de Suprema Corte de Justicia, - Jurisprudencia - VLEX 38268119

de Suprema Corte de Justicia,

Materia:Suprema Corte de Justicia de México
Fecha de Publicación:23 de Marzo de 2008
RESUMEN

DECLARACIÓN PRESENTADA A TRAVÉS DE MEDIOS ELECTRÓNICOS Y ACUSE DE RECIBO CON SELLO DIGITAL. LA CONSTANCIA IMPRESA O SU COPIA SIMPLE SON APTAS PARA ACREDITAR LA APLICACIÓN DE LOS PRECEPTOS LEGALES EN QUE AQUÉLLA SE SUSTENTÓ. CONTRADICCIÓN DE TESIS 261/2007-SS. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO Y EL SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SÉPTIMO CIRCUITO.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Registro No. 20867

L.�n:

Novena �poca

Instancia: Segunda Sala

Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta

Tomo: XXVII, Marzo de 2008

P�gina: 363

MINISTRO PONENTE: MARIANO AZUELA G�ITR�N.

SECRETARIO: �SCAR F. HERN�NDEZ BAUTISTA.

CONSIDERANDO:

PRIMERO

Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n es competente para conocer de la presente denuncia de contradicci�n de tesis, de conformidad con lo dispuesto en los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos; 197-A de la Ley de Amparo y 21, fracci�n VIII, de la Ley Org�nica del Poder Judicial de la Federaci�n, en relaci�n con los puntos segundo y cuarto del Acuerdo General 5/2001, aprobado por el Tribunal Pleno el veintiuno de junio de dos mil uno, en virtud de que el tema sobre el que versa la denuncia corresponde a la materia administrativa de la especialidad de esta Segunda Sala.

SEGUNDO

La denuncia de contradicci�n de criterios proviene de parte leg�tima, en t�rminos de lo dispuesto en el art�culo 197-A de la Ley de Amparo, toda vez que fue realizada por la Presidenta del Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito.

TERCERO

Las consideraciones que sirvieron de sustento al Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, al resolver el recurso de revisi�n 395/2006, en la parte conducente, son las siguientes:

"QUINTO. Es infundado el agravio aducido.

"En efecto, la parte quejosa combate la sentencia dictada por el Juez D�cimo Cuarto de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal el ocho de agosto de dos mil seis, en la que determin� sobreseer en el juicio de garant�as con fundamento en el art�culo 74, fracci�n III de la Ley de Amparo, en relaci�n a los actos reclamados consistentes en los art�culos 29, fracci�n II, en relaci�n con el art�culo tercero fracciones IV, V y IX de las disposiciones transitorias de la Ley del Impuesto sobre la Renta, vigente para el a�o de 2005, en virtud de que estim� que si bien se hab�an reclamado las normas referidas en su car�cter heteroaplicativo, lo cierto es que se actualizaba la causal de improcedencia prevista en el art�culo 73, fracci�n VI de la Ley de Amparo, respecto de los art�culos impugnados, en virtud de que la quejosa no hab�a demostrado su acto de aplicaci�n, en tanto que las pruebas exhibidas constitu�an un mero indicio, siendo que se debieron haber perfeccionado con la prueba pericial en materia contable.

"Ahora bien, en el agravio aducido, la parte quejosa refiere, esencialmente, que no era indispensable que se demostrara la aplicaci�n de los art�culos que reclam� de inconstitucionales con la prueba pericial, sino tambi�n con las pruebas documentales que aport�, que tienen pleno valor, conforme al art�culo 202 del C�digo Federal de Procedimientos Civiles, por ser documentos p�blicos, b�sicamente con la prueba consistente en la declaraci�n anual por concepto del impuesto sobre la renta causado en el ejercicio fiscal dos mil cinco y sus anexos, que present� mediante medios electr�nicos y que tiene acuse de recibo electr�nico y sello digital.

"Es infundado el agravio aducido, toda vez que si bien es cierto que una declaraci�n anual puede ser un medio en el que se acredite la aplicaci�n de las normas reclamadas de inconstitucionales, siempre y cuando sea indudable que las correspondientes hip�tesis normativas sustentan los resultados contenidos en el mismo, como se desprende de la lectura de la tesis de jurisprudencia de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que a continuaci�n se reproduce:

"�No. Registro: 191,786. Jurisprudencia. Materia(s): Constitucional, Administrativa. Novena �poca. Instancia: Segunda Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Tomo XI, mayo de 2000, tesis 2a./J. 43/2000, p�gina 112.

"�LEYES TRIBUTARIAS. EL PRIMER ACTO DE APLICACI�N DE SUS HIP�TESIS NORMATIVAS Y LA CONSECUENTE AFECTACI�N AL INTER�S JUR�DICO, SE PUEDE ACREDITAR CON LA RESPECTIVA DECLARACI�N DE PAGO, SI LOS RESULTADOS PLASMADOS EN ELLA SE SUSTENTAN INDEFECTIBLEMENTE EN LO PREVISTO EN AQU�LLAS.� (no se transcribe por ser innecesario).

"No menos cierto es que la quejosa no exhibi� original ni copia certificada de la declaraci�n anual del ejercicio fiscal del dos mil cinco y su acuse de recibo, para que pudiese justificarse suficientemente con dichos documentos la acreditaci�n del primer acto de aplicaci�n de las normas que reclam� de inconstitucionales, es decir el art�culo 29, fracci�n II, en relaci�n con el art�culo tercero, fracciones IV, V y IX, de las disposiciones transitorias de la Ley del Impuesto sobre la Renta, vigente para el a�o de 2005, sino que present� la copia fotost�tica simple de tales documentos, los cuales obran de fojas 37 a 55 de autos.

"En este sentido, tal y como lo estim� el Juez Federal, las copias fotost�ticas simples constituyen un mero indicio, por lo que atendiendo a la tesis de jurisprudencia 2a./J. 32/2000 de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que invoca este tribunal y se transcribir� con posterioridad, el juzgador de amparo debe atenderse a los hechos que con las copias simples se pretende probar y a los dem�s elementos probatorios que obren en autos, a fin de establecer como resultado de una valuaci�n integral y relacionada de todas las pruebas, el verdadero alcance probatorio que debe otorg�rseles.

"En este orden de ideas, la quejosa exhibi� como pruebas, los siguientes documentos:

"a) Acta constitutiva de la persona moral quejosa, n�mero 14,041, de cuatro de marzo de mil novecientos noventa y uno (fojas 20-29).

"b) Segundo testimonio de la escritura p�blica relativa a la protocolizaci�n del Acta de Asamblea General Ordinaria de Accionistas de la Sociedad quejosa, n�mero 33,600, de diez de octubre de dos mil uno (fojas 30-36).

"c) Acuse de recibo y declaraci�n anual del ejercicio fiscal del dos mil cinco, presentados el treinta y uno de julio de dos mil seis (fojas 37-55).

"d) Copia certificada de la inscripci�n en el Registro Federal de Contribuyentes de diecinueve de octubre de dos mil cuatro, a nombre de la persona moral quejosa (foja 56).

"Motivo por el cual, ciertamente, la documentaci�n anterior s�lo acredita que la quejosa es persona moral, por haber presentado los documentos a que se refieren los incisos a) y b) en copia certificada, e indiciariamente, que se encuentra registrada en el registro federal de contribuyentes y que present� la declaraci�n anual del ejercicio fiscal del dos mil cinco, el treinta y uno de agosto de dos mil seis, por haber exhibido los documentos a que se refieren los incisos c) y d) en copia simple.

"En este orden de ideas, si la quejosa no exhibi� original ni copia certificada de la declaraci�n anual del ejercicio fiscal del dos mil cinco y su acuse de recibo, para que pudiese justificarse suficientemente con dichos documentos la acreditaci�n del primer acto de aplicaci�n de las normas que reclam� de inconstitucionales, sino solamente su copia simple, debi� en este �ltimo caso, haber perfeccionado dichas documentales con otros medios de convicci�n, incluyendo la prueba pericial en materia contable, para adminicular esta �ltima, con aqu�llas.

"Al respecto, es aplicable las tesis de jurisprudencia de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que a continuaci�n se indica:

"�No. Registro: 192,109. Jurisprudencia. Materia(s): Com�n. Novena �poca. Instancia: Segunda Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Tomo XI, abril de 2000, tesis, p�gina 127.

"�COPIAS FOTOST�TICAS SIN CERTIFICAR. SU VALOR PROBATORIO QUEDA AL PRUDENTE ARBITRIO JUDICIAL COMO INDICIO.� (no se transcribe por ser innecesario).

"Asimismo, es aplicable la tesis de jurisprudencia que a continuaci�n se transcribe, sustentada por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n:

"�No. Registro: 196,457. Jurisprudencia. Materia(s): Com�n. Novena �poca. Instancia: Segunda Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, VII, abril de 1998, tesis 2a./J. 21/98, p�gina 213.

�INTER�S JUR�DICO EN EL AMPARO. LAS COPIAS FOTOST�TICAS SIMPLES, POR S� SOLAS, NO LO ACREDITAN.� (No se transcribe por ser innecesario).

CUARTO

En otro orden, las consideraciones que sustent� el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del S�ptimo Circuito, al resolver el amparo en revisi�n 673/2003, en la parte conducente son las siguientes:

"QUINTO. Deviene fundado el �nico motivo de agravio formulado.

