Ejecutoria num. 2a./J. 172/2005 de Suprema Corte de Justicia, Segunda Sala - Jurisprudencia - VLEX 26823258

Ejecutoria num. 2a./J. 172/2005 de Suprema Corte de Justicia, Segunda Sala

Emisor:Segunda Sala
Número de Resolución:2a./J. 172/2005
Localizacion:GENARO DAVID GÓNGORA PIMENTEL.
Materia:Suprema Corte de Justicia de México
Fecha de Publicación: 1 de Febrero de 2006
RESUMEN

CONTRADICCIÓN DE TESIS 183/2005-SS. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR LOS TRIBUNALES COLEGIADOS TERCERO Y SEXTO, AMBOS EN MATERIA DE TRABAJO DEL PRIMER CIRCUITO.TRABAJADORES TRANSITORIOS DE PETRÓLEOS MEXICANOS. PARA EL EJERCICIO DE SU DERECHO DE PREFERENCIA RESPECTO DE UNA VACANTE O PLAZA DE NUEVA CREACIÓN, ES IRRELEVANTE QUE HAYAN LABORADO EN EL DEPARTAMENTO DONDE ÉSTA SE GENERE.TRABAJADORES TRANSITORIOS. PARA EL EJERCICIO DE SU DERECHO DE PREFERENCIA RESPECTO DE PLAZAS VACANTES O DE NUEVA CREACIÓN, DEBE TOMARSE EN CUENTA SU ANTIGÜEDAD DE EMPRESA O GENÉRICA Y NO LA DE CATEGORÍA O DEPARTAMENTAL.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

CONTRADICCI�N DE TESIS 183/2005-SS. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR LOS TRIBUNALES COLEGIADOS TERCERO Y SEXTO, AMBOS EN MATERIA DE TRABAJO DEL PRIMER CIRCUITO.

MINISTRO PONENTE: G.D.G.P..

SECRETARIO: A.A.J.C..

CONSIDERANDO:

TERCERO

El Tercer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito, al resolver el veintitr�s de septiembre de dos mil cinco el amparo directo DT. 13063/2005, promovido por A.H.�ndez R.�guez, determin�, en lo que interesa, lo siguiente:

"QUINTO. ... Ahora, el quejoso alega que la Junta viola sus garant�as, pues con la prueba de inspecci�n acredit� que al momento en que reclam� la plaza �sta se encontraba vacante.

"Resulta fundado pero inoperante el concepto de m�rito.

"En el laudo la autoridad responsable esgrimi� como un argumento toral para estimar improcedente la preferencia de derechos, el que al momento en que el actor ejercit� su acci�n la plaza no estaba vacante, razonamiento que deviene ilegal, en virtud de que esa cuesti�n no constituye un elemento de la acci�n como se aprecia de la jurisprudencia 61/95 emitida en contradicci�n de tesis, Novena �poca, por la Segunda S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, consultable en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, T.I., noviembre de 1995, p�gina 250, que es del tenor literal siguiente:

"?PREFERENCIA DE DERECHOS. PARA LA PROCEDENCIA DE LA ACCI�N, ES IRRELEVANTE QUE LA PLAZA PRETENDIDA SE ENCUENTRE OCUPADA O VACANTE.? (se transcribe).

"Sin embargo, tal proceder no trasciende al resultado del fallo pues de otorgarse el amparo la autoridad tendr�a que volver a resolver en el mismo sentido, en raz�n de que el actor no demostr� tener preferentes derechos sobre la �ltima plaza reclamada por corrida escalafonaria, como se ver� a continuaci�n: (se transcribe).

"En el cap�tulo cuarto del t�tulo cuarto de la Ley Federal del Trabajo se regula lo relativo a los derechos de preferencia, antig�edad y ascenso de los trabajadores, cuyos art�culos 154, 155, 156, 157, 158 y 159 establecen lo siguiente: (se transcriben).

"Del an�lisis de los anteriores art�culos se observa que el art�culo 154 de la ley laboral contiene una obligaci�n de dar preferencia a determinada clase de trabajadores mexicanos respecto de extranjeros, de aquellos que hayan prestado servicios satisfactoriamente por mayor tiempo respecto de los que no est�n en esas condiciones y de los sindicalizados respecto de quienes no lo est�n. Esta obligaci�n no existe para el patr�n cuando haya celebrado un contrato colectivo en el que se incluya la cl�usula de exclusi�n por admisi�n, ya que el propio patr�n ha perdido la libertad para designar a su personal y es el sindicato respectivo el que tiene derecho de proponer a las personas que, cumpliendo los requisitos contractuales correspondientes, tendr� que contratar el citado patr�n.

"El art�culo 155 de la Ley Federal del Trabajo establece que los trabajadores que se encuentren en los casos del art�culo 154 y que aspiren a un puesto vacante o de nueva creaci�n, por reunir los requisitos a que tal precepto se refiere, deber�n presentar una solicitud a la empresa o establecimiento, indicando su domicilio y nacionalidad, si tienen a su cargo una familia y qui�nes dependen econ�micamente de ellos, si prestaron servicios con anterioridad y por qu� tiempo, naturaleza del trabajo que desempe�aron y la denominaci�n del sindicato a que pertenezcan, a fin de que sean llamados al ocurrir alguna vacante o crearse alg�n puesto nuevo; e igualmente que a falta de la solicitud previa mencionada en primer t�rmino, el aspirante puede presentarse a la empresa o establecimiento al momento de ocurrir la vacante o de crearse el puesto, comprobando la causa en que funde su solicitud y con ello da dos posibilidades a fin de que los aspirantes puedan ser llamados a ocupar la vacante. La solicitud en que consten los datos aludidos, que puede presentarse en cualquier tiempo, antes de que la vacante ocurra, o bien, en el momento que esto �ltimo suceda pueda presentarse personalmente a solicitarla, aduciendo el fundamento de su pretensi�n. El cumplimiento de cualquiera de los dos requisitos anteriores debe ser considerado como un elemento b�sico para la procedibilidad de la acci�n consignada en el art�culo 157 de la misma ley laboral.

