Tesis Aislada num. 1a. CXXXIII/2004 de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27189115

Tesis Aislada num. 1a. CXXXIII/2004 de Suprema Corte de Justicia, Primera Sala

Emisor:Primera Sala
Número de Resolución:1a. CXXXIII/2004
Localizacion:Novena Época; Primera Sala; Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta; XX, Diciembre de 2004; Pág. 361; [T.A.];
Materia:Constitucional
Fecha de Publicación: 1 de Diciembre de 2004
RESUMEN

IGUALDAD. CASOS EN LOS QUE EL JUEZ CONSTITUCIONAL DEBE HACER UN ESCRUTINIO ESTRICTO DE LAS CLASIFICACIONES LEGISLATIVAS (INTERPRETACIÓN DEL ARTÍCULO 1o. DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS).

 
CONTENIDO

IGUALDAD. CASOS EN LOS QUE EL JUEZ CONSTITUCIONAL DEBE HACER UN ESCRUTINIO ESTRICTO DE LAS CLASIFICACIONES LEGISLATIVAS (INTERPRETACI�N DEL ART�CULO 1o. DE LA CONSTITUCI�N POL�TICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS).

La igualdad es un principio y un derecho de car�cter fundamentalmente adjetivo que se predica siempre de algo, y este referente es relevante al momento de realizar el control de constitucionalidad de las leyes, porque la Norma Fundamental permite que en algunos �mbitos el legislador tenga m�s amplitud para desarrollar su labor normativa, mientras que en otros el Juez debe ser m�s exigente a la hora de determinar si aqu�l ha respetado las exigencias del principio de igualdad. El art�culo 1o. de la Constituci�n Federal establece varios casos en los que procede dicho escrutinio estricto. As�, su primer p�rrafo proclama que todo individuo debe gozar de las garant�as que ella otorga, las cuales no pueden restringirse ni suspenderse sino en los casos y con las condiciones que la misma establece, lo que evidencia la voluntad constitucional de asegurar en los m�s amplios t�rminos el goce de los derechos fundamentales, y de que las limitaciones a ellos sean concebidas restrictivamente, de conformidad con el car�cter excepcional que la Constituci�n les atribuye. Por ello, siempre que la acci�n clasificadora del legislador incida en los derechos fundamentales garantizados constitucionalmente, ser� necesario aplicar con especial intensidad las exigencias derivadas del principio de igualdad y no discriminaci�n. Por su parte, el p�rrafo tercero del citado precepto constitucional muestra la voluntad de extender la garant�a de igualdad a �mbitos que trascienden el campo delimitado por el respeto a los derechos fundamentales expl�citamente otorgados por la Constituci�n, al prohibir al legislador que en el desarrollo general de su labor incurra en discriminaci�n por una serie de motivos enumerados (origen �tnico o nacional, g�nero, edad, capacidades diferentes, condici�n social, condiciones de salud, religi�n, opiniones, preferencias, estado civil) o en cualquier otro que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas. La intenci�n constitucional es, por lo tanto, extender las garant�as impl�citas en el principio de igualdad al �mbito de las acciones legislativas que tienen un impacto significativo en la libertad y la dignidad de las personas, as� como al de aquellas que se articulan en torno al uso de una serie de criterios clasificatorios mencionados en el referido tercer p�rrafo, sin que ello implique que al legislador le est� vedado absolutamente el uso de dichas categor�as en el desarrollo de su labor normativa, sino que debe ser especialmente cuidadoso al hacerlo. En esos casos, el J. constitucional deber� someter la labor del legislador a un escrutinio especialmente cuidadoso desde el punto de vista del respeto a la garant�a de igualdad.

Amparo directo en revisi�n 988/2004. 29 de septiembre de 2004. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: J.R.�n C.�o D�az. Secretaria: R.R.�guez M..