"A efecto de mejor elucidaci�n del asunto, conviene puntualizar ciertas circunstancias de hecho y de derecho desprendibles de los autos del juicio de amparo 283/2003, a que se contrae el presente toca, lo cual se hace en los t�rminos siguientes.

"La persona moral quejosa demand� la inconstitucionalidad del decreto publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el treinta de diciembre de dos mil dos, mediante el cual se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta y del Impuesto Sustitutivo del Cr�dito al Salario, espec�ficamente, el art�culo primero que reforma el diverso numeral 115, pen�ltimo y �ltimo p�rrafo de la Ley del Impuesto sobre la Renta y tercero que reforma el art�culo tercero transitorio de dicha ley, con vigencia a partir del primero de enero de dos mil tres, espec�ficamente, en sus p�rrafos tercero, quinto, s�ptimo y octavo.

"Llegado el momento de la celebraci�n de la audiencia constitucional, la Juez de Distrito dict� la resoluci�n impugnada en esta instancia, en donde se decret� el sobreseimiento del juicio de amparo, al considerar actualizada la hip�tesis de improcedencia prevista en las fracciones V y XVIII del art�culo 73, en relaci�n con el 114, fracci�n I, ambos de la Ley de Amparo; pues a criterio de dicha juzgadora, la quejosa no demostr� el acto de aplicaci�n de la norma impugnada.

"Ahora, con el prop�sito de establecer lo fundado del agravio esgrimido, conviene transcribir a continuaci�n los p�rrafos quinto y sexto del art�culo tercero transitorio reclamado:

"�Art�culo tercero.� (no se transcribe por ser innecesario).

"La recurrente afirma haberse autoaplicado la norma tildada de inconstitucional, al haber optado por la opci�n de pagar el impuesto sustitutivo de cr�dito al salario, conforme lo regula el dispositivo transcrito, y lo cual pretendi� demostrar con las constancias glosadas a fojas de la ciento setenta y cinco a la ciento ochenta y uno de los autos del juicio de amparo a que se contrae el presente toca, consistentes en copias fotost�ticas relativas a formatos que sobre declaraci�n de impuestos se efectuaron v�a �internet�.

"Ahora, ciertamente, el art�culo 31, p�rrafo segundo, del C�digo F. de la Federaci�n, en relaci�n al tema de las declaraciones v�a internet dispone lo siguiente:

"�31.� (no se transcribe por ser innecesario).

"As� pues, de lo transcrito, se tienen las reglas de car�cter general, mediante las cuales se establece el mecanismo para dar cumplimiento a la presentaci�n de las declaraciones y pago correspondientes, a trav�s de medios electr�nicos, as� como los requisitos a cumplir para obtener el sello de la impresi�n de la evidencia de pago; y, la cual debe ser comprendida, para el caso, en relaci�n a lo dispuesto en la miscel�nea fiscal para dos mil dos, publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n de treinta de mayo de ese a�o y vigente para el periodo que abarc� la declaraci�n de la parte quejosa (enero), la cual en el punto 2.14.1. refiere:

"�2.14.1.� (no se transcribe por ser innecesario).

"Entonces, si se parte de la premisa de tener la posibilidad de poder rendir declaraciones mediante el medio electr�nico de referencia, necesariamente se colige que, el contribuyente quejoso se ajust� a las disposiciones aludidas; es decir, rindi� su declaraci�n v�a internet y se le expidi� el acuse de recibo correspondiente, en el cual se especifica el nombre del contribuyente Materiales Aceros Tuc�n, Sociedad An�nima de Capital Variable, el periodo a pagar correspondiente al mes de enero de dos mil tres, la fecha de pago de diecisiete de febrero del a�o en cita, los impuestos a pagar, entre otros, el impuesto sustitutivo de cr�dito al salario y el sello digital, con lo cual, se tiene que, en contraposici�n a lo estimado por la Juez Federal, s� se demostr� plenamente su inter�s jur�dico, pues aun cuando la constancia relativa se exhibi� en copia fotost�tica, dado el procedimiento para la elaboraci�n de dicho acuse de recibo, ni aun la primer impresi�n del mismo podr�a refutarse como original, sino �nicamente como una reproducci�n de la informaci�n proporcionada por el contribuyente en la direcci�n electr�nica de las instituciones de cr�dito autorizadas, en este caso, Banco Santander Mexicano, Instituci�n de Banca M�ltiple, Grupo Financiero Santander Serf�n, as� como de los de identificaci�n de la operaci�n realizada a trav�s de esa v�a, adem�s, las constancias multialudidas son los �nicos documentos que pueden obtener el particular al realizar el pago v�a internet, siendo el contenido de las mismas lo que interesa, y mientras no sean objetadas por las autoridades hacendarias, no es posible, por razones de seguridad jur�dica, poner en duda su autenticidad y contenido.

"En tales condiciones, se concluye que en casos como el presente, por existir regulaci�n espec�fica sobre la manera de presentar el pago de un impuesto, no es v�lido aplicar las normas que rigen en materias de naturaleza diversa, en las cuales a las copias fotost�ticas simples se les otorga el car�cter de mero indicio, pues en la especie lo trascendente es demostrar que se present� la declaraci�n y se efectu� el pago por concepto del impuesto sustitutivo de cr�dito al salario, lo cual se logra con la exhibici�n de las multicitadas documentales en las que, se reitera, aparecen los datos suficientes para identificar si se aplicaron o no los dispositivos legales reclamados.

"Tiene sustento lo anterior, por analog�a, en el criterio siguiente:

"�Novena �poca. Instancia: Pleno. Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, T.X., octubre de 2001, tesis P. XVI/2001, p�gina 20.

"�CONSOLIDACI�N FISCAL. LA CONSTANCIA DE RECEPCI�N DEL PAGO PROVISIONAL DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA EN RELACI�N CON EL RESULTADO DE LOS ESTADOS CONSOLIDADOS DE LAS SOCIEDADES CONTROLADORAS, OBTENIDA DE LA RED DE INTERNET, ACREDITA EL ACTO DE APLICACI�N DE LOS ART�CULOS 57-E, 57-K, 57-N Y 57-� DE LA LEY DE LA MATERIA, VIGENTE A PARTIR DEL PRIMERO DE ENERO DE MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y NUEVE, PARA EFECTOS DEL JUICIO DE AMPARO.� (no se transcribe por ser innecesario).

"As� como en el diverso cuyos datos de identificaci�n y contenido son del tenor literal siguiente:

"�Novena �poca. Instancia: S�ptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito. Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, T.X., septiembre de 2002, tesis 1.7o.A.183 A, p�gina 1351.

"�DECLARACIONES FISCALES PRESENTADAS POR MEDIOS ELECTR�NICOS (V�A INTERNET). EL PRIMER ACTO DE APLICACI�N SE ACREDITA CON ACUSE DE RECEPCI�N QUE CONTENGA LOS DATOS REFERENTES A LA HORA, FECHA, FOLIO Y TIPO DE OPERACI�N, TRANSMITIDO POR LA AUTORIDAD CORRESPONDIENTE.� (no se transcribe por ser innecesario).

"Pues del propio numeral se advierte que no es obligatorio para los contribuyentes presentar la declaraci�n correspondiente en las formas aprobadas por la Secretar�a de Hacienda y Cr�dito P�blico.

"Para robustecer la anterior conclusi�n, se estima pertinente indicar que, precisamente, al utilizarse los medios electr�nicos para el cumplimiento de las obligaciones fiscales, la informaci�n relativa s�lo puede enviarse a trav�s de documentos digitales, entendi�ndose por �stos, aquellos mensajes de datos que contienen informaci�n o escritura generada, enviada, recibida o archivada por medios de dicha �ndole, �pticos o de cualquier otra tecnolog�a y, por tanto, el �nico medio previsto para autentificar y acreditar que dichos documentos fueron recibidos por la autoridad debida es el acuse de recibo enviado por la misma v�a con el sello digital correspondiente, de conformidad con lo previsto por la regla general 2.14.1 de la Resoluci�n Miscel�nea F. para el dos mil dos, sello a trav�s del cual se identifica a la dependencia que recibi� el documento, substituyendo a la firma aut�grafa y produciendo los mismos efectos que las leyes otorgan a los documentos respectivos, tendiendo (sic) el mismo valor probatorio, seg�n lo establece la diversa regla general 2.16 de la Resoluci�n multicitada; el cual se materializa a trav�s de la cadena de caracteres (conjunto de letras n�meros y s�mbolos) asignada por el banco o el Servicio de Administraci�n Tributaria al presentarse las declaraciones o pagos, seg�n se trate, a trav�s de un documento digital.

"Por ende, al ser dicha cadena de caracteres la que materializa el sello digital que autentifica la operaci�n y el pago realizados por el contribuyente, resulta irrelevante que el acuse de recibo correspondiente se exhiba a trav�s de la impresi�n original obtenida del medio electr�nico utilizado para la rendici�n de la declaraci�n respectiva o de la fotocopia simple de la misma, pues en ambos supuestos se conocer�an los datos suficientes para establecer si el gobernado se autoaplic� las normas tildadas de inconstitucionales, generando con ello el primer acto de aplicaci�n de las mismas que lo legitima para acudir al juicio de amparo instancial, demostrando as� su inter�s jur�dico, correspondiendo a la autoridad responsable, en todo caso, desvirtuar la autenticidad de los datos contenidos en dicho acuse de recibo.