"El art�culo 156 dispone que de no existir contrato colectivo o no contener el celebrado la cl�usula de admisi�n, ser�n aplicables las disposiciones contenidas en el primer p�rrafo del art�culo 154 a los trabajadores que se ubican en el supuesto que ah� se consigna.

"El art�culo 157 de la ley laboral que se viene citando otorga a los trabajadores que se consideran postergados en sus derechos de preferencia, derivados de los art�culos 154 y 156 del mismo ordenamiento, dos acciones ejercitables a elecci�n del trabajador afectado: la de otorgamiento del puesto reclamado o la de indemnizaci�n consistente en el importe de tres meses de los salarios que correspondan al puesto. En cualquiera de los dos casos, la procedencia de la acci�n intentada da derecho, adem�s, al pago por concepto de da�os y perjuicios, de los salarios dejados de percibir desde la fecha de la postergaci�n hasta la del cumplimiento del laudo.

"El art�culo 158 otorga el derecho a los trabajadores de planta y los mencionados en el art�culo 156 a que en cada empresa o establecimiento se determine su antig�edad.

"Distinguiendo a los trabajadores que regula el art�culo 156 que no tienen el car�cter de planta, el diverso precepto 159 de la misma ley laboral establece las reglas para los ascensos de los trabajadores de planta que pretenden el derecho para ocupar la vacante definitiva de un puesto de categor�a superior.

"En suma, los art�culos 154, 155, 156 y 157 de la Ley Federal del Trabajo establecen las reglas sobre el derecho de los trabajadores que no tienen el car�cter de planta para ocupar los puestos vacantes o de nueva creaci�n, y el art�culo 159 establece las reglas en cuanto al derecho de trabajadores de planta y que pertenezcan al escalaf�n.

"Los anteriores razonamientos dieron origen a la siguiente jurisprudencia, cuyos rubro, texto y datos de identificaci�n se citan a continuaci�n:

"?DERECHOS DE PREFERENCIA. LOS QUE PREV�N LOS ART�CULOS 154, 156 Y 157 DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO SON DE DIVERSA NATURALEZA A LOS ESTABLECIDOS EN EL ART�CULO 159 Y, POR ELLO, EL PLAZO PRESCRIPTIVO AL QUE DEBEN SUJETARSE ES DIFERENTE.? (se transcribe).

"Como se observa, el derecho de preferencia que ejerza el trabajador no s�lo est� regulado por lo que se�ale el convenio contractual sino tambi�n por lo que se establece en la Ley Federal del Trabajo, que en todo tiempo deben observar las referidas organizaciones obreras, ya que si la legislaci�n laboral ha establecido como obligaciones de los patrones la preferencia de trabajadores en las condiciones que en la misma se precisan, los patrones al ceder el derecho de contrataci�n a los sindicatos tambi�n les transmiten las obligaciones correlativas, tal como se puede desprender de la interpretaci�n arm�nica de los art�culos 154, 155, 156 y 158 de la Ley Federal del Trabajo antes transcritos.

"Las cl�usulas 1, 4, 6 y 35 del Contrato Colectivo de Trabajo celebrado entre Petr�leos Mexicanos y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana vigente en 1999, disponen lo siguiente: (se transcribe).

"De la interpretaci�n sistem�tica de los art�culos 154 y 155 de la Ley Federal del Trabajo, en relaci�n con las citadas cl�usulas contenidas en el contrato colectivo petrolero, se puede establecer que para los casos en que exista contrato colectivo de trabajo que contenga cl�usula de admisi�n, se debe sujetar a lo que disponga el convenio colectivo, pero respetando lo establecido en la ley ordinaria, por lo que en los casos de preferencia de derechos respecto a vacantes definitivas o puestos de nueva creaci�n, son requisitos indispensables para la procedencia de la acci�n:

"a) El que exista un puesto de nueva creaci�n o una vacante;

"b) El presentar una solicitud por escrito al organismo sindical, titular del contrato colectivo de trabajo, ya que es la agrupaci�n sindical la que debe proponer al trabajador en la plaza vacante o de nueva creaci�n; y,

"c) Que se demuestre el mejor y preferente derecho para ocupar el puesto de nueva creaci�n o el vacante.

"Para demostrar la preferencia de derechos para ocupar el puesto vacante, adem�s de cubrir los requisitos se�alados en primer t�rmino, debe acreditarse a efecto de dar cumplimiento al tercero, tener mayor antig�edad que cualquier otro trabajador, de suerte que el punto a dilucidar es si la antig�edad que debe exigirse para acceder a la vacante es la de empresa o categor�a.

"Nuestro M�ximo Tribunal ha establecido que existen dos tipos de antig�edades, como se observa de la jurisprudencia que a continuaci�n se transcribe:

"?ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y ANTIG�EDAD DE CATEGOR�A.? (se transcribe).

