Ejecutoria num. P./J. 51/2004 de Suprema Corte de Justicia, Pleno - Jurisprudencia - VLEX 26824528

Ejecutoria num. P./J. 51/2004 de Suprema Corte de Justicia, Pleno

Emisor:Pleno
Número de Resolución:P./J. 51/2004
Localizacion:HUMBERTO ROMÁN PALACIOS.
Materia:Suprema Corte de Justicia de México
Fecha de Publicación: 1 de Octubre de 2004
RESUMEN

CONTRADICCIÓN DE TESIS 5/2002. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL TERCER TRIBUNAL COLEGIADO DEL OCTAVO CIRCUITO Y EL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL DÉCIMO SÉPTIMO CIRCUITO.ACUMULACIÓN EN AMPARO. SE PODRÁ DECRETAR DE OFICIO CUANDO SE TRATE DE JUICIOS EN TRÁMITE ANTE UN MISMO JUZGADO DE DISTRITO, PUES EN EL CASO DE LOS TRAMITADOS ANTE JUZGADOS DISTINTOS, SÓLO PROCEDERÁ A INSTANCIA DE PARTE.

 
CONTENIDO

CONTRADICCI�N DE TESIS 5/2002. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL TERCER TRIBUNAL COLEGIADO DEL OCTAVO CIRCUITO Y EL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL D�CIMO S�PTIMO CIRCUITO.
MINISTRO PONENTE: H.R.P..
SECRETARIO: F.O.E.C..
CONSIDERANDO:
SEGUNDO. La denuncia de la posible contradicci�n de tesis proviene de parte leg�tima, conforme al art�culo 197-A de la Ley de Amparo, habida cuenta que la formularon los Magistrados integrantes del Tercer Tribunal Colegiado del Octavo Circuito, del cual deriva uno de los criterios materia de la contradicci�n, seg�n se aprecia de la transcripci�n siguiente:
"En consecuencia, procede denunciar ante la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, la posible contradicci�n de tesis surgida entre las sostenidas por este Tribunal Colegiado en el asunto que nos ocupa y la del Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito, visible en la p�gina 389, del Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.V., febrero de 1998, en t�rminos del art�culo 197-A de la Ley de Amparo, para efecto de que con base en los criterios discrepantes emitidos por este tribunal y el Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito, decida cu�l tesis debe prevalecer, para lo cual rem�tanse los autos de la presente competencia a la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, para los efectos precisados en el art�culo 196, �ltimo p�rrafo, de la Ley de Amparo y el disquete que contenga la presente resoluci�n."
Por otra parte, es procedente que este Tribunal Pleno realice el estudio de la presente denuncia de contradicci�n de tesis y dicte la resoluci�n correspondiente, aun sin contar con la opini�n del procurador general de la Rep�blica, pues el art�culo 197-A, primer p�rrafo, de la Ley de Amparo, le concede una facultad potestativa para que por s� o por conducto del agente del Ministerio P�blico de la Federaci�n que al efecto designe, emita su parecer dentro del plazo de treinta d�as, en relaci�n con las contradicciones de tesis que sustenten los Tribunales Colegiados de Circuito; en consecuencia, si el mencionado servidor p�blico se abstuvo de formular su parecer en el t�rmino que corri� del diez de abril de dos mil dos al veintid�s de mayo del presente a�o, descont�ndose los d�as trece, catorce, veinte, veintiuno, veintisiete y veintiocho de abril; cuatro, cinco, once, doce, dieciocho y diecinueve de mayo todos del a�o en curso, por ser s�bados y domingos, respectivamente, as� como el primero de mayo, d�a inh�bil, conforme a lo establecido por el art�culo 163 de la Ley Org�nica del Poder Judicial de la Federaci�n, ha precluido su derecho, conforme al art�culo 288 del C�digo Federal de Procedimientos Civiles, de aplicaci�n supletoria a la Ley de Amparo.
A este respecto sirve de apoyo la tesis de jurisprudencia, cuyos datos de identificaci�n, rubro y texto, se transcriben a continuaci�n:
"Novena �poca
"Instancia: Primera Sala
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta
"Tomo: XIV, diciembre de 2001
"Tesis: 1a./J. 107/2001
"P�gina: 8
"CONTRADICCI�N DE TESIS. SI EL PROCURADOR GENERAL DE LA REP�BLICA NO EMITE SU OPINI�N DENTRO DEL PLAZO ESTABLECIDO EN EL ART�CULO 197-A DE LA LEY DE AMPARO, PRECLUYE SU DERECHO PARA HACERLO. El art�culo 197-A de la Ley de Amparo establece expresamente una facultad potestativa a favor del procurador general de la Rep�blica, para que por s� o por conducto del agente que al efecto designe, exponga su parecer en relaci�n con las contradicciones de tesis sustentadas entre los Tribunales Colegiados de Circuito, dentro de un plazo de treinta d�as. Ahora bien, si el referido funcionario no ejerce esa facultad en dicho t�rmino, debe concluirse que su derecho para hacerlo precluye, de conformidad con lo dispuesto en el art�culo 288 del C�digo Federal de Procedimientos Civiles, de aplicaci�n supletoria a la Ley de Amparo.
"Contradicci�n de tesis 29/2000-PS. Entre las sustentadas por el Primero y el Segundo Tribunales Colegiados del D�cimo Primer Circuito. 12 de septiembre de 2001. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: J.V.C. y C.. Ponente: H.R.P.. Secretario: J.� de Jes�s Ba�ales S�nchez.
"Contradicci�n de tesis 84/2000. Entre las sustentadas por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Tercer Circuito, Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito y el entonces Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, actualmente Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito. 19 de septiembre de 2001. Cinco votos. Ponente: H.R.P.. Secretario: R.H.D.�az Mora.
"Contradicci�n de tesis 20/2001-PS. Entre las sustentadas por el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, Quinto Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito, actualmente Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del mismo circuito, Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Cuarto Circuito y Segundo y Tercer Tribunales Colegiados del Sexto Circuito, actualmente Segundo y Tercer Tribunales Colegiados en Materia Civil del referido circuito. 19 de septiembre de 2001. Cinco votos. Ponente: H.R.P.. Secretario: J.� de Jes�s Ba�ales S�nchez.
"Contradicci�n de tesis 63/2001-PS. Entre las sustentadas por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito y el antes Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, ahora Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito. 17 de octubre de 2001. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: J.� de Jes�s G.�o P.. Ponente: H.R.P.. Secretario: F.J.S.�s L�pez.
"Contradicci�n de tesis 100/2000-PS. Entre las sustentadas por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito y Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, actualmente Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito. 17 de octubre de 2001. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: J.� de Jes�s G.�o P.. Ponente: H.R.P.. Secretario: M. �ngel A.C..
"Tesis de jurisprudencia 107/2001. Aprobada por la Primera Sala de este Alto Tribunal, en sesi�n de veintiuno de noviembre de dos mil uno, por unanimidad de cuatro votos de los se�ores Ministros: presidente J.� de Jes�s G.�o P., J.V.C. y C., J.N.S.M. y O.S.C. de G.�a V.. Ausente: H.R.P.."
De igual manera, es pertinente se�alar que no resulta �bice para resolver la presente contradicci�n de tesis, el hecho de que el criterio sustentado por el Tercer Tribunal Colegiado del Octavo Circuito, no haya sido expuesto de manera formal mediante una redacci�n especial, en la que se distinga un rubro, un texto, los datos de identificaci�n del asunto en donde se sostuvo el criterio en contradicci�n y, menos a�n, que constituya jurisprudencia obligatoria en t�rminos de los art�culos 192 y 193 de la Ley de Amparo, porque ni la Constituci�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos ni la ley reglamentaria del juicio de amparo en alguno de sus preceptos, establecen esos requisitos. Por tanto, para denunciar una contradicci�n de tesis, basta con que se hayan sustentado criterios opuestos sobre la misma cuesti�n por S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n o Tribunales Colegiados de Circuito, en resoluciones dictadas en asuntos de su competencia.
Encuentra exacta aplicaci�n al caso, la jurisprudencia sustentada por el Pleno de esta Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que a la letra se�ala:
"Novena �poca
"Instancia: Pleno
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta
"Tomo: XIII, abril de 2001
"Tesis: P./J. 27/2001
"P�gina: 77
"CONTRADICCI�N DE TESIS. PARA QUE PROCEDA LA DENUNCIA BASTA QUE EN LAS SENTENCIAS SE SUSTENTEN CRITERIOS DISCREPANTES. Los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n Federal, 197 y 197-A de la Ley de Amparo establecen el procedimiento para dirimir las contradicciones de tesis que sustenten los Tribunales Colegiados de Circuito o las S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n. El vocablo ?tesis? que se emplea en dichos dispositivos debe entenderse en un sentido amplio, o sea, como la expresi�n de un criterio que se sustenta en relaci�n con un tema determinado por los �rganos jurisdiccionales en su quehacer legal de resolver los asuntos que se someten a su consideraci�n, sin que sea necesario que est� expuesta de manera formal, mediante una redacci�n especial, en la que se distinga un rubro, un texto, los datos de identificaci�n del asunto en donde se sostuvo y, menos a�n, que constituya jurisprudencia obligatoria en los t�rminos previstos por los art�culos 192 y 193 de la Ley de Amparo, porque ni la Ley Fundamental ni la ordinaria establecen esos requisitos. Por tanto, para denunciar una contradicci�n de tesis, basta con que se hayan sustentado criterios discrepantes sobre la misma cuesti�n por S. de la Suprema Corte o Tribunales Colegiados de Circuito, en resoluciones dictadas en asuntos de su competencia.
"Contradicci�n de tesis 9/95. Entre las sustentadas por el Cuarto y S�ptimo Tribunales Colegiados en Materia de Trabajo del Primer Circuito. 5 de junio de 1995. Once votos. Ponente: M.A.G.�itr�n. Secretario: J.D.G.�n G.�lez.
"Contradicci�n de tesis 32/96. Entre las sustentadas por el Segundo Tribunal Colegiado del D�cimo Cuarto Circuito y el Segundo Tribunal Colegiado del D�cimo Quinto Circuito. 6 de julio de 1998. Once votos. Ponente: J.� de Jes�s G.�o P.. Secretario: I.M.P.�o.
"Contradicci�n de tesis 37/98. Entre las sustentadas por el Octavo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito y el Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito. 8 de junio de 2000. Unanimidad de nueve votos. Ausentes: J.� de Jes�s G.�o P. y G.I.O.M.. Ponente: H.R.P.. Secretario: U.M.H.�ndez.
"Contradicci�n de tesis 55/97. Entre las sustentadas por el Sexto y Noveno Tribunales Colegiados en Materia Civil del Primer Circuito. 7 de diciembre de 2000. Unanimidad de diez votos. Ausente: J.V.C. y C.. Ponente: J.V.A.A.S.: B.A.Z..
"Contradicci�n de tesis 44/2000-PL. Entre las sustentadas por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito y el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito. 18 de enero de 2001. Mayor�a de diez votos. Disidente: H.R.P.. Ponente: O.S.C. de G.�a V.. Secretario: J.L.V.C.."