En esta tesitura al resultar fundado el concepto de agravio formulado, con fundamento en lo dispuesto en el art�culo 91, fracci�n III, de la Ley de Amparo, procede revocar, en la materia de la revisi�n, la sentencia impugnada en esta instancia constitucional y, proceder al estudio del fondo del asunto a la luz de los conceptos de violaci�n planteados, y por que este tribunal federal tiene competencia derivada, en base a lo dispuesto en el punto quinto, fracci�n I, inciso D), del acuerdo general 5/2001, del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, concretamente, por existir jurisprudencia sobre el tema a debate, como se ver� en el considerativo siguiente.

El criterio anterior dio lugar a la tesis VII.2o.C.5 A, publicada en la Novena �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Tomo XX, septiembre de dos mil cuatro, p�gina 1790, del rubro y texto siguientes:

INTER�S JUR�DICO DEL CONTRIBUYENTE. PARA ACREDITARLO EN EL AMPARO ES SUFICIENTE LA COPIA FOTOST�TICA SIMPLE DEL ACUSE DE RECIBO OBTENIDO DE LA RED DE INTERNET, AL CUMPLIRSE CON LAS OBLIGACIONES FISCALES A TRAV�S DE ESA V�A. De lo dispuesto por el art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n, y de la regla n�mero 2.14.1 de la Resoluci�n Miscel�nea F. para 2002, se concluye que al tener el contribuyente la posibilidad de rendir declaraciones v�a internet, la copia fotost�tica simple del acuse de recibo obtenida mediante esa v�a, es suficiente para acreditar su inter�s jur�dico en el amparo promovido contra la inconstitucionalidad de los preceptos legales que regulan dicha materia, toda vez que la constancia de referencia es el �nico documento que puede obtener al realizar su pago de esa forma, siendo el contenido de la misma lo que interesa, pues al utilizarse los medios electr�nicos para el cumplimiento de las obligaciones fiscales, la informaci�n relativa s�lo puede enviarse a trav�s de documentos digitales, entendi�ndose por �stos, aquellos mensajes de datos que contienen informaci�n o escritura generada, enviada, recibida o archivada por medios de dicha �ndole, �pticos o de cualquier otra tecnolog�a y, por tanto, el �nico medio previsto para autentificar y acreditar que dichos documentos fueron recibidos por la autoridad debida es el acuse de recibo enviado por la misma v�a con el sello digital correspondiente, a trav�s del cual se identifica a la dependencia que recibi� el documento, sustituyendo a la firma aut�grafa y produciendo los mismos efectos que las leyes otorgan a los documentos respectivos, teniendo el mismo valor probatorio, seg�n lo establece la diversa regla general 2.16 de la resoluci�n multicitada, el cual se materializa a trav�s de la cadena de caracteres (conjunto de letras, n�meros y s�mbolos) asignada por el banco o el Servicio de Administraci�n Tributaria al presentarse las declaraciones o pagos, seg�n se trate, a trav�s de un documento digital. Por ende, ni aun su primera impresi�n podr�a refutarse como original, sino �nicamente como una reproducci�n de la informaci�n proporcionada por el contribuyente en la direcci�n electr�nica de las instituciones de cr�dito autorizadas, as� como de los de identificaci�n de la operaci�n realizada a trav�s de ese medio electr�nico y mientras no sean objetadas por las autoridades hacendarias, no es posible, por razones de seguridad jur�dica, poner en duda su autenticidad y contenido. Consecuentemente, se colige, que al existir regulaci�n espec�fica sobre la manera de cumplir con las obligaciones fiscales, no es v�lido aplicar las normas que rigen en materias de naturaleza diversa, en las cuales a las copias fotost�ticas simples se les otorga el car�cter de mero indicio, pues en la especie lo trascendente es demostrar que se present� la declaraci�n y se efectu� el pago por concepto del impuesto, lo cual se logra con la exhibici�n de la multicitada documental en la que aparecen los datos suficientes para identificar si se aplicaron o no los dispositivos legales reclamados.

QUINTO

Con el prop�sito de determinar si existe la contradicci�n de tesis denunciada, es necesario tener presente el contenido de los art�culos 107, fracci�n XIII, p�rrafo primero, de la Constituci�n General de la Rep�blica y 197-A de la Ley de Amparo, que regulan lo relativo a la divergencia de criterios que puede presentarse entre los sustentados por los Tribunales Colegiados de Circuito:

"Art�culo 107. Todas las controversias de que habla el art�culo 103 se sujetar�n a los procedimientos y formas del orden jur�dico que determine la ley, de acuerdo a las bases siguientes:

"...

XIII. Cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, los ministros de la Suprema Corte de Justicia, el procurador general de la Rep�blica, los mencionados tribunales, o las partes que intervinieron en los juicios en que dichas tesis fueron sustentadas, podr�n denunciar la contradicci�n ante la Suprema Corte de Justicia, a fin de que el Pleno o la Sala respectiva, seg�n corresponda, decidan la tesis que debe prevalecer como jurisprudencia ...

"Art�culo 197-A. Cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, los Ministros de la Suprema Corte de Justicia, el procurador general de la Rep�blica, los mencionados tribunales o los Magistrados que los integren, o las partes que intervinieron en los juicios en que tales tesis hubieran sido sustentadas, podr�n denunciar la contradicci�n ante la Suprema Corte de Justicia, la que decidir� cu�l tesis debe prevalecer. ...

La resoluci�n que se dicte no afectar� las situaciones jur�dicas concretas derivadas de los juicios en los cuales se hubiesen dictado las sentencias contradictorias ...

En relaci�n con los preceptos transcritos, el Tribunal Pleno de esta Suprema Corte de Justicia de la Naci�n ha establecido que existe una contradicci�n de criterios cuando concurren las siguientes condiciones: al examinar cuestiones jur�dicas esencialmente iguales, los �rganos colegiados adopten posiciones o criterios jur�dicos discrepantes; la diferencia de criterios debe presentarse en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas; finalmente, los criterios divergentes deben originarse a partir del examen de los mismos elementos. Al respecto, se transcribe la jurisprudencia P./J. 26/2001, consultable en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.X., abril de dos mil uno, p�gina setenta y seis, que es del tenor siguiente:

CONTRADICCI�N DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA. De conformidad con lo que establecen los art�culos 107, fracci�n XIII, primer p�rrafo, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de Amparo, cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n o la Sala que corresponda deben decidir cu�l tesis ha de prevalecer. Ahora bien, se entiende que existen tesis contradictorias cuando concurren los siguientes supuestos: a) que al resolver los negocios jur�dicos se examinen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y se adopten posiciones o criterios jur�dicos discrepantes; b) que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas; y, c) que los distintos criterios provengan del examen de los mismos elementos.

Bajo las anteriores premisas, se concluye que los criterios contendientes s� son contradictorios.

Para demostrar la anterior afirmaci�n es necesario precisar las coincidencias que se actualizan en relaci�n con su emisi�n:

  1. En los juicios de amparo en que se dictaron las ejecutorias contendientes, las peticionarias de garant�as reclamaron diversos preceptos con motivo de un acto concreto de aplicaci�n, el cual hicieron consistir en la presentaci�n de una declaraci�n a trav�s de los medios electr�nicos; sin que para concluir respecto de la existencia de la contradicci�n de tesis resulte relevante que, en un caso, se trat� de una declaraci�n provisional y, en el restante, la declaraci�n del ejercicio fiscal.

  2. En ambos asuntos, con el fin de acreditar la aplicaci�n de los preceptos cuya constitucionalidad cuestionaron, se aportaron copias simples de la declaraci�n y acuse de recibo correspondiente, generados de la red de internet.

    Ahora bien, no obstante que las ejecutorias denunciadas como contradictorias se basaron en el examen de los mismos elementos de juicio, los Tribunales Colegiados de Circuito arribaron a conclusiones diferentes.

    Efectivamente, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito sostuvo que si bien la declaraci�n anual puede servir para acreditar la aplicaci�n de las normas reclamadas, siempre y cuando sea indudable que las correspondientes hip�tesis normativas sustentan los resultados contenidos en aqu�lla, en el caso sometido a su consideraci�n la parte quejosa no exhibi� original ni copia certificada de la declaraci�n anual del ejercicio que present� a trav�s de los medios electr�nicos y el acuse de recibo correspondiente, para que pudiese justificar con dicho documento el acto de aplicaci�n de los preceptos impugnados, pues s�lo aport� una copia simple. En esas condiciones, se�al� el �rgano colegiado que las copias simples constituyen un mero indicio, de tal suerte que ese medio de convicci�n debi� perfeccionarse con otras pruebas.

    En cambio, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del S�ptimo Circuito consider� que la constancia de la presentaci�n de la declaraci�n que ostenta sello digital es apta para acreditar el inter�s jur�dico en el juicio de garant�as para reclamar los preceptos en que se sustenta, aun cuando se exhiba en copia simple, siempre que no sea objetada por las autoridades, dado que ni aun la primera impresi�n podr�a considerarse como original, sino �nicamente una reproducci�n de la informaci�n proporcionada por el contribuyente a trav�s de los medios electr�nicos; agreg�, que no es v�lido aplicar normas que rigen materias diversas, en las cuales a las copias simples se les otorga el car�cter de mero indicio.

