Ejecutoria num. 1a./J. 138/2011 (9a.) de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala - Jurisprudencia - VLEX 348048086

Ejecutoria num. 1a./J. 138/2011 (9a.) de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Emisor:Primera Sala
Número de Resolución:1a./J. 138/2011 (9a.)
Localizacion:Décima Época. Primera Sala. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta.
Fecha de Publicación: 1 de Diciembre de 2011
RESUMEN

AMPARO DIRECTO 33/2008. ********** Y OTROS.AVERIGUACIÓN PREVIA. LAS TRANSGRESIONES COMETIDAS DURANTE ESTA FASE CONSTITUYEN VIOLACIONES PROCESALES EN TÉRMINOS DEL ARTÍCULO 160 DE LA LEY DE AMPARO.PRUEBA ILÍCITA. EL DERECHO A UN DEBIDO PROCESO COMPRENDE EL DERECHO A NO SER JUZGADO A PARTIR DE PRUEBAS OBTENIDAS AL MARGEN DE LAS EXIGENCIAS CONSTITUCIONALES Y LEGALES.PRUEBAS EN EL PROCEDIMIENTO PENAL. SUPUESTOS EN QUE DEBE NULIFICARSE SU EFICACIA.ACREDITACIÓN DEL CUERPO DEL DELITO Y DEL DELITO EN SÍ. SUS DIFERENCIAS. PRINCIPIO DE IGUALDAD EN EL PROCESO PENAL. SU ALCANCE. DECLARACIONES DEL COIMPUTADO EN UNA AVERIGUACIÓN PREVIA. NO PUEDEN FORMAR PARTE DEL ACERVO PROBATORIO DE UN JUICIO QUE VERSA SOBRE HECHOS RELACIONADOS.DEFENSA ADECUADA. FORMA EN QUE EL JUEZ DE LA CAUSA GARANTIZA SU VIGENCIA.

 
CONTENIDO

AVERIGUACIÓN PREVIA. LAS TRANSGRESIONES COMETIDAS DURANTE ESTA FASE CONSTITUYEN VIOLACIONES PROCESALES EN TÉRMINOS DEL ARTÍCULO 160 DE LA LEY DE AMPARO.
PRUEBA ILÍCITA. EL DERECHO A UN DEBIDO PROCESO COMPRENDE EL DERECHO A NO SER JUZGADO A PARTIR DE PRUEBAS OBTENIDAS AL MARGEN DE LAS EXIGENCIAS CONSTITUCIONALES Y LEGALES.
PRUEBAS EN EL PROCEDIMIENTO PENAL. SUPUESTOS EN QUE DEBE NULIFICARSE SU EFICACIA.
AMPARO DIRECTO 33/2008. ********** Y OTROS. 4 DE NOVIEMBRE DE 2009. MAYORÍA DE CUATRO VOTOS. DISIDENTE: S.A.V.H.. PONENTE: J.R.C.D.. SECRETARIO: M.E.S.F..
CONSIDERANDO QUE:
PRIMERO. Competencia. Esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es competente para resolver el presente amparo directo, en atención a que, si bien es de competencia originaria de un Tribunal Colegiado de Circuito, en el caso se ejerció la facultad de atracción para conocer de él, en términos de lo dispuesto en los artículos 107, fracción V, último párrafo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 182, fracción III, de la Ley de Amparo y 21, fracción III, inciso b), de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.
SEGUNDO. Existencia del acto reclamado. La existencia del acto reclamado quedó acreditada con el informe justificado rendido por la autoridad responsable, así como los expedientes que adjuntó al efecto, de los que se desprende que con fecha cuatro de enero de dos mil ocho, el Magistrado titular del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito emitió la sentencia impugnada, en la que determinó la plena responsabilidad de los quejosos en la comisión de los delitos de homicidio calificado, lesiones calificadas, portación de arma de fuego sin licencia y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.
TERCERO. Sobreseimiento del juicio por existencia de un diverso juicio de amparo directo. Por cuanto hace al amparo solicitado por ********** (1), ********** (2), ********** (3), ********** (4), ********** (5) y ********** (6), es un hecho notorio para esta Primera Sala que el diverso juicio de amparo directo ********** de su índice, resuelto en sesión de doce de agosto de dos mil nueve, fue promovido por los mismos quejosos, en contra del mismo acto, esto es, la sentencia pronunciada en cuatro de enero de dos mil ocho en el toca de apelación **********, de la misma autoridad responsable, es decir, el Magistrado del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito.
De hecho, en ese juicio de garantías esta Primera Sala determinó conceder la protección constitucional solicitada en los siguientes términos:
"PRIMERO. La Justicia de la Unión ampara y protege a ********** y **********, en contra del acto y de la autoridad referida en el considerando noveno de la presente ejecutoria, y para los efectos precisados en el último considerando de esta sentencia.