As� como la jurisprudencia sustentada por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que es del tenor literal siguiente:
"Novena �poca
"Instancia: Segunda Sala
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta
"Tomo: XII, noviembre de 2000
"Tesis: 2a./J. 94/2000
"P�gina: 319
"CONTRADICCI�N DE TESIS. SU EXISTENCIA REQUIERE DE CRITERIOS DIVERGENTES PLASMADOS EN DIVERSAS EJECUTORIAS, A PESAR DE QUE NO SE HAYAN REDACTADO NI PUBLICADO EN LA FORMA ESTABLECIDA POR LA LEY. Los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n General de la Rep�blica, 197 y 197-A de la Ley de Amparo, regulan la contradicci�n de tesis sobre una misma cuesti�n jur�dica como forma o sistema de integraci�n de jurisprudencia, desprendi�ndose que la tesis a que se refieren es el criterio jur�dico sustentado por un �rgano jurisdiccional al examinar un punto concreto de derecho, cuya hip�tesis, con caracter�sticas de generalidad y abstracci�n, puede actualizarse en otros asuntos; criterio que, adem�s, en t�rminos de lo establecido en el art�culo 195 de la citada legislaci�n, debe redactarse de manera sint�tica, controlarse y difundirse, formalidad que de no cumplirse no le priva del car�cter de tesis, en tanto que esta investidura la adquiere por el solo hecho de reunir los requisitos inicialmente enunciados de generalidad y abstracci�n. Por consiguiente, puede afirmarse que no existe tesis sin ejecutoria, pero que ya existiendo �sta, hay tesis a pesar de que no se haya redactado en la forma establecida ni publicado y, en tales condiciones, es susceptible de formar parte de la contradicci�n que establecen los preceptos citados.
"Contradicci�n de tesis 6/98. Entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Primero y Segundo en Materia Administrativa del Primer Circuito. 3 de abril de 1998. Cinco votos. Ponente: J.D.�az R.. Secretario: A.C.�s G.�n.
"Contradicci�n de tesis 34/97. Entre las sustentadas por el Sexto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito y el Tercer Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito. 26 de junio de 1998. Cinco votos. Ponente: G.D.G.�ngora P.. Secretario: Jes�s G.L.A..
"Contradicci�n de tesis 75/99-SS. Entre las sustentadas por el Tercer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, actualmente Tercer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito y el Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito. 24 de marzo del a�o 2000. Cinco votos. Ponente: M.A.G.�itr�n. Secretario: J.� Francisco Cilia L�pez.
"Contradicci�n de tesis 35/2000-SS. Entre las sustentadas por el Tercero y el S�ptimo Tribunales Colegiados, ambos en Materia Administrativa del Primer Circuito. 4 de agosto del a�o 2000. Cinco votos. Ponente: M.A.G.�itr�n. Secretario: J.� de Jes�s M. L�pez.
"Contradicci�n de tesis 33/2000-SS. Entre las sustentadas por el Primer y el Octavo Tribunales Colegiados en Materia de Trabajo del Primer Circuito. 6 de septiembre del a�o 2000. Cinco votos. Ponente: S.S.A.A.. Secretaria: A.Z.C.�eda."
TERCERO. El Tercer Tribunal Colegiado del Octavo Circuito, al resolver la competencia 2/2002, en materia administrativa, suscitada entre el J. Primero de Distrito en el Estado de Colima y la J. Primero de Distrito en La Laguna con residencia en la ciudad de Torre�n, Coahuila, cuyos integrantes en ese momento eran: Magistrado I.A.G.�rrez, Magistrado A.C.�n D�az y Magistrado A.M.C., emiti� el criterio, seg�n las consideraciones que a continuaci�n se transcriben:
"SEGUNDO. Este Tribunal Colegiado considera pertinente destacar que en el caso a estudio, se debe determinar �nicamente lo relativo a si el J. Primero de Distrito en el Estado de Colima, est� facultado para solicitar a la J. Primero de Distrito en La Laguna con residencia en Torre�n, Coahuila, que acumule el juicio de amparo que se tramita ante el primeramente citado, a un juicio de garant�as del conocimiento de esta �ltima juzgadora, mediante la apertura y tr�mite del incidente de acumulaci�n correspondiente.
"Sentado lo anterior, este �rgano de control constitucional estima que al resolver la presente controversia, debe declararse que el J. Primero de Distrito en el Estado de Colima residente en la ciudad capital de esa entidad federativa, s� est� facultado para iniciar la apertura del incidente de acumulaci�n en los t�rminos en que lo hizo, atento a los razonamientos que se exponen.
"Los art�culos 57, 58, 59, 60 y 61 de la Ley de Amparo, establecen: (se transcriben)
"De la lectura de estos preceptos, se puede deducir lo siguiente:
"a) Trat�ndose de juicios de amparo indirecto que se ventilan ante los Jueces de Distrito, la acumulaci�n de expedientes puede darse de oficio o a petici�n de parte; si se diera de oficio, no ser� meramente un incidente sino una resoluci�n del �rgano de amparo mediante la cual declina su competencia en favor de otro tribunal, o bien, le solicita los autos a �ste para abocarse al conocimiento de ambos asuntos. Ser� incidente entonces cuando la acumulaci�n es a petici�n expresa de alguna de las partes.
"b) S�lo tiene lugar la acumulaci�n de juicios cuando haya similitud en algunas de sus caracter�sticas, como son: Que el acto reclamado sea el mismo e iguales quejosos, aunque las violaciones constitucionales sean distintas y diversas las autoridades responsables; o los mismos actos e iguales autoridades, siendo diversos quejosos; con esto puede decirse que siendo el acto reclamado el mismo en dos o m�s juicios, es suficiente para promover la acumulaci�n. Con mayor raz�n entonces, ser� procedente si adem�s alguna de las otras caracter�sticas concuerdan.
"c) Es competente para conocer del incidente de acumulaci�n, el tribunal que haya conocido del juicio de amparo m�s antiguo, por esta raz�n el juicio m�s reciente deber� acumularse al anterior.
"d) Cuando los juicios que se pretenden acumular est�n radicados en el mismo tribunal, el incidente de acumulaci�n se tramitar� de tal forma que las partes puedan expresar lo que a su derecho convenga y en una audiencia se oir�n sus alegatos y se resolver� lo que conforme a derecho proceda, sin que la resoluci�n reca�da en el incidente pueda recurrirse.
"e) Es competente para conocer de los juicios acumulados, el J. o tribunal que conoci� del primer juicio de amparo.
"f) Si la acumulaci�n se promueve ante el tribunal que conoce del amparo m�s antiguo, �ste deber� citar a las partes a una audiencia en donde expresar�n lo que a su derecho convenga y se resolver� sobre la procedencia de la acumulaci�n; si resulta improcedente, repudiar� la acumulaci�n, si resulta procedente, requerir� al tribunal que conoce del amparo reciente por el env�o de los autos; este tribunal por su parte y una vez que ha recibido el oficio de requerimiento, citar� tambi�n a las partes para la celebraci�n de una audiencia en donde expondr�n sus alegatos. Si este tribunal considera procedente la acumulaci�n, as� lo resolver� y turnar� el expediente al tribunal requeriente, sin que en ambos casos proceda recurso alguno contra dichas resoluciones.
"En caso de que el tribunal requerido considere que es improcedente la acumulaci�n, as� lo resolver� y lo comunicar� tambi�n por oficio al Tribunal Colegiado de Circuito de la adscripci�n del tribunal que conoce del juicio m�s antiguo.
"g) En caso de que la acumulaci�n se promueva ante el tribunal que conoce del juicio m�s reciente, �ste citar� a las partes a una audiencia en donde se resolver� si es procedente el env�o de los autos al tribunal que est� conociendo del juicio m�s antiguo.
"h) En todo caso, el que promueva un incidente de acumulaci�n de autos, deber� probar que otro tribunal est� conociendo de otro juicio de amparo por el mismo acto reclamado.
"i) Cuando los tribunales relacionados con la acumulaci�n no estuvieren de acuerdo sobre cu�l de ellos deba conocer de los autos acumulados, ser� el Tribunal Colegiado de Circuito de la adscripci�n del tribunal que conoce del juicio m�s antiguo el que decidir� si procede o no la acumulaci�n y adem�s qu� tribunal conocer� de los expedientes acumulados.
"j) El incidente de acumulaci�n debe promoverse cuando los juicios se encuentren en tr�mite, esto es, antes de que se dicte en alguno de ellos la sentencia definitiva, pues despu�s de esto resulta improcedente.
"k) El tribunal que deba conocer de los expedientes acumulados, deber� resolver sobre ellos en una misma audiencia constitucional.
"l) En los casos en que se promueva por las partes un incidente de acumulaci�n y �ste resulte improcedente, se impondr� al promovente una multa de treinta a ciento ochenta d�as de salario.
"De lo expuesto, se infiere que contrario a lo estimado por la juzgadora federal, conforme a lo dispuesto en el art�culo 57 de la Ley de Amparo, la acumulaci�n podr� decretarse de oficio o a instancia de parte; lo que debe entenderse en el sentido de que el J. de Distrito puede decretar la acumulaci�n de aquellos juicios que se sigan en el juzgado de su adscripci�n, en relaci�n con aquellos juicios que no se tramitan en el tribunal a su cargo;precisamente porque el precepto relativo a la acumulaci�n no hace distinci�n alguna, es decir, el art�culo 57 de la ley de la materia s�lo establece que:
"?En los juicios de amparo que se encuentren en tramitaci�n ante los Jueces de Distrito, podr� decretarse la acumulaci�n a instancia de parte o de oficio ...?
"De lo cual se deduce que el �nico requisito para que la acumulaci�n se inicie de oficio, es de que se trate de juicios de amparo tramitados ante los juzgadores federales, pero de ninguna manera distingue que la acumulaci�n de oficio s�lo puede hacerse en juicios seguidos en el mismo juzgado; por ello, carece de raz�n la J. Primero de Distrito en La Laguna, ya que en el caso particular s� procede la acumulaci�n de oficio.
"M�s a�n, debe tenerse en cuenta que el art�culo 61, �ltimo p�rrafo, de la Ley de Amparo, previene la imposici�n de una multa cuando la acumulaci�n de juicios que se sigue en diferentes juzgados, haya sido promovida por alguna de las partes y �sta resulta improcedente; lo que significa que dicho precepto aclara la idea de que el J. de Distrito s� puede acumular de oficio los juicios de amparo promovidos en el tribunal de su adscripci�n con el de diferente juzgado, en virtud de que en esta parte dicho numeral distingue que la multa puede imponerse cuando la acumulaci�n haya sido promovida por alguna de las partes, o sea, no iniciada de oficio por el juzgador.
"Adem�s, el J. Primero de Distrito en el Estado de Colima, se apoy� en el art�culo 57 de la Ley de Amparo para iniciar de oficio el incidente de acumulaci�n, precepto que, como ya qued� precisado, lo faculta para decretar de oficio o a instancia de parte la acumulaci�n, aun en juicios que no se tramitan en su mismo juzgado, dado que de la lectura al ordinal referido no se hace distinci�n alguna al respecto.