    En abono a lo anterior, asent� que la informaci�n relativa s�lo puede enviarse a trav�s de los medios digitales, de manera que el �nico medio para autenticar y acreditar que dichos documentos fueron recibidos por la autoridad es el acuse de recibo enviado por la misma v�a, con el sello digital correspondiente, el cual identifica a la dependencia que recibi� el documento.

    Lo hasta ahora expuesto permite concluir que s� existe la contradicci�n de tesis denunciada, dado que los mencionados Tribunales Colegiados de Circuito, al resolver los respectivos amparos en revisi�n, examinaron cuestiones jur�dicas esencialmente iguales, adoptando criterios jur�dicos discrepantes, con motivo de diversas interpretaciones jur�dicas de los mismos elementos de conocimiento.

    En las relatadas condiciones, la contradicci�n se centra en determinar si la copia simple de la declaraci�n presentada por el contribuyente a trav�s de los medios electr�nicos y el acuse de recibo correspondiente, obtenido por la misma v�a, que ostente el sello digital del �rgano receptor, es apta para acreditar en el juicio de amparo la aplicaci�n de los preceptos legales en que se sustent� tal declaraci�n.

    Debe apuntarse que no obsta para afirmar que en el caso existe la contradicci�n de criterios, el hecho de que se hayan emitido a la luz de lo previsto en el art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n, as� como reglas generales expedidas por la autoridad administrativa, con distintos �mbitos de validez temporal, las cuales, incluso, no coinciden exactamente en su contenido literal.

    Al respecto, no pasa inadvertido que en el asunto resuelto por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del S�ptimo Circuito la parte quejosa, para acreditar su inter�s jur�dico, exhibi� copia simple de la declaraci�n relativa al pago del impuesto sustitutivo del cr�dito al salario, correspondiente al mes de enero de dos mil tres, la cual present� el diecisiete de febrero de dicho a�o a trav�s de los medios electr�nicos, y anex� copia simple del acuse de recibo que la autoridad receptora le remiti� por la misma v�a.

    En ese tenor, el art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n, vigente en esa �poca, en la parte conducente dispon�a:

    "Art�culo 31. Las personas que conforme a las disposiciones fiscales tengan obligaci�n de presentar solicitudes en materia de registro federal de contribuyentes, declaraciones o avisos, ante las autoridades fiscales, as� como expedir constancias o documentos, lo har�n en las formas que al efecto apruebe la Secretar�a de Hacienda y Cr�dito P�blico, debiendo proporcionar el n�mero de ejemplares, los datos e informes y adjuntar los documentos que dichas formas requieran.

    Los contribuyentes que est�n obligados a presentar pagos provisionales mensuales de conformidad con las leyes fiscales respectivas, en lugar de utilizar las formas a que se refiere el p�rrafo anterior, deber�n presentar, a trav�s de medios electr�nicos, las declaraciones, o los avisos establecidos en las disposiciones fiscales que se�ale la Secretar�a de Hacienda y Cr�dito P�blico mediante reglas de car�cter general, y cumplir los requisitos que se establezcan en dichas reglas para tal efecto. Adicionalmente, los contribuyentes podr�n presentar las declaraciones o avisos correspondientes en las formas aprobadas por la citada dependencia, para obtener el sello o impresi�n de la m�quina registradora de la oficina autorizada que reciba el documento de que se trate, debiendo cumplir los requisitos que dicha secretar�a se�ale mediante reglas de car�cter general. Los contribuyentes distintos de los anteriores podr�n presentar a trav�s de medios electr�nicos declaraciones y avisos, en los casos y reuniendo los requisitos que establezca la Secretar�a de Hacienda y Cr�dito P�blico mediante reglas de car�cter general ...

    Adem�s, la Resoluci�n Miscel�nea F. para 2002, publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n el treinta de mayo de dos mil dos, en que se bas� el citado �rgano colegiado para sustentar el criterio contendiente, en la parte que interesa para la soluci�n de esta contradicci�n se�ala lo siguiente:

    "2.14.1. Para los efectos del s�ptimo p�rrafo del art�culo 20 y segundo p�rrafo del art�culo 31 del C�digo, los contribuyentes obligados a presentar declaraciones de pagos mensuales, provisionales o definitivos, del ISR, IMPAC, IVA, IEPS, impuesto a la venta de bienes y servicios suntuarios o impuesto sustitutivo de cr�dito al salario, a trav�s de medios electr�nicos, a partir de las correspondientes al mes de julio de 2002 y subsecuentes, incluyendo sus complementarias, extempor�neas y de correcci�n fiscal, las deber�n efectuar, respecto de cada una de sus obligaciones fiscales derivadas de los citados impuestos, incluyendo retenciones, v�a internet, proporcionando los datos que se contienen en la direcci�n electr�nica de las instituciones de cr�dito autorizadas a que se refiere el anexo 4, rubro D, de esta resoluci�n, a trav�s de los desarrollos electr�nicos correspondientes, debiendo adem�s efectuar el pago mediante transferencia electr�nica de fondos. Las instituciones de cr�dito enviar�n a los contribuyentes por la misma v�a, el acuse de recibo, el cual deber� contener el sello digital generado por las mismas, que permita autentificar la operaci�n realizada y, en su caso, el pago.

    "Los datos que se deber�n proporcionar en la direcci�n electr�nica de las instituciones de cr�dito a que se refiere el p�rrafo anterior son: identificaci�n del contribuyente; concepto del impuesto a pagar, por obligaci�n; periodo de pago; ejercicio; tipo de pago; impuesto a pagar o saldo a favor; accesorios legales, cr�dito al salario, compensaciones, est�mulos o certificados aplicados, en su caso, y cantidad a pagar. En el caso de complementarias o de correcci�n fiscal, adicionalmente se se�alar� el monto pagado con anterioridad y la fecha de �ste.

    Se entiende por transferencia electr�nica de fondos, para los efectos de este cap�tulo, el pago de las contribuciones que por instrucci�n de los contribuyentes, a trav�s de la afectaci�n de fondos de su cuenta bancaria a favor de la Tesorer�a de la Federaci�n, se realiza por las instituciones de cr�dito, en forma electr�nica.

    Por su parte, en el juicio de amparo resuelto por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito la persona moral solicitante del amparo, con la finalidad de acreditar la aplicaci�n de los preceptos legales que se�al� como actos reclamados, present� copia simple de la declaraci�n del impuesto sobre la renta correspondiente al ejercicio dos mil cinco y el acuse de recibo correspondiente obtenido a trav�s de los medios electr�nicos, de treinta y uno de julio de dos mil seis. El art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n vigente en esa �poca, en la parte conducente, es del texto que a continuaci�n se reproduce:

    "Art�culo 31. Las personas deber�n presentar las solicitudes en materia de registro federal de contribuyentes, declaraciones, avisos o informes, en documentos digitales con firma electr�nica avanzada a trav�s de los medios y formatos electr�nicos que se�ale el Servicio de Administraci�n Tributaria mediante reglas de car�cter general, envi�ndolos a las autoridades correspondientes o a las oficinas autorizadas, seg�n sea el caso, debiendo cumplir los requisitos que se establezcan en dichas reglas para tal efecto y, en su caso, pagar mediante transferencia electr�nica de fondos. Cuando las disposiciones fiscales establezcan que se acompa�e un documento distinto a escrituras o poderes notariales, y �ste no sea digitalizado, la solicitud o el aviso se podr� presentar en medios impresos.

    "Los contribuyentes podr�n cumplir con la obligaci�n a que se refiere el p�rrafo anterior, en las oficinas de asistencia al contribuyente del Servicio de Administraci�n Tributaria, proporcionando la informaci�n necesaria a fin de que sea enviada por medios electr�nicos a las direcciones electr�nicas correspondientes y, en su caso, ordenando la transferencia electr�nica de fondos.

    "...

    "Los formatos electr�nicos a que se refiere el primer p�rrafo de este art�culo, se dar�n a conocer en la p�gina electr�nica del Servicio de Administraci�n Tributaria, los cuales estar�n apegados a las disposiciones fiscales aplicables, y su uso ser� obligatorio siempre que la difusi�n en la p�gina mencionada se lleve a cabo al menos con un mes de anticipaci�n a la fecha en que el contribuyente est� obligado a utilizarlos.

    "...

    A petici�n del contribuyente, el Servicio de Administraci�n Tributaria emitir� una constancia en la que se se�alen las declaraciones presentadas por el citado contribuyente en el ejercicio de que se trate y la fecha de presentaci�n de las mismas. Dicha constancia �nicamente tendr� car�cter informativo y en ella no se prejuzgar� sobre el correcto cumplimiento de las obligaciones a su cargo. Para ello, el Servicio de Administraci�n Tributaria contar� con un plazo de 20 d�as contados a partir de que sea enviada la solicitud correspondiente en documento digital con firma electr�nica avanzada, a la direcci�n electr�nica que se�ale el citado servicio mediante reglas de car�cter general y siempre que se hubieran pagado los derechos que al efecto se establezcan en la ley de la materia.