"Como se dijo en l�neas precedentes, los numerales 154 a 157 de la Ley Federal del Trabajo estatuyen las reglas sobre el derecho de los trabajadores que no tienen el car�cter de planta para ocupar los puestos vacantes o de nueva creaci�n, de manera que si en el precepto 154 en alusi�n, se indica que para la preferencia de derechos se tomar� en cuenta la mayor o menor antig�edad del trabajador, debe entenderse que se refiere a la antig�edad de empresa o gen�rica que menciona la jurisprudencia transcrita, y que es la que adquieren los trabajadores desde el primer d�a de labores, no obstante sus interrupciones en el servicio, pues as� lo orden� el art�culo 158 de la Ley Federal del Trabajo al establecer ese derecho a favor de los trabajadores mencionados en el diverso 156 de la invocada ley, que son aquellos que prestan habitualmente sus servicios en una empresa o establecimiento, supliendo vacantes transitorias o temporales y los que desempe�en trabajos extraordinarios o para obra determinada, que no constituyan una actividad normal o permanente en la empresa, antig�edad que se requiere a efecto de acreditar la preferencia de derechos en la plaza vacante o de nueva creaci�n.

"Este reconocimiento de antig�edad obedeci� a que en nuestro pa�s comenz� a generarse el problema de que algunos trabajadores que sin tener el car�cter de planta prestaban habitualmente sus servicios supliendo las vacantes transitorias y temporales, o ejecutando trabajos extraordinarios o para obra determinada, que no constitu�an una actividad normal permanente de la empresa y que al generarse una vacante, dichos trabajadores, no obstante su antig�edad y la calidad de los servicios prestados, no eran tomados en consideraci�n para la ocupaci�n de las mismas, sin distingos de especialidad o departamentos.

"Lo anterior encuentra apoyo en la siguiente tesis aislada:

"?PETROLEROS. DERECHO DE PREFERENCIA. SU EJERCICIO NO TIENE COMO REQUISITO HABER LABORADO EN EL DEPARTAMENTO DONDE SE SUSCITE LA VACANTE.? (se transcribe).

"Atento a ello, se estableci� que en igualdad de circunstancias deber�n ser preferidos esos trabajadores para la continuaci�n de los trabajos y para cubrir las vacantes que ocurran, con lo que se ratific� el derecho preferente que tienen los trabajadores por raz�n de antig�edad de servicios, y se estableci� la posibilidad de que los trabajadores temporales, eventuales o transitorios, pueden ser de planta al ocurrir una vacante, o cuando menos emplear sus servicios cada vez que existan posibilidades, atendiendo al sentido tutelar que tiene la ley laboral y al prop�sito que tuvo el legislador, sin desatender que haya determinaci�n del interesado para disfrutar del derecho, cumpliendo con las obligaciones se�aladas en el numeral 155 de la ley en menci�n.

"Luego, si como se ha visto los trabajadores que no tienen el car�cter de planta, a efecto de demandar la preferencia de derechos para ocupar los puestos vacantes o de nueva creaci�n se rigen por las reglas estatuidas en los mencionados art�culos 154, 155, 156 y 157 de la Ley Federal del Trabajo, es dable concluir que cuando exista conflicto entre dos o m�s trabajadores que reclamen una plaza vacante o de nueva creaci�n, ser� elegido aquel que tenga m�s tiempo de servicios satisfactorios en la empresa, es decir, aquel que tenga mayor antig�edad de empresa.

"En cambio, la antig�edad en la categor�a a que tambi�n se refiere la jurisprudencia, �nicamente es aplicable trat�ndose de los trabajadores de planta que demanden preferencia de derechos respecto de una categor�a superior y en relaci�n con las vacantes definitivas, las provisionales con duraci�n mayor de 30 d�as y los puestos de nueva creaci�n, como se advierte del numeral 159 de la Ley Federal del Trabajo, pues es el primer requisito para ascender en el escalaf�n del departamento respectivo.

"Lo anterior se corrobora, en su parte conducente, con la tesis que a continuaci�n se reproduce:

"?PREFERENCIA, DERECHO DE, TRAT�NDOSE DE TRABAJADORES DE PLANTA.? (se transcribe).

"As�, cuando el trabajador temporal, eventual o transitorio a que se refiere el numeral 156 de la Ley Federal del Trabajo acuda a demandar preferencia de derechos respecto de una vacante o puesto de nueva creaci�n, el patr�n, sindicato, secci�n o delegaci�n, seg�n sea el caso, dar�n preferencia, en igualdad de circunstancias, a aquel trabajador mexicano respecto de quien no lo sea y luego, al que sea m�s antiguo, habida cuenta que ese derecho ingresa al patrimonio jur�dico de los trabajadores durante el tiempo de la prestaci�n del servicio, de suerte que la antig�edad a atender es la de empresa o gen�rica, pues as� lo dispuso expresamente el legislador, de manera que donde la ley no distingue tampoco debe hacerlo el juzgador.

"Estimar lo contrario llevar�a al extremo de exigir al solicitante de la vacante o puesto de nueva creaci�n que hubiera trabajado en un solo centro de trabajo, condici�n que resultar�a il�gica, en virtud de que dicha eventualidad no depende de la voluntad del trabajador, sino de las necesidades y disposiciones que en un determinado momento pueda tener la empresa a la que presta sus servicios.

"A�n m�s, cualquier trabajador, incluyendo a los de planta, pueden demandar la preferencia de su derecho a ocupar la plaza vacante o de nueva creaci�n siempre y cuando se sujeten a la antig�edad que establece el art�culo 154 de la Ley Federal del Trabajo, adem�s de los requisitos se�alados en el numeral 155 de la ley en cita, en tanto no existe ning�n impedimento en la ley ni en el contrato que rige en la industria petrolera que lo impida, por lo que el laborioso reclamante para obtener deber� demostrar una mayor antig�edad gen�rica de empresa que su contendiente, por as� ordenarlo el precepto normativo.