"Sin que se oponga a lo considerado la tesis en que se apoy� la J. Primero de Distrito en La Laguna, pues se trata de un criterio aislado que no obliga y no se comparte por este Tribunal Colegiado en t�rminos de lo dispuesto por el art�culo 192 de la Ley de Amparo. En consecuencia, procede denunciar ante la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, la posible contradicci�n de tesis surgida entre las sostenidas por este Tribunal Colegiado en el asunto que nos ocupa y la del Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito, visible en la p�gina 389, del Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.V., febrero de 1998, en t�rminos del art�culo 197-A de la Ley de Amparo, para efecto de que con base en los criterios discrepantes emitidos por este tribunal y el Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito, decida cu�l tesis debe prevalecer; para lo cual rem�tase los autos de la presente competencia a la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, para los efectos precisados en el art�culo 196, �ltimo p�rrafo, de la Ley de Amparo, el disquete que contenga la presente resoluci�n.
"Por otra parte, conviene destacar que la juzgadora federal no emiti� pronunciamiento sobre si se daban o no las hip�tesis del art�culo 57 de la Ley de Amparo para la procedencia o improcedencia de la acumulaci�n solicitada por el J. Primero de Distrito en el Estado de Colima, motivo por el cual, en t�rminos de lo dispuesto por el art�culo 60 de la ley de la materia, lo conducente es devolver los autos para que se pronuncie sobre la acumulaci�n.
"En m�rito de lo anterior, lo que procede es resolver que el J. Primero de Distrito en el Estado de Colima, est� facultado para solicitar a la J. Primero de Distrito en La Laguna, la acumulaci�n de juicios de amparo a trav�s del incidente iniciado de oficio."
CUARTO. Por su parte, el Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito, integrado en ese entonces por los Magistrados A.�n C.F., J.B.B.M.�nez y M.A.R.C., al resolver las controversias en los tr�mites de acumulaci�n n�meros 1/97, 5/97, 6/97, 7/97 y 8/97, suscitadas entre los Jueces Cuarto y Quinto de Distrito en el Estado (C.); de manera homog�nea sustentaron las siguientes consideraciones:
"PRIMERO. El planteamiento de la incidencia de acumulaci�n se hizo por el J. Cuarto de Distrito en el Estado, en los siguientes t�rminos:
"?Ciudad Ju�rez, C., en dieciocho de agosto de mil novecientos noventa y siete. Visto lo de cuenta. Agr�guese a sus autos, la constancia de cuenta en la que aparece que el subdelegado del Infonavit, se�alado como autoridad responsable en los presentes autos, se neg� a recibir el oficio 12424, en donde se le solicita que rinda su informe justificado; por ende, con fundamento en lo establecido en el art�culo 33 de la Ley de Amparo, se tiene por hecha la referida notificaci�n, la que surte sus efectos desde el momento que describe la fracci�n I del art�culo 34 de la ley reglamentaria en la materia, es decir, es de (sic) aquel en que se constituy� el actuario en la oficinas de la autoridad responsable para entregar el oficio rechazado por �sta; p�ngase dicho oficio y anexos a disposici�n de la citada responsable en la secretar�a de este juzgado. Por otra parte, apareciendo que ante el Juzgado Quinto de Distrito en el Estado, con residencia en esta ciudad, se tramit� con fecha cinco de agosto del a�o en curso, el juicio de amparo n�mero 610/97, promovido por J.A.C.P.�n, representante legal de Intel Administrativa, S.A. de C.V., en contra de las mismas autoridades responsables y actos reclamados en el presente juicio de garant�as, que se hicieron consistir en s�ntesis: �En la discusi�n, aprobaci�n, expedici�n, promulgaci�n y refrendo del decreto mediante el cual se reforma adiciona (sic) la Ley del Infonavit, publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n de fecha seis de enero de mil novecientos noventa y siete�. Con fundamento en el art�culo 57, fracci�n II, de la Ley de Amparo, g�rese atento oficio al referido J. Federal, solicit�ndole la acumulaci�n de este juicio al mencionado 610/97 en su �ndice, por lo cual rem�tasele copia autorizada de la demanda de amparo relativa, a fin de que proceda como lo prev� el art�culo 60 de la mencionada ley reglamentaria; por tanto, se ordena suspender la tramitaci�n del presente juicio, hasta en tanto se resuelva la incidencia planteada, de acuerdo a lo que establece el art�culo 62 de la invocada ley de la materia. N.�quese personalmente.?
"SEGUNDO. La J. Quinto de Distrito en el Estado, por oficio n�mero 15996 de fecha veinte de agosto de mil novecientos noventa y siete, hizo saber al J. Cuarto de Distrito en el Estado, su determinaci�n contenida en el auto que emiti� en esa misma fecha en el expediente n�mero 610/97, en los siguientes t�rminos: ?Ciudad Ju�rez, C., a veinte de agosto de mil novecientos noventa y siete. Agr�guense a los antecedentes del presente juicio los oficios de cuenta y anexos que env�an respectivamente los secretarios del Juzgado Cuarto de Distrito en el Estado de C., con residencia en esta ciudad y en atenci�n a su contenido, se advierte que efectivamente existen en dicho juzgado en tramitaci�n los juicios de garant�as n�meros 616/97, 627/97, 629/97, 631/97, 633/97, 634/97, 635/97 y 638/97, promovidos por diversos quejosos en contra de las autoridades responsables se�aladas en el presente juicio de amparo y otras m�s que no fueron se�aladas en este juicio de amparo, por los mismos actos reclamados, como se desprende de la simple lectura de las copias certificadas de las respectivas demandas de garant�as; sin embargo, con fundamento en lo dispuesto por el art�culo 57, fracci�n II, de la Ley de Amparo, que en su parte conducente dispone: �En los juicios de amparo que se encuentren en tramitaci�n ante los Jueces de Distrito, podr� decretarse la acumulaci�n a instancia de parte o de oficio en los casos siguientes: ... II. Cuando se trate de juicios promovidos contra las mismas autoridades, por el mismo acto reclamado, siendo diversos los quejosos, ya sea que �stos hayan intervenido en el negocio o controversia que motiv� el amparo o que sean extra�os a los mismos�, este juzgado se encuentra en aptitud de negarse a abrir el incidente de acumulaci�n respectivo, porque del texto del art�culo antes se�alado se desprende el t�rmino �podr�, el cual implica que es potestativo, no obligatorio, por parte del J. requerido, decretar la apertura del incidente en menci�n y en tal virtud, este juzgado decide no decretar la apertura del citado incidente, toda vez que no se considera un imperativo el tr�mite de dicha acumulaci�n, sino que es facultad discrecional de este juzgado la sustanciaci�n del mencionado incidente. Lo anterior con apoyo adem�s en la tesis visible en la p�gina 177 del Tomo I, Primera Parte, de la Octava �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n, sustentada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que a la letra dice: �ACUMULACI�N, FACULTAD DISCRECIONAL DE LOS JUECES DE DISTRITO PARA TRAMITARLA. Del an�lisis del art�culo 57 de la Ley de Amparo, el cual establece que en los juicios de amparo, en tramitaci�n ante los Jueces de Distrito, podr� decretarse la acumulaci�n a instancia de parte o de oficio, no se desprende que el dispositivo en cuesti�n imponga imperativamente la obligaci�n a cargo del J. de Distrito, para que en todo caso tramite la acumulaci�n que llegara a plantearse, sino por el contrario le otorga atribuci�n a fin de que, potestativamente, pueda decidir, si lo estima conveniente, iniciar el tr�mite que al efecto establece la ley mencionada.�. Y tambi�n es aplicable el criterio sustentado por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, en la tesis visible en la p�gina 22, Sexta Parte, Vol�menes 103-108, de la S�ptima �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n, que a la letra dice: �ACUMULACI�N DE LOS JUICIOS DE AMPARO, FACULTAD DISCRECIONAL DE LOS JUECES DE DISTRITO PARA TRAMITAR Y DECRETAR LA. La facultad que tienen los Jueces de Distrito de acuerdo con lo dispuesto por el art�culo 57 de la Ley de Amparo, para tramitar y decretar, en su caso, la acumulaci�n de los juicios de amparo en las hip�tesis que el citado precepto se�ala, no puede entenderse, dada su naturaleza jur�dica, como un imperativo para que el J. de Distrito en todo caso tramite la acumulaci�n que se llegare a plantear, sino que por el contrario, se trata de una facultad discrecional.�
"?Por tanto, este juzgado decide no tramitar la acumulaci�n solicitada por el Juzgado Cuarto de Distrito en el Estado de C.. N.�quese personalmente.?
"TERCERO. El J. Cuarto de Distrito en el Estado decidi� sostener la procedencia de la solicitud que elev� a su hom�logo para que se tramitara la incidencia antes referida, proveyendo lo siguiente: ?Ciudad Ju�rez, C., a veintid�s de agosto de mil novecientos noventa y siete. Visto el oficio de cuenta, agr�guese a sus autos para que obre como legalmente corresponda. Se tiene a la J. Quinto de Distrito en el Estado haciendo del conocimiento de este juzgado su decisi�n de no decretar la apertura del incidente de acumulaci�n. Sin embargo, debe decirse que el suscrito J. disiente de lo resuelto por la juzgadora en cuesti�n, por las razones siguientes: Es cierto que conforme al art�culo 57 de la Ley de Amparo es potestativo por (sic) un J. el planteamiento de la acumulaci�n, y tan es as� que este juzgado en ejercicio de la facultad discrecional que obra en dicho precepto legal la plante� ante el Juzgado Quinto de Distrito. Empero, debe aclararse que existe una diferencia sustancial entre la facultad potestativa de iniciar o plantear la incidencia de acumulaci�n, al deber de tramitarla y resolverla cuando ya uno de los Jueces contendientes decidi� ejercitar esa facultad discrecional de plantear la acumulaci�n, pues el art�culo 60 de la Ley de Amparo textualmente dispone: �Si los juicios se siguen en juzgados diferentes, promovida la acumulaci�n ante uno de ellos, se citar� a una audiencia, en la que se oir�n los alegatos que produjeren las partes y se dictar� la resoluci�n que corresponda ...�. Y de ello se colige que la obligaci�n de abrir el incidente de acumulaci�n, cuando se ha planteado por otro J. citar a la audiencia de alegatos y dictar la resoluci�n correspondiente, no es facultad discrecional del J. ante el cual se plantea, sino que le es imperativo. Por ello, se concluye que la facultad potestativa radica exclusivamente en plantear o no una acumulaci�n, pero no en abrir el incidente cuando ya se plante� por otro J., pues entonces no es factible jur�dicamente abdicar de la obligaci�n de llevar a cabo el tr�mite que ordena la ley para resolver si se acepta o no la acumulaci�n, puesto que necesariamente tendr� que relacionarse el citado art�culo 57 con el 60 y dem�s relativos del cap�tulo de la acumulaci�n, estimando que las tesis citadas por el J. Quinto de Distrito no son aplicables al caso concreto, debido a que s�lo interpretan que no es obligatoria, sino potestativa la facultad de plantear la acumulaci�n oficiosamente, pero no se refiere a que cuando ya se plante� por otro J., no sea obligatorio abrir, tramitar y resolver el incidente de referencia. Por otra parte, debe se�alarse que inclusive el uso de una facultad discrecional tiene l�mites, como es el principio de oportunidad y conveniencia y, en el caso, se considera oportuno y conveniente se acumule el juicio de amparo 627/97 del �ndice de este juzgado al 610/97 del �ndice del Juzgado Quinto de Distrito en el Estado de C., porque se re�nen las condiciones de ley, pero sobre todo, para evitar posibles resoluciones contradictorias sobre conflictos similares. En consecuencia, conforme lo establecen los art�culos 58, p�rrafo segundo y 61 de la Ley de Amparo, rem�tanse los presentes autos al Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito en turno, a fin de que decida lo que en derecho corresponda. H�gase lo anterior del conocimiento de la J. Quinto de Distrito para que, a su vez, remita los autos del diverso juicio 610/97. N.�quese.?