    Para complementar la regulaci�n aplicable al asunto resuelto por el �rgano colegiado en comento, se trae a cuenta, en la parte relativa, la Resoluci�n Miscel�nea F. para 2005, publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n el treinta de mayo de dos mil cinco:

    "2.17.1. Para los efectos del s�ptimo p�rrafo del art�culo 20 y primer p�rrafo del art�culo 31 del c�digo, los contribuyentes a que se refiere la regla 2.14.1. de esta resoluci�n, presentar�n v�a Internet las declaraciones anuales correspondientes al ejercicio de 2004 del ISR e IMPAC, incluyendo sus complementarias, extempor�neas y de correcci�n fiscal, ante las instituciones de cr�dito que se encuentren autorizadas en el anexo 4, rubro C de la presente resoluci�n. Los contribuyentes deber�n observar el siguiente procedimiento:

    "I.O.�n, seg�n sea el caso, el Programa para P.�n de Declaraciones Anuales 2004 trat�ndose de personas morales o el Programa para P.�n de Declaraciones Anuales de las Personas F�sicas 2004 (Declara SAT), en la direcci�n electr�nica del SAT (www.sat.gob.mx) o en dispositivos magn�ticos en las administraciones locales de asistencia al contribuyente.

    "II. Capturar�n los datos solicitados en los programas citados, correspondientes a las obligaciones fiscales a que est�n sujetos, debiendo manifestar bajo protesta de decir verdad que los datos asentados son ciertos.

    "...

    "III. Concluida la captura, se enviar� al SAT la informaci�n v�a Internet a trav�s de la direcci�n electr�nica del SAT (www.sat.gob.mx). La citada dependencia enviar� a los contribuyentes por la misma v�a, el acuse de recibo electr�nico, el cual deber� contener el n�mero de operaci�n, fecha de presentaci�n y el sello digital generado por dicho �rgano.

    "...

    Las instituciones de cr�dito enviar�n a los contribuyentes, por la misma v�a, el recibo bancario de pago de contribuciones federales con sello digital generado por �stas, que permita autentificar la operaci�n realizada y su pago.

    Como se desprende de las transcripciones que anteceden, las disposiciones vigentes en uno y otro caso literalmente son distintas. A pesar de lo anterior, como se anunci� en p�rrafos precedentes, ello no es obst�culo para sostener que existe la contradicci�n de criterios. As� se considera, toda vez que si bien los preceptos aplicables son de contenido literal diverso, no menos cierto resulta que ambos �rganos colegiados examinaron el mismo problema jur�dico y la regulaci�n es coincidente en lo esencial. Pero sobre todo, tomando en consideraci�n que la norma aplicable para valorar dichos medios de prueba en ambos casos debi� ser la misma, tal como se ver� al determinar el criterio que debe prevalecer.

    En relaci�n con el primer aspecto basta se�alar que el contenido normativo, en lo esencial, se reitera en ambas disposiciones e, inclusive, subsiste en la regulaci�n vigente. Cabe hacer un par�ntesis a efecto de evidenciar que, inclusive, las disposiciones vigentes trat�ndose de declaraciones presentadas a trav�s de los medios electr�nicos, conservan el contenido normativo sustancial que ser� materia de an�lisis para resolver la presente denuncia de contradicci�n de tesis, por lo que el criterio que aqu� se sustente ser� aplicable tambi�n a dicho supuesto, mientras no sea reformado. Para demostrar la anterior afirmaci�n se transcribe el contenido del art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n, cuyo p�rrafo primero fue reformado por �ltima vez mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n de veintiocho de junio de dos mil seis:

    "Art�culo 31. Las personas deber�n presentar las solicitudes en materia de registro federal de contribuyentes, declaraciones, avisos o informes, en documentos digitales con firma electr�nica avanzada a trav�s de los medios, formatos electr�nicos y con la informaci�n que se�ale el Servicio de Administraci�n Tributaria mediante reglas de car�cter general, envi�ndolos a las autoridades correspondientes o a las oficinas autorizadas, seg�n sea el caso, debiendo cumplir los requisitos que se establezcan en dichas reglas para tal efecto y, en su caso, pagar mediante transferencia electr�nica de fondos. Cuando las disposiciones fiscales establezcan que se acompa�e un documento distinto a escrituras o poderes notariales, y �ste no sea digitalizado, la solicitud o el aviso se podr� presentar en medios impresos.

    "...

    "Los formatos electr�nicos a que se refiere el primer p�rrafo de este art�culo, se dar�n a conocer en la p�gina electr�nica del Servicio de Administraci�n Tributaria, los cuales estar�n apegados a las disposiciones fiscales aplicables, y su uso ser� obligatorio siempre que la difusi�n en la p�gina mencionada se lleve a cabo al menos con un mes de anticipaci�n a la fecha en que el contribuyente est� obligado a utilizarlos.

    "...

    "A petici�n del contribuyente, el Servicio de Administraci�n Tributaria emitir� una constancia en la que se se�alen las declaraciones presentadas por el citado contribuyente en el ejercicio de que se trate y la fecha de presentaci�n de las mismas. Dicha constancia �nicamente tendr� car�cter informativo y en ella no se prejuzgar� sobre el correcto cumplimiento de las obligaciones a su cargo. Para ello, el Servicio de Administraci�n Tributaria contar� con un plazo de 20 d�as contados a partir de que sea enviada la solicitud correspondiente en documento digital con firma electr�nica avanzada, a la direcci�n electr�nica que se�ale el citado servicio mediante reglas de car�cter general y siempre que se hubieran pagado los derechos que al efecto se establezcan en la ley de la materia."

    El an�lisis comparativo entre el art�culo aplicable en la fecha en que se dict� la resoluci�n emitida por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito y el texto vigente, pone en evidencia que en este �ltimo �nicamente se adicion� la frase "... con la informaci�n que se�ale ...", en relaci�n con los requisitos que deben reunir los documentos que se presenten a trav�s de los medios electr�nicos, lo cual permite concluir que no se modific� la obligaci�n sustancial prevista en dicha porci�n normativa.

    En abono a lo anterior, la Resoluci�n Miscel�nea F. para 2007, publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n el veinticinco de abril de dos mil siete, en la parte relativa establece lo siguiente:

    "2.17.1. Para los efectos del s�ptimo p�rrafo del art�culo 20 y primer p�rrafo del art�culo 31 del CFF, los contribuyentes a que se refiere la regla 2.14.1., presentar�n v�a Internet las declaraciones anuales correspondientes al ejercicio fiscal de 2006 del ISR e IMPAC, incluyendo sus complementarias, extempor�neas y de correcci�n fiscal, ante las instituciones de cr�dito que se encuentren autorizadas en el anexo 4, rubro B. Los contribuyentes deber�n observar el siguiente procedimiento:

    "I.O.�n, seg�n sea el caso, el Programa para P.�n de Declaraciones Anuales 2006 (DEM), trat�ndose de personas morales o el Programa para P.�n de Declaraciones Anuales de las Personas F�sicas 2006 (DeclaraSAT), en la p�gina de Internet del SAT o en dispositivos �pticos (CD), en la ALAC.

    "II. Capturar�n los datos solicitados en los programas citados, correspondientes a las obligaciones fiscales a que est�n sujetos, debiendo manifestar bajo protesta de decir verdad que los datos asentados son ciertos.

    "...

    III. Concluida la captura, se enviar� al SAT la informaci�n v�a internet a trav�s de la p�gina de Internet del SAT. La citada dependencia enviar� a los contribuyentes por la misma v�a, el acuse de recibo electr�nico, el cual deber� contener el n�mero de operaci�n, fecha de presentaci�n y el sello digital generado por dicho �rgano.

    De lo hasta aqu� expuesto se concluye que aun cuando los �rganos colegiados que sustentaron los criterios contendientes examinaron disposiciones vigentes en distintas �pocas, cuyo texto literal no coincide, no menos cierto es que en tales ordenamientos, as� como en el que actualmente rige, el contenido normativo sustancial subsiste, toda vez que:

  3. Conforme a la totalidad de las disposiciones existe la obligaci�n a cargo de los contribuyentes de presentar declaraciones v�a internet, con independencia de que en un caso se trat� de una declaraci�n provisional y, en el otro, de la del ejercicio fiscal, pues esa diferencia no es relevante para la materia de la contradicci�n.

  4. En similares condiciones, el Servicio de Administraci�n Tributaria debe remitir al contribuyente el acuse de recibo por la misma v�a, esto es, a trav�s de los medios electr�nicos.

  5. Con distintos matices, existe la posibilidad de que el contribuyente obtenga una constancia impresa de que present� la declaraci�n, puesto que en el asunto resuelto cronol�gicamente en primer t�rmino, conforme a la normatividad vigente, adem�s de la obligaci�n de presentar la declaraci�n a trav�s de los medios electr�nicos, se prev� la opci�n de presentar la declaraci�n en las formas aprobadas por el Servicio de Administraci�n Tributaria, para obtener el sello o impresi�n de la m�quina registradora de la oficina autorizada que reciba el documento de que se trate; en tanto, conforme a la regulaci�n aplicable al restante asunto, as� como la vigente, el art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n prev� la posibilidad de que el contribuyente solicite al Servicio de Administraci�n Tributaria constancia en la que se se�alen las declaraciones presentadas por el contribuyente en el ejercicio de que se trate y su fecha de presentaci�n, para lo cual deber� pagar los derechos correspondientes.

    Luego, si qued� demostrado que en relaci�n con el punto central del problema a an�lisis la regulaci�n es coincidente, es factible concluir que s� existe la contradicci�n de tesis.

