Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 26945440

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Civil
RESUMEN

ALBACEAS, RECONOCIMIENTO DE DOCUMENTOS PRIVADOS, POR LOS.

 
CONTENIDO

ALBACEAS, RECONOCIMIENTO DE DOCUMENTOS PRIVADOS, POR LOS.

El art�culo 415 del C�digo de Procedimientos Civiles, vigente en el Distrito Federal, estatuye que el reconocimiento hecho por el albacea hace prueba plena, como tambi�n la hace el hecho por un heredero, en lo que a el concierne. Este precepto se refiere al caso en que el albacea de una sucesi�n, en el desempe�o de las funciones que se le tienen conferidas, ejecute el reconocimiento de algunos hechos verificados por el autor de la sucesi�n, en relaci�n con las obligaciones de la misma; por lo que debe admitirse que est� dentro de las facultades del albacea, hacer este reconocimiento, sin que ello quiera decir que exista la obligaci�n procesal que a todos los litigantes les impone el art�culo 310 del propio ordenamiento, en el sentido de absolver personalmente las posiciones, cuando sean requeridos para ello por su contraparte, y sujetarlo a la sanci�n que la ley procesal se�ala, para cuando el llamado a confesi�n no concurre o no produce contestaci�n categ�rica a las preguntas que se le formulen; porque dada la circunstancia de que el albacea puede, o no, estar enterado de todos los actos ejecutados por el autor de la sucesi�n, es natural que pueda, o no, tener la capacidad de dar contestaciones concretas sobre lo que se le pregunta; pero cuando el albacea hace un reconocimiento, seguramente es porque esta enterado de los antecedentes del acto reconocido, y el art�culo 415 citado, concede valor probatorio pleno a este reconocimiento, y queda cumplido, por lo mismo, el antecedente que la ley requiere, para la procedencia de los juicios ejecutivos, cuando se trata de documentos privados, reconocidos por aquellos a quienes perjudican.

Amparo civil directo 3683/34. N.R.J.�, sucesi�n de. 7 de mayo de 1937. El M.S.M.O. propuso su excusa para intervenir en la resoluci�n de este negocio. La publicaci�n no menciona el nombre del ponente.