Tesis de Suprema Corte de Justicia, Pleno - Jurisprudencia - VLEX 27610331

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Pleno

Emisor:Pleno
Materia:Civil
RESUMEN

DIVORCIO (SEVICIA, AMENAZAS E INJURIAS ALEGADAS COMO CAUSALES).

 
CONTENIDO

DIVORCIO (SEVICIA, AMENAZAS E INJURIAS ALEGADAS COMO CAUSALES).

El art�culo 33 del C�digo Federal de Procedimientos Civiles determina que en caso de que las leyes de los Estados cuyos Jueces compitan est�n en conflicto, las competencias que promuevan los de un Estado a los de otro, se decidir�n con arreglo a lo prevenido en el propio C�digo Federal. Los C�digos de Procedimientos Civiles de los Estados de Puebla y Tlaxcala contienen reglas distintas, pues en el primero no existen normas especiales para la decisi�n de las controversias cuando se trata de juicios de divorcio, debi�ndose aplicar en tales casos la fracci�n IV de su art�culo 145, que determina que es J. competente el del domicilio del demandado, si se trata del ejercicio de acciones personales, a las que es asimilable la de divorcio, en tanto que en el art�culo 180 del segundo se establece que en los negocios de divorcio es competente el J. del domicilio del marido. Por tal motivo, la controversia jurisdiccional suscitada entre las autoridades judiciales contendientes para conocer del caso, debe decidirse de acuerdo con lo prevenido en el art�culo 27 del C�digo Federal de Procedimientos Civiles, que determina que los juicios de divorcio son de la competencia del J. del domicilio conyugal, y como de acuerdo con lo que establece el art�culo 184 del C�digo Civil de Puebla, la mujer debe vivir al lado de su marido, y seg�n el art�culo 25 del mismo ordenamiento, el domicilio de una persona f�sica es el lugar donde reside habitualmente, debe concluirse que el juicio de divorcio en cuesti�n, debe ser de la competencia del J. del domicilio del marido que fue ante el que se promovi�.

Competencia 90/45. Suscitada entre el J. de Primera Instancia de Huamantla, Estado de Tlaxcala, y el J. Segundo de lo Civil de la ciudad de Puebla. 16 de octubre de 1951. Unanimidad de quince votos. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.