"En el caso concreto, en la inspecci�n ofrecida por la parte demandada y practicada el veinte de septiembre de dos mil, en el Departamento de Recursos Humanos de P.R.�n, S.C., en Huauchinango, Puebla, el actuario dio fe que al examinar el expediente del ahora quejoso A.H.�ndez R.�guez, ten�a una antig�edad de ?612 d�as?, tal como lo se�al� al dar contestaci�n la empresa petrolera.

"Por lo que ve al tercer interesado J.L.A.B., con la prueba de inspecci�n ofrecida por las demandadas qued� demostrado que �ste contaba con una antig�edad general de empresa de 18 a�os, 118 d�as, equivalentes a 6,688 d�as, que ten�a una antig�edad de planta aproximadamente de 8 a�os, 341 d�as y una antig�edad como trabajador transitorio de 9 a�os, 142 d�as.

"Como puede advertirse, A.H.�ndez R.�guez al ejercitar su acci�n contaba con una antig�edad general de empresa de 612 d�as. Luego, si el tercer interesado acredit� tener al momento de la asignaci�n de la plaza una antig�edad general de empresa de 18 a�os, 180 d�as, es dable concluir que el accionante no demostr� la preferencia de derecho en tanto que aqu�l tiene una mayor antig�edad gen�rica al servicio de la demandada y, por ende, al incumplir uno de los requisitos para la asignaci�n de la plaza vacante o de nueva creaci�n, no resulta procedente su acci�n.

"Efectivamente, en virtud de que para acceder a la preferencia de derechos debe demostrar el obrero tener m�s tiempo de servicios en una empresa, pues s�lo as� ser� preferido respecto del de menor antig�edad, y en el caso el tercer interesado demostr� con mucho cumplir con ese requisito, es dable concluir que al as� considerarlo la responsable, el laudo no resulta violatorio de garant�as.

"El que el accionante en el sumario haya demostrado que el tercer interesado nunca hab�a laborado dentro del centro de trabajo donde se gener� el puesto reclamado, que era trabajador de planta en escalaf�n distinto al de la plaza cuestionada dentro de la empresa P.R.�n y que era trabajador reacomodado de distinto centro de labores, son cuestiones que carecen de trascendencia a efecto de determinar el mejor y preferente derecho que se tiene con el oponente, pues se reitera, el otorgamiento del puesto, en t�rminos del art�culo 157 de la Ley Federal del Trabajo, atiende a la antig�edad general de empresa, mas no a los aspectos acreditados a trav�s de la inspecci�n ofrecida por el accionante.

"Es de mencionarse que el car�cter de planta del tercer interesado para contender por la �ltima plaza vacante por corrida escalafonaria no le gener� ning�n derecho adicional para ocuparla por preferencia de derechos, pues como se vio en p�rrafos precedentes, el art�culo 154 de la ley laboral establece como requisito atender precisamente la mayor o menor antig�edad de los contendientes, por lo que debe entenderse que es la antig�edad general a la que se refiere, de ah� que ese aspecto no incida para determinar el derecho en disputa.

Por tanto, si un trabajador de planta decide contender por la vacante o puesto de nueva creaci�n, tal calidad no ser� atendida para la asignaci�n de la preferencia de derechos, dado que se asimilar� a un trabajador transitorio; por lo que al demandar asume las reglas a que se refiere el aludido numeral 154 y, por ende, lo que importa es si la antig�edad general de empresa que tiene es mayor o menor a su oponente.

De la ejecutoria transcrita deriv� la tesis aislada pendiente de publicaci�n, que dice:

DERECHOS DE PREFERENCIA. ES LA ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y NO LA DE CATEGOR�A LA QUE LOS TRABAJADORES TRANSITORIOS DEBEN ACREDITAR PARA ACCEDER A LOS PUESTOS VACANTES O DE NUEVA CREACI�N. Los numerales 154 a 157 de la Ley Federal del Trabajo estatuyen las reglas sobre el derecho de los trabajadores que no tienen el car�cter de planta para ocupar los puestos vacantes o de nueva creaci�n, de manera que si en el precepto 154 en alusi�n se indica que para la preferencia de derechos se tomar� en cuenta la mayor o menor antig�edad del trabajador, debe entenderse que se refiere a la antig�edad de empresa o gen�rica que menciona la jurisprudencia de la anterior Cuarta S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, publicada con el n�mero 35 en el Ap�ndice al Semanario Judicial de la Federaci�n 1917-2000, Tomo V, Materia del Trabajo, p�gina 28, de rubro: ?ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y ANTIG�EDAD DE CATEGOR�A.?, y que es la que adquieren los trabajadores desde el primer d�a de labores no obstante sus interrupciones en el servicio, pues as� lo orden� el art�culo 158 de la Ley Federal del Trabajo al establecer ese derecho a favor de los trabajadores mencionados en el diverso 156 de la invocada ley, que son aquellos que prestan habitualmente sus servicios en una empresa o establecimiento, supliendo vacantes transitorias o temporales y los que desempe�en trabajos extraordinarios o para obra determinada, que no constituyan una actividad normal o permanente en la empresa; consecuentemente, cuando exista conflicto entre dos o m�s trabajadores que reclamen una plaza vacante o de nueva creaci�n, ser� elegido aquel quetenga m�s tiempo de servicios satisfactorios en la empresa, es decir, quien tenga mayor antig�edad de empresa, y cumpla los requisitos a que alude el numeral 155 de la ley en menci�n.