"CUARTO. Este Tribunal Colegiado estima pertinente destacar que en el caso a estudio se debe determinar �nicamente lo relativo a si el J. Cuarto de Distrito en el Estado est� facultado para solicitar a la J. Quinto de Distrito en el Estado, que acumule juicios de amparo que se tramitan ante el primeramente citado a un juicio de garant�as del conocimiento de esta �ltima juzgadora, mediante la apertura y tr�mite del incidente de acumulaci�n correspondiente, toda vez que de autos no se advierte que alguno de los Jueces de Distrito haya emitido resoluci�n de fondo en cuanto a la procedencia o no de la acumulaci�n y cu�l de ellos deba conocer.
"Sentado lo anterior, este �rgano de control constitucional estima que al resolver la presente controversia debe declararse que el J. Cuarto de Distrito en el Estado no est� facultado para solicitar la apertura del incidente de acumulaci�n en los t�rminos en que lo hizo, al carecer de la legitimaci�n para ello, atento a los razonamientos que a continuaci�n se expondr�n:
"Dispone el art�culo 57 de la Ley de Amparo, lo siguiente: ?... En los juicios de amparo que se encuentren en tramitaci�n ante los Jueces de Distrito, podr� decretarse la acumulaci�n a instancia de parte o de oficio en los casos siguientes: I. Cuando se trate de juicios promovidos por el mismo quejoso, por el mismo acto reclamado, aunque las violaciones constitucionales sean distintas, siendo diversas las autoridades responsables; II. Cuando se trate de juicios promovidos contra las mismas autoridades, por el mismo acto reclamado, siendo diversos los quejosos, ya sea que �stos hayan intervenido en el negocio o controversia que motiv� el amparo o que sean extra�os a los mismos ...?
"Del art�culo antes referido, se desprende que la acumulaci�n podr� decretarse de oficio o a instancia de parte y puede operar en cualquier etapa del juicio. Por tanto, un J. de Distrito conforme al ordinal en comento, puede decretar la acumulaci�n de aquellos juicios que se sigan en el juzgado de su adscripci�n, sin necesidad de abrir y tramitar el incidente de acumulaci�n respectivo, pues en esta hip�tesis no se trata de una cuesti�n incidental, sino de una determinaci�n de la autoridad jurisdiccional que no requiere la tramitaci�n de tal incidente; sin embargo, es evidente que el ordinal citado no le confiere facultades al J. de Distrito para promover de oficio el incidente de acumulaci�n, en relaci�n con aquellos juicios que no se tramitan en el tribunal de su adscripci�n. Ahora bien, relacionando el art�culo referido con el numeral 58 de la ley de la materia, que dispone que es competente para conocer de la acumulaci�n, as� como de los juicios acumulados, el J. de Distrito que hubiere prevenido y el juicio m�s reciente se acumular� al m�s antiguo, se puede concluir que si los juicios de amparo cuya acumulaci�n se pretende se tramitan en juzgados distintos, la misma podr� decretarla en el incidente respectivo el J. de Distrito que previno, previa solicitud de parte; consecuentemente, si no se promovi� la acumulaci�n ante el J. de Distrito que conoce del juicio m�s reciente para que �ste, en su caso, siguiendo el tr�mite correspondiente, decidiera que la acumulaci�n propuesta procede e hiciera saber tal decisi�n al J. que conoce del juicio m�s antiguo, con el objeto de que �ste, a su vez, tambi�n siguiendo el tr�mite respectivo, estuviera en aptitud de decretar procedente o no la acumulaci�n, es evidente que el J. citado en primer t�rmino no est� legitimado para promover de oficio ante aquel que previno, la apertura y tr�mite del incidente de acumulaci�n.
"Apoya lo antes considerado, aplicado a contrario sensu, la tesis sustentada por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, visible a p�gina 1352, Tomo CXIX, Quinta �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n, que es del tenor literal siguiente: ?ACUMULACI�N IMPROCEDENTE.? (se transcribe).
"Tambi�n es aplicable la tesis emitida por la Sala en comento, publicada en la p�gina 414, Tomo CXVIII, Quinta �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n, bajo el rubro: ?ACUMULACI�N DE LOS JUICIOS DE AMPARO.? (se transcribe).
"No se opone a lo antes considerado, lo aducido por el J. Cuarto de Distrito, en el sentido de que el art�culo 57 de la Ley de Amparo le confiere la facultad discrecional para plantear la incidencia de acumulaci�n, toda vez que, como ya qued� precisado en p�rrafos precedentes, el ordinal citado s�lo lo faculta para decretar de oficio o a instancia de parte la acumulaci�n, pero no para decretarla en juicios que no son de su conocimiento, ya que no lo autoriza a promover la acumulaci�n en un juicio de amparo que se tramita en diverso Juzgado de Distrito, dado que de la lectura e interpretaci�n del ordinal referido nada se desprende en ese aspecto.
"En m�rito de lo anteriormente expuesto, lo que procede es resolver que el J. Cuarto de Distrito en el Estado no est� facultado para solicitarle a la J. Quinto de Distrito en el Estado, la apertura del incidente de acumulaci�n en el juicio de amparo n�mero 610/97, del �ndice del juzgado cuya titular es la referida J.." (Controversia en el tr�mite de acumulaci�n exp. No. 1/97, fojas 32 a 41 del cuaderno de contradicci�n de tesis.)
Dando lugar a la tesis jurisprudencial cuyos datos de identificaci�n, rubro y texto, son del tenor siguiente:
"Novena �poca
"Instancia: Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta
"Tomo: VII, febrero de 1998
"Tesis: XVII.1o. J/1
"P�gina: 389
"ACUMULACI�N, TR�MITE DEL INCIDENTE DE. UN JUEZ DE DISTRITO CARECE DE LEGITIMACI�N PARA PROMOVER TAL INCIDENCIA ANTE EL JUEZ QUE CONOCE DEL JUICIO M�S ANTIGUO, POR NO SER PARTE EN EL MISMO. Del contenido del art�culo 57 de la Ley de Amparo se desprende que la acumulaci�n podr� decretarse deoficio o a instancia de parte y puede operar en cualquier etapa del juicio. Por tanto, un J. de Distrito, conforme al primer supuesto del ordinal en comento, puede decretar la acumulaci�n de aquellos juicios que se sigan en el juzgado de su adscripci�n, sin necesidad de abrir y tramitar el incidente de acumulaci�n respectivo, pues en esta hip�tesis no se trata de una cuesti�n incidental, sino de una determinaci�n de la autoridad jurisdiccional que no requiere la tramitaci�n de tal incidente; sin embargo, es evidente que el ordinal citado no le confiere facultades al J. de Distrito para promover de oficio el incidente de acumulaci�n, en relaci�n con aquellos juicios que no se tramitan en el tribunal de su adscripci�n, ya que relacionando el art�culo referido con el numeral 58 de la ley de la materia, que dispone que es competente para conocer de la acumulaci�n, as� como de los juicios acumulados, el J. de Distrito que hubiere prevenido, y el juicio m�s reciente se acumular� al m�s antiguo, se puede concluir que si los juicios de amparo cuya acumulaci�n se pretende se tramitan en juzgados distintos, la misma s�lo podr� decretarla en el incidente respectivo el J. de Distrito que previno, previa solicitud de parte; consecuentemente, si no se promovi� la acumulaci�n ante el J. de Distrito que conoce del juicio m�s reciente para que �ste, en su caso, siguiendo el tr�mite correspondiente, decidiera que la acumulaci�n propuesta procede e hiciera saber tal decisi�n al J. que conoce del juicio m�s antiguo, con el objeto de que �ste, a su vez, tambi�n siguiendo el tr�mite respectivo, estuviera en aptitud de decretar procedente o no la acumulaci�n, es evidente que el J. citado en primer t�rmino no est� legitimado para promover de oficio, ante aquel que previno, la apertura y tr�mite del incidente de acumulaci�n.
"PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL D�CIMO S�PTIMO CIRCUITO.
"Acumulaci�n 1/97. Controversia suscitada entre los Jueces Cuarto y Quinto de Distrito en el Estado. 27 de noviembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: M.A.R.C.. Secretario: P�nfilo M.R..
"Acumulaci�n 5/97. Controversia suscitada entre los Jueces Cuarto y Quinto de Distrito en el Estado. 3 de diciembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: A.�n C.F.. Secretario: Jes�s M.E.G.�a.
"Acumulaci�n 6/97. Controversia suscitada entre los Jueces Cuarto y Quinto de Distrito en el Estado. 3 de diciembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: A.�n C.F.. Secretario: A.M.T..
"Acumulaci�n 7/97. Controversia suscitada entre los Jueces Cuarto y Quinto de Distrito en el Estado. 3 de diciembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: A.�n C.F.. Secretario: J.�n D.�n de Jes�s.
"Acumulaci�n 8/97. Controversia suscitada entre los Jueces Cuarto y Quinto de Distrito en el Estado. 3 de diciembre de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: A.�n C.F.. Secretario: J.�n D.�n de Jes�s."
QUINTO. En primer lugar, debe determinarse si en el caso existe contradicci�n de criterios, pues s�lo en tal supuesto es dable determinar cu�l es el que debe prevalecer.
Ante todo, cabe precisar que para establecer qu� criterio es el que debe prevalecer, debe existir, cuando menos formalmente, una oposici�n de criterios jur�dicos en los que se analice la misma cuesti�n, es decir, para que se surta su procedencia, la contradicci�n denunciada debe referirse a las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas vertidas dentro de la parte considerativa de las sentencias respectivas.
En otras palabras, existe contradicci�n de criterios cuando concurren los siguientes supuestos:
a) Que al resolver los negocios se examinen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y se adopten posiciones o criterios jur�dicos discrepantes;
b) Que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas; y,
c) Que los diferentes criterios provengan del examen de los mismos elementos.