"SEGUNDO. La Justicia de la Unión ampara y protege a **********, **********, ********** y **********, en contra del acto y de la autoridad referida en el considerando noveno de la presente ejecutoria, y para los efectos precisados en el último considerando de esta sentencia."
Siendo que en el resultando noveno de dicho fallo al momento de especIficar el acto reclamado en dicho juicio de garantías y la autoridad responsable a la que se reclama el mismo, se señala:
"NOVENO. En contra de la resolución dictada el cuatro de enero de dos mil ocho, por el Magistrado del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito, en los autos del recurso de apelación **********, mediante escrito presentado el veinte de febrero de dos mil ocho ante la Oficialía de Partes del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito, los sentenciados **********, **********, **********, **********, ********** y **********, por su propio derecho, promovieron juicio de amparo directo."
Como se puede advertir de las transcripciones anteriores, el acto reclamado por los quejosos ********** (1), ********** (2), ********** (3), ********** (4), ********** (5) y ********** (6), en el presente juicio de garantías, es el mismo que los propios quejosos señalaron como acto reclamado en el diverso juicio de amparo directo **********, esto es, la sentencia dictada el cuatro de enero de dos mil ocho por el Magistrado titular del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito en el toca de apelación **********; en este contexto, debe señalarse que si en el diverso juicio de amparo **********, ya se dictó resolución por esta misma Sala el doce de agosto de dos mil nueve, es claro que respecto de ese acto, por lo que hace a los ahora quejosos, ya se realizó el examen de su constitucionalidad, por lo que en ese sentido respecto de los antes mencionados en el presente juicio se actualiza el supuesto de cosa juzgada.
En este orden de ideas, debe señalarse que respecto de ********** (1), ********** (2), ********** (3), ********** (4), ********** (5) y ********** (6), en el presente juicio de garantías se actualiza la hipótesis de la causal de improcedencia prevista en la fracción IV del artículo 73 de la Ley de Amparo,(49) por lo que con fundamento en la diversa fracción III del artículo 74 del mismo ordenamiento,(50) procede sobreseer en el presente juicio de amparo, únicamente por cuanto hace a los mencionados quejosos.
Sirven de apoyo a lo anterior, las tesis que a continuación se transcriben:
"AMPARO, SOBRESEIMIENTO DEL, POR HABER SIDO EL ACTO MATERIA DE OTRO AMPARO. De conformidad con el artículo 73, fracciones I y IV, de la Ley de Amparo, el juicio de amparo es improcedente contra actos que hayan sido materia de una ejecutoria en otro juicio de amparo promovido por el mismo quejoso, en contra de las mismas autoridades y por el mismo acto reclamado, aun cuando las violaciones sean diversas. Si tales extremos se surten, procede sobreseer por improcedencia el juicio de garantías por estar dentro de lo previsto por la fracción III del artículo 74 de la Ley Orgánica de los Artículos 103 y 107 Constitucionales, sin entrar al estudio de los conceptos de violación."(51)
"SOBRESEIMIENTO POR AMPARO ANTERIOR. REQUISITOS PARA QUE PROCEDA. La causal de improcedencia que se decreta con base en la fracción IV del artículo 73 de la Ley de Amparo, requiere: a) Que los juicios de amparo hayan sido promovidos por los mismos quejosos, b) Contra las mismas autoridades, y c) Por igual acto reclamado, y no opera en caso de faltar una de esas circunstancias."(52)
"SOBRESEIMIENTO POR ACTOS APRECIADOS EN OTRO AMPARO. Si los quejosos promovieron dos juicios de amparo contra los mismos preceptos que se combaten en el presente, es suficiente la circunstancia de que en el primero de dichos juicios haya sido dictada ejecutoria por este Alto Tribunal, para invocar el motivo de sobreseimiento establecido por el artículo 73, fracción IV, de la ley orgánica del juicio de garantías, puesto que resulta evidente que los preceptos reclamados ya fueron materia de diversa ejecutoria pronunciada en otro juicio de amparo formulado por los propios quejosos, contra las mismas autoridades responsables e inclusive con semejantes conceptos de violación."(53)
CUARTO. Acto reclamado. La sentencia reclamada del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito en su parte considerativa, en lo conducente, es del tenor siguiente:
"CUARTO. Los agravios hechos valer en el presente asunto son inoperantes en una parte e infundados en otra, como más adelante se verá.
