s, como se ver� a continuaci�n. En el considerando octavo de la sentencia recurrida, la S.F. declar� la nulidad de la resoluci�n impugnada, por estimar que el oficio n�mero 324-SAT-07-I-A-V04170 (fojas 18 a 55 del juicio de nulidad), no re�ne los requisitos de motivaci�n que exige el art�culo 16 constitucional y 38, fracci�n III, del C�digo F. de la Federaci�n, ya que consider� que si bien fue firmada por el subadministrador ?1? adscrito a la Administraci�n Local de A.�a F. de Tapachula, con residencia en Tapachula de C�rdova y O., Chiapas, quien cit� el precepto legal que lo faculta para actuar en suplencia del titular de dicha dependencia hacendaria, omiti� precisar los motivos por los que aconteci� la suplencia, ya que no se consign� que fuera por ausencia de aqu�l. La parte recurrente alega, en sustancia, que contrario a lo que la responsable sostiene, el sexto p�rrafo del art�culo 10 del Reglamento Interno del Servicio de Administraci�n Tributaria, a diferencia de otras disposiciones legales, no establece una condicionante para que el funcionario de que se trate pueda actuar en suplencia de su superior, por lo que considera que s� se cumpli� con el requisito de fundamentaci�n y motivaci�n en el caso en estudio, ya que se expres� el fundamento en cita y se asent� que se actu� en suplencia del administrador local de A.�a correspondiente. Lo anterior se estima infundado, en atenci�n a las siguientes consideraciones: En un primer aspecto, se estima necesario precisar la distinci�n entre la competencia originaria, competencia delegada y competencia por ausencia. La competencia originaria es aquella en la cual las facultades o atribuciones de un �rgano espec�fico de la administraci�n p�blica se traducen en un acto concreto lesivo o favorable (acto negativo o positivo) al particular, siempre que el ejercicio de facultades emane de un texto expreso de una ley, reglamento o cualquier otro ordenamiento con fuerza coercitiva, y lo haga como titular del �rgano de autoridad previsto en el precepto correspondiente. En tanto que la competencia delegada surge de un acuerdo delegatorio de facultades emitidas por un �rgano de la propia administraci�n p�blica, cuyo titular cuenta con la competencia originaria y con la atribuci�n para delegar, con las modalidades y condiciones que el propio acuerdo determine, las facultades que el ordenamiento aplicable disponga, en autoridades subalternas del �rgano que las delega, hip�tesis en la cual �stas actuar�n siempre a nombre propio, mas no de la autoridad que les deleg� las facultades ejercidas, conserv�ndolas en todo caso el �rgano emisor del acuerdo. Por su parte, la competencia por ausencia se actualiza cuando, existiendo un precepto legal o reglamentario que prev� las facultades en favor de un �rgano en particular, se deja el ejercicio de �stas en autoridades de menor jerarqu�a que de aqu�l dependan, ante la ausencia del titular del �rgano correspondiente, en cuyo supuesto quien suple la ausencia lo hace a nombre del sustituto y no a nombre propio, debiendo manifestar que act�a en ausencia para que el acto emitido sea legal. En los tres casos, la autoridad est� obligada a citar en sus resoluciones y con toda precisi�n, tanto el fundamento como el ordenamiento que contemplen la competencia ejercida, a fin de cumplir con el mandato constitucional de que todo acto de molestia debe fundar y motivar en s� mismo, y no en documento distinto, la causa legal del procedimiento. Ahora bien, el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n de veintid�s de marzo de dos mil uno, establece lo siguiente: ?Art�culo 10.? (se transcribe). De la lectura del art�culo transcrito se obtiene que prev� dos tipos de suplencias diversas a las mencionadas; la primera, relacionada con aspectos de car�cter procesal, al establecer la suplencia del presidente del Servicio de Administraci�n Tributaria, de los titulares de las unidades administrativas centrales y de los titulares de las unidades administrativas regionales en los procedimientos jurisdiccionales. En la parte final del primer p�rrafo del numeral analizado, se regula el segundo tipo de suplencia, cuyo car�cter es administrativo y temporal, relativo al funcionario p�blico facultado para expedir oficios de ampliaci�n del plazo de las visitas domiciliarias, es decir, sobre la facultad de comprobaci�n de las autoridades hacendarias. Por �ltimo, el precepto reglamentario establece a partir de su p�rrafo cuarto, la suplencia por ausencia temporal de ciertos funcionarios, relacionada tambi�n con el ejercicio de facultades administrativas; siendo que en el p�rrafo mencionado el propio legislador estableci� las reglas que deben observarse para suplir al contralor interno y a los titulares de las �reas de responsabilidades, auditor�a y quejas, para lo cual emple� textualmente la palabra ?ausencias?, aspecto que se sigue en el �ltimo p�rrafo de la norma reglamentaria, al disponer que los dem�s servidores p�blicos ser�n suplidos en sus ausencias por sus inmediatos inferiores que de ellos dependan, salvo que se trate de personal de base. En ese sentido, el criterio aludido debe prevalecer en la interpretaci�n del sexto p�rrafo del art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, en el que se prev� en la parte que interesa, que los administradores ser�n suplidos indistintamente por los subadministradores que de ellos dependan, puesto que de una interpretaci�n sistem�tica e integral del precepto se concluye que la suplencia debe obedecer a la ausencia temporal del primer servidor p�blico invocado, a pesar de que en dicho p�rrafo no se utilice textualmente la leyenda ?suplencia por ausencia? y, por ello, se garantice la continuidad en el despacho de los asuntos a pesar de la ausencia del titular del �rgano u oficina administrativa. En ese contexto, contrario a lo afirmado por el recurrente, el p�rrafo de la disposici�n legal en an�lisis, s� contempla impl�citamente la condicionante de la ausencia, es decir, para que se actualice la suplencia del funcionario que cuenta con la competencia originaria, por uno de menor jerarqu�a, debe existir la ausencia de aqu�l. Lo anterior se justifica porque la instituci�n de la suplencia por ausencia de servidores p�blicos tiene como fin impedir la desintegraci�n de �rganos de gobierno que impida la toma de decisiones por la falta de qu�rum requerido para ese efecto. Un diverso objeto de la instituci�n examinada es no afectar el funcionamiento de los �rganos administrativos del Estado por las ausencias temporales de sus titulares, es decir, para mantener en operaci�n el poder jer�rquico sin interrupci�n del despacho de los asuntos. En esos t�rminos, se puede concluir que dicha instituci�n (suplencia) fue creada por el legislador con el �nimo de cubrir las ausencias, con independencia de la duraci�n o clase de inasistencia de que se trate, incluso cuando no exista funcionario designado para ocupar el cargo de administrador local, pues como se estableci�, lo que se pretende evitar con la suplencia es la paralizaci�n de funciones que la ley encomienda a dicha autoridad, en los casos en que no pueda emitir directamente la actuaci�n de que se trata, lo cual no hace inexistente el cargo ni provoca la invalidez del acto emitido por el suplente. Sin embargo, el actuar en suplencia por ausencia no es una facultad discrecional de la autoridad de menor jerarqu�a, sino que deriva de la propia ley y, en ese sentido, para que se actualice dicha hip�tesis debe encontrarse ausente el funcionario que cuenta con la competencia originaria y, con ello, sea v�lida su actuaci�n. Aceptar lo contrario, equivaldr�a a que incluso estando presente el funcionario competente, el subalterno act�e en suplencia de �ste, por voluntad propia y sin justificaci�n alguna, o bien, que el titular respectivo, so pretexto de invocar carga de trabajo, permita indebidamente que su inmediato inferior suscriba acuerdos en suplencia, no obstante que est�n laborando simult�neamente, lo cual viola la intenci�n del legislador al contemplar la figura en comento en el precepto en estudio. Por tanto, como bien lo estableci� la Sala responsable, para cumplir con los requisitos de fundamentaci�n y motivaci�n que exige el art�culo 16 constitucional, si un funcionario act�a por suplencia, no basta con que se cite el fundamento legal respectivo, sino que adem�s debe se�alar expresamente que act�a por ausencia del funcionario o los funcionarios correspondientes, ya que en caso contrario crea incertidumbre y estado de indefensi�n para los gobernados, pues al no conocer el motivo de la actuaci�n en suplencia, no pueden advertir si fue por voluntad propia del funcionario o por la ausencia del superior jer�rquico, lo cual es indispensable pues de ello depende la validez de los actos jur�dicos realizados, los cuales se encontrar�an imposibilitados de controvertir. Es aplicable a lo anterior, por identidad jur�dica sustancial, la tesis emitida por este Tribunal Colegiado, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.X., agosto de 2005, p�gina 1796, que dice: ?ADMINISTRADORES DE ADUANAS. CUANDO UN FUNCIONARIO ACT�A EN SUPLENCIA POR AUSENCIA DE �STOS, DEBE SE�ALARSE DICHA CIRCUNSTANCIA Y CITAR EL FUNDAMENTO LEGAL QUE LA AUTORIZA PARA CUMPLIR CON LOS REQUISITOS QUE EXIGE EL ART�CULO 16 DE LA CONSTITUCI�N FEDERAL.? (se transcribe). De igual manera, por la misma raz�n, la tesis XV.1o.29 A del Primer Tribunal Colegiado del D�cimo Quinto Circuito, que se comparte, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.X., julio de 2002, p�gina 1236, cuyos rubro y texto dicen: ?ADMINISTRADORES DE ADUANA. SER�N SUPLIDOS EN SUS AUSENCIAS POR LOS SUBADMINISTRADORES QUE DE ELLOS DEPENDAN, SIN QUE SEA NECESARIA AUTORIZACI�N EXPRESA PARA ELLO (ART�CULO 24, P�RRAFO SEXTO, DEL REGLAMENTO INTERIOR DEL SERVICIO DE ADMINISTRACI�N TRIBUTARIA VIGENTE, ANTES ART�CULO 44 DEL MISMO REGLAMENTO, ABROGADO POR DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACI�N DE 3 DE DICIEMBRE DE 1999).? (se transcribe). Tambi�n es de invocarse la tesis I..A.384 A del S�ptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, que se comparte, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.X., julio de 2005, p�gina 1543, cuyos rubro y texto se�alan: ?SUPLENCIA DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS. REQUISITOS QUE DEBEN REUNIRSE PARA FUNDAR Y MOTIVAR LA ACTUACI�N DE UN SERVIDOR P�BLICO EN AUSENCIA DE OTRO.? (se transcribe). Por tanto, si en el juicio natural no se acredit� que el oficio n�mero 324-SAT-07-I-A-V04170 de diecisiete de diciembre de dos mil tres, haya sido motivado correctamente por el funcionario que lo suscribi�, se concluye que la S.F. del conocimiento actu� correctamente, al establecer la nulidad de la resoluci�n contenida en el oficio en cita, en el cual se determin� un cr�dito fiscal por diversos conceptos. No es obst�culo a lo anterior, que para apoyar los motivos de inconformidad, el recurrente haya invocado la tesis aislada emitida por la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, de rubro y texto siguientes: ?SUPLENCIA DE LOS ADMINISTRADORES DE ADUANAS POR LOS SUBADMINISTRADORES O POR LOS JEFES DE DEPARTAMENTO QUE DE ELLOS DEPENDAN. PARA QUE PROCEDA S�LO SE REQUIERE CITAR EL FUNDAMENTO LEGAL QUE LA PREV�.? (se transcribe). Lo anterior, en virtud de que tal criterio no resulta obligatorio para este tribunal, de conformidad con el art�culo 192 de la Ley de Amparo. Asimismo, resulta infundada la afirmaci�n de la recurrente en el sentido de que la S.F. del conocimiento reconoci� que no es necesario que se motive la suplencia de que se trata, pues lo que aqu�lla estableci� es que no es necesario que se mencione en el texto del acto de molestia la causa de la suplencia por ausencia. Tampoco obsta a lo anteriormente establecido el criterio sostenido por el Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, publicado en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, Tomo XII, agosto de 2005, p�gina 1822, cuyos rubro y texto dicen: ?AUTORIDADES DEL SERVICIO DE ADMINISTRACI�N TRIBUTARIA. CUANDO ACT�AN EN SUPLENCIA ES INNECESARIO SE�ALAR EN EL ACTO DE MOLESTIA QUE ES POR AUSENCIA.? (se transcribe). En efecto, en dicho criterio el Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito sostiene que el precepto en estudio no contempla diversas especies de ausencias (por impedimento o porque est� vacante la plaza del funcionario), circunstancia que, considera, hace innecesario que se haga referencia a la ausencia del titular, pues basta que en el documento se exprese que act�a por suplencia y la cita del precepto que as� lo establezca, para estimar satisfechas las exigencias de la debida fundamentaci�n y motivaci�n del acto de molestia; sin embargo, como se estableci� con anterioridad, este tribunal considera que con independencia de que el art�culo en cuesti�n no contemple diversos tipos de ausencias, el actuar en suplencia por ausencia no es una facultad discrecional de la autoridad de menor jerarqu�a, sino que deriva de la propia ley y, en ese tenor, para que se actualice dicha hip�tesis debe encontrarse ausente el funcionario que cuenta con la competencia originaria, en ese sentido se estima necesario que se se�ale expresamente que act�a por ausencia del funcionario correspondiente, ya que en caso contrario crea incertidumbre y estado de indefensi�n para los gobernados, pues al no conocer el motivo de la actuaci�n en suplencia, no pueden advertir si fue por voluntad propia del funcionario o por la ausencia del superior jer�rquico, lo cual es indispensable, pues de ello depende la validez de los actos jur�dicos realizados, adem�s, aqu�llos se encontrar�an imposibilitados de controvertirlos. En ese orden de ideas, por las razones que informa la ejecutoria que nos ocupa, este �rgano de control de legalidad no comparte la tesis citada con antelaci�n. En esa virtud y en atenci�n a las consideraciones expresadas anteriormente, por conducto del presidente de este �rgano colegiado y con apoyo en el art�culo 197-A de la Ley de Amparo, procede denunciar la contradicci�n de tesis entre la sustentada en esta ejecutoria y el diverso criterio mencionado en l�neas precedentes. ... Ante ello, lo procedente es revocar la sentencia recurrida, para el efecto de que la Sala del conocimiento dicte otra en la que, siguiendo los lineamientos de esta ejecutoria, establezca la legalidad de la resoluci�n impugnada en el juicio de nulidad, en relaci�n con el concepto de derecho de uso y aprovechamiento de agua, y reitere los dem�s aspectos que quedaron intocados."