CUARTO

Por su parte, el Sexto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito, al resolver el diecisiete de marzo de dos mil cinco, el amparo directo DT. 11976/2004, promovido por M.�a de los �ngeles P.O.�a, determin�, en lo que interesa, lo siguiente:

"CUARTO. ... Precisado lo anterior, debe se�alarse que los conceptos de violaci�n esgrimidos por la impetrante de garant�as, resultan infundados.

"Lo anterior se afirma, porque la ocupaci�n de las vacantes en las empresas, es una necesidad inmediata del patr�n que debe ser satisfecha para la continuidad normal de las labores de la misma.

"No obstante, en nuestro derecho se estableci� que la preferencia para ocupar una plaza vacante o de nueva creaci�n, constituye un derecho creado para la protecci�n de los trabajadores mexicanos y para reconocer los efectos que produce la antig�edad en el trabajo, a fin de que aquellos obreros que tuvieran m�s tiempo de servicios satisfactorios en una empresa, fueran preferidos respecto de los de menor antig�edad.

"As� qued� establecido en la Ley Federal del Trabajo de 1931, en cuyo art�culo 111, fracci�n I, se dispuso que eran obligaciones de los patrones preferir en igualdad de circunstancias a los trabajadores mexicanos, respecto de quienes no lo sean; a los que hayan servido satisfactoriamente con anterioridad, respecto de quienes no est�n en ese caso; y a los sindicalizados, referente de los que no lo est�n, a pesar de que no exista relaci�n contractual entre el patr�n y la organizaci�n sindical a que pertenezcan, entendi�ndose por sindicalizado, todo trabajador que se encuentre agremiado a cualquier organizaci�n sindical l�cita. Este derecho de preferencia, se ratific� en la legislaci�n laboral vigente, en la cual, en su art�culo 154, se dispuso que: ?Si no existe contrato colectivo o el celebrado no contiene cl�usula de admisi�n a que se refiere el art�culo 395, los patrones estar�n obligados a preferir en igualdad de circunstancias: a) a trabajadores mexicanos respecto de quienes no lo sean; b) a quienes hayan servido satisfactoriamente mayor tiempo; c) a quienes no teniendo ninguna fuente de ingresos tengan a su cargo una familia; y, d) a los sindicalizados, respecto de quienes no lo est�n. Se entiende por sindicalizado a todo trabajador que se encuentre agremiado a cualquier organizaci�n sindical legalmente constituida.?. La diferencia sustancial entre la legislaci�n anterior y la vigente, se concret� en que si no existe contrato colectivo o el celebrado no contiene cl�usula de admisi�n, no desaparece la obligaci�n a cargo del patr�n de preferir a los trabajadores en el orden y por las causas a las que se ha hecho menci�n.

"En adici�n a lo anterior, en los casos en los que se haya celebrado contrato colectivo de trabajo, en el que se incluya la cl�usula de exclusi�n por admisi�n, el patr�n ha perdido la libertad para designar su personal, y es el sindicato respectivo el que tiene el derecho de proponer a las personas que debe contratar el patr�n; sin embargo, esto no debe implicar que la organizaci�n sindical pueda designar de manera arbitraria o caprichosa a la persona que puede ocupar una plaza vacante, pues la finalidad de que se haya permitido que en los contratos colectivos de trabajo se establecieran la cl�usula de exclusi�n por ingreso, no s�lo fue para fomentar el sindicalismo que el Estado mexicano consider� como de orden p�blico, sino tambi�n como una obligaci�n del sindicato de proteger a los trabajadores que lleven tiempo prestando sus servicios a la empresa de manera temporal o transitoria, y que por motivos ajenos a ellos no hayan podido ocupar una vacante de planta.

"Inclusive, no debe olvidarse que el derecho de preferencia que ejerza un trabajador, no s�lo est� regulado por lo que se�ale el convenio contractual, sino tambi�n por lo que se establece en la Ley Federal del Trabajo, que en todo tiempo deben observar las referidas organizaciones obreras, ya que si la legislaci�n laboral ha establecido como obligaciones de los patrones la preferencia de trabajadores, en las condiciones que en la misma se precisan, los patrones al ceder el derecho de contrataci�n a los sindicatos, tambi�n les transmiten las obligaciones correlativas, tal como se puede desprender de una interpretaci�n arm�nica de los art�culos 154, 155, 156 y 158 de la Ley Federal del Trabajo, en los que se establece que al hacer la propuesta de trabajo, se debe preferir que se haga respecto a un trabajador mexicano, sindicalizado y que cuente con mayor antig�edad, en relaci�n con otros que no re�nan dichos requisitos.

"Las cl�usulas 1, 4, 6 y 35 del Contrato Colectivo de Trabajo, celebrado entre Petr�leos Mexicanos y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana, disponen lo siguiente: (se transcriben).

"Por su parte, el art�culo 155 de la Ley Federal de Trabajo se�ala que los trabajadores que se encuentren en los casos del art�culo 154 de la propia ley y que aspiren a un puesto vacante o de nueva creaci�n, deber�n presentar una solicitud a la empresa o establecimiento, indicando ?su domicilio, nacionalidad, si tienen a su cargo una familia y qui�nes dependen econ�micamente de ellos, si prestaron servicio con anterioridad y por qu� tiempo, la naturaleza del trabajo que desempe�aron y la denominaci�n del sindicato a que pertenezcan?, a fin de que sean llamados al ocurrir una vacante o crearse un puesto nuevo; o presentarse a la empresa o establecimiento al momento de ocurrir a la vacante o de crearse el puesto, comprobando la causa en que funde su solicitud.