    Adem�s, otra raz�n determinante para arribar a dicha conclusi�n, lo es el hecho de que la disposici�n aplicable para valorar los medios de prueba de m�rito, en ambos casos, era la misma, como se ver� en el an�lisis correspondiente, sin que al efecto sea relevante que ninguno de los �rganos que sustentan las ejecutorias contendientes la hayan aplicado, puesto que al resolver una denuncia de criterios divergentes corresponde a este Alto Tribunal establecer el criterio que debe prevalecer, el cual puede ser diverso al sustentado por los �rganos colegiados. En apoyo a lo anterior se cita la jurisprudencia 4a./J. 2/94, sustentada por la otrora Cuarta Sala, Octava �poca, Gaceta del Semanario Judicial de la Federaci�n, N�mero 74, febrero de mil novecientos noventa y cuatro, p�gina diecinueve, del rubro y texto siguientes:

    CONTRADICCI�N DE TESIS. NO TIENE QUE RESOLVERSE INVARIABLEMENTE DECLARANDO QUE DEBE PREVALECER UNO DE LOS CRITERIOS QUE LA ORIGINARON, PUESTO QUE LA CORRECTA INTERPRETACI�N DEL PROBLEMA JUR�DICO PUEDE LLEVAR A ESTABLECER OTRO. La finalidad perseguida por los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de Amparo, al otorgar competencia a las Salas de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n para resolver las contradicciones de tesis que surjan entre los Tribunales Colegiados de Circuito, estableciendo cu�l tesis debe prevalecer, es la de preservar la unidad en la interpretaci�n de las normas que integran el orden jur�dico nacional, fijando su verdadero sentido y alcance, lo que, a su vez, tiende a garantizar la seguridad jur�dica; tan importante y trascendental prop�sito se tornar�a inalcanzable si se llegara a concluir que la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n est� obligada, inexorablemente, a decidir en relaci�n con el criterio que se establece en una de las tesis contradictorias, a pesar de considerar que ambas son incorrectas o jur�dicamente insostenibles. Por consiguiente, la Suprema Corte v�lidamente puede acoger un tercer criterio, el que le parezca correcto, de acuerdo con el examen l�gico y jur�dico del problema, lo que es acorde, adem�s, con el texto de las citadas disposiciones en cuanto indican que la Sala debe decidir �... cu�l tesis debe prevalecer�, no, cu�l de las dos tesis debe prevalecer.

SEXTO

Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n estima que debe prevalecer, con car�cter de jurisprudencia, la tesis que m�s adelante se precisar�.

Como ya se precis�, la contradicci�n de criterios se centra en determinar si la copia simple de la declaraci�n presentada por el contribuyente a trav�s de los medios electr�nicos y el acuse de recibo correspondiente, obtenido por la misma v�a, que ostente el sello digital del �rgano receptor, es apta para acreditar en el juicio de amparo la aplicaci�n de los preceptos legales en que se sustent� tal declaraci�n.

Para resolver la cuesti�n planteada se debe tener presente, ante todo, que en t�rminos de lo dispuesto en el art�culo 6o. del C�digo F. de la Federaci�n, corresponde a los contribuyentes, salvo disposici�n expresa en contrario, la determinaci�n de las contribuciones a su cargo.

El propio numeral, vigente a partir del primero de enero de dos mil cuatro, prev� que al realizar el pago de contribuciones el obligado deber� obtener de la oficina recaudadora la forma oficial, el recibo oficial o la forma valorada, expedidos y controlados exclusivamente por la Secretar�a de Hacienda y Cr�dito P�blico o la documentaci�n que en las disposiciones respectivas se establezca en la que conste la impresi�n original de la m�quina registradora; adem�s, de manera espec�fica se establece que trat�ndose de los pagos realizados en las oficinas de las instituciones de cr�dito, se deber� obtener la impresi�n de la m�quina registradora, el sello, la constancia o el acuse de recibo electr�nico con sello digital.

Ahora bien, en t�rminos de lo dispuesto en el art�culo 31 del propio ordenamiento los contribuyentes est�n obligados a presentar las declaraciones correspondientes a trav�s de los medios electr�nicos.

Dicho en otras palabras, en t�rminos de lo dispuesto en el art�culo 31 del c�digo tributario en consulta, los contribuyentes, por imperativo legal, est�n obligados a presentar sus pagos provisionales mensuales y la declaraci�n anual del ejercicio fiscal a trav�s de medios electr�nicos.

Tal obligaci�n, en cuanto a la forma en que debe cumplirse, se desarrolla con mayor detalle en las reglas generales relativas. Sobre dicho punto, resulta toral destacar que el contribuyente solamente puede cumplir con la obligaci�n de realizar dichos pagos y presentar las declaraciones correspondientes en esa v�a, es decir, a trav�s de los medios electr�nicos.

Ciertamente, el art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n, tanto en su texto vigente en dos mil cinco en que dict� la resoluci�n contendiente el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, como en el actualmente en vigor, precisa que las oficinas autorizadas para recibir las declaraciones que presenten los contribuyentes podr�n desecharlas cuando deban presentarse a trav�s de los medios electr�nicos. Para corroborar lo anterior se transcribe el p�rrafo conducente de la norma en vigor:

"Art�culo 31. ...

En las oficinas a que se refiere este art�culo, se recibir�n las declaraciones, avisos, solicitudes y dem�s documentos tal y como se exhiban, sin hacer observaciones ni objeciones. �nicamente se podr� rechazar la presentaci�n cuando deban presentarse a trav�s de medios electr�nicos o cuando no contengan el nombre, denominaci�n o raz�n social del contribuyente, su clave de registro federal de contribuyentes, su domicilio fiscal o no contengan firma del contribuyente o de su representante legal o en los formatos no se cite la clave del registro federal de contribuyentes del contribuyente o de su representante legal o presenten tachaduras o enmendaduras o trat�ndose de declaraciones, �stas contengan errores aritm�ticos. En este �ltimo caso, las oficinas podr�n cobrar las contribuciones que resulten de corregir los errores aritm�ticos y sus accesorios.

A mayor abundamiento, el art�culo 17-D del propio ordenamiento tributario, adicionado por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n el cinco de enero de dos mil cuatro, precisa con toda claridad esa obligaci�n, tal como se advierte de la siguiente transcripci�n:

"Art�culo 17-D. Cuando las disposiciones fiscales obliguen a presentar documentos, �stos deber�n ser digitales y contener una firma electr�nica avanzada del autor, salvo los casos que establezcan una regla diferente. Las autoridades fiscales, mediante reglas de car�cter general, podr�n autorizar el uso de otras firmas electr�nicas.

"...

"En los documentos digitales, una firma electr�nica avanzada amparada por un certificado vigente sustituir� a la firma aut�grafa del firmante, garantizar� la integridad del documento y producir� los mismos efectos que las leyes otorgan a los documentos con firma aut�grafa, teniendo el mismo valor probatorio.

Se entiende por documento digital todo mensaje de datos que contiene informaci�n o escritura generada, enviada, recibida o archivada por medios electr�nicos, �pticos o de cualquier otra tecnolog�a ...

En relaci�n con lo antes expuesto, no se soslaya que las disposiciones transcritas no se encontraban vigentes en el momento en que el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del S�ptimo Circuito dict� la ejecutoria denunciada como contradictoria; sin embargo, de igual forma en la regulaci�n aplicable en esa �poca, como se infiere de la transcripci�n del p�rrafo segundo del art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n que se formul� en el considerando que antecede, se dispon�a la obligaci�n a cargo de los contribuyentes que deben realizar pagos provisionales en el sentido de que deb�an presentar las declaraciones correspondientes a trav�s de los medios electr�nicos.

Por tanto, no queda sino la opci�n de concluir que, por disposici�n legal expresa, los contribuyentes deben presentar las declaraciones correspondientes al cumplimiento de sus obligaciones fiscales a trav�s de los medios electr�nicos y ajust�ndose a las reglas generales que apruebe el Servicio de Administraci�n Tributaria, sin que para cumplir con esa obligaci�n puedan optar por presentar las declaraciones en una forma diversa, como podr�a ser la impresa.

Lo antes se�alado no desconoce que en la regulaci�n vigente en dos mil tres, el propio art�culo 31 en cita establec�a la posibilidad de que, adem�s de la presentaci�n de la declaraci�n a trav�s de los medios electr�nicos, el contribuyente pudiese presentarla en las formas aprobadas por el Servicio de Administraci�n Tributaria, con la finalidad de obtener el sello o impresi�n de la m�quina registradora de la oficina autorizada que reciba el documento de que se trate; y en la regulaci�n vigente se facult� al contribuyente para solicitar al Servicio de Administraci�n Tributaria la emisi�n de una constancia en la que se se�alen las declaraciones presentadas en el ejercicio de que se trate y su fecha de presentaci�n.

En relaci�n con lo anterior, cabe indicar que lo dispuesto en dichos textos normativos, sobre todo en el primero de los nombrados, no implica que los contribuyentes puedan cumplir con la obligaci�n de presentar sus declaraciones a trav�s de formatos impresos, ni que �stos puedan sustituir a las declaraciones presentadas por medios electr�nicos; por el contrario, s�lo se instituy� como una opci�n para que el contribuyente obtenga una constancia impresa, empero, en nada modifica la forma en que debe cumplirse la obligaci�n formal en an�lisis.