CUARTO

Los antecedentes y consideraciones que derivan de las ejecutorias dictadas por el Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, al resolver el amparo directo 411/2003 y las revisiones fiscales 361/2004 y 71/2005, son los siguientes:

Amparo directo 411/2003.

Aerocalifornia, Sociedad An�nima de Capital Variable, por conducto de su apoderada, interpuso recurso de revocaci�n ante la Administraci�n Local Jur�dica del Norte del Distrito Federal contra las resoluciones que contienen los acuerdos de ampliaci�n de embargo con extracci�n de bienes relativa a los cr�ditos emitidos el veinte de agosto de dos mil dos. La mencionada autoridad resolvi� el recurso de revocaci�n el veinte de septiembre de dos mil dos.

La citada aerol�nea demand� ante el Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa la nulidad de la resoluci�n dictada por la Administraci�n Local Jur�dica del Norte del Distrito Federal, cuyo conocimiento correspondi� a la Segunda Sala Regional Metropolitana de dicho tribunal, quien resolvi� declarar la nulidad de la resoluci�n impugnada.

La actora manifest� como agravio que la resoluci�n impugnada es ilegal al confirmar la autoridad las resoluciones recurridas, no obstante que el subadministrador que las sign�, en ning�n momento se�ala el motivo del porqu� firm� en suplencia del administrador local de Recaudaci�n del Norte delDistrito Federal, y lo procedente era haber dejado sin efectos las resoluciones.

La Sala calific� de infundado el relacionado agravio, pues consider� que el subadministrador de Cobro Coactivo, s� se�al� los fundamentos debidos para firmar por suplencia los diez acuerdos de ampliaci�n de embargo con extracci�n de bienes recurridos, como son los art�culos 10, pen�ltimo p�rrafo y 22, �ltimo p�rrafo del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintid�s de marzo de dos mil uno, "... Sin que en tales preceptos se establezca la obligaci�n de motivar la ausencia como lo aduce la actora, ya que basta hacer la menci�n de que quien firma lo hace supliendo la ausencia del titular de la competencia y cite el fundamento que establezca la competencia ejercida, pues es por ministerio de ley, y si las facultades se�aladas para la administraci�n que en la especie las reconoce expresamente la actora, se entienden tambi�n para las subadministraciones, por lo que es obvio que ambas autoridades cuentan con competencia suficiente para emitir las resoluciones recurridas ..."

No obstante lo anterior, consider� la Sala que los acuerdos de ampliaci�n de embargo con extracci�n de bienes no cumpl�an con los requisitos establecidos en el art�culo 38 del C�digo F., al advertir a simple vista que se encuentran con diverso tipo de letra, motivo por el cual procedi� a declarar su nulidad.

En contra de la resoluci�n dictada en el juicio de nulidad, Aerocalifornia, Sociedad An�nima de Capital Variable, promovi� juicio de amparo, cuyo conocimiento correspondi� al Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito con n�mero 411/2003, resuelto en sesi�n de veintid�s de enero de dos mil cuatro, con las siguientes consideraciones.