"De una interpretaci�n sistem�tica de los art�culos 154 y 155 de la Ley Federal del Trabajo, en relaci�n con las citadas cl�usulas contenidas en el contrato colectivo petrolero, se puede establecer que para los casos en que exista contrato colectivo de trabajo que contenga cl�usula de admisi�n, se debe sujetar a lo que disponga el convenio colectivo, pero respetando lo establecido en la ley ordinaria, por lo que en los casos de preferencia de derechos respecto a vacantes definitivas o puestos de nueva creaci�n, son requisitos indispensables para la procedencia de la acci�n: a) el que exista un puesto de nueva creaci�n o una vacante; b) El presentar una solicitud por escrito al organismo sindical, titular del contrato colectivo de trabajo, ya que es la agrupaci�n sindical la que debe proponer al trabajador en la plaza vacante o de nueva creaci�n; y, c) Que se demuestre que se tiene mejor y preferente derecho para ocupar el puesto de nueva creaci�n o el vacante.

"El primer requisito consistente en la existencia de un puesto de nueva creaci�n o vacante, se encuentra acreditado en autos, principalmente con la propuesta 005/95, realizada por la Secci�n 14 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana, am�n de que la existencia de la vacante no constituy� un hecho controvertido por las partes.

"En cuanto al segundo de los requisitos, de las copias al carb�n relativas a las solicitudes presentadas por la aqu� quejosa, y que obran en el expediente laboral, se desprende que la petici�n de ser propuesta para el puesto fue presentada con la debida anticipaci�n ante la secci�n correspondiente del sindicato que suscribi� el contrato colectivo de trabajo con la empresa petrolera, y satisfaciendo los requisitos que se�ala el citado numeral 155 de la Ley Federal del Trabajo, toda vez que en las mismas precis� su domicilio, ser mexicana, cuenta con padres y hermanos menores que dependen econ�micamente de ella, con antig�edad superior a ocho a�os de servicios prestados a Pemex, ser socia del sindicato petrolero y haberse desempe�ado en diversas categor�as como mensajera, oficinista de quinta, cuarta y mecan�grafa, por lo que se encuentra tambi�n satisfecho dicho presupuesto.

"Sirve de apoyo a lo anterior, por su analog�a, la tesis aislada sustentada por este �rgano colegiado, visible a p�gina trescientos tres del Tomo XI, febrero de mil novecientos noventa y tres, Octava �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n, cuyo contenido es: ?PREFERENCIA DE DERECHOS PARA OCUPAR UN PUESTO VACANTE O DE NUEVA CREACI�N, LA SOLICITUD DE, DEBE SER PRESENTADA POR EL TRABAJADOR ANTE EL SINDICATO CUANDO EL CONTRATO COLECTIVO DE TRABAJO CONTENGA LA CL�USULA DE ADMISI�N POR INGRESO.? (se transcribe).

"Sin que sea obst�culo a lo anterior el hecho de que la quejosa no se�alara de manera completa y correcta la denominaci�n y caracter�sticas de la plaza pretendida, toda vez que adem�s de que el art�culo 155 no establece dicha obligaci�n, resultar�a dif�cil para el trabajador satisfacer esa pretensi�n, por ser el patr�n y el sindicato los que manejan el escalaf�n y conocen oportunamente la vacante o puesto de nueva creaci�n que se presente.

"Sin embargo, respecto al tercer requisito, consistente en que se demuestre que se tiene un mejor y preferente derecho para ocupar el puesto vacante, se tiene que la responsable se�al� que con la inspecci�n que obra a fojas 637 del expediente laboral, se acredit� que la actora al diecisiete de abril de mil novecientos noventa y uno, contaba con una antig�edad de seis a�os, ciento sesenta d�as, en el centro de trabajo donde se suscit� la plaza reclamada (cabe aclarar que en la inspecci�n en cuesti�n se se�al� seis a�os, ciento setenta d�as), en tanto que el codemandado f�sico S.G.R., tuvo una antig�edad de seis a�os, ciento ochenta y cuatro d�as laborados y propuesto en el centro de trabajo que se encuentra bajo la jurisdicci�n de la Secci�n 14 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana.

"Asimismo, al analizar la documental que obra a foja 323 del expediente laboral, consistente en la tarjeta de trabajo para puesto sindicalizado 94022528, la responsable manifest� que con ella se acredit� que por el lapso del siete de febrero al siete de abril de mil novecientos noventa y cuatro, es decir, sesenta d�as, la trabajadora, aqu� quejosa, labor� en un centro de trabajo diverso al en que se suscit� la plaza reclamada, jurisdiccionada a la Secci�n 14 del sindicato petrolero, por lo que concluy� la responsable que la actora no demostr� tener mayor n�mero de d�as laborados en el centro de trabajo en donde ocurri� la plaza vacante, y que el codemandado f�sico acredit� tener mayor n�mero de d�as laborados en el mismo centro de trabajo, bajo la jurisdicci�n de la citada Secci�n 14.