Al respecto, es aplicable la jurisprudencia P./J. 26/2001, sustentada por el Pleno de este M�ximo Tribunal, cuyos rubro, datos de identificaci�n y texto, se�alan:
"Novena �poca
"Instancia: Pleno
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta
"Tomo: XIII, abril de 2001
"Tesis: P./J. 26/2001
"P�gina: 76
"CONTRADICCI�N DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA. De conformidad con lo que establecen los art�culos 107, fracci�n XIII, primer p�rrafo, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de Amparo, cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n o la Sala que corresponda deben decidir cu�l tesis ha de prevalecer. Ahora bien, se entiende que existen tesis contradictorias cuando concurren los siguientes supuestos: a) que al resolver los negocios jur�dicos se examinen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y se adopten posiciones o criterios jur�dicos discrepantes; b) que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas; y, c) que los distintos criterios provengan del examen de los mismos elementos.
"Contradicci�n de tesis 1/97. Entre las sustentadas por el Segundo y el Primer Tribunales Colegiados en Materia Administrativa, ambos del Tercer Circuito. 10 de octubre de 2000. Mayor�a de ocho votos. Ausente: J.� de Jes�s G.�o P.. Disidentes: J.V.A.A.�n y G.D.G.�ngora P.. Ponente: S.S.A.A.. Secretario: F.O.A..
"Contradicci�n de tesis 5/97. Entre las sustentadas por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito y el Cuarto Tribunal Colegiado del Sexto Circuito. 10 de octubre de 2000. Unanimidad de diez votos. Ausente: J.� de Jes�s G.�o P.. Ponente: O.S.C. de G.�a V.. Secretario: C.M.A..
"Contradicci�n de tesis 2/98-PL. Entre las sustentadas por el Segundo y Tercer Tribunales Colegiados en Materia Civil del Tercer Circuito. 24 de octubre de 2000. Once votos. Ponente: S.S.A.A.. Secretario: J.C.R.N..
"Contradicci�n de tesis 28/98-PL. Entre las sustentadas por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, el Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, el Cuarto Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, el Segundo Tribunal Colegiado del Octavo Circuito y el Tercer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito. 16 de noviembre de 2000. Unanimidad de nueve votos. Ausentes: G.I.O.M. y J.V.A.A.�n. Ponente: J.N.S.M.. Secretario: R.D.A.S.��ez.
"Contradicci�n de tesis 44/2000-PL. Entre las sustentadas por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito y el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito. 18 de enero de 2001. Mayor�a de diez votos. Disidente: H.R.P.. Ponente: O.S.C. de G.�a V.. Secretario: J.L.V.C..
"El Tribunal Pleno, en su sesi�n privada celebrada hoy veintinueve de marzo en curso, aprob�, con el n�mero 26/2001, la tesis jurisprudencial que antecede. M�xico, Distrito Federal, a veintinueve de marzo de dos mil uno."
Establecido lo anterior, es procedente examinar si en la especie se da o no la contradicci�n de criterios.
Previamente se se�alan de manera destacada los antecedentes de los que deriva la competencia administrativa 2/2002 que resolvi� el Tercer Tribunal Colegiado del Octavo Circuito, el catorce de febrero de dos mil dos, de cuyo contenido se advierte lo siguiente:
1. Que el dos de enero de dos mil uno, en la Oficial�a de Partes Com�n de los Juzgados de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal, E. de Colima, Sociedad An�nima de Capital Variable, por conducto de su representante, solicit� el amparo y protecci�n de la Justicia Federal en contra de las autoridades y por los actos reclamados que en la misma se precisaron.
2. El J. Octavo de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal a quien correspondi� conocer de dicho juicio de amparo, por acuerdo de diecisiete de enero de dos mil uno, se declar� legalmente incompetente para conocer de la demanda y orden� remitirla al J. de Distrito en turno en el Estado de Colima, la cual fue registrada con el n�mero 157/2001-II, ante el Juzgado Primero de Distrito en ese Estado.
3. Por acuerdo del veintid�s de junio de dos mil uno, de oficio se admiti� a tr�mite el incidente de acumulaci�n de este juicio de amparo con el diverso 288/2001, del Juzgado Primero de Distrito en La Laguna, Torre�n, Coahuila, por estimar que se satisfac�a lo dispuesto en el art�culo 57, fracci�n II, de la Ley de Amparo; en consecuencia, con fundamento en los art�culos 57, fracci�n II, 58, 60 y 63 de la Ley de Amparo, se estim� que era procedente la acumulaci�n del juicio de amparo n�mero 157/2001-II, al diverso 288/2001, del Juzgado Primero de Distrito en La Laguna, Torre�n, Coahuila, por ser este �ltimo el m�s antiguo, al haberse presentado la demanda de garant�as el veintisiete de diciembre de dos mil, ante la Oficial�a de Partes Com�n de los Juzgados de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal, mientras que la demanda de amparo 157/2001-II, se present� el dos de enero de dos mil uno ante la oficial�a de partes propia de dicho juzgado; por consiguiente, procedi� a levantar la suspensi�n del procedimiento en el juicio de amparo y en t�rminos del art�culo 60 de la Ley de Amparo remiti� copia certificada de la demanda, de la resoluci�n, de los acuerdos en los que se acept� la competencia, as� como los autos originales del juicio de amparo, legajo de pruebas y los incidentes relativos.
Por su parte, el J. Primero de Distrito en La Laguna, Torre�n, Coahuila, mediante resoluci�n de quince de noviembre de dos mil uno, resolvi� que era improcedente la acumulaci�n porque el J. de Distrito no estaba facultado para tramitar de oficio la acumulaci�n en t�rminos del art�culo 57, en relaci�n con aquellos juicios que no se tramitan en el tribunal de su adscripci�n, ello relacionado con el art�culo 58 de la Ley de Amparo, el que dispone que es competente para conocer de la acumulaci�n, as� como de los juicios acumulados, el J. de Distrito que hubiere prevenido y el juicio m�s reciente se acumular� al m�s antiguo, concluyendo que si los juicios de amparo cuya acumulaci�n se pretende se tramitan en juzgados distintos, la misma podr� decretarla en el incidente respectivo el J. de Distrito que previno, previa solicitud de parte, lo que no acontece, en consecuencia, el J. de Distrito de Colima no estaba legitimado para promoverla de oficio.
En el caso, el Tercer Tribunal Colegiado del Octavo Circuito, al resolver la competencia administrativa 2/2002, b�sicamente estim� que el punto de estudio se circunscrib�a a determinar si el J. Primero de Distrito en el Estado de Colima (que es el que tiene los juicios de amparo m�s recientes) estaba facultado de oficio o no para solicitar a la J. Primero de Distrito en La Laguna, Torre�n, Coahuila, que acumulara el juicio de amparo que se tramitaba ante el J. primeramente citado a un juicio de amparo que se encontraba ante el J. de Distrito �ltimo citado.
Para ello, analiz� los art�culos 57 al 61 de la Ley de Amparo, para establecer b�sicamente que conforme al art�culo 57 de la ley referida, la acumulaci�n podr� decretarse de oficio o a instancia de parte, lo que significa que el J. de Distrito puede decretar la acumulaci�n de los juicios de amparo que se sigan en el juzgado de su adscripci�n con aquellos que no se tramiten en el tribunal a su cargo, porque dicho precepto no hace distinci�n, pues el �nico requisito para que la acumulaci�n se inicie de oficio es que se trate de juicios de amparo tramitados ante los juzgados federales, pero de ninguna manera distingue que la acumulaci�n de oficio s�lo pueda hacerse de juicios seguidos en el mismo juzgado; que por ello carece de raz�n la J. Primero de Distrito en La Laguna, pues en el caso s� procede la acumulaci�n de oficio; que adem�s el art�culo 61, �ltimo p�rrafo, de la ley de la materia, previene la imposici�n de una multa cuando la acumulaci�n de juicios que se siguen en diferentes juzgados, promovida por alguna de las partes, sea improcedente, lo que aclara que el J. s� puede acumular de oficio los juicios de amparo promovidos en el tribunal de su adscripci�n con el de diferente juzgado.
Por otra parte, tambi�n se destacan los antecedentes de la controversia de acumulaci�n 1/97, resuelta por el Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito:
1. Se advierte que I.M., S.A. de C.V., promovi� juicio de amparo del que toc� conocer al J. Cuarto de Distrito en el Estado, con residencia en Ciudad Ju�rez, C.;
2. D.J. admiti� la demanda registr�ndola con el n�mero 631/97;
3. En acuerdo de dieciocho de agosto de mil novecientos noventa y siete, orden� (de oficio) que al estarse tramitando ante el Juzgado Quinto de Distrito en el Estado, con residencia tambi�n en Ciudad Ju�rez, C., el juicio de amparo 610/97, con fundamento en la fracci�n II del art�culo 57 de la Ley de Amparo, solicit� a la J. Quinto de Distrito referida, la acumulaci�n del juicio de amparo 631/97 al 610/97, remitiendo copia autorizada de la demanda, a fin de que procediera en t�rminos del art�culo 60 de la Ley de Amparo;
4. La J. Quinto de Distrito mediante prove�do de veinte de agosto de mil novecientos noventa y siete, neg� la apertura del incidente de acumulaci�n, porque estim� que no era un imperativo tramitar dicha acumulaci�n, sino una facultad discrecional. El J. Cuarto de Distrito en prove�do de veintid�s de agosto de mil novecientos noventa y siete, en t�rminos de los art�culos 58, p�rrafo segundo y 61 de la Ley de Amparo, remiti� los autos al Tribunal Colegiado en turno para que decidiera lo relativo a la acumulaci�n.