"SEXTO. Debe destacarse que la parte quejosa cuenta con inter�s jur�dico para impugnar la sentencia reclamada de acuerdo con lo dispuesto en el art�culo 73, fracci�n V, de la Ley de Amparo, en la medida de que si bien se declar� la nulidad de la resoluci�n reca�da al recurso de revocaci�n, que por sus caracter�sticas no puede declararse una nulidad lisa y llana; no debe perderse de vista que puede obtener un beneficio mayor al estimado si se aborda en este juicio de amparo el estudio de la competencia de las autoridades demandadas para emitir los acuerdos de ampliaci�n de embargo con extracci�n inmediata de bienes, por el rubro de aprovechamientos a la navegaci�n en el espacio a�reo mexicano; en especial, respecto del t�pico de la suplencia de la Administraci�n Local de Recaudaci�n del Norte de Distrito Federal, puesto que podr�a volver a dictarlos un posible �rgano incompetente subsanando �nicamente los vicios advertidos en ellos, que tendr�a que combatir el gobernado nuevamente, lo que provocar�a un retraso en la impartici�n de justicia, pues se reitera, ante todo, debe determinarse si la autoridad fiscal tiene o no facultades para dictar los acuerdos relativos e invadir la esfera jur�dica del particular, aun en situaciones futuras, pues se trata de una facultad discrecional. S�PTIMO. Ante todo, resulta pertinente se�alar que la parte quejosa aduce en los conceptos de violaci�n de la demanda de amparo, en esencia, los siguientes argumentos: a) Que la obligaci�n de motivar la ausencia del titular que dict� el acto administrativo para estimar v�lida su suplencia, no deriva de alguna disposici�n secundaria, sino del art�culo 16 de la Constituci�n General de la Rep�blica. b) Que la autoridad responsable confirma su postura en el sentido de que el subadministrador de Cobro Coactivo nunca se�al� que dict� los acuerdos de ampliaci�n de embargo con extracci�n inmediata ?en suplencia por ausencia?, conforme al art�culo 10, pen�ltimo p�rrafo, del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado el veintid�s de marzo de dos mil uno, sino que lo hizo �nicamente precisando que por ?suplencia? del titular dictaba los actos administrativos; tan es as� que en la sentencia reclamada se estableci� que la autoridad que firma el documento lo debe hacer en suplencia por ausencia del titular. c) Que el administrador local de Recaudaci�n del Norte del Distrito Federal, es la �nica autoridad facultada para dictar los acuerdos de ampliaci�n de embargo, seg�n lo dispuesto en el art�culo 22 del reglamento antes se�alado, porque si bien los subadministradores pueden firmar en suplencia del titular, es b�sico que precisen que se hace en ?ausencia?, en virtud de que las autoridades s�lo pueden hacer lo que las leyes les faculta, pues en caso contrario, cualquier subadministrador puede de manera arbitraria suplir a su superior. En esa tesitura, de la sentencia reclamada se evidencia que la Sala responsable consider� que el subadministrador de Cobro Coactivo estableci� debidamente su competencia en los acuerdos de ampliaci�n de embargo dentro del procedimiento administrativo de ejecuci�n, al fundarse en los art�culos 10 y 22, p�rrafos pen�ltimo y �ltimo, respectivamente, del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, aunado a que no existe precepto alguno que obligue a la autoridad a motivar la suplencia, antes bien, s�lo es menester que se haga ?... la menci�n de que quien firma lo hace en suplencia a la ausencia del titular de la competencia y cite el fundamento que establezca la competencia ejercida ...?, en virtud de que las facultades concedidas al titular se entienden tambi�n otorgadas a la autoridad que suple. De los datos precisados con antelaci�n es f�cil advertir que la quejosa controvierte, b�sicamente, que las autoridades administrativas al emitir sus actos en suplencia de otras, por imperativo del art�culo 16 constitucional, deben establecer en el documento que lo hacen en ?ausencia? del titular, en aras de que el gobernado conozca oportunamente los fundamentos que sirvieron de base para emitirlos; haci�ndose la aclaraci�n de que no fue materia de la litis en el juicio de nulidad ni es en este juicio de garant�as, lo relativo a las facultades de la autoridad suplida o de la autoridad suplente para dictar los acuerdos de ampliaci�n de embargo, sino que �nicamente se cuestiona que en el propio acto administrativo se motive por qu� causa se tuvo que suplir al titular. De esa manera, resulta oportuno se�alar que el invocado art�culo 16, p�rrafo primero, de la Constituci�n Federal dispone: ?Art�culo 16.? (se transcribe). El precepto fundamental transcrito consagra la garant�a de seguridad jur�dica en cuanto prev� la fundamentaci�n de la competencia de la autoridad que dicta el acto de molestia, que descansa en el principio de legalidad, en el sentido de que los �rganos o autoridades estatales s�lo pueden hacer lo que la ley expresamente les permita; por ende, la autoridad tiene el deber de establecer en el documento correspondiente el car�cter con que lo suscribe y la disposici�n legal espec�fica que lo faculta dentro del �mbito administrativo para dictar dicho acto de molestia. Sirve de apoyo a lo expuesto la jurisprudencia n�mero 10/94 del Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, en su anterior integraci�n, consultable en la p�gina 12 de la Gaceta del Semanario Judicial de la Federaci�n, N�mero 77, mayo de 1994, que dice: ?COMPETENCIA. SU FUNDAMENTACI�N ES REQUISITO ESENCIAL DEL ACTO DE AUTORIDAD.? (se transcribe). Lo anterior pone de manifiesto que el requisito esencial de la fundamentaci�n de la competencia de la autoridad que dicta el acto de molestia, previsto en el art�culo 16 de la Constituci�n General de la Rep�blica, lleva impl�cita la premisa de exactitud y precisi�n en la cita de las normas legales que facultan a dicha autoridad administrativa, si se toma en especial consideraci�n que el valor jur�dicamente protegido es la posibilidad de otorgar certeza y seguridad jur�dica al particular frente a los distintos actos de las autoridades que considere afectan o lesionan su esfera jur�dica y, por consiguiente, asegurar la prerrogativa de defensa de aqu�llos, ante un acto que no satisfaga plenamente todos los requisitos legales necesarios. En este sentido, la competencia de la autoridad es uno de los requisitos esenciales para la validez jur�dica del acto de molestia, toda vez que si es dictado por una autoridad cuyas facultades no encuadren en las hip�tesis legales que fundaron su acto, es patente que �ste no puede producir ning�n efecto respecto de aquellas personas contra las que se dicte, tal como lo estableci� la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, en las tesis aisladas que llevan por rubro, texto y datos de localizaci�n los siguientes: Quinta �poca. Segunda Sala. Semanario Judicial de la Federaci�n. Tomo LII. P�gina 2600. ?AUTORIDADES INCOMPETENTES, EFECTOS DE LAS RESOLUCIONES DE LAS.? (se transcribe). Novena �poca. Segunda Sala. Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta. T.X., octubre de 2001. Tesis 2a. CXCVI/2001. P�gina 429. ?AUTORIDADES INCOMPETENTES. SUS ACTOS NO PRODUCEN EFECTO ALGUNO.? (se transcribe). Entonces, para respetar el principio de seguridad jur�dica tutelado por el citado precepto constitucional, es necesario que en el mandamiento escrito que contenga el respectivo acto de autoridad se mencionen con exactitud las disposiciones legales espec�ficas que incorporen al �mbito competencial del �rgano emisor la atribuci�n que le permite afectar la esfera jur�dica del gobernado, atendiendo a los diversos criterios de atribuciones; obligaci�n que por cierto se reitera puntualmente en el art�culo 38 del C�digo F. de la Federaci�n, en cuanto establece las formalidades que deben contener los actos de las autoridades administrativas, en los siguientes t�rminos: ?Art�culo 38.? (se transcribe). Adem�s, resulta de especial importancia precisar que el principio de m�rito se encuentra �ntimamente adminiculado a la garant�a de fundamentaci�n y motivaci�n, que reviste dentro de su estructura dos aspectos: el formal que exige a la autoridad que invoque los preceptos en que funde su competencia para emitir el acto de molestia, as� como los dem�s que sirvieron de pauta para dictarlo; y el material que requiere que los hechos encuadren en las respectivas hip�tesis previstas en las normas. Ahora bien, para determinar si dentro de la obligaci�n de la autoridad de establecer en el documento relativo el car�cter con que lo suscribe, tiene que mencionar por qu� suple al titular; debe tenerse presente lo que significa la suplencia por ausencia de las autoridades administrativas. Con tal objetivo, cabe se�alar que en la doctrina, el autor mexicano G.S.S. (Legalidad de la Delegaci�n de Facultades y de la Suplencia por Ausencia, R.L., noviembre de 2002), indica que: ?... la suplencia por ausencia es el acto administrativo por virtud del cual se sustituye la ausencia de un funcionario por otro ... para que la suplencia por ausencia resulte ajustada a derecho es menester que el suplido tenga la facultad expresa regulada en ley para sustituir, por su parte, el sustituido debe ser titular de la competencia cuyo ejercicio se sustituye y contar con el fundamento legal de procedibilidad de la figura legal en trato, es decir, de la propia audiencia.?-De igual forma, G.C.�n S�nchez (Organizaci�n y Funciones de la Secretar�a de Agricultura y Recursos Hidr�ulicos, Editorial Porr�a, M�xico, 1994), establece: ?Por suplencia debe entenderse la acci�n mediante la cual un servidor p�blico se ubica en lugar de otro para desempe�ar legalmente las funciones de �ste, como es l�gico suponer, en los casos de no estar disponible el servidor p�blico al cual se sustituye.?. Asimismo, M.S.M., en su obra Tratado de Derecho Administrativo, tomo I, Buenos Aires, Argentina, indica: ?Cuando el titular de un �rgano, por una raz�n cualquiera, no puede desempe�ar sus funciones, es �suplido� por otra persona en el ejercicio de las mismas. Tal suplencia por reemplazo del titular del �rgano no influye, en modo alguno en la competencia atribuida a dicho �rgano. La suplencia no modifica la competencia existente; al contrario, mediante ella se asegura la continuidad del ejercicio de �sta. La competencia corresponde �nicamente al �rgano o repartici�n y en caso de suplencia permanece inalterable, del mismo modo que cuando un titular sucede a otro. Por cierto, la suplencia no implica ejercicio de una competencia ajena: el suplente no ejercita la competencia del suplido, pues ambos ejercitan la misma competencia propia del �rgano al que pertenecen.?-Por �ltimo, P.V., en su obra Diritto Amministrativo, E.G.E., Milano, Italia, estima que la suplencia consiste, esencialmente, en la sustituci�n temporal del titular principal del �rgano por un sujeto legitimado mediante una disposici�n, en las siguientes hip�tesis: a) vacante, b) ausencia por cualquier raz�n o porque est� fuera de su sede jur�dica, y c) impedimento. Como puede apreciarse del criterio doctrinario, la figura administrativa de la suplencia de las autoridades no constituye una delegaci�n de responsabilidad, facultad o competencia, sino un m�todo ordenado de sustituci�n de funcionarios dentro de la administraci�n p�blica con el objeto de prestar un mejor servicio administrativo, esto es, se refiere a la sustituci�n del funcionario debido a que: Est� vacante el nombramiento del titular. Ausencia temporal. Impedimento. Robustece la anterior consideraci�n, la tesis aislada de la Tercera Sala de la anterior integraci�n de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, publicada en la p�gina ciento dos del Semanario Judicial de la Federaci�n, Tomo IX, mayo de mil novecientos noventa y dos, que dice: ?AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS. LA SUPLENCIA DE LAS MISMAS, EN LOS CASOS DE AUSENCIA TEMPORAL.? (se transcribe). Bajo ese enfoque, de acuerdo con la doctrina, es innegable que las autoridades en el �mbito administrativo pueden ser suplidas en sus funciones por tres diferentes causas, de acuerdo a la inexcusable continuidad que debe existir en los �rganos de la administraci�n p�blica, lo que evidencia que las atribuciones no siempre son ejercitadas por su titular, quien cuenta con la competencia original, ya que a su vez otros �rganos pueden hacerlo. En ese tenor, conviene significar que el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintid�s de marzo de dos mil uno, dispone lo siguiente: ?Art�culo 10.? (se transcribe). El art�culo transcrito instituye un sistema de suplencia por ausencia de funcionarios, lo que significa que cuando un servidor p�blico se ausenta, quien lo suple debe ejercer todas las atribuciones de aqu�l, es decir, actuar� necesariamente en nombre propio y no en representaci�n del titular del �rgano del Estado. En ese contexto, de la lectura �ntegra del art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintid�s de marzo de dos mil uno, se advierte que �ste prev� dos tipos de suplencia de los servidores p�blicos que integran el Servicio de Administraci�n Tributaria, a saber: 1) una suplencia para intervenir en controversias constitucionales, juicios de amparo y acciones de inconstitucionalidad o, en general, en cualquier otro procedimiento jurisdiccional, en representaci�n del funcionario suplido; y, 2) una suplencia por virtud de la cual se autoriza el ejercicio de facultades para emitir cualquier acto administrativo que sea de la competencia de la autoridad a quien se suple. En el p�rrafo sexto de ese mismo precepto se establece que los administradores ser�n suplidos, indistintamente, por los subadministradores, sin hacerse ninguna aclaraci�n en el sentido de que ser� �nicamente respecto de procedimientos de orden jurisdiccional o para dictar actos administrativos de manera espec�fica, como sucede en el p�rrafo primero de tal numeral (ver parte resaltada); por ende, la suplencia otorgada a los subadministradores es respecto de las facultades para emitir cualquier acto administrativo comprendido dentro de la competencia de los administradores locales de Recaudaci�n, no exclusivamente para efectos de representarlos en un juicio determinado. Entonces, queda en evidencia que el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintid�s de marzo de dos mil uno, no regula �nicamente la suplencia de las autoridades fiscales para intervenir en los procedimientos jurisdiccionales, sino tambi�n prev� la suplencia para emitir cualquier acto administrativo, como sucede en las suplencias de los administradores locales de Recaudaci�n, en las que no se impuso expresamente que los subadministradores pudieran suplir s�lo en supuestos particulares, atendiendo de manera concreta al principio de derecho que se�ala que donde la ley no distingue, no debe distinguirse. Tal postura se corrobora porque el p�rrafo primero del art�culo 10 en consulta, establece una representaci�n en los procedimientos jurisdiccionales que es conferida a diferentes servidores p�blicos para actuar en nombre del titular de las atribuciones y una suplencia respecto del titular del �rgano del Estado para expedir el oficio de ampliaci�n del plazo previsto en el art�culo 46-A, p�rrafo segundo, del C�digo F. de la Federaci�n, que es precisamente un acto administrativo que dimana de las facultades de comprobaci�n de las autoridades hacendarias, de ah� que si el legislador en el p�rrafo sexto del se�alado art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, no limit� la suplencia por ausencia de los administradores, debe concluirse que tiene atribuciones el subadministrador de Cobro Coactivo para suplir en su ausencia al administrador local de Recaudaci�n del Norte del Distrito Federal, de acuerdo, a su vez, con lo dispuesto en el art�culo 22, p�rrafo �ltimo, del reglamento de m�rito, que establece: ?Art�culo 22.? (se transcribe). En esa misma l�nea de pensamiento, resulta de especial relevancia se�alar que el transcrito art�culo 10 del Servicio de Administraci�n Tributaria prev� expresamente un sistema de suplencia por ausencia del titular, al disponer que los dem�s servidores ser�n suplidos en sus ausencias por sus inmediatos inferiores que de ellos dependan, lo que significa que no regula otra especie de suplencia como es por impedimento o porque est� vacante la plaza del funcionario; situaci�n particular que permite colegir que la cita de una disposici�n jur�dica de forma general, cuando �sta confiere varios supuestos en cuanto a las suplencias de las autoridades, no podr�a dar lugar a considerar suficientemente fundada la competencia del funcionario, ya que se traducir�a en que el afectado desconociera en cu�l de esas hip�tesis legales se ubica la suplencia de la autoridad, con la finalidad de constatar si se encuentra ajustada a derecho; en cambio, si la disposici�n aplicada establece un solo sistema de suplencia no ser� necesario que se establezca que fue por la ausencia del titular, impedimento u otras causas, en virtud de que en estos supuestos basta que en el documento se diga que act�a por suplencia, sin particularizar, y la cita del precepto que as� lo establezca, para estimar satisfechas las exigencias que prev� el art�culo 16 constitucional, relativas a que la autoridad tiene la obligaci�n de se�alar en el documento correspondiente el car�cter con que lo suscribe y la disposici�n legal espec�fica que lo faculta dentro del �mbito administrativo para dictar dicho acto de molestia. Las consideraciones expuestas parten de las ideas que fueron plasmadas en la jurisprudencia n�mero 57/2001 de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, consultable en la p�gina 31 del Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, T.X., noviembre de 2001, que dice: ?COMPETENCIA DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS. EN EL MANDAMIENTO ESCRITOQUE CONTIENE EL ACTO DE MOLESTIA, DEBE SE�ALARSE CON PRECISI�N EL PRECEPTO LEGAL QUE LES OTORGUE LA ATRIBUCI�N EJERCIDA Y, EN SU CASO, LA RESPECTIVA FRACCI�N, INCISO Y SUBINCISO.? (se transcribe). En esas condiciones, resulta evidente que para estimar colmada la garant�a de debida fundamentaci�n que consagra el art�culo 16 constitucional, por lo que hace a la competencia de la autoridad administrativa que emite el acto de molestia, es menester que en el documento que se contenga se invoquen las disposiciones legales que otorgan facultades a la autoridad emisora para suplir al titular y que se dicta con tal car�cter, sin que sea indispensable precisar que la suplencia se realiza por ausencia, impedimento u otras causas, cuando precisamente el precepto citado �nicamente contempla un solo sistema, pues es indudable que esta hip�tesis no implica el desconocimiento del gobernado en cuanto a si se invade o no el �mbito espacial reservado a otros �rganos del Estado; sin que se soslaye que tambi�n deben citarse los preceptos legales que establezcan la competencia de la autoridad suplida para dictar o emitir actos en lo particular. En caso contrario, cuando las normas incluyan diversas clases o tipos de suplencia (ausencia, impedimento u otros), ser� necesario precisar con claridad y detalle, el apartado, la fracci�n o fracciones, incisos o subincisos, en que se apoya su actuaci�n, en aras de dar pleno conocimiento y certeza jur�dica al gobernado de las consecuencias jur�dicas y f�cticas del acto de molestia, en t�rminos del art�culo 16 constitucional. En tal virtud, contrario a lo expuesto por la parte quejosa, en los acuerdos de ampliaci�n de embargo con extracci�n inmediata de bienes dentro del procedimiento de ejecuci�n, que fueron reclamados a trav�s del recurso de revocaci�n, no era indispensable que el subadministrador de Cobro Coactivo se�alara que la suplencia la ejercitaba en ausencia del administrador local de Recaudaci�n del Norte del Distrito Federal, para estimar satisfechas las exigencias previstas en el art�culo 16 de la Constituci�n Federal, porque el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintid�s de marzo de dos mil uno, solamente prev� un sistema de suplencia por ausencia de funcionarios, no as� otras suplencias en forma expresa. Para mayor claridad al respecto, resulta oportuno citar el fundamento de la competencia del subadministrador de Cobro Coactivo para suplir al administrador local de Recaudaci�n del Norte del Distrito Federal, respecto de los referidos acuerdos de ampliaci�n de embargo: ?Por suplencia del administrador local de Recaudaci�n del Norte del Distrito Federal, el subadministrador de Cobro Coactivo, con fundamento en el art�culo 10, pen�ltimo p�rrafo, en relaci�n con el art�culo 2o., �ltimo p�rrafo del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el 22 de marzo de 2001.?-Corolario de lo anterior es desestimar los argumentos en los cuales se sostiene que era b�sico que se motivara en los se�alados acuerdos de ampliaci�n, que la suplencia se hizo por ausencia respecto del administrador de Recaudaci�n del Norte del Distrito Federal, para estimar colmados los requisitos que se prev�n en el art�culo 16 constitucional; pues se insiste, basta la cita del mencionado art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, as� como la leyenda de que ?por suplencia? se emitieron tales actos, ya que no se deja en estado de indefensi�n al gobernado para conocer si aqu�llos se encuentran ajustados a derecho, al no prever ese precepto alg�n otro tipo de suplencia, aunado a que tampoco se puede considerar que la autoridad administrativa est� constre�ida a demostrar la causa de suplencia, en t�rminos de la tesis del Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que lleva por rubro, texto y datos de localizaci�n, los siguientes: ?PROCURADOR FISCAL DE LA FEDERACI�N. EST� LEGITIMADO PARA INTERPONER EL RECURSO DE REVISI�N EN AMPARO, SIN ACREDITAR LA AUSENCIA DEL SECRETARIO DE HACIENDA Y CR�DITO P�BLICO.? (se transcribe). En relatadas condiciones, se impone negar el amparo y protecci�n de la Justicia Federal solicitados."