"Es preciso se�alar que la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n ha establecido que deben distinguirse dos clases de antig�edad: antig�edad de empresa o gen�rica y de categor�a; la primera, se refiere a la que adquieren los trabajadores desde el primer d�a de servicios y que produce varios efectos en beneficio del trabajador, entre ellos, el de que en su oportunidad y de acuerdo con las prevenciones contractuales se le otorgue jubilaci�n; y la segunda, consistente en la antig�edad generada en una profesi�n u oficio, cuyo beneficio principal se traduce en la inclusi�n del trabajador en las correspondientes listas escalafonarias, que sirven de base para la obtenci�n de ascensos dentro de la correspondiente categor�a y que guarda estrecha relaci�n con el derecho de preferencia para ocupar un puesto vacante o de nueva creaci�n.

"Se cita al respecto la jurisprudencia 35, sustentada por la entonces Cuarta S. de nuestro M�ximo Tribunal, visible en la p�gina veintiocho, Tomo V, Materia del Trabajo, jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, S�ptima �poca del Ap�ndice al Semanario Judicial de la Federaci�n 1917-2000, cuyo contenido es: ?ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y ANTIG�EDAD DE CATEGOR�A.? (se transcribe).

"Ahora, si bien es cierto que la jurisprudencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n no constituye una norma jur�dica de car�cter general, sino que se trata de la interpretaci�n que de ella realizan los tribunales federales, es decir, fija el contenido y alcance de la que ya existe, sin que constituya una norma jur�dica nueva equiparable a la ley, con las caracter�sticas de generalidad, obligatoriedad y abstracci�n, verdad es tambi�n que algunas ocasiones llena las lagunas de la ley, al tratarse de la correcta interpretaci�n de una disposici�n legal por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n y que se hace obligatoria, por ordenarlo as� las disposiciones legales expresas, de suerte que su aplicaci�n no es sino la misma de la ley vigente. En otras palabras, la jurisprudencia no constituye legislaci�n, sigue la legislaci�n, fija en la mayor�a de los casos el contenido de la ley y en casos excepcionales la integra.

"Establecido lo anterior, debe se�alarse tambi�n que los trabajadores transitorios pueden generar derecho de antig�edad no obstante sus interrupciones en el servicio, y este principio fue reconocido por la Ley Federal del Trabajo, al establecer ese derecho tanto a favor de los trabajadores de planta como en beneficio de los trabajadores mencionados en el diverso 156 de la invocada ley, que son aquellos que sin tener el car�cter de trabajador de planta, prestan habitualmente sus servicios en una empresa o establecimiento, supliendo vacantes transitorias o temporales y los que desempe�en trabajos extraordinarios o para obra determinada, que no constituyan una actividad normal o permanente en la empresa.

"Este reconocimiento obedeci� a que en nuestro pa�s comenz� a generarse el problema de que algunos trabajadores que sin tener el car�cter de planta prestaban habitualmente sus servicios supliendo las vacantes transitorias y temporales, o ejecutando trabajos extraordinarios o para obra determinada que no constitu�an una actividad normal permanente de la empresa y que al generarse una vacante, dichos trabajadores, no obstante su antig�edad y la calidad de los servicios prestados, no eran tomados en consideraci�n para la ocupaci�n de las mismas, de ah� que se estableciera que en igualdad de circunstancias deber�n ser preferidos dichos trabajadores para la continuaci�n de los trabajos y para cubrir las vacantes que ocurran, con la que se ratific� el derecho preferente que tienen los trabajadores, por raz�n de antig�edad de servicios, y se estableci� la posibilidad de que los trabajadores temporales, eventuales o transitorios pueden ser de planta al ocurrir una vacante, o cuando menos emplear sus servicios cada vez que existan posibilidades, atendiendo al sentido tutelar que tiene la legislaci�n laboral y al prop�sito que tuvo el legislador, sin desatender que haya determinaci�n del interesado para disfrutar del derecho, cumpliendo con las obligaciones se�aladas en el art�culo 155 de la citada legislaci�n laboral.

"Ahora bien, de conformidad con lo establecido por la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, respecto a las diferentes clases de antig�edad que puede generar un trabajador, as� como sus efectos, y de una correcta interpretaci�n de los art�culos 154 y 155 de la Ley Federal del Trabajo y las cl�usulas 4, 6 y 135 del Contrato Colectivo de Trabajo celebrado por Petr�leos Mexicanos y sus subsidiarias y el sindicato petrolero, se colige que en los puestos de nueva creaci�n o ... de Federaci�n, que a la letra dicen: ?PREFERENCIA, DERECHO DE. C�MPUTO DE LA ANTIG�EDAD PARA ESTABLECERLA RESPECTO DE UN PUESTO.? (se transcribe) y ?TRABAJADORES PETROLEROS, PREFERENCIA DE DERECHOS. LA ANTIG�EDAD EN EL �REA O JURISDICCI�N DEBE PREVALECER RESPECTO DE LA ANTIG�EDAD GENERAL DE EMPRESA.?." (se transcribe).

