Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala - Jurisprudencia - VLEX 27622422

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Tercera Sala

Emisor:Tercera Sala
Materia:Constitucional
RESUMEN

PRENDA, CONSTITUCIONALIDAD DEL ARTÍCULO 341 DE LA LEY GENERAL DE TÍTULOS Y OPERACIONES DE CRÉDITO QUE ESTABLECE EL PROCEDIMIENTO PARA LA VENTA DE LA.-

 
CONTENIDO

PRENDA, CONSTITUCIONALIDAD DEL ART�CULO 341 DE LA LEY GENERAL DE T�TULOS Y OPERACIONES DE CR�DITO QUE ESTABLECE EL PROCEDIMIENTO PARA LA VENTA DE LA.-

El art�culo 14 Constitucional establece el principio conforme al cual nadie puede ser privado de sus propiedades, posesiones o derechos sino mediante juicio. Aun cuando la acci�n de amparo implica el perjuicio a los intereses de un particular derivado de la ley que se dice inconstitucional. para decidir si la ley es contraria al art�culo 14 es preciso atender al esp�ritu que informa dicho precepto y a las consecuencias que en el �mbito jur�dico derivar�an de la declaraci�n de anticonstitucionalidad de la ley. De acuerdo con este criterio esta Suprema Corte de Justicia, apart�ndose de una aplicaci�n meramente letr�stica ha declarado conforme a la Constituci�n y en armon�a con el esp�ritu del art�culo 14, disposiciones de leyes ordinarias que autorizan al Juez para decretar alimentos provisionales mediante resoluci�n dictada en la iniciaci�n del procedimiento judicial porque no puede admitirse que el acreedor alimenticio espere la tramitaci�n integral del juicio para obtener los medios indispensables para asegurar su subsistencia; el peligro de que desaparezcan o se oculten los bienes del patrimonio del demandado justifica embargos precautorios, en virtud de la aplicaci�n de normas que han sido tambi�n declaradas constitucionales; la protecci�n moral de los hijos exige que se adopten de inmediato por la autoridad judicial las medidas indispensables para su dep�sito mediante resoluciones dictadas al iniciarse el juicio de divorcio; las necesidades del cr�dito justifican la tramitaci�n de juicios de car�cter ejecutivo, que se inician mediante procedimiento de ejecuci�n, cuya constitucionalidad est� incorporada la tradici�n jur�dica en el pa�s. Ahora bien, son las necesidades ingentes del cr�dito mercantil las que justifican la instituci�n de un procedimiento muy breve para la venta de la prenda. Ella es, en efecto, uno de los instrumentos m�s familiares del cr�dito. Si antes era s�ntoma de desequilibrio econ�mico del comerciante hoy en d�a se encuentra en boga, como consecuencia de la gran producci�n de la industria y de los t�tulos de cr�dito. La sobreproducci�n halla natural v�lvula de escape en la prenda mercantil, que permite a los industriales la utilizaci�n del cr�dito as� obtenido en la continuaci�n de sus negocios o en otros de nueva empresa, en espera del momento favorable para la venta del producto dado en prenda. La gran producci�n de t�tulos valores, tambi�n es fuente constante de la prenda. Frecuentemente las aperturas de cr�dito y los anticipos bancarios hallan en la prenda su sost�n m�s importante. La necesidad urgente de utilizar, en la econom�a contempor�nea, el dinero que se obtiene sobre la prenda, y las r�pidas oscilaciones de los precios de los bienes empe�ados, que permite al propietario esperar la oportunidad para una venta favorable; la necesidad en suma, del cr�dito mercantil y de la circulaci�n o utilizaci�n de ese cr�dito, hicieron sentir la necesidad de formas simples y r�pidas tanto para la constituci�n como para la venta de la prenda. Por otra parte, de conformidad con el art�culo 341 de la Ley de T�tulos y Operaciones de Cr�dito, puede el deudor, desde luego, oponerse a la venta y evitarla, exhibiendo el importe del adeudo. Pero si la venta se efect�a porque el deudor no exhiba el importe del adeudo, el producto de esa venta se sustituye en los bienes o t�tulos vendidos, conserv�ndolos el acreedor en prenda, esa venta no impide al deudor, que promueva juicio en el que se juzgue sobre la exigibilidad de la obligaci�n principal, sobre su nulidad, prescripci�n, pago parcial o total o sobre cualquier otra causa que la hubiese extinguido total o parcialmente o aplazado. Es por eso, por lo que el precio de la venta no lo recibe el acreedor de inmediato en pago, sino que lo conserva en prenda, para que su destino se decida resuelto el pleito, esto es, una vez dilucidadas las cuestiones que el deudor hubiese planteado. As�, se conserva en principio inc�lume la garant�a de previa audiencia, como se conserva igualmente en los procedimientos del orden penal, a pesar de que la necesidad de proteger los intereses de la sociedad contra el delincuente, justifica constitucionalmente que el acusado pueda ser formalmente preso y que por la gravedad del delito que se le imputa permanezca detenido hasta que se pronuncie, en su caso, sentencia absolutoria; por lo tanto el art�culo 341 de la Ley General de T�tulos y Operaciones de Cr�dito no puede conceptuarse inconstitucional.

Amparo en revisi�n 591/54.-J.M.C.�vez.-25 de marzo de 1957.-Unanimidad de cuatro votos.-Ponente: G.G.�a R..

Semanario Judicial de la Federaci�n, Quinta �poca, Tomo CXXXI, p�gina 716, Tercera Sala.