Sentado lo anterior, resta establecer la forma a trav�s de la cual el Servicio de Administraci�n Tributaria har� constar la recepci�n de la declaraci�n presentada a trav�s de los medios electr�nicos.

Al respecto, conviene transcribir el contenido de los art�culos 17-E y 17-I del C�digo F. de la Federaci�n, adicionados por Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federaci�n de cinco de enero de dos mil cuatro:

Art�culo 17-E. Cuando los contribuyentes remitan un documento digital a las autoridades fiscales, recibir�n el acuse de recibo que contenga el sello digital. El sello digital es el mensaje electr�nico que acredita que un documento digital fue recibido por la autoridad correspondiente y estar� sujeto a la misma regulaci�n aplicable al uso de una firma electr�nica avanzada. En este caso, el sello digital identificar� a la dependencia que recibi� el documento y se presumir�, salvo prueba en contrario, que el documento digital fue recibido en la hora y fecha que se consignen en el acuse de recibo mencionado. El Servicio de Administraci�n Tributaria establecer� los medios para que los contribuyentes puedan verificar la autenticidad de los acuses de recibo con sello digital.

Art�culo 17-I. La integridad y autor�a de un documento digital con firma electr�nica avanzada o sello digital ser� verificable mediante el m�todo de remisi�n al documento original con la clave p�blica del autor.

Por otra parte, en la Resoluci�n Miscel�nea F., vigente en 2005 y 2007, respectivamente, se se�ala:

"2.17.1. Para los efectos del s�ptimo p�rrafo del art�culo 20 y primer p�rrafo del art�culo 31 del c�digo, los contribuyentes a que se refiere la regla 2.14.1. de esta resoluci�n, presentar�n v�a Internet las declaraciones anuales correspondientes al ejercicio de 2004 del ISR e IMPAC, incluyendo sus complementarias, extempor�neas y de correcci�n fiscal, ante las instituciones de cr�dito que se encuentren autorizadas en el anexo 4, rubro C de la presente resoluci�n. Los contribuyentes deber�n observar el siguiente procedimiento:

"I.O.�n, seg�n sea el caso, el Programa para P.�n de Declaraciones Anuales 2004 trat�ndose de personas morales o el Programa para P.�n de Declaraciones Anuales de las Personas F�sicas 2004 (DeclaraSAT), en la direcci�n electr�nica del SAT (www.sat.gob.mx) o en dispositivos magn�ticos en las administraciones locales de asistencia al contribuyente.

"II. Capturar�n los datos solicitados en los programas citados, correspondientes a las obligaciones fiscales a que est�n sujetos, debiendo manifestar bajo protesta de decir verdad que los datos asentados son ciertos.

"...

"III. Concluida la captura, se enviar� al SAT la informaci�n v�a Internet a trav�s de la direcci�n electr�nica del SAT (www.sat.gob.mx). La citada dependencia enviar� a los contribuyentes por la misma v�a, el acuse de recibo electr�nico, el cual deber� contener el n�mero de operaci�n, fecha de presentaci�n y el sello digital generado por dicho �rgano.

"...

Las instituciones de cr�dito enviar�n a los contribuyentes, por la misma v�a, el recibo bancario de pago de contribuciones federales con sello digital generado por �stas, que permita autentificar la operaci�n realizada y su pago.

"2.17.1. Para los efectos del s�ptimo p�rrafo del art�culo 20 y primer p�rrafo del art�culo 31 del CFF, los contribuyentes a que se refiere la regla 2.14.1., presentar�n v�a Internet las declaraciones anuales correspondientes al ejercicio fiscal de 2006 del ISR e IMPAC, incluyendo sus complementarias, extempor�neas y de correcci�n fiscal, ante las instituciones de cr�dito que se encuentren autorizadas en el anexo 4, rubro B. Los contribuyentes deber�n observar el siguiente procedimiento:

"I.O.�n, seg�n sea el caso, el Programa para P.�n de Declaraciones Anuales 2006 (DEM), trat�ndose de personas morales o el Programa para P.�n de Declaraciones Anuales de las Personas F�sicas 2006 (DeclaraSAT), en la p�gina de Internet del SAT o en dispositivos �pticos (CD), en la ALAC.

"II. Capturar�n los datos solicitados en los programas citados, correspondientes a las obligaciones fiscales a que est�n sujetos, debiendo manifestar bajo protesta de decir verdad que los datos asentados son ciertos.

"...

III. Concluida la captura, se enviar� al SAT la informaci�n v�a Internet a trav�s de la p�gina de Internet del SAT. La citada dependencia enviar� a los contribuyentes por la misma v�a, el acuse de recibo electr�nico, el cual deber� contener el n�mero de operaci�n, fecha de presentaci�n y el sello digital generado por dicho �rgano.

Conforme a las disposiciones transcritas es factible concluir que el Servicio de Administraci�n Tributaria, a trav�s de las oficinas correspondientes, har� constar la recepci�n de las declaraciones presentadas por los contribuyentes a trav�s de los medios electr�nicos por la misma v�a, es decir, a trav�s de dichos medios electr�nicos, para lo cual remitir� al contribuyente el acuse de recibo que contenga el sello digital, el n�mero de operaci�n y la fecha en que se realiz� su presentaci�n.

De especial importancia resulta precisar que por sello digital se entiende, en t�rminos de lo dispuesto en el art�culo 17-E antes transcrito, el mensaje electr�nico que acredita que un documento digital fue recibido por la autoridad correspondiente; adem�s, dicho sello digital identificar� a la dependencia que recibi� el documento y se presumir�, salvo prueba en contrario, que el documento digital fue recibido en la hora y fecha que se consignen en el acuse de recibo mencionado.

R., es a trav�s del acuse de recibo enviado por el Servicio de Administraci�n Tributaria a trav�s de los medios electr�nicos al contribuyente que dicho �rgano remite constancia de recepci�n de la declaraci�n de que se trate. Por otra parte, para autenticar dicho acuse de recibo el documento relativo contiene un sello digital que identifica a la dependencia receptora.

Sobre el particular se debe destacar que el precepto legal en consulta expresamente se�ala que dicho acuse de recibo, con el sello digital respectivo, es apto para presumir, salvo prueba en contrario, que el documento digital remitido por el contribuyente fue recibido en la hora y fecha que se consignen en dicho acuse.

Al respecto, no se soslaya que en la regulaci�n vigente en el ejercicio dos mil tres, en el cual se present� la declaraci�n que dio origen al conflicto que resolvi� el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del S�ptimo Circuito, no se encontraban en vigor los art�culos transcritos; sin embargo, como ya se vio, el art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n que en ese ejercicio estaba vigente establec�a que los contribuyentes obligados a realizar pagos provisionales deb�an hacerlo a trav�s de los medios electr�nicos. Adem�s, las instituciones de cr�dito autorizadas para recibir dichos pagos provisionales estaban obligadas a acusar recibo en la misma v�a, esto es, a trav�s de la red de internet, documento que se autenticar�a con el sello digital respectivo, todo lo cual lleva a concluir que la regulaci�n sustancial es coincidente.

En las relatadas condiciones, se estima que el acuse de recibo que contenga el sello digital del �rgano emisor es apto para acreditar que el contribuyente present� la declaraci�n de que se trate.

Ahora bien, dado que en los juicios en los cuales se emitieron los criterios denunciados como contradictorios las quejosas exhibieron copia simple de la declaraci�n y el acuse de recibo obtenidos de los medios electr�nicos, debe determinarse si dicho documento constituye un medio de prueba id�neo para acreditar la aplicaci�n de los preceptos en que se sustenta dicha declaraci�n.

Para dar respuesta a lo anterior debe atenderse, sobre todo, a la naturaleza del medio de convicci�n en an�lisis, a efecto de poder establecer las reglas que en cuanto a la valoraci�n de la prueba resultan aplicables.

En ese tenor, en relaci�n con la forma en que los contribuyentes transmiten las declaraciones relativas al cumplimiento de sus obligaciones fiscales, y el acuse de recibo que el Servicio de Administraci�n Tributaria le remite a aqu�llos, como ya se vio, por disposici�n legal debe realizarse a trav�s de los medios electr�nicos.

En ese sentido, de especial relevancia resulta establecer en qu� consisten dichos medios electr�nicos. Al respecto, debe puntualizarse que se trata de una forma de comunicaci�n que proporciona la tecnolog�a, a trav�s de la cual es posible la interconexi�n de redes inform�ticas que permite a los ordenadores o computadoras conectadas comunicarse directamente, es decir, un ordenador de la red puede conectarse a otro.

En el caso a estudio, los contribuyentes a trav�s de la red de internet remiten desde su computadora a la respectiva de la oficina del Servicio de Administraci�n Tributaria la declaraci�n fiscal de que se trate, y dicho �rgano, utilizando la misma red, acusa el recibo de la informaci�n enviada, al cual el contribuyente tiene acceso desde un equipo de c�mputo.

De esa forma, la mec�nica a trav�s de la cual los contribuyentes presentan las declaraciones a que est�n obligados, as� como el Servicio de Administraci�n Tributaria les remite el acuse de recibo correspondiente, tiene lugar a trav�s de una red de interconexi�n de equipos de c�mputo, en aplicaci�n de avances tecnol�gicos en cuanto a medios de comunicaci�n electr�nicos. Por tanto, el uso de los indicados medios prescinde de constancias impresas, raz�n por la cual, en t�rminos estrictos, no existe un documento que pueda reputarse como original.