"Previo al análisis correspondiente, es pertinente destacar que si bien de las constancias relativas a la causa penal 46/1998, se advierte que no se efectuaron careos constitucionales entre los justiciables con la totalidad de los testigos de cargo, y sólo se verificaron respecto de ********** con **********; ********** con **********, **********, **********, **********, **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** y **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** o ********** con ********** y **********; ********** con **********, ********** o **********, ********** y **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********, ********** y ********** o **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con ********** o **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, ********** y ********** con **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, ********** y ********** con **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, ********** y ********** con ********** o **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** o ********** o ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con ********** y **********; ********** y ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con ********** y **********; ********** con **********; ********** con ********** y **********; ********** con **********, **********, ********** y **********; ********** con ********** y **********; ********** con ********** y **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; ********** con **********, ********** o ********** y **********; **********, **********, ********** y ********** con **********; **********, **********, ********** y ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********; ********** con **********. Así como entre los propios acusados **********, ********** y ********** con **********; **********, **********, ********** y ********** con **********; **********, ********** y ********** con **********; **********, **********, ********** y **********, con **********; **********, **********, ********** y ********** con **********; ********** con **********; **********, **********, ********** y ********** con ********** y **********; **********, **********, **********, ********** e ********** con ********** y **********; **********, **********, **********, ********** y ********** con ********** y **********; **********, **********, **********, ********** y ********** con ********** y **********; ********** ********** o ********** o ********** con **********; ********** con ********** o ********** o **********; **********, ********** y ********** con **********; ********** con **********; sin embargo, la omisión relativa es irrelevante, toda vez que conforme a lo dispuesto por el artículo 20, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, este tipo de careos sólo deben desahogarse previa solicitud del procesado o su defensor, por ser una garantía constitucional, y aun cuando de autos aparece que quienes patrocinaron a los justiciables durante la instrucción del proceso, no solicitaron la práctica de esas diligencias y en algunos casos dejaron de insistir en su desahogo, este tribunal no debe ordenar la reposición del procedimiento de manera oficiosa, en estricto cumplimiento al mandato constitucional aludido.
"Por otra parte, el defensor particular de los justiciables, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, ********** o ********** o **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, **********, ********** y ********** o **********, en sus agravios, entre otras cosas, dijo:
"'En cuanto a que la defensa se impone de autos tan sólo un día antes de la audiencia de vista, se manifiesta lo siguiente: a) Contrario a lo que señala el J. natural a foja 21 de la sentencia, el tribunal actuó conforme al artículo 88 del Código de Procedimientos Penales para la Federación. b) De las constancias del expediente se aprecia la inasistencia del otrora defensor L.. ********** y, por ende, el tribunal actuó conforme al artículo 88, segundo párrafo, de la ley adjetiva, y dio vista para el nombramiento del nuevo defensor. c) El día 17 de enero del año 2007 son nombrados por los encausados mediante escritos presentados al juzgado, los defensores **********, ********** y **********. d) Como obra en el expediente, el día 17 de enero del año en curso, en el local del juzgado estuvieron presentes los defensores ********** y ********** para imponerse de autos, sin que ese día se les permitiera protestar el cargo, y el J. difirió la audiencia conforme al ya referido artículo 88 de la ley adjetiva. e) La audiencia se difirió dando constancia de la presencia de los defensores y conforme al propio texto del artículo 88 de la ley adjetiva, es decir, se amplió el término para que preparan su defensa. f) Por otra parte, en la audiencia de vista, la defensa a través de su representante común L.. ********** exhibió escrito de conclusiones y alegatos. Dicho defensor además de apegarse a las ya rendidas por el anterior defensor; a las del defensor público federal; y a las del defensor de pueblos indígenas, sumó argumentación a favor de los encausados sin revocar la argumentación favorable a éstos. g) Las conclusiones de esta defensa fueron analizadas por el J. tal y como puede advertirse de la lectura de la sentencia, por lo que tuvieron el efecto para el cual fueron creadas, es decir, proporcionar al juzgador una serie de argumentos a favor de nuestros defendidos, y adicionalmente resultan las de mayor cita a lo largo de la sentencia. h) Las conclusiones rendidas por la defensa cubren la garantía de debido proceso; y el procedimiento se apega al mandato del artículo 88 del Código de Procedimientos Penales, como se detalló en los incisos anteriores. i) Como se aprecia del fallo, no es la falta de argumentos de defensa lo que hace la sentencia adversa a nuestros defendidos, sino la indebida valoración de la evidencia; distorsión o invención de evidencia, incorrecta apreciación de los hechos; indebida aplicación del derecho y una conducta inquisitiva por parte del J.. j) Por lo antes señalado, las advertencias del J., más que trascender en el resultado de la sentencia, dan cuenta de una correcta función judicial e indebida apreciación de su parte.
"'Ahora bien, y toda vez que no hay una violación que haya trascendido en la defensa de los procesados, resulta aplicable el criterio obligatorio de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que al rubro y en cuanto contenido se indica como: Novena Época. Instancia: Primera Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, X, noviembre de 1999, página 336, tesis 1a./J. 65/99, jurisprudencia, Materia(s): Común: "PROCEDIMIENTO, REPOSICIÓN DEL. SÓLO CUANDO LA VIOLACIÓN TRASCIENDA AL RESULTADO DE LA SENTENCIA DEFINITIVA ES PROCEDENTE."