Ahora bien, por su parte, el Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito, al resolver las controversias de acumulaci�n n�meros 1/97, 5/97, 6/97, 7/97 y 8/97, consideraciones exactamente iguales en todos ellos, sostuvo que en el caso deb�a determinarse �nicamente lo relativo a si el J. Cuarto de Distrito en el Estado (C.) estaba facultado para solicitar a la J. Quinto de Distrito en el Estado, que acumule juicios de amparo que se tramitan ante el primeramente citado, a un juicio de garant�as del conocimiento del �ltimo mencionado, mediante la apertura y tr�mite del incidente de acumulaci�n (no se advierte que algunos de los Jueces de Distrito hubiera emitido resoluci�n de fondo sobre la procedencia o no de la acumulaci�n); que dicho tribunal estima declararse en el sentido de que el J. Cuarto de Distrito no est� facultado para solicitar la apertura del incidente de acumulaci�n al carecer de legitimaci�n, porque conforme al art�culo 57 de la Ley de Amparo, se desprende que la acumulaci�n puede decretarse de oficio o a instancia de parte y en cualquier etapa del juicio, en consecuencia, el J. de Distrito conforme a dicho numeral puede decretar la acumulaci�n de aquellos juicios que se sigan en el juzgado de su adscripci�n, sin necesidad de abrir y tramitar el incidente de acumulaci�n, pues se trata de una determinaci�n de la autoridad jurisdiccional que no requiere la tramitaci�n de tal incidente; que, sin embargo, dicho precepto no le confiere facultades al J. de Distrito para promover de oficio el incidente de acumulaci�n, en relaci�n con aquellos juicios que no se tramitan en el tribunal de su adscripci�n, pues relacionado el art�culo mencionado con el 58 de la misma ley, se concluye que si los juicios de amparo cuya acumulaci�n se pretende se tramitan en juzgados distintos, la acumulaci�n s�lo podr� decretarla en el incidente respectivo el J. de Distrito que previno, previa solicitud de parte; luego, si no se promovi� la acumulaci�n ante el J. que conoce del juicio de amparo m�s reciente, para que �ste siguiendo el tr�mite decidiera que la acumulaci�n procede y comunicara tal decisi�n al J. que conoce del juicio m�s antiguo, para que �ste a su vez, siguiendo el tr�mite respectivo decretara la acumulaci�n o no, es evidente que el J. de Distrito (que tiene los juicios m�s recientes), no est� legitimado para promover de oficio ante aquel que previno la apertura y tr�mite del incidente de acumulaci�n, invoc� los criterios de la Quinta �poca: "ACUMULACI�N IMPROCEDENTE." y "ACUMULACI�N DE LOS JUICIOS DE AMPARO."; para concluir insistiendo, en que el art�culo 57 de la Ley de Amparo, s�lo lo faculta para decretar de oficio o a instancia de parte la acumulaci�n, pero no para decretarla en juicios que no son de su conocimiento, pues no lo autoriza a promover dicha acumulaci�n respecto de un juicio de amparo que se sigue en diverso Juzgado de Distrito, ya que ese numeral nada dice sobre el particular.
Lo anterior, qued� plasmado en la tesis jurisprudencial, de rubro: "ACUMULACI�N, TR�MITE DEL INCIDENTE DE. UN JUEZ DE DISTRITO CARECE DE LEGITIMACI�N PARA PROMOVER TAL INCIDENCIA ANTE EL JUEZ QUE CONOCE DEL JUICIO M�S ANTIGUO, POR NO SER PARTE EN EL MISMO." (transcrita con anterioridad).
Lo anterior, puede graficarse de la manera siguiente:

Ver gr�fica


S�lo se se�ala de manera destacada, que de los antecedentes analizados por ambos Tribunales Colegiados, se advierte que los titulares de los juzgados donde se encuentran los juicios de amparo m�s recientes o posteriores al que previno, fueron los que iniciaron o solicitaron la acumulaci�n de los juicios de amparo.
As� las cosas, este Tribunal Pleno considera que s� existe contradicci�n de tesis entre los criterios sustentados por el Tercer Tribunal Colegiado del Octavo Circuito y el Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito, por lo siguiente:
a) Los dos Tribunales Colegiados mencionados examinaron el mismo precepto legal, art�culo 57 de la Ley de Amparo;
Los dos Tribunales Colegiados adoptaron posiciones o criterios jur�dicos discrepantes:
Uno estim� que conforme a los art�culos 57 y 61 de la Ley de Amparo, el J. de Distrito s� estaba facultado, de oficio, para decretar la acumulaci�n de los juicios de amparo promovidos en el juzgado de su adscripci�n con otro que no se tramitaba en el tribunal a su cargo; y el otro estim� que conforme a los art�culos 57 y 58 de la ley de la materia, el J. de Distrito no estaba facultado de oficio para solicitar la apertura y tr�mite del incidente de acumulaci�n al carecer de legitimaci�n, respecto de juicios de amparo que se siguen en diferentes juzgados, ya que solamente podr�a decretarse previa solicitud de parte y el numeral 57 s�lo lo faculta a decretar la acumulaci�n de aquellos juicios que se sigan en el juzgado de su adscripci�n, sin necesidad de abrir y tramitar el incidente de acumulaci�n, pero no en relaci�n con juicios que no se tramiten en el tribunal de su adscripci�n, esto es, que si los juicios de amparo cuya acumulaci�n se pretende se tramitan en juzgados distintos, la acumulaci�n s�lo podr� decretarla en el incidente respectivo el J. de Distrito que previno; luego, si no se promovi� la acumulaci�n ante el J. que conoce del juicio de amparo m�s reciente para que �ste, seguido el tr�mite respectivo, si determina que la acumulaci�n es procedente, comunicara esa decisi�n al J. que conoce del juicio m�s antiguo y �ste a su vez determinara si procede o no, es evidente que el J. de Distrito (que tiene los juicios m�s recientes) no est� facultado para promover de oficio ante el que previno la apertura y tr�mite del incidente de acumulaci�n.
b) Ladiferencia de criterios se presenta en las consideraciones y razonamientos de las sentencias respectivas, y
c) Los diferentes criterios provienen del examen de los mismos elementos, esto es, si el J. de Distrito que tiene los dem�s amparos m�s recientes est� facultado o no para iniciar tramitar y resolver la acumulaci�n de los juicios de amparo del juzgado a su cargo con los que existen en diferente juzgado.
Por tanto, el punto de contradicci�n a dilucidar se centra en determinar si trat�ndose de juicios de amparo que se ubiquen en los supuestos previstos en el art�culo 57 de la Ley de Amparo, el J. de Distrito que conozca del m�s reciente se encuentra facultado para iniciar y resolver, de oficio, el incidente de acumulaci�n respecto de aquel o aquellos que se tramitan en diversos Juzgados de Distrito.
SEXTO. Este Tribunal Pleno considera que debe prevalecer con car�cter de jurisprudencia, el criterio que se sustenta en esta resoluci�n, atento a los razonamientos siguientes:
A efecto de resolver esta contradicci�n de tesis, resulta conveniente transcribir los art�culos 57, 58, 59, 60, 61, 62 y 63 de la Ley de Amparo, que contemplan la figura jur�dica de la acumulaci�n:
"Art�culo 57. En los juicios de amparo que se encuentren en tramitaci�n ante los Jueces de Distrito, podr� decretarse la acumulaci�n a instancia de parte o de oficio en los casos siguientes:
"I. Cuando se trate de juicios promovidos por el mismo quejoso, por el mismo acto reclamado aunque las violaciones constitucionales sean distintas, siendo diversas las autoridades responsables.
"II. Cuando se trate de juicios promovidos contra las mismas autoridades, por el mismo acto reclamado siendo diversos los quejosos, ya sea que �stos hayan intervenido en el negocio o controversia que motiv� el amparo, o que sean extra�os a los mismos."
"Art�culo 58. Para conocer de la acumulaci�n, as� como de los juicios acumulados, es competente el J. de Distrito que hubiere prevenido, y el juicio m�s reciente se acumular� al m�s antiguo.
"Cualquier caso de duda o contienda sobre lo establecido en el p�rrafo anterior se decidir� por el Tribunal Colegiado de Circuito dentro de cuya jurisdicci�n resida el J. de Distrito que previno."
"Art�culo 59. Si en un mismo juzgado se siguen los juicios cuya acumulaci�n se pide, el J. dispondr� que se haga relaci�n de ellos en una audiencia en la que se oir�n los alegatos que produjeren las partes y se dictar� la resoluci�n que proceda, contra la cual no se admitir� recurso alguno."
"Art�culo 60. Si los juicios se siguen en juzgados diferentes, promovida la acumulaci�n ante uno de ellos se citar� a una audiencia en la que se oir�n los alegatos que produjeren las partes y se dictar� la resoluci�n que corresponda.
"Si el J. estima procedente la acumulaci�n, reclamar� los autos por medio de oficio, con inserci�n de las constancias que sean bastantes para dar a conocer la causa de la resoluci�n.
"El J. a quien se dirija el oficio lo har� conocer a las partes que ante �l litiguen, para que expongan lo que a su derecho convenga en una audiencia en la que aqu�l resolver� sobre la procedencia o improcedencia de la acumulaci�n."
"Art�culo 61. Si se estima procedente la acumulaci�n, se remitir�n los autos al J. requeriente con emplazamiento de las partes.
"Si se estima que no procede la acumulaci�n, se comunicar� sin demora al J. requirente, y ambos remitir�n los autos de sus respectivos juicios, al Tribunal Colegiado de Circuito, dentro de cuya jurisdicci�n resida el J. de Distrito que previno.
"Recibidos los autos, con el pedimento del Ministerio P�blico Federal y los alegatos escritos que puedan presentar las partes, resolver� el Tribunal Colegiado de Circuito dentro del t�rmino de ocho d�as, si procede o no la acumulaci�n y, dem�s (sic), qu� J. debe conocer de los amparos acumulados.
"Cuando la acumulaci�n de juicios que se siguen en diferentes juzgados haya sido promovida por alguna de las partes y resulte improcedente, se impondr� a �sta una multa de treinta a ciento ochenta d�as de salario."
"Art�culo 62. Desde que se pida la acumulaci�n hasta que se resuelva, se suspender� todo procedimiento en los juicios de que se trate, hecha excepci�n de los incidentes de suspensi�n."
"Art�culo 63. Resuelta la acumulaci�n, los amparos acumulados deber�n decidirse en una sola audiencia teni�ndose en cuenta todas las constancias de aqu�llos.
"Los autos dictados en los incidentes de suspensi�n relativos a los juicios acumulados se mantendr�n en vigor hasta que se resuelva lo principal en definitiva, salvo el caso de que hubieren de reformarse por causa superveniente."
De los preceptos transcritos, se colige lo siguiente:
El art�culo 57 de la Ley de Amparo establece que en los juicios de amparo que se encuentren en tr�mite, podr� decretarse la acumulaci�n a instancia de parte o de oficio; la fracci�n I se refiere a los casos en que los juicios sean promovidos por el mismo quejoso, mismo acto reclamado aunque las violaciones constitucionales sean diferentes siendo tambi�n distintas las autoridades responsables.
La fracci�n II contempla el supuesto cuando el juicio de amparo se promueve contra las mismas autoridades, mismo acto reclamado pero diversos los quejosos, ya sea que hubieren intervenido en la contienda que motiv� el amparo o que sean extra�os a ella.
El art�culo 58 se�ala que para conocer de la acumulaci�n, as� como de los juicios acumulados, ser� competente el J. de Distrito que hubiere prevenido (debiendo entender al que previno en el conocimiento de la demanda de amparo como enseguida se explica), que el juicio m�s reciente se acumular� al m�s antiguo; el segundo p�rrafo se�ala que en caso de duda o contienda lo decidir� el Tribunal Colegiado dentro de la jurisdicci�n en que resida el J. de Distrito que previno.
El numeral 59 establece la acumulaci�n que se pide de juicios que se siguen ante un mismo juzgado, en estos casos, el J. har� relaci�n de ellos en una audiencia en la que oir� los alegatos de las partes y dictar� la resoluci�n correspondiente, en contra de la cual no procede recurso.
Por su parte, el art�culo 60 contempla la acumulaci�n de juicios que se siguen en juzgados diferentes, tambi�n regula el tr�mite de la acumulaci�n promovida ante cualquiera de los Jueces de Distrito, precisando que se citar� a una audiencia en la que se oir�n los alegatos de las partes y se dictar� la resoluci�n respectiva.