R.�n fiscal 361/2004.

V�ctor M.M.D.�nguez demand� la nulidad de la resoluci�n contenida en el oficio de siete de julio de dos mil tres, emitida por el subadministrador "2" en suplencia del administrador local de la A.�a F. del Oriente del Distrito Federal, por la que se le impuso multa.

Correspondi� conocer de la demanda de nulidad a la Novena Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, quien resolvi� declarar la nulidad lisa y llana de la resoluci�n impugnada, por considerar que era ilegal la firma del suplente, es decir, del subadministrador "2", por no advertir la causa de la suplencia para firmar el acto impugnado.

Inconforme con la resoluci�n destacada en el p�rrafo precedente, la parte demandada interpuso recurso de revisi�n fiscal, cuyo conocimiento correspondi� al Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito con el n�mero RF. 361/2004, quien resolvi� el treinta y uno de enero de dos mil cinco, en los id�nticos t�rminos en que resolvi� el amparo directo 411/2003, motivo por el cual resulta innecesario transcribir las consideraciones que sustentan aquella resoluci�n, destacando �nicamente las siguientes conclusiones:

"S�PTIMO. ... En esas condiciones, resulta evidente que para estimar colmada la garant�a de debida fundamentaci�n que consagra el art�culo 16 constitucional, por lo que hace a la competencia de la autoridad administrativa que emite el acto de molestia, es menester que en el documento que se contenga se invoquen las disposiciones legales que otorgan facultades a la autoridad emisora para suplir al titular y que se dicta con tal car�cter, sin que sea indispensable precisar que la suplencia se realiza por ausencia, impedimento u otras causas, cuando precisamente el precepto citado �nicamente contempla un solo sistema, pues es indudable que esta hip�tesis no implica el desconocimiento del gobernado en cuanto a si se invade o no el �mbito espacial reservado a otros �rganos del Estado; sin que se soslaye que tambi�n deben citarse los preceptos legales que establezcan la competencia de la autoridad suplida para dictar o emitir actos en lo particular. En caso contrario, cuando las normas incluyan diversas clases o tipos de suplencia (ausencia, impedimento u otros), ser� necesario precisar con claridad y detalle el apartado, la fracci�n o fracciones, incisos o subincisos en que se apoya su actuaci�n, en aras de dar pleno conocimiento y certeza jur�dica al gobernado de las consecuencias jur�dicas y f�cticas del acto de molestia, en t�rminos del art�culo 16 constitucional. En tal virtud, contrario a lo expuesto por la Sala del conocimiento, en la resoluci�n cuya nulidad se demand�, no era indispensable que la subadministradora ?2? se�alara que la suplencia la ejercitaba en ausencia del administrador local de A.�a F. del Oriente del Distrito Federal, para estimar satisfechas las exigencias previstas en el art�culo 16 de la Constituci�n Federal, porque el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintid�s de marzo de dos mil uno, solamente prev� un sistema de suplencia por ausencia de funcionarios, no as� otras suplencias en forma expresa. Para mayor claridad al respecto, resulta oportuno citar el fundamento de la competencia de la subadministradora ?2? para suplir al administrador local de A.�a F. del Oriente del Distrito Federal, respecto de la resoluci�n administrativa impugnada en el juicio de nulidad: ?En suplencia del administrador local de A.�a F., con apoyo en el sexto p�rrafo del art�culo 10 y �ltimo p�rrafo del 25, ambos preceptos legales del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n del 22 de marzo de 2001, firma el subadministrador �1�.?. En las relacionadas condiciones, es esencialmente fundado el agravio analizado, pues no asiste raz�n a la Sala del conocimiento por cuanto que era b�sico que la autoridad demandada en el juicio fiscal, motivara que la suplencia que hizo la subadministradora ?2?, por ausencia del administrador de A.�a F. del Oriente del Distrito Federal, o por otro motivo que implicara la raz�n de su actuar, pues se insiste, basta la cita del mencionado art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, as� como la leyenda de que ?por suplencia? se emiti� la resoluci�n cuya nulidad se demand�, ya que no se dej� en estado de indefensi�n al particular visitado para conocer si la misma se encontraba ajustada a derecho, al no prever ese precepto alg�n otro tipo de suplencia, aunado a que tampoco se puede considerar que la autoridad administrativa est� constre�ida a demostrar la causa de suplencia. Igual criterio al expuesto en la presente ejecutoria, sostuvo este Tribunal Colegiado en el amparo directo DA. 411/2003, resuelto por unanimidad de votos en sesi�n de veintid�s de enero de dos mil cuatro. En las narradas condiciones, al resultar esencialmente fundados los argumentos expuestos por la autoridad recurrente, se impone revocar la sentencia pronunciada el diecis�is de agosto de dos mil cuatro, en los autos del juicio de nulidad 3688/04-17-09-5, por la Novena Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, para el efecto de que la S.F. referida la deje insubsistente y en su lugar emita otra en la que, siguiendo los lineamientos de esta ejecutoria, analice los restantes conceptos de nulidad y resuelva la litis en el juicio de nulidad."

