Tesis de Suprema Corte de Justicia, Pleno - Jurisprudencia - VLEX 27621608

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Pleno

Emisor:Pleno
Materia:Constitucional
RESUMEN

LEY FEDERAL DEL TRABAJO. SU ARTÍCULO 876, FRACCIÓN I, NO VIOLA LA GARANTÍA DE AUDIENCIA.-

 
CONTENIDO

LEY FEDERAL DEL TRABAJO. SU ART�CULO 876, FRACCI�N I, NO VIOLA LA GARANT�A DE AUDIENCIA.-

La fracci�n I del art�culo 876 de la Ley Federal del Trabajo obliga tanto al actor como al demandado a comparecer a la etapa conciliatoria en forma personal, esto es, sin abogados patronos, asesores o apoderados; y la �ltima fracci�n del mismo precepto impone a las partes tambi�n, la obligaci�n de presentarse personalmente a la etapa de demanda, excepciones y ofrecimiento y admisi�n de pruebas, pero �nicamente para aquel caso en que no hayan concurrido a la primera etapa del procedimiento, es decir, a la de conciliaci�n, ahora bien, de una correcta interpretaci�n del numeral en cuesti�n se advierte que la obligaci�n de comparecer personalmente a la etapa de demanda y excepciones tiene entre otras finalidades la de que se acuda ante la Junta respectiva para un nuevo intento de avenimiento entre las partes, pues de conformidad con lo dispuesto en el art�culo 878, fracci�n I, de la misma ley, la etapa de demanda y excepciones comenzar� con la exhortaci�n que haga el presidente de la Junta para que las partes lleguen a un arreglo y, a continuaci�n, si �stas persistieran en su actitud, dar� la palabra al actor para la exposici�n de su demanda. Luego entonces, la obligaci�n de presentarse personalmente a la etapa de demanda y excepciones s�lo subsiste cuando las partes no lo hicieron a la de conciliaci�n, pero no en el supuesto contrario, caso en el cual debe entenderse que la comparecencia podr� ser por cualquiera otro de los medios que la ley establece. En este orden de ideas, como la naturaleza real y jur�dica de la etapa conciliatoria, que bien puede decirse que se extiende hasta la primera parte de la siguiente, o sea, de la de demanda y excepciones, en cuanto se refiere a la exhortaci�n de avenimiento que debe hacer el presidente de la Junta es, concretamente, el de que las partes diriman el conflicto voluntariamente sin que el desacuerdo a que puedan llegar tenga, en s� mismo, consecuencias perjudiciales para ellos, por lo que no puede concluirse que se viola en su perjuicio la garant�a de audiencia, pues, al producirse tal conducta, la autoridad no les priva de ning�n derecho que las leyes les otorgan ya que el �nico efecto en esta hip�tesis es el de que se les tenga por inconformes con todo arreglo, pudiendo, por lo contrario, en la especie, comparecer la parte demandada a la etapa de demanda y excepciones en su segunda parte, al trav�s de los medios que establece la ley, de tal manera que, en tales circunstancias, puede ser o�do en juicio en la forma pretendida y, en consecuencia, no se produce la indefensi�n aducida por la parte quejosa.

Amparo en revisi�n 3630/82.-Dicomsa Construcci�n, S.A.-5 de junio de 1984.-Unanimidad de diecisiete votos, en cuanto a los puntos resolutivos, y mayor�a de doce votos por lo que hace a la parte considerativa.-Disidentes: A.L.A., J.R.P.V., Mar�a C.S.�n de T., G.L.�n O. y J.O. Toro.-Ponente: F.C.T..

Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, Vol�menes 187-192, Primera Parte, p�gina 93, P..