Prev� tambi�n que si el J. estima procedente la acumulaci�n, reclamar� los autos por medio de oficio, insertando las constancias necesarias para dar a conocer la causa de la resoluci�n; que el J. a quien se dirija el oficio, lo har� del conocimiento de las partes, para que expongan lo que a su derecho convenga en una audiencia en la que resolver� sobre la procedencia o no de la acumulaci�n.
El art�culo 61 establece que si se estima procedente la acumulaci�n, remitir� los autos al J. requeriente emplazando a las partes. Si estima que no procede se comunicar� sin demora al J. requeriente y ambos remitir�n los autos al Tribunal Colegiado, dentro de cuya jurisdicci�n resida el J. de Distrito que previno, �ste a su vez, resolver�, con el pedimento del Ministerio P�blico y los alegatos de las partes, si procede o no la acumulaci�n y adem�s qu� J. debe conocer.
Finalmente, contempla el supuesto de que siendo improcedente la acumulaci�n, se impondr� multa a la parte que la hubiera promovido.
El art�culo 62 se refiere a la suspensi�n de todo el procedimiento en los juicios de amparo, excepto en el incidente.
El art�culo 63 se�ala que una vez resuelta la acumulaci�n, se resolver�n en una sola audiencia y los autos dictados en los incidentes de suspensi�n se mantendr�n hasta que se resuelva lo principal en definitiva, salvo que se reforme por causa superveniente.
Ahora bien, los preceptos transcritos aluden al vocablo "acumulaci�n" el cual, para el an�lisis del tema de contradicci�n, es necesario definirlo y precisar cu�l es su finalidad en el juicio de amparo.
De acuerdo con el Diccionario Jur�dico Mexicano del Instituto de Investigaciones Jur�dicas de la Universidad Nacional Aut�noma de M�xico, Editorial Porr�a, M�xico mil novecientos noventa y nueve, tomo de la A-Ch, p�gina 97 a 99, se�ala lo siguiente:
"Acumulaci�n. I. Del lat�n, acumulatio, es el resultado de reunir o juntar varias cosas, ya sean materiales o inmateriales.
"En materia procesal ocurren diversas posibilidades de acumulaci�n en cuanto a los sujetos que ejercitan sus acciones, y en cuanto a las pretensiones que puedan plantearse en la demanda.
"...
"Se reconoce generalmente, que la acumulaci�n obedece a razones de econom�a procesal y a la necesidad y conveniencia de evitar que, de seguirse separadamente los diversos procesos pudieran dictarse sentencias contradictorias, lo que acarrear�a grave da�o al prestigio de la administraci�n de justicia, adem�s de los perjuicios que necesariamente podr�an irrogarse a las partes.
"...
"IV. Haremos finalmente referencia al restante supuesto de acumulaci�n, es decir, a la acumulaci�n de autos.
"La acumulaci�n de autos es la reuni�n material de los expedientes en poder de un mismo J. a fin de continuar la sustanciaci�n y hacer posible que se resuelvan en una sola sentencia. ..."
El Diccionario de la Lengua Espa�ola, Real Academia Espa�ola, vig�sima primera edici�n, Madrid 1992, p�gina 37, se�ala:
"Acumulaci�n (Del lat�n accumulatio, -�nis) f. Acci�n y efecto de acumular."
"Acumular (Del lat. acumul�re) tr. Juntar y amontonar. �.t.c.prnl. 2. Imputar alg�n delito o culpa. 3. Der. Unir unos autos a otros, o ejercitar varias acciones juntamente, para que sobre todos se pronuncie una sola sentencia."
Por otra parte, el autor del libro El juicio de amparo, Editorial Porr�a, M�xico 2000, p�gina 484, C.A.G.�a, se�ala respecto de la acumulaci�n lo siguiente:
"En la acumulaci�n, que es la ?acci�n y efecto de acumular?, dentro del amparo, los autos de un expediente, formado con motivo de una demanda de amparo, se unen a los autos de un expediente m�s antiguo, formado con motivo de otra demanda de amparo.
"En lo general, desde el punto de vista procesal, en ciertos casos es recomendable la acumulaci�n para satisfacer el principio de econom�a procesal y para evitar que se dicten sentencias contradictorias de asuntos vinculados entre s�."
Sobre el particular, la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n ha establecido cu�l es el objeto primordial de la acumulaci�n en los criterios siguientes:
"S�ptima �poca
"Instancia: Pleno
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n
"Vol�menes: 139-144, Primera Parte
"P�gina: 13
"ACUMULACI�N DE AUTOS. El objetivo primordial de la acumulaci�n de autos, seg�n se desprende del an�lisis l�gico y congruente de los art�culos 57 y 63 de la Ley de Amparo, es acatar el principio de econom�a procesal traducido en que una sola audiencia se resuelvan dos o m�s juicios de garant�as en donde se reclama el mismo acto y evitar que en dichos juicios se dicten sentencias contradictorias; resultando de lo anterior, que a pesar de la tramitaci�n y de la resoluci�n conjunta y simult�nea, los juicios de amparo acumulados conservan su individualidad, es decir, sus caracter�sticas propias. De lo anterior se infiere que la circunstancia de que no se haya declarado la acumulaci�n de ninguna manera implica que se hubiere dejado sin defensa a las partes o que pudiera influir de manera decisiva en la sentencia que deba dictarse en definitiva, ni menos a�n que no haya sido o�da alguna de las partes que tenga derecho a intervenir en el juicio conforme a la ley; motivo por el cual es claro que no se est� en presencia del supuesto normativo que contempla el art�culo 91, fracci�n IV, segunda parte, de la Ley Reglamentaria de los Art�culos 103 y 107 Constitucionales.
"Amparo en revisi�n 3643/79. Ejes Tractivos, S.A. de C.V. 4 de noviembre de 1980. Unanimidad de diecis�is votos. Ponente: A.A.A.�palo.
"Amparo en revisi�n 4256/79. F.�a N., S.A. y coagraviados. 17 de septiembre de 1980. Unanimidad de quince votos. Ponente: G.L.�n D.."
"S�ptima �poca
"Instancia: Pleno
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n
"Vol�menes: 115-120, Primera Parte
"P�gina: 13
"ACUMULACI�N DE AUTOS. NO IMPLICA FUSI�N. La acumulaci�n de autos prevista por los art�culos 57 y 63 de la Ley de Amparo tiene por objeto sujetarlos a una tramitaci�n com�n, para fallarlos en una sola sentencia, lo cual no implica en modo alguno la fusi�n de los mismos, ya que cada uno de los expedientes acumulados conserva su individualidad, aun cuando f�sicamente se forme con ellos un solo cuaderno.
"R.�n en el amparo en revisi�n 5402/74. M.�n Mexicana, S.A. 3 de octubre de 1978. Unanimidad de diecisiete votos. Ponente: A.R.C.. Secretario: L.M.L.."
"Quinta �poca
"Instancia: Segunda Sala
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n
"Tomo: CXIX
"P�gina: 280
"ACUMULACI�N EN EL AMPARO. El art�culo 57, fracci�n II, de la ley org�nica del juicio de garant�as dispone que puede decretarse la acumulaci�n a instancia de parte o de oficio cuando se trate de juicios promovidos contra las mismas autoridades, por el mismo acto reclamado, siendo diversos los quejosos; y esta disposici�n debe considerarse aplicable para decretar la acumulaci�n, teniendo en cuenta que �sta tiene por objeto tanto la econom�a del procedimiento como evitar la contradicci�n de resoluciones que se dicten por diversos juzgadores en negocios que impliquen el mismo problema jur�dico, si los actos reclamados son sustancialmente los mismos, pues se reducen a la expedici�n de permisos de ruta en favor de personas integrantes de una misma Federaci�n o uni�n de permisionarios, en tramos diversos de una misma carretera, y las autoridades responsables son tambi�n las mismas, gobernadores de Estados lim�trofes y jefe de Tr�nsito de los mismos Estados, y s�lo hay variedad en cuanto al n�mero de las autoridades encargadas de ejecutar las �rdenes reclamadas; de todo lo cual se desprende que existe conexidad en los juicios y es conveniente su acumulaci�n.
"Tomo CXIX, p�gina 3823. �ndice alfab�tico. Incidente de acumulaci�n de autos 2/51 de los amparos 846/51 y 709/51. V�zquez D�az G. y coagraviados. 11 de enero de 1954. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: A.F.R.�rez. R.: O.M.G.�lez.
"Tomo CXIX, p�gina 280. Acumulaci�n de autos 2/50 de los amparos 23/50, 55/43 y 565/49. C.A.M. y coagraviados. 11 de enero de 1954. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: A.F.R.�rez. R.: O.M.G.�lez."
De lo anterior, se pone de manifiesto que la acumulaci�n es el resultado de reunir o juntar los autos de una demanda de amparo a los autos de otra demanda de amparo m�s antigua, que se encuentren en tr�mite, con el objetivo primordial de respetar el principio de econom�a procesal, traducido �ste en que en una sola audiencia se resuelvan dos o m�s juicios de garant�as y evitar se dicten sentencias contradictorias.
Tambi�n, de los preceptos transcritos se advierte que hacen referencia a la acumulaci�n de oficio y a la acumulaci�n a instancia de parte, siendo esta facultad potestativa para los Jueces decretarla o no.
As�, en cuanto a la facultad de oficio que tiene el J. de Distrito, sobre el particular debe indicarse que conforme al Gran Diccionario Jur�dico de los Grandes Juristas, de su autor J.G.C.M.�ndez, en la p�gina 964, as� como el Diccionario Jur�dico de su autor E.J.C., edici�n 1997, p�gina 433, se�alan lo siguiente:
"Oficio. ... por oposici�n a la iniciativa privada, es la acci�n o injerencia espont�nea que cumple el J. en el proceso, sin necesidad de requerimiento o petici�n de parte, o iniciativa del Magistrado, sin instancia de parte."
Ahora bien, la interpretaci�n arm�nica de los art�culos 57 a 60 de la Ley de Amparo, permite establecer que como esa facultad de oficio debe ejercerse de manera unilateral, con potestad plena y sin tramitaci�n alguna, no es factible que un J. de Distrito pueda hacerlo respecto de demandas de amparo que se tramiten ante otro J., porque en esa hip�tesis la acumulaci�n ya no ser�a de oficio por un J., sino mediante la necesaria concurrencia de dos voluntades, una que inicia el tr�mite sin poder vinculante y la otra que accede a la acumulaci�n y que no obrar�a por impulso propio ni a instancia de parte.
Luego, no es posible que, de oficio, un J. de Distrito le ordene a otro que est� conociendo de otras demandas de amparo, que se las env�e, porque este �ltimo est� en libertad de negarse a hacerlo en virtud de la facultad discrecional de que goza.
En consecuencia, debe concluirse que la acumulaci�n de oficio s�lo puede ejercerse respecto de los juicios de amparo que se tramitan ante un mismo juzgado.