R.�n fiscal 71/2005.

Ante el Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa Banca Mifel, Sociedad An�nima de Capital Variable, a trav�s de su representante legal demand� la nulidad de la resoluci�n contenida en el oficio de diecinueve de noviembre de dos mil tres, mediante la cual, la administradora central de F.�n a Empresas que Consolidan F.mente y Sector Financiero en suplencia de la administradora general de Grandes Contribuyentes del Servicio de Administraci�n Tributaria determin� un cr�dito fiscal derivado de la orden de visita domiciliaria.

El asunto qued� radicado en la S�ptima Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, quien resolvi� declarar la nulidad de la resoluci�n impugnada al considerar que "asiste la raz�n a la parte actora al precisar que la administradora central de F.�n a Empresas que Consolidan F.mente y Sector Financiero, s�lo puede actuar por suplencia, ante la ausencia de la titular de la Administraci�n General de Grandes Contribuyentes, toda vez que as� lo ordena el art�culo 10, quinto p�rrafo, del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, precepto que regula las ausencias de los administradores generales, ordenando que sus facultades sean ejercidas por los administradores centrales que de ellos dependan, en correlaci�n con el art�culo 18 de la Ley Org�nica de la Administraci�n P�blica Federal, precepto que sin duda determina, los titulares s�lo podr�n ser suplidos en sus ausencias, pues si lo que se pretende, es que los servidores p�blicos a su mando, puedan ejercer motu proprio las mismas facultades de imperio, existen otros instrumentos jur�dicos como son: dotarlos de competencia en el proprio reglamento interior o bien emitir acuerdos delegatorios ..."

En contra de la anterior resoluci�n, la parte demandada interpuso recurso de revisi�n fiscal y correspondi� el conocimiento del asunto al Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito con el n�mero RF. 71/2005, quien resolvi� el diecisiete de mayo de dos mil cinco en id�nticas consideraciones a las que resolvi� el amparo directo 411/2003 que se transcribieron en p�rrafos precedentes, llegando a las siguientes conclusiones:

QUINTO. ... En esas condiciones, resulta evidente que para estimar colmada la garant�a de debida fundamentaci�n que consagra el art�culo 16 constitucional, por lo que hace a la competencia de la autoridad administrativa que emite el acto de molestia, es menester que en el documento que se contenga se invoquen las disposiciones legales que otorgan facultades a la autoridad emisora para suplir al titular y que se dicta con tal car�cter, sin que sea indispensable precisar que la suplencia se realiza por ausencia, impedimento u otras causas, cuando precisamente el precepto citado �nicamente contempla un solo sistema, pues es indudable que esta hip�tesis no implica el desconocimiento del gobernado en cuanto a si se invade o no el �mbito espacial reservado a otros �rganos del Estado; sin que se soslaye que tambi�n deben citarse los preceptos legales que establezcan la competencia de la autoridad suplida para dictar o emitir actos en lo particular. En caso contrario, cuando las normas incluyan diversas clases o tipos de suplencia (ausencia, impedimento u otros), ser� necesario precisar con claridad y detalle el apartado, la fracci�n o fracciones, incisos o subincisos en que se apoya su actuaci�n, en aras de dar pleno conocimiento y certeza jur�dica al gobernado de las consecuencias jur�dicas y f�cticas del acto de molestia, en t�rminos del art�culo 16 constitucional. En tal virtud, resulta fundado el argumento de la autoridad recurrente en el sentido de que el �nico supuesto para que un administrador pueda firmar en suplencia de otro, es porque se encuentra ausente, por lo que es evidente que no hubo necesidad de especificar que se firmaba por ausencia; lo anterior, ya que no es necesario precisar que la suplencia se realiza por ausencia; toda vez que el precepto citado contempla un solo sistema, es indudable que esta hip�tesis no implica el desconocimiento del gobernado en cuanto a si se invade o no el �mbito espacial reservado a otros �rganos del Estado; sin que se soslaye que tambi�n deben citarse los preceptos legales que establezcan la competencia de la autoridad suplida para dictar o emitir actos en lo particular. En caso contrario, cuando las normas incluyan diversas clases o tipos de suplencia (ausencia, impedimento u otros), ser� necesario precisar con claridad y detalle el apartado, la fracci�n o fracciones, incisos o subincisos en que se apoya su actuaci�n, en aras de dar pleno conocimiento y certeza jur�dica al gobernado de las consecuencias jur�dicas y f�cticas del acto de molestia, en t�rminos del art�culo 16 constitucional. Similar criterio sostuvo este Tribunal Colegiado al resolver el juicio de amparo DA. 411/2003, aprobado en sesi�n de fecha veintid�s de enero de dos mil cuatro, por unanimidad de votos; as� como al resolver la revisi�n fiscal 361/2004 aprobada en sesi�n de treinta y uno de enero de dos mil cinco, por unanimidad de votos. Por �ltimo, es igualmente fundado el argumento consistente en que el requisito exigido por la S.F., no se encuentra contenido en el art�culo 18 de la Ley Org�nica de la Administraci�n P�blica Federal; en su caso, como tambi�n lo se�ala la autoridad recurrente, el precepto de m�rito se�ala que en el reglamento interior de cada una de las secretar�as de Estado y departamentos administrativos, se determinar�n las atribuciones de sus unidades administrativas, as� como la forma en que los titulares podr�n ser suplidos en sus ausencias; por tanto, el reglamento que resulta aplicable es el Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, el cual, como ya se vio, s�lo contempla un supuesto para que ocurra dicha suplencia como lo es la ausencia de la autoridad competente. En tales condiciones, se estima que lo procedente es revocar la sentencia recurrida para el efecto de que la S.F. emita una nueva en la que tomando en consideraci�n lo analizado en la presente ejecutoria, analice el primer concepto de anulaci�n hecho valer por la entonces demandante; posteriormente, proceda al estudio de los dem�s argumentos hechos valer, de conformidad con las reglas que para tal efecto se contienen en el art�culo 237 del C�digo F. de la Federaci�n.

Los anteriores criterios emitidos por el Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito propiciaron la emisi�n de la tesis, cuyos datos de identificaci�n y contenido se citan a continuaci�n:

"Novena �poca

"Instancia: Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito

"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta

"Tomo: XXII, agosto de 2005

"Tesis: I.8o.A.63 A

"P�gina: 1822

AUTORIDADES DEL SERVICIO DE ADMINISTRACI�N TRIBUTARIA. CUANDO ACT�AN EN SUPLENCIA ES INNECESARIO SE�ALAR EN EL ACTO DE MOLESTIA QUE ES POR AUSENCIA. El art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n de veintid�s de marzo de dos mil uno, contiene un sistema de dos tipos de suplencia de los funcionarios que integran dicho �rgano desconcentrado, a saber: 1) una suplencia para intervenir en controversias constitucionales, juicios de amparo y acciones de inconstitucionalidad o, en general, en cualquier otro procedimiento jurisdiccional, en representaci�n del funcionario suplido; y, 2) una suplencia por virtud de la cual se autoriza el ejercicio de facultades para emitir cualquier acto administrativo que sea de la competencia de la autoridad a quien se suple. As�, trat�ndose de los administradores generales, el p�rrafo quinto del ordenamiento en comento establece que �stos ser�n suplidos, indistintamente, por los administradores centrales que de ellos dependan, sin hacer aclaraci�n alguna en el sentido de que ser� �nicamente respecto de procedimientos de orden jurisdiccional o para dictar actos administrativos de manera espec�fica, como sucede en el p�rrafo primero de tal numeral, que se refiere en espec�fico a la suplencia de car�cter procesal; por ende, la suplencia otorgada a los administradores centrales respecto de las facultades para emitir cualquier acto administrativo comprendido dentro de la competencia de los administradores generales, no es exclusiva para efectos de representarlos en un juicio determinado. En este sentido, el referido numeral no regula �nicamente la suplencia de las autoridades fiscales para intervenir en los procedimientos jurisdiccionales, sino tambi�n prev� la suplencia para emitir cualquier acto administrativo, como sucede en las suplencias de los administradores generales, en las que no se impuso expresamente que los administradores centrales pudieran suplir s�lo en supuestos particulares, atendiendo de manera concreta al principio de derecho que se�ala que donde la ley no distingue, no debe distinguirse. En esos t�rminos, el precepto objeto de an�lisis prev� expresamente un sistema de suplencia por ausencia del titular, al disponer que los dem�s servidores ser�n suplidos en sus ausencias por los inmediatos inferiores que de ellos dependan, lo que significa que no regula otra especie de suplencia como es por impedimento o porque est� vacante la plaza del funcionario; situaci�n particular que permite colegir que la cita de una disposici�n jur�dica de forma general, cuando �sta confiere varios supuestos en cuanto a las suplencias de las autoridades, no podr�a dar lugar a considerar suficientemente fundada la competencia del funcionario, ya que se traducir�a en que el afectado desconociera en cu�l de esas hip�tesis legales se ubica la suplencia de la autoridad con la finalidad de constatar si se encuentra ajustada a derecho; en cambio, si la disposici�n aplicada establece un solo sistema de suplencia no ser� necesario que se establezca que fue por la ausencia del titular, impedimento uotras causas, en virtud de que en estos supuestos, basta que en el documento se diga que act�a por suplencia, sin particularizar, y la cita del precepto que as� lo establezca, para estimar satisfechas las exigencias relativas a que la autoridad tiene la obligaci�n de se�alar en el documento correspondiente el car�cter con el que lo suscribe y la disposici�n legal espec�fica que lo faculta dentro del �mbito administrativo para dictar el acto de molestia.