Establecida la forma en que se genera la informaci�n en cuesti�n es posible determinar el precepto que establece las reglas en cuanto a su valoraci�n probatoria. Con ese prop�sito, se acude al art�culo 210-A del C�digo Federal de Procedimientos Civiles, adicionado mediante publicaci�n en el Diario Oficial de la Federaci�n el veintinueve de mayo de dos mil, esto es, que se encontraba en vigor al resolver la totalidad de los asuntos contendientes, aplicable supletoriamente a la Ley de Amparo, por as� disponerlo su art�culo 2o.:

"Art�culo 210-A. Se reconoce como prueba la informaci�n generada o comunicada que conste en medios electr�nicos, �pticos o en cualquier otra tecnolog�a.

"Para valorar la fuerza probatoria de la informaci�n a que se refiere el p�rrafo anterior, se estimar� primordialmente la fiabilidad del m�todo en que haya sido generada, comunicada, recibida o archivada y, en su caso, si es posible atribuir a las personas obligadas el contenido de la informaci�n relativa y ser accesible para su ulterior consulta.

Cuando la ley requiera que un documento sea conservado y presentado en su forma original, ese requisito quedar� satisfecho si se acredita que la informaci�n generada, comunicada, recibida o archivada por medios electr�nicos, �pticos o de cualquier otra tecnolog�a, se ha mantenido �ntegra e inalterada a partir del momento en que se gener� por primera vez en su forma definitiva y �sta pueda ser accesible para su ulterior consulta.

La norma procesal civil en consulta reconoce el car�cter de prueba a la informaci�n generada o comunicada que conste en medios electr�nicos, �pticos o en cualquier otra tecnolog�a. Ahora bien, del contenido del indicado numeral se advierte que en relaci�n con la valoraci�n probatoria de la informaci�n obtenida a trav�s de esos medios tecnol�gicos, el propio legislador estableci� reglas espec�ficas, de tal suerte que no pueden valorarse conforme a los preceptos aplicables trat�ndose de copias simples de documentos privados o p�blicos impresos.

De esa forma, en t�rminos de lo previsto en el precepto en an�lisis, a efecto de determinar el valor probatorio que corresponde a la informaci�n obtenida a trav�s de los medios electr�nicos, debe atenderse preponderantemente a la fiabilidad del m�todo en que haya sido generada, comunicada, recibida o archivada y, en su caso, si es posible atribuir a las personas obligadas el contenido de la informaci�n relativa y ser accesible para su ulterior consulta.

En relaci�n con lo anterior cobra especial relevancia, a efecto de resolver la presente contradicci�n de criterios, el sello digital que conforme a las reglas administrativas aplicables consiste en una cadena de caracteres generada por la autoridad y permite autenticar el contenido de un documento digital. Bajo esa �ptica, puede sostenerse que el acuse de recibo remitido a trav�s de los medios electr�nicos, que contenga el mencionado sello digital, constituye el medio a trav�s del cual el contribuyente puede demostrar que la autoridad hizo constar la recepci�n de la declaraci�n respectiva.

En ese orden de ideas, la impresi�n de dicho documento digital no contiene m�s caracter�stica que lo autentique que el sello digital, el cual, como antes se precis�, consiste en una cadena de caracteres generada por las autoridades receptoras, de manera que es irrelevante para efectos de acreditar en el juicio de garant�as la presentaci�n de una declaraci�n a trav�s de los medios electr�nicos que se exhiba la primera impresi�n del acuse de recibo o una copia simple del mismo, pues lo que otorga valor probatorio a ese documento es el mencionado sello digital, el cual hace presumir, salvo prueba en contrario, el hecho que se pretende demostrar.

En esas condiciones, ante tal presunci�n el juzgador de amparo debe otorgar valor probatorio a la impresi�n del acuse de recibo o a la copia simple del mismo, pues en todo caso la autoridad hacendaria est� en aptitud de verificar si efectivamente es de su autor�a el sello digital que ostenta dicho documento, conforme a lo dispuesto en el art�culo 17-I del C�digo F. de la Federaci�n y, en su caso, aportar los medios probatorios id�neos para desvirtuar dicha presunci�n.

Expresado en otros t�rminos, si lo que permite autenticar las declaraciones en materia fiscal presentadas v�a internet y el acuse de recibo correspondiente, enviado por el mismo medio por la autoridad receptora, es el sello digital que �sta genera, debe concluirse, en relaci�n con la fiabilidad del m�todo por el que se generan los documentos digitales, que al estar previsto en la ley y, adem�s, el propio legislador y la autoridad administrativa a trav�s de reglas generales han desarrollado la regulaci�n que permite autenticar su autor�a, se puede afirmar que ese tipo de documentos goza de un alto grado de seguridad en cuanto a su autenticidad, subsistiendo la posibilidad de que la autoridad a la cual se atribuye su generaci�n desvirt�e la presunci�n de certeza que el C�digo F. Federal les otorga.

Por tanto, debe concluirse que la impresi�n de la declaraci�n de contribuciones transmitida a trav�s de los medios electr�nicos y el acuse de recibo correspondiente, o bien su copia simple, en la que conste el sello digital, obtenidos a trav�s de la red de internet, son aptos para acreditar que el contribuyente present� la declaraci�n de que se trate, salvo que durante la tramitaci�n del juicio de garant�as se desvirt�e tal extremo.

Luego, dicha declaraci�n y el acuse de recibo correspondiente, que re�nan las caracter�sticas indicadas, son un medio de prueba id�neo para acreditar la aplicaci�n de las disposiciones jur�dicas que sirven de base a los diversos c�lculos cuyo resultado se plasma en la declaraci�n de que se trate, siempre y cuando sea indudable que las correspondientes hip�tesis normativas sustentan los resultados contenidos en el mismo.

Por tanto, esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n estima que debe prevalecer, con car�cter jurisprudencial, la siguiente tesis:

DECLARACI�N PRESENTADA A TRAV�S DE MEDIOS ELECTR�NICOS Y ACUSE DE RECIBO CON SELLO DIGITAL. LA CONSTANCIA IMPRESA O SU COPIA SIMPLE SON APTAS PARA ACREDITAR LA APLICACI�N DE LOS PRECEPTOS LEGALES EN QUE AQU�LLA SE SUSTENT�.-De acuerdo con el art�culo 31 del C�digo F. de la Federaci�n, los contribuyentes deben realizar pagos y presentar las declaraciones respectivas en documentos digitales a trav�s de los medios electr�nicos se�alados por el Servicio de Administraci�n Tributaria mediante reglas generales y este �ltimo, conforme al art�culo 17-E del propio ordenamiento, por la misma v�a remitir� el acuse de recibo que contenga el sello digital, consistente en la cadena de caracteres generada por la autoridad, la cual permita autenticar su contenido. De esa forma, si para cumplir con las indicadas obligaciones fiscales, por disposici�n legal, debe hacerse uso de una interconexi�n de redes inform�ticas, a trav�s de la cual el contribuyente y las autoridades fiscales se transmiten informaci�n directamente desde computadoras, prescindiendo de constancias impresas, para valorar la informaci�n obtenida de dicha red, o sus copias simples, no debe acudirse a las reglas aplicables en cuanto al valor probatorio de documentos impresos, sino a la regulaci�n espec�fica prevista en el art�culo 210-A del C�digo Federal de Procedimientos Civiles, conforme al cual debe atenderse preponderantemente a la fiabilidad del m�todo en que haya sido generada, comunicada, recibida o archivada y, en su caso, si el contenido de la informaci�n relativa es atribuible a las personas obligadas y si est� disponible para su ulterior consulta. As�, trat�ndose del cumplimiento de las obligaciones fiscales a trav�s de medios electr�nicos, el m�todo por el cual se generan los documentos digitales est� previsto en la ley y, adem�s, el propio legislador y la autoridad administrativa, a trav�s de reglas generales, han desarrollado la regulaci�n que permite autenticar su autor�a, de manera que su impresi�n o su copia simple son aptos para demostrar la aplicaci�n de los preceptos legales que sirven de base a los diversos c�lculos cuyo resultado se plasma en la declaraci�n, siempre y cuando sea indudable que las correspondientes hip�tesis normativas sustentan los resultados contenidos en ella.

Por lo expuesto y fundado, se

resuelve:

PRIMERO

S� existe contradicci�n entre las tesis sustentadas por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito y el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del S�ptimo Circuito.

SEGUNDO

Debe prevalecer con car�cter jurisprudencial el criterio sustentado por esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, bajo la tesis jurisprudencial redactada en el �ltimo considerando de esta resoluci�n.

Notif�quese; rem�tase de inmediato la jurisprudencia que se sustenta en la presente resoluci�n a la Direcci�n General de la Coordinaci�n de Compilaci�n y S.�n de Tesis para su publicaci�n en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, as� como su distribuci�n al Tribunal Pleno y a la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, a los Tribunales Colegiados de Circuito y Juzgados de Distrito, en acatamiento a lo previsto en el art�culo 195 de la Ley de Amparo.

As� lo resolvi� la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, por unanimidad de cuatro votos de los se�ores Ministros: M.A.G.�itr�n, G.D.G.�ngora P., M.B.L.R. y presidente J.F.F.G.S.. Ausente el se�or M.S.S.A.A. por atender comisi�n oficial del Tribunal Pleno.