En cambio, trat�ndose de la acumulaci�n a instancia de parte, cabe se�alar que los art�culos 59 y 60 de la Ley de Amparo la regulan, ya que as� se aprecia de su contenido al se�alar lo siguiente:
"Art�culo 59. Si en un mismo juzgado se siguen los juicios cuya acumulaci�n se pide ..."
"Art�culo 60. Si los juicios se siguen en juzgados diferentes, promovida la acumulaci�n ..."
De lo transcrito, se pone de manifiesto que la acumulaci�n a instancia de parte, podr� promoverse ante cualquiera de los Jueces, en t�rminos de los preceptos legales transcritos del ordenamiento citado; sin embargo, en caso de que el J. de Distrito que reciba la solicitud advierta de las constancias de autos que otro previno, conforme al sello fechador impreso en las demandas de amparo por la oficial�a respectiva, deber� declararse legalmente incompetente para conocer de la acumulaci�n y remitir las constancias necesarias al J. de Distrito que previno, a fin de que este �ltimo resuelva sobre la acumulaci�n.
Ello, porque el art�culo 58 de la Ley de Amparo establece:
"Art�culo 58. Para conocer de la acumulaci�n, as� como de los juicios acumulados, es competente el J. de Distrito que hubiere prevenido, y el juicio m�s reciente se acumular� al m�s antiguo. ..."
El precepto transcrito establece como regla general, que el J. de Distrito que hubiese prevenido, ser� el competente para conocer y resolver sobre la acumulaci�n, entendido esto, como aquel que conoci� de la demanda presentada en primer t�rmino.
Lo anterior si se toma en cuenta que el vocablo "prevenido" y "prevenir" de acuerdo con el Diccionario de la Lengua Espa�ola, Real Academia Espa�ola, vig�sima primera edici�n, Madrid 1992, tomo II, de las letras H-Z, p�ginas 1664 y 1665, se�ala lo siguiente:
"P.ido, da. p.p. de prevenir. 2. adj. Apercibido dispuesto, aparejado para una cosa. 3. Provisto, abundante, lleno. Fracaso bien prevenido. 4. Pr�vido, advertido, cuidadoso."
"P.ir (Del lat. praevinere) tr. Preparar, aparejar y disponer con anticipaci�n las cosas necesarias para un fin. 2. Prever, ver, conocer de antemano o con anticipaci�n un da�o o perjuicio. 3.P., evitar, estorbar o impedir una cosa. 5. I., impresionar, preocupar a alguien, induci�ndole a prejuzgar personas o cosas. 6. A. a un inconveniente, dificultad u objeci�n. 7. Der. Ordenar y ejecutar un juzgado las diligencias iniciales o preparatorias de un juicio civil o criminal, se�aladamente las que por ser urgentes no se deben demorar aunque no est� definida todav�a la competencia. 8. Der. Instruir las primeras diligencias para asegurar los bienes y las resultas de un juicio. 9. prnl. Disponer con anticipaci�n; prepararse de antemano para una cosa. P.�rsele a uno una cosa. fr. venirle al pensamiento, ocurr�rsele."
Asimismo, el Diccionario de Derecho Procesal Civil del autor E.P., vig�simaquinta edici�n, Editorial Porr�a, M�xico mil novecientos noventa y nueve, p�ginas 626 y 627, define el concepto de prevenci�n as�:
"P.ci�n. La anticipaci�n con que se adelanta un J. a conocer de un juicio determinado, para cuyo conocimiento es el J. competente, lo mismo que otros Jueces de igual jurisdicci�n y categor�a. Por virtud de la prevenci�n ?hace suyo el juicio? y excluye a los dem�s Jueces que de �l pudieran conocer. Ll�mese prevenci�n, porque previene y se adelanta a conocer antes que otros; cuya significaci�n metaf�ricamente se toma de aquel acto, en que concurriendo dos o m�s, solicitando su preparaci�n para el logro de alguna cosa, por la antelaci�n de su asistencia, lo consigue aquel que primero viene." (C..)
Como se aprecia, las definiciones transcritas corroboran el hecho de que es competente para conocer y resolver de la acumulaci�n el J. de Distrito que hubiera conocido en primer t�rmino de la demanda de amparo m�s antigua.
Corrobora lo anterior, la jurisprudencia de la Segunda Sala, cuyos rubro, contenido y datos de identificaci�n son los siguientes:
"Novena �poca
"Instancia: Segunda Sala
"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta
"Tomo: XVI, julio de 2002
"Tesis: 2a./J. 82/2002
"P�gina: 63
"ACUMULACI�N EN AMPARO. CUANDO SE TRATA DE JUICIOS TRAMITADOS ANTE DISTINTOS JUZGADOS DE DISTRITO SE CONSIDERA ?JUEZ QUE PREVINO? AL QUE CONOZCA DE LA DEMANDA PRESENTADA EN PRIMER LUGAR, AUNQUE LA RECIBA POSTERIORMENTE.-De lo previsto en el art�culo 58 de la Ley de Amparo se desprende que para conocer tanto del incidente de acumulaci�n de juicios seguidos ante diversos �rganos jurisdiccionales, como del fondo del asunto de aquellos que a la postre fueran acumulados, ser� competente el J. de Distrito que hubiere prevenido, y el juicio m�s reciente se acumular� al m�s antiguo. Ahora bien, si se toma en consideraci�n que el incidente de acumulaci�n en amparo constituye una instituci�n procesal de finalidades pr�cticas en la cual ser� potestativo para el juzgador decretar la concentraci�n de los procesos, se concluye que la expresi�n ?J. de Distrito que hubiere prevenido? significa que el juzgador federal que reciba la demanda de amparo (susceptible de acumulaci�n) m�s antigua, ser� quien deba conocer tanto del referido incidente como del fondo de los juicios que a su potestad podr�n ser acumulados; asimismo, por ?demanda m�s antigua? se entiende aquella que con anterioridad a las dem�s relacionadas al procedimiento acumulativo provoc� el comienzo formal del juicio de garant�as a trav�s del acto de su presentaci�n en cualquiera de las formas admitidas por la ley aplicable y/o por la jurisprudencia.
"Contradicci�n de tesis 13/2001. Entre las sustentadas por el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito y el Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, hoy Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito. 21 de junio de 2002. Cinco votos. Ponente: J.V.A.A.S.: E.R.G..
"Tesis de jurisprudencia 82/2002. Aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesi�n privada del veintiocho de junio de dos mil dos."
En consecuencia, todo lo anterior permite establecer que en relaci�n con la acumulaci�n de oficio s�lo puede ejercerse respecto de los juicios de amparo que se tramitan ante un mismo juzgado, en cambio la acumulaci�n a instancia de parte, �sta podr� promoverse ante cualquiera de los Jueces, sin embargo, en caso de que el J. de Distrito que reciba la solicitud advierta que otro previno, se declarar� legalmente incompetente para conocer de la acumulaci�n y remitir� las constancias necesarias al J. que previno para que este �ltimo resuelva sobre la acumulaci�n.
En las relatadas condiciones, debe prevalecer con car�cter de jurisprudencia, el criterio que sustenta este Tribunal Pleno en esta resoluci�n:
ACUMULACI�N EN AMPARO. SE PODR� DECRETAR DE OFICIO CUANDO SE TRATE DE JUICIOS EN TR�MITE ANTE UN MISMO JUZGADO DE DISTRITO, PUES EN EL CASO DE LOS TRAMITADOS ANTE JUZGADOS DISTINTOS, S�LO PROCEDER� A INSTANCIA DE PARTE.-De la interpretaci�n de los art�culos 57 a 60 de la Ley de Amparo se advierte que en los juicios de garant�as que se encuentren en tr�mite ante los Jueces de Distrito podr� decretarse su acumulaci�n, a instancia de parte o de oficio, en los casos que se�ala la ley; que ser� competente para conocer de la acumulaci�n, as� como de los juicios acumulados, el J. que hubiere prevenido, y que el m�s reciente se acumular� al m�s antiguo; que la acumulaci�n podr� decretarse tanto respecto de los juicios de amparo que se sigan ante un mismo juzgado, como de los que se sigan ante juzgados diferentes; y que es potestativo para los Jueces decretarla o no. Ahora bien, como la facultad de decretar la acumulaci�n de oficio se ejerce unilateralmente, con potestad plena y sin tramitaci�n alguna, no es factible que un J. de Distrito pueda hacerlo respecto de juicios que se sigan ante otro J., porque en esta hip�tesis la acumulaci�n ya no ser�a de oficio, sino mediante la necesaria concurrencia de dos voluntades, una que inicia el tr�mite sin poder vinculante y otra que accede a la acumulaci�n y que no obrar�a por impulso propio ni a instancia de parte; luego, no es posible que, de oficio, un J. de Distrito le ordene a otro que est� conociendo de otros juicios de amparo, que le env�e los autos, porque este �ltimo est� en libertad de negarse a hacerlo por virtud de la facultad discrecional de que goza. En consecuencia, la acumulaci�n de oficio s�lo puede ejercerse respecto de los juicios de amparo que se tramitan ante un mismo juzgado, mientras que la acumulaci�n a instancia de parte podr� promoverse ante cualquiera de los Jueces que est�n conociendo de los juicios relacionados; sin embargo, en caso de que el que reciba la solicitud advierta de las constancias de autos que otro previno, conforme al sello fechador impreso en las demandas por la oficial�a respectiva, deber� declararse legalmente incompetente para conocer del incidente de acumulaci�n y remitir las constancias necesarias a aqu�l, a fin de que lo resuelva.
Por lo expuesto y fundado, se

resuelve:
PRIMERO.-S� existe contradicci�n entre los criterios sustentados por el Tercer Tribunal Colegiado del Octavo Circuito y el Primer Tribunal Colegiado del D�cimo S�ptimo Circuito.
SEGUNDO.-Debe prevalecer con car�cter de jurisprudencia, el criterio sustentado por este Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, conforme a la tesis que ha quedado redactada en la parte final del �ltimo considerando de esta resoluci�n.
TERCERO.-Rem�tase de inmediato la tesis jurisprudencial que se sustenta en este fallo a la Coordinaci�n General de Compilaci�n y S.�n de Tesis, para su publicaci�n en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, as� como a la Primera y Segunda S. de esta Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, a los Tribunales de Circuito y a los Juzgados de Distrito, en acatamiento a lo dispuesto en el art�culo 195 de la Ley de Amparo.
N.�quese; env�ese testimonio de esta resoluci�n a los tribunales contendientes y, en su oportunidad, arch�vese el toca como asunto concluido.
As� lo resolvi� el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, por mayor�a de nueve votos de los se�ores Ministros Coss�o D�az, L.R., D�az R., G�ngora P., G.�o P., O.M., S.C., S.M. y presidente A.G.�itr�n; el se�or M.S.S.A.A. vot� en contra y se reserv� su derecho de formular voto particular. Dada la ausencia del se�or Ministro ponente, por licencia concedida, la se�ora Ministra Olga S�nchez C. de G.�a V. hizo suyo el proyecto.