QUINTO

De acuerdo con lo dispuesto en los art�culos 107, fracci�n XIII, p�rrafo primero, de la Constituci�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos; 197 y 197-A de la Ley de Amparo, cuando los Tribunales Colegiados de Circuito o las Salas de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n sustenten tesis contradictorias, el Pleno de este Alto Tribunal o sus Salas, seg�n corresponda, deben decidir cu�l tesis ha de prevalecer, teniendo en cuenta que la existencia de la contradicci�n de tesis precisa de la reuni�n de los siguientes supuestos:

  1. Dos o m�s ejecutorias dictadas, respectivamente, por los Tribunales Colegiados de Circuito o por las Salas de la Suprema Corte de Justicia, al resolver los negocios jur�dicos sometidos a su consideraci�n, en las que examinen, sobre los mismos elementos, cuestiones jur�dicas esencialmente iguales, cuyas hip�tesis, con caracter�sticas de generalidad y abstracci�n, pueden actualizarse en otros asuntos.

  2. Que de tal examen, arriben a posiciones o criterios jur�dicos discrepantes.

  3. Que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, razonamientos o respectivas interpretaciones jur�dicas.

Sirve de apoyo a las anteriores consideraciones, la jurisprudencia 26/2001, sustentada por el Pleno de esta Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.X., abril de 2001, p�gina 76, cuyos rubro y texto son:

"CONTRADICCI�N DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA. De conformidad con lo que establecen los art�culos 107, fracci�n XIII, primer p�rrafo, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de Amparo, cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n o la Sala que corresponda deben decidir cu�l tesis ha de prevalecer. Ahora bien, se entiende que existen tesis contradictorias cuando concurren los siguientes supuestos: a) que al resolver los negocios jur�dicos se examinen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y se adopten posiciones o criterios jur�dicos discrepantes; b) que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas; y, c) que los distintos criterios provengan del examen de los mismos elementos."

En el caso, se advierte que se actualizan los supuestos antes se�alados para la existencia de la contradicci�n de tesis de que se trata.

As� es, en relaci�n con los requisitos a que se refieren los incisos a) y c), el examen de las ejecutorias transcritas pone de relieve que los Tribunales Colegiados de Circuito se pronunciaron sobre cuestiones jur�dicas esencialmente iguales que provienen de los mismos elementos, cuyas caracter�sticas de generalidad y abstracci�n, pueden actualizarse en otros asuntos, ya que se ocupan de recursos de revisi�n fiscal y de amparo directo en contra de sentencias dictadas por una Sala Regional del Tribunal Federal de Justicia F. y Administrativa, en que se decidi� sobre lo necesario o innecesario de que la autoridad del Servicio de Administraci�n Tributaria que sign� diversos oficios en suplencia de otra autoridad se�ale, adem�s del fundamento, que act�a en ausencia de la autoridad que suple.

Es decir, la autoridad administrativa subalterna supli� al titular, en t�rminos del art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria (vigente hasta el seis de junio de dos mil cinco). En el acto de molestia la autoridad s� precis� que actuaba en suplencia, en t�rminos del numeral en comento.

Los quejosos o recurrentes expusieron que para cumplir con el requisitos de motivaci�n de la competencia previsto en el art�culo 16 de la Constituci�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos, resultaba necesario que precisaran que la suplencia era por ausencia, esto es, no bastaba que se se�alara el fundamento legal y que actuaban en suplencia para tal efecto, sino que era indispensable adem�s que se mencionara que se hizo por ausencia, dado que generaba incertidumbre jur�dica al no conocer con precisi�n por qu� se supl�a al titular.

Asimismo, se advierte que los Tribunales Colegiados de Circuito de que se trata arriban a conclusiones discrepantes.

El Segundo Tribunal Colegiado del Vig�simo Circuito considera que con independencia de que el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria no contemple diversos tipos de ausencias, el actuar en suplencia por ausencia no es una facultad discrecional de la autoridad de menor jerarqu�a, sino que deriva de la propia ley y, en ese tenor, para que se actualice dicha hip�tesis debe encontrarse ausente el funcionario que cuenta con la competencia originaria, y estima necesario que aqu�lla se�ale expresamente que act�a por ausencia del funcionario correspondiente, ya que en caso contrario crea incertidumbre y estado de indefensi�n para los gobernados, pues al no conocer el motivo de la actuaci�n en suplencia, no pueden advertir si fue por voluntad propia del funcionario o por la ausencia del superior jer�rquico, lo cual es indispensable, pues de ello depende la validez de los actos jur�dicos realizados, adem�s, aqu�llos se encontrar�an imposibilitados de controvertirlos.

En cambio, el Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, al resolver el amparo directo y las revisiones fiscales transcritas, sostuvo que el art�culo 10 del Servicio de Administraci�n Tributaria prev� expresamente un solo sistema de suplencia por ausencia del titular, al disponer que los dem�s servidores ser�n suplidos en sus ausencias por sus inmediatos inferiores que de ellos dependan, lo que significa que no regula otra especie de suplencia como es, por impedimento o porque est� vacante la plaza del funcionario; por ello, para estimar satisfechas las exigencias que prev� el art�culo 16 constitucional, no ser� necesario que se establezca en el documento, que se emite por la ausencia del titular, impedimento u otras causas, bastando tan s�lo que se diga que se act�a por suplencia, sin particularizar, citando el precepto que as� lo establezca.

Por �ltimo, respecto del requisito previsto en el inciso b), se advierte que la diferencia de criterios se presenta en las consideraciones de esas ejecutorias, en relaci�n con los actos de las autoridades administrativas que act�an en suplencia de otras, con fundamento en el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria vigente hasta el seis de junio de dos mil cinco.

No es �bice para lo anterior, el que uno de los criterios se�alados haya sido externado en amparo directo y los dem�s en revisiones fiscales, pues es factible aplicar el procedimiento relativo a la contradicci�n de criterios en estos casos, al tenor de la tesis de la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en su anterior integraci�n, visible en la Gaceta del Semanario Judicial de la Federaci�n, Octava �poca, N�mero 75, marzo de 1994, p�gina 17, de rubro: "CONTRADICCI�N DE TESIS, EL PROCEDIMIENTO PARA DIRIMIRLA ES APLICABLE CUANDO UNA DE ELLAS SE HA SUSTENTADO EN AMPARO Y LA OTRA EN REVISI�N FISCAL."

De lo anterior se desprende que la contradicci�n de criterios denunciada consiste en determinar si para cumplir con el requisito de motivaci�n de la competencia prevista en el art�culo 16 constitucional, resulta indispensable que la autoridad del Servicio de Administraci�n Tributaria que emite un acto de molestia en suplencia de otra autoridad en t�rminos del art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria (vigente hasta el seis de junio de dos mil cinco), debe precisar que es por ausencia dicha suplencia.

SEXTO

Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n considera que debe prevalecer, con car�cter de jurisprudencia, el criterio que se sustenta en esta resoluci�n, por las razones que a continuaci�n se exponen.

Los asuntos sometidos a la jurisdicci�n de los Tribunales Colegiados de Circuito se resolvieron bajo la vigencia del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintid�s de marzo de dos mil uno, el cual fue abrogado mediante decreto publicado en el indicado medio de difusi�n de seis de junio de dos mil cinco, en el que se public� un nuevo Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria, en vigor a partir del siete siguiente.

En ese entendido, los art�culos 1o., 2o. y 10 del reglamento derogado establec�an lo siguiente:

"T�tulo I

"Disposiciones generales

"Cap�tulo I

"De la competencia y organizaci�n

"Art�culo 1o. El Servicio de Administraci�n Tributaria, como �rgano desconcentrado de la Secretar�a de Hacienda y Cr�dito P�blico, tiene a su cargo el ejercicio de las facultades y el despacho de los asuntos que le encomiendan la Ley del Servicio de Administraci�n Tributaria y los distintos ordenamientos legales aplicables, as� como los reglamentos, decretos, acuerdos y �rdenes del presidente de la Rep�blica y los programas especiales y asuntos que el secretario de Hacienda y Cr�dito P�blico le encomiende ejecutar y coordinar en las materias de su competencia."

"(Reformado, D.O.F. 30 de abril de 2001)

"Art�culo 2o. Para el despacho de los asuntos de su competencia, el Servicio de Administraci�n Tributaria contar� con las siguientes unidades administrativas:

"Presidencia.

"Unidades Administrativas Centrales.

"Secretariado T�cnico de la Comisi�n del Servicio F. de Carrera.

"Administraci�n Central del Servicio F. de Carrera.

"Administraci�n Central de Planeaci�n, Seguimiento, E.�n e I.�n.

"Administraci�n Central de Capacitaci�n F..

"Administraci�n General de Tecnolog�a de la Informaci�n.

"Administraci�n Central de Atenci�n a U..

"Administraci�n Central de Desarrollo y Mantenimiento de Aplicaciones.

"Administraci�n Central de Operaci�n Inform�tica.

"Administraci�n Central de Infraestructura Inform�tica.

"Administraci�n Central de Normatividad y E.�n Inform�tica.

"Administraci�n Central de Servicios Administrativos.

"Administraci�n General de Asistencia al Contribuyente.

"Administraci�n Central de Atenci�n al Contribuyente.

"Administraci�n Central de Pago en Especie y Difusi�n Masiva.

"Administraci�n Central de Enlace Normativo y Difusi�n Interna.

"Administraci�n Central de Operaci�n, Desarrollo y Servicios.

"Administraci�n Central de Sistemas de Calidad.

"Administraci�n Central de Desarrollo Inform�tico.

"Administraci�n General de Grandes Contribuyentes.

"Administraci�n Central de Planeaci�n y E.�n de Grandes Contribuyentes.

"Administraci�n Central de Recaudaci�n de Grandes Contribuyentes.

"Administraci�n Central Jur�dico Internacional y de Normatividad de Grandes Contribuyentes.

"Administraci�n Central Jur�dica de Grandes Contribuyentes.

"Administraci�n Central de F.�n a Empresas que Consolidan F.mente y Sector Financiero.

"Administraci�n Central de F.�n al Sector Gobierno.

"Administraci�n Central de A.�a F. Internacional.

"Administraci�n Central de F.�n a Grandes Contribuyentes Diversos.

"Administraci�n Central de Supervisi�n y E.�n.

"Administraci�n General de Recaudaci�n.

"Administraci�n Central de Operaci�n Recaudatoria.

"Administraci�n Central de Normatividad.

"Administraci�n Central de Contabilidad de Ingresos.

"Administraci�n Central de Cobranza.

"Administraci�n Central de Sistemas.

"Administraci�n Central de An�lisis E.�mico y Pol�tica Recaudatoria.

"Administraci�n Central de Planeaci�n.

"Administraci�n Central de Supervisi�n y E.�n.

"Administraci�n General de A.�a F.F..

"Administraci�n Central de Control y E.�n de la F.�n Nacional ?A?.

"Administraci�n Central de Control y E.�n de la F.�n Nacional "B".

"Administraci�n Central de Planeaci�n de la F.�n Nacional.

"Administraci�n Central de Programaci�n y Sistemas de la F.�n Nacional.

"Administraci�n Central de Procedimientos Legales de F.�n.

"Administraci�n Central de Programas Especiales.

"Administraci�n Central de Normatividad de la Operaci�n F..

"Administraci�n Central de Comercio Exterior.

"Administraci�n General Jur�dica.

"Administraci�n Central de N.icaci�n y Cobranza.

"Administraci�n Central de lo Contencioso.

"Administraci�n Central de Operaci�n.

"Administraci�n Central de Normatividad de Impuestos Internos.

"Administraci�n Central de Normatividad de Comercio Exterior y Aduanal.

"Administraci�n Central de Supervisi�n y E.�n.

"Administraci�n General de Aduanas.

"Administraci�n Central de Regulaci�n del Despacho Aduanero.

"Administraci�n Central de Laboratorio y Servicios Cient�ficos.

"Administraci�n Central de Investigaci�n Aduanera.

"Administraci�n Central de Contabilidad y G..

"Administraci�n Central de Planeaci�n Aduanera.

"Administraci�n Central de Inform�tica.

"Administraci�n Central de Visitadur�a.

"Administraci�n Central de Seguimiento y E.�n Aduanera.

"Administraci�n Central de la Unidad de Apoyo para la Inspecci�n F. y Aduanera.

"Administraci�n Central de F.�n Aduanera.

"Administraci�n General de I.�n y Calidad.

"Administraci�n Central de Recursos Financieros.

"Administraci�n Central de Recursos Humanos.

"Administraci�n Central de Recursos Materiales y Servicios Generales.

"Administraci�n Central de Apoyo Jur�dico.

"Administraci�n General de E.�n.

"Administraci�n Central de R.�n de Sistemas y Procedimientos.

"Administraci�n Central de An�lisis y Coordinaci�n Institucional.

"Administraci�n Central de Seguridad Interna.

"(Derogada, D.O.F. 17 de junio de 2003).

"(Derogada, D.O.F. 17 de junio de 2003).

"(Derogada, D.O.F. 17 de junio de 2003).

"(Derogada, D.O.F. 17 de junio de 2003).

"Unidades Administrativas Regionales.

"Administraciones Locales y Aduanas.

"Administraciones Regionales de E.�n.

"El Servicio de Administraci�n Tributaria contar� con una contralor�a interna que se regir� conforme al art�culo 9o. de este reglamento.

"Las administraciones generales estar�n integradas por administradores generales, administradores centrales, administradores, subadministradores, jefes de departamento, coordinadores, supervisores, auditores, ayudantes de auditor, inspectores, abogados tributarios, ejecutores, notificadores, verificadores, personal al servicio de la Unidad de Apoyo para la Inspecci�n F. y Aduanera y por los dem�s servidores p�blicos que se�ala este reglamento, as� como por el personal que se requiera para satisfacer las necesidades del servicio.

"La contralor�a interna estar� integrada por el contralor interno, directores generales adjuntos, directores, subdirectores, jefes de departamento, por los profesionales ejecutivos y por los dem�s servidores p�blicos que se�ala este reglamento, as� como por el personal que se requiera para satisfacer las necesidades del servicio.

"Los administradores generales y el secretario t�cnico de la Comisi�n del Servicio F. de Carrera ocupar�n el puesto de jefes de unidad."

"Cap�tulo III

"De las suplencias

"Art�culo 10. El presidente del Servicio de Administraci�n Tributaria ser� suplido, en los juicios de amparo en que deba intervenir en representaci�n del presidente de la Rep�blica o como presidente del Servicio de Administraci�n Tributaria, as� como en las controversias constitucionales o acciones de inconstitucionalidad o, en general, en cualquier otro procedimiento jurisdiccional, indistintamente, por el administrador general de Grandes Contribuyentes, por el administrador General Jur�dico, por el administrador Central de lo Contencioso, por el administrador central Jur�dico de Grandes Contribuyentes, por los administradores de lo Contencioso ?1?, ?2?, ?3?, ?4? y ?5?, por el administrador de Recursos Administrativos, por los administradores locales de Grandes Contribuyentes o por los administradores locales Jur�dicos. Trat�ndose de los oficios de ampliaci�n de plazo a que se refiere el art�culo 46-A p�rrafo segundo del C�digo F. de la Federaci�n, podr� ser suplido, indistintamente, por el administrador general de A.�a F. Federal, por el administrador general de Aduanas o por el administrador general de Grandes Contribuyentes.

"Cuando los titulares de las Unidades Administrativas Centrales a que se refiere el art�culo 2o. de este reglamento, sean se�alados como autoridades responsables en los juicios de amparo o, en general, en cualquier otro procedimiento jurisdiccional, ser�n suplidos, indistintamente, por el administrador general Jur�dico, por el administrador Central de lo Contencioso o por los administradores locales Jur�dicos.

"Los titulares de las Unidades Administrativas Regionales a que se refiere el art�culo 2o. de este reglamento, y los servidores p�blicos que de ellos dependan, o las autoridades fiscales de las entidades federativas en materia de ingresos coordinados, tambi�n podr�n ser suplidos en los juicios de amparo en que sean se�alados como autoridades responsables, por los administradores locales Jur�dicos de su circunscripci�n territorial.

"Las ausencias del contralor interno, as� como las de los titulares de las �reas de Responsabilidades, A.�a y Quejas, ser�n suplidas conforme a lo previsto por el art�culo 33, segundo y tercer p�rrafos, del Reglamento Interior de la Secretar�a de Contralor�a y Desarrollo Administrativo.

"El secretario t�cnico de la Comisi�n del Servicio F. de Carrera y los administradores generales ser�n suplidos, indistintamente, por los administradores centrales que de ellos dependan. Los administradores centrales ser�n suplidos, indistintamente, por los administradores que de ellos dependan.

"Los administradores ser�n suplidos, indistintamente, por los subadministradores que de ellos dependan. Los subadministradores, jefes de departamento y supervisores, ser�n suplidos por el servidor p�blico inmediato inferior que de ellos dependa. Los administradores de aduanas ser�n suplidos, indistintamente, por los subadministradores o por los jefes de departamento que de ellos dependan, en las salas de atenci�n a pasajeros por los jefes de sala y en las secciones aduaneras, por los jefes de secci�n.

"Los dem�s servidores p�blicos ser�n suplidos en sus ausencias por sus inmediatos inferiores que de ellos dependan, salvo que se trate de personal de base."

Los preceptos transcritos revelan que el Servicio de Administraci�n Tributaria, como �rgano desconcentrado de la Secretar�a de Hacienda y Cr�dito P�blico que tiene a su cargo el despacho de los asuntos que le encomiendan la ley que regula el funcionamiento de aquel organismo, as� como diversas normas legales, tendr� como unidades administrativas, las que relaciona el art�culo 2o. del citado reglamento. Igualmente prev�n que las administraciones generales estar�n integradas por administradores generales, administradores centrales, administradores, subadministradores, jefes de departamento, coordinadores, supervisores, auditores, ayudantes de auditor, inspectores, abogados tributarios, ejecutores, notificadores, verificadores, personal al servicio de laUnidad de Apoyo para la Inspecci�n F. y Aduanera y por los dem�s servidores p�blicos que se�ala el mismo reglamento, as� como por el personal que se requiera para satisfacer las necesidades del servicio.

Del art�culo 10 del citado reglamento, se advierte un sistema de suplencia de los servidores p�blicos que integran el Servicio de Administraci�n Tributaria para intervenir en controversias constitucionales, juicios de amparo y acciones de inconstitucionalidad o, en general, en cualquier otro procedimiento jurisdiccional, en representaci�n del funcionario suplido; as� como para emitir cualquier acto administrativo que sea de la competencia de la autoridad a quien se suple.

Para la emisi�n de los actos administrativos, el p�rrafo tercero del citado art�culo 10 prev� la suplencia por ausencia de ciertos funcionarios, y fija las reglas que deben observarse para suplir al contralor interno y a los titulares de las �reas de responsabilidades, auditor�a y quejas.

El cuarto p�rrafo dispone que el secretario t�cnico de la Comisi�n del Servicio F. de Carrera y los administradores generales ser�n suplidos, indistintamente, por los administradores centrales que de ellos dependan. Los administradores centrales ser�n suplidos, indistintamente, por los administradores que de ellos dependan.

El quinto p�rrafo se�ala que los administradores ser�n suplidos, indistintamente, por los subadministradores que de ellos dependan. Los subadministradores, jefes de departamento y supervisores, ser�n suplidos por el servidor p�blico inmediato inferior que de ellos dependa. Los administradores de aduanas ser�n suplidos, indistintamente, por los subadministradores o por los jefes de departamento que de ellos dependan, en las salas de atenci�n a pasajeros por los jefes de sala y en las secciones aduaneras, por los jefes de secci�n.

En el sexto, que viene siendo el �ltimo p�rrafo de la norma reglamentaria, dispone que los dem�s servidores p�blicos ser�n suplidos en sus ausencias por sus inmediatos inferiores que de ellos dependan, salvo que se trate de personal de base.

Como se observa del art�culo 10 del citado reglamento, la suplencia obedece a la ausencia temporal del primer servidor p�blico invocado, a pesar de que �nicamente aparezca la frase "suplencia por ausencia" en el sexto p�rrafo, y "ausencia" en el "tercero", pues la suplencia por ausencia debe entenderse vinculado a todos y cada uno de los p�rrafos del citado art�culo que garantiza la continuidad en el despacho de los asuntos a pesar de la ausencia del titular del �rgano u oficina administrativa.

En efecto, el se�alado numeral permite materializar la actuaci�n "suplida" o emitida "en suplencia" del �rgano o autoridad al que pertenecen las facultades, con independencia de la duraci�n o clase de ausencia de que se trate, pues lo que se pretende evitar en virtud de la figura jur�dica de la "suplencia" es la paralizaci�n de las funciones que la ley encomienda a la autoridad suplida, en los casos en los que no pueda emitir directamente la actuaci�n de que se trata, lo cual no provoca la invalidez del acto emitido por el "suplente" a nombre del "suplido", sino que, por el contrario, resulta acorde con los efectos propios de la "suplencia", en cuanto a que la actuaci�n realizada por el "suplente", debe entenderse efectuada por el "suplido", porque aqu�l act�a en nombre de �ste y no en el suyo propio.

En torno a la "suplencia por ausencia", de las autoridades administrativas, al resolver la contradicci�n de tesis 125/2005-SS, esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, consider� que:

"En primer t�rmino, se precisa que la suplencia administrativa tiene como fin esencial conciliar dos aspectos: por una parte, la injustificable interrupci�n de las funciones de los �rganos de la administraci�n p�blica y, por otra, la previsi�n de la falta en que por motivo de ausencia o impedimento puedan incurrir los titulares sustituidos.

"La funci�n administrativa del Estado es una actividad incesante cuyo fin es la satisfacci�n de las necesidades p�blicas; debido a la complejidad de operaciones que debe realizar, en el sistema constitucional y legal que rige a la administraci�n p�blica existe un universo de �rganos administrativos encargados de realizar actividades espec�ficas, pero como dichos �rganos representan una unidad abstracta, una esfera de competencia, se requiere de una persona f�sica que ejecute los actos administrativos propios de la funci�n p�blica desarrollada; sin embargo, ante su unidad personal y debido a la diversidad de labores que debe realizar, la funci�n del �rgano en abstracto no debe paralizarse ante cualquier eventualidad o impedimento del servidor p�blico cuya presencia en la oficina de despacho se requiere para no afectar la continuidad del �rgano administrativo correspondiente, por tal motivo, el propio r�gimen legal ha dispuesto de la figura de la suplencia por ausencia del titular del �rgano por parte de funcionarios expresamente determinados por la ley para ello.

"En dicha funci�n p�blica, los servidores p�blicos son titulares de las diversas esferas de competencia en las que se dividen las atribuciones del Estado y, por lo mismo, el r�gimen jur�dico de dicha funci�n debe adaptarse a la exigencia para que las referidas atribuciones sean realizadas de una manera eficiente, regular y continua.

"El titular de un �rgano del Estado tiene un �mbito competencial vinculado total y exclusivamente al �rgano al que est� atribuida, sin que sea factible ninguna separaci�n cualitativa ni cuantitativa; esto es, se trata de una competencia integral, por ende, cuando ante su ausencia es suplido por un servidor p�blico �ste, necesariamente, act�a en sustituci�n total de aqu�l y es el �nico que puede emitir los actos ajustados a esa competencia integral, sin que en virtud de dicha suplencia las funciones respectivas puedan dividirse o distribuirse, a su vez, en otros �rganos de la administraci�n, pues eso equivaldr�a a que coexistieran varios titulares respecto de un mismo cargo."

En los asuntos que conocieron los �rganos colegiados se dio la particularidad que las autoridades administrativas que emitieron y suscribieron los actos de molestia citaron, entre otros fundamentos, el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria y asentaron que suscrib�an el acto en suplencia; de ah� que la inconformidad de las partes que se vieron afectadas por tal decisi�n, consisti� en que para cumplir con el requisito de motivaci�n de la competencia prevista en el art�culo 16 de la Constituci�n Federal, era necesario que precisaran que era por ausencia la suplencia, esto es, no bastaba que se se�alara el fundamento legal y que actuaban en suplencia para tal efecto.

Esta Segunda Sala ha destacado la obligaci�n de las autoridades administrativas de fundar y motivar su actos de molestia, pues debe tenerse presente que el valor jur�dicamente protegido es el de otorgar certeza y seguridad jur�dica al particular frente a los actos de las autoridades que considere afectan su esfera jur�dica y, consecuentemente, asegurar su derecho de defensa en contra de ellos, cuando no satisfagan plenamente todos los requisitos legales necesarios.

De esta manera, la competencia de la autoridad constituye uno de los requisitos esenciales para la validez jur�dica del acto de molestia, pues si es dictado por una autoridad cuyas facultades no encuadran en la hip�tesis legal que funda el acto, resulta claro que �ste no podr� producir efecto alguno.

Por otra parte, esta Segunda Sala ha sostenido que para estimar cumplida la garant�a de fundamentaci�n prevista en el numeral 16 de la Constituci�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos, en lo relativo a la fijaci�n de la competencia de la autoridad en el acto de molestia, es necesario que en el documento se invoquen las disposiciones legales, acuerdo o decreto que otorga las facultades a la autoridad emisora y, en caso de que tales normas legales contengan diversos supuestos, se precisen con claridad y detalle el apartado, fracci�n o fracciones, incisos y subincisos en que se apoya su actuaci�n, pues de lo contrario, se dejar�a al gobernado en estado de indefensi�n, lo que no permite la garant�a en comento, pues no es dable ninguna clase de ambig�edad, ya que su finalidad consiste en una exacta individualizaci�n del acto de autoridad de acuerdo a la hip�tesis jur�dica en que se ubique el gobernado en relaci�n con las facultades de la autoridad, por razones de seguridad jur�dica. Tal criterio orientador se desprende del contenido de la jurisprudencia por contradicci�n de tesis publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, visible en el T.X., noviembre de dos mil uno, tesis 2a./J 57/2001, cuyo rubro es el siguiente: "COMPETENCIA DE LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS. EN EL MANDAMIENTO ESCRITO QUE CONTIENE EL ACTO DE MOLESTIA, DEBE SE�ALARSE CON PRECISI�N EL PRECEPTO LEGAL QUE LES OTORGUE LA ATRIBUCI�N EJERCIDA Y, EN SU CASO, LA RESPECTIVA FRACCI�N, INCISO Y SUBINCISO."

Pues bien, la autoridad que emite un acto de molestia tiene la ineludible obligaci�n de fundar y motivar debidamente su competencia, para preservar la seguridad jur�dica al gobernado frente a los actos de las autoridades que afecten o lesionen su inter�s jur�dico, para que tenga conocimiento de los datos indispensables para la defensa de sus intereses, ya que de lo contrario se privar�a al afectado de un elemento que pudiera resultar esencial para impugnarlo, debido a que desconocer�a el precepto legal que da a la autoridad la competencia y la causa que la motiva para emitir el acto de molestia a fin de que pueda controvertirlo cuando estime que no se adecua al ordenamiento jur�dico que le otorga facultades.

En congruencia con lo anterior, debe se�alarse que si alguna autoridad del Servicio de Administraci�n Tributaria emite alg�n acto de molestia precisando que act�a en suplencia del titular en t�rminos del art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria vigente hasta el seis de junio de dos mil cinco, sin precisar que lo suscribe por ausencia de la autoridad que suple, no crea incertidumbre en el gobernado, dado que la falta de ese se�alamiento no da lugar a desconocimiento, confusi�n o duda en el gobernado del porqu� se supli� al titular, y tampoco lo deja en estado de indefensi�n para que lo impugne, pues el precepto nombrado establece un solo tipo de sistema de suplencia, no distintos, siendo que en esta �ltima hip�tesis s� ser�a primordial destacar con precisi�n por qu� se supli� al titular.

De acuerdo a la interpretaci�n del destacado art�culo 10, al disponer que los dem�s servidores sean suplidos en sus ausencias por sus inmediatos inferiores que de ellos dependan, se advierte que prev� un solo sistema de suplencia.

Consecuentemente, si el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria prev� la suplencia de varias autoridades de esta dependencia, ante su ausencia, es evidente que no es indispensable precisar en el acto de molestia que dicten, que dicha suplencia obedeci� a la ausencia del titular del �rea, para cumplir con los referidos requisitos de fundamentaci�n y motivaci�n.

Por lo antes considerado, no podr�a decirse que resulte inconstitucional el acto de molestia que emitan las autoridades administrativas, pues la omisi�n planteada no implica desconocimiento, confusi�n o duda en el gobernado del porqu� se supli� al titular y, por ende, no lo deja en estado de indefensi�n para que pueda impugnar tal acto, pues se insiste, el destacado art�culo 10 establece un solo tipo de sistema de suplencia, no distintos, siendo que en esta �ltima hip�tesis s� ser�a primordial destacar con precisi�n por qu� se supli� al titular.

En atenci�n a lo expuesto, el criterio que en lo sucesivo deber� regir con car�cter de jurisprudencia, en t�rminos de lo dispuesto en el art�culo 195 de la Ley de Amparo, es el que a continuaci�n se redacta con el rubro y texto siguientes:

SERVICIO DE ADMINISTRACI�N TRIBUTARIA. SI EN EL ACTO DE MOLESTIA SE PRECISA QUE LO EMITE UNA AUTORIDAD POR SUPLENCIA DEL TITULAR, NO ES NECESARIO ASENTAR QUE FUE POR AUSENCIA, PARA CUMPLIR CON EL ART�CULO 16, P�RRAFO PRIMERO, DE LA CONSTITUCI�N FEDERAL (INTERPRETACI�N DEL ART�CULO 10 DEL REGLAMENTO INTERIOR DE DICHA DEPENDENCIA, VIGENTE HASTA EL 6 DE JUNIO DE 2005).-El art�culo 16 de la Constituci�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos impone la obligaci�n a toda autoridad de fundar y motivar los actos de molestia que emitan, para lo cual deber�n precisar, entre otros elementos, su competencia, en aras de que los gobernados tengan certidumbre de que el �rgano estatal est� facultado para dictarlo. En congruencia con lo anterior, si el art�culo 10 del Reglamento Interior del Servicio de Administraci�n Tributaria prev� la suplencia de varias autoridades de esta dependencia, ante su ausencia, es evidente que no es indispensable precisar en el acto de molestia que dicten, que dicha suplencia obedeci� a la ausencia del titular del �rea, para cumplir con los referidos requisitos de fundamentaci�n y motivaci�n, dado que la falta de ese se�alamiento no da lugar a desconocimiento, confusi�n o duda en el gobernado del porqu� se supli� al titular, y tampoco lo deja en estado de indefensi�n para que lo impugne, pues el �ltimo precepto nombrado establece un solo tipo de sistema de suplencia, no distintos, siendo que en esta �ltima hip�tesis s� ser�a primordial destacar con precisi�n por qu� se supli� al titular.

Por lo expuesto y fundado, se

resuelve:

PRIMERO

Existe la contradicci�n de tesis que se denuncia.

SEGUNDO

Debe prevalecer con car�cter de jurisprudencia el criterio que sustenta esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, en el �ltimo considerando de esta ejecutoria.

N.�quese; rem�tase la tesis jurisprudencial al Tribunal Pleno, a la Primera Sala y a los Tribunales Colegiados que intervinieron en la presente contradicci�n y, hecho lo anterior, env�ese copia de esta ejecutoria a los Tribunales Colegiados de los que deriv� la contradicci�n de tesis que ahora se resuelve, as� como al Semanario Judicial de la Federaci�n y, en su oportunidad, arch�vese el expediente como asunto concluido.

As� lo resolvi� la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, por unanimidad de cuatro votos de los se�ores Ministros: J.D.R., G.D.G.�ngora P., G.I.O.M. y presidenta M.B.L.R.. El se�or M.S.S.A.A. estuvo ausente por hacer uso de sus vacaciones.

Firman la Ministra presidenta y ponente, con el secretario de Acuerdos de la Segunda Sala que autoriza y da fe.