De la ejecutoria transcrita deriv� la tesis consultable en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, visible en el Tomo XXI, mayo de dos mil cinco, p�gina 1582, tesis I.6o.T.258 L, que dispone:

TRABAJADORES TRANSITORIOS DE PETR�LEOS MEXICANOS. CRITERIOS QUE DEBEN ATENDERSE PARA DETERMINAR QUI�N TIENE MEJOR DERECHO PARA OCUPAR UNA PLAZA VACANTE O DE NUEVA CREACI�N. De conformidad con la jurisprudencia de la anterior Cuarta S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, publicada con el n�mero 35 en el Ap�ndice al Semanario Judicial de la Federaci�n 1917-2000, Tomo V, Materia del Trabajo, p�gina 28, de rubro: ?ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y ANTIG�EDAD DE CATEGOR�A.?; as� como de la interpretaci�n de los art�culos 154 y 155 de la Ley Federal del Trabajo, y de las cl�usulas 4, 6 y 135 del Contrato Colectivo de Trabajo celebrado entre Petr�leos Mexicanos y Organismos Subsidiarios y el sindicato petrolero, se colige que trat�ndose de puestos de nueva creaci�n o de vacantes definitivas, siempre que no se deban a reajuste de personal, el patr�n los cubrir� en t�rminos de la primer cl�usula mencionada por conducto de las secciones y delegaciones sindicales respectivas; consecuentemente, cuando un trabajador transitorio reclame tener mejor derecho preferente respecto de otro, de la misma naturaleza, para ocupar una plaza vacante o de nueva creaci�n, no debe atenderse a la antig�edad de empresa o gen�rica que hayan generado cada uno, sino a la antig�edad departamental en el �rea o jurisdicci�n a la que pertenece el centro de trabajo donde se gener� la vacante; en tal virtud, el trabajador para tener derecho a lo reclamado debe demostrar, en primer lugar, que dicho puesto corresponde a su rama o especialidad; y, en segundo, que cuenta con mayor antig�edad departamental o en el centro de trabajo, y s�lo en el supuesto de que ambos trabajadores se encuentren en igualdad de circunstancias se tomar� en consideraci�n la antig�edad general, o bien, la mejor aptitud previos los ex�menes correspondientes.

QUINTO

Corresponde verificar si existe o no la contradicci�n de los criterios emitidos en las ejecutorias que quedaron transcritas en los considerados tercero y cuarto de esta resoluci�n por los Tribunales Colegiados Tercero y Sexto, ambos en Materia de Trabajo del Primer Circuito.

Con ese prop�sito, es necesario establecer que la contradicci�n de tesis se suscita cuando los Tribunales Colegiados contendientes al resolver los negocios jur�dicos implicados en la denuncia examinan cuestiones jur�dicamente iguales, ante las cuales adoptan posiciones o criterios jur�dicos discrepantes, esa diferencia de criterios se presenta en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas, siempre que los criterios provengan del examen de los mismos elementos.

As� se ha establecido en la jurisprudencia P./J. 26/2001 del Tribunal Pleno, cuyo contenido y datos de publicaci�n son los siguientes:

"CONTRADICCI�N DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA. De conformidad con lo que establecen los art�culos 107, fracci�n XIII, primer p�rrafo, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de Amparo, cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n o la S. que corresponda deben decidir cu�l tesis ha de prevalecer. Ahora bien, se entiende que existen tesis contradictorias cuando concurren los siguientes supuestos: a) que al resolver los negocios jur�dicos se examinen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y se adopten posiciones o criterios jur�dicos discrepantes; b) que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas; y, c) que los distintos criterios provengan del examen de los mismos elementos." (Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, visible en el Tomo XIII, abril de dos mil uno, p�gina 76).

De lo expuesto se infiere que para la procedencia de la contradicci�n de tesis se requiere la concurrencia de los siguientes supuestos:

  1. Que al resolver los negocios jur�dicos sometidos a su jurisdicci�n, los respectivos �rganos colegiadosexaminen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y adopten posiciones o criterios discrepantes.

  2. Que la discrepancia de criterios se presente en las consideraciones jur�dicas de la sentencia respectiva.

  3. Que la diferencia de posiciones adoptadas provenga del estudio de los mismos elementos.

Pues bien, en cuanto al primer supuesto, se cumple, en virtud de que el Tercer y Sexto Tribunales Colegiados, ambos en Materia de Trabajo del Primer Circuito, al resolver los asuntos de su competencia examinaron un punto concreto de derecho esencialmente id�ntico, relativo a que cuando exista conflicto entre dos o m�s trabajadores, que no tienen el car�cter de planta, y que demandan la preferencia de derechos para ocupar los puestos vacantes o de nueva creaci�n, ser� elegido aquel que tenga mayor antig�edad de empresa o gen�rica, o la relativa a la departamental o de categor�a.

En cuanto al segundo requisito, para la existencia de la contradicci�n de tesis, es obvio que tambi�n se da, puesto que ambos criterios se razonan en la parte considerativa de las respectivas sentencias; la discrepancia, por tanto, no se limita a los puntos resolutivos.

En efecto, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito se�al� que cuando un trabajador transitorio o temporal, a que se refiere el numeral 156 de la Ley Federal del Trabajo, acuda a demandar la preferencia de derechos respecto de una vacante o un puesto de nueva creaci�n, el sindicato dar� preferencia en igualdad de circunstancias a aquel trabajador mexicano respecto de quien no lo sea, y luego, al que sea el m�s antiguo, habida cuenta que ese derecho ingresa al patrimonio jur�dico de los trabajadores durante el tiempo de la prestaci�n del servicio, de suerte que la antig�edad a atender es la de empresa o gen�rica; en tanto que el otro �rgano jurisdiccional, esto es, el Sexto Tribunal Colegiado de la misma materia y circuito, dice que, en el mismo caso, debe atenderse a la antig�edad departamental generada en el �rea o jurisdicci�n a la que pertenece el centro de trabajo donde se gener� la vacante.

Finalmente, ambos criterios se sustentan en los mismos elementos, esto es, los procedimientos de trabajo fueron promovidos por trabajadores transitorios de la industria petrolera, que reclamaron tener un mejor derecho preferente respecto de otro de la misma naturaleza para ocupar una plaza vacante o de nueva creaci�n; asimismo, partieron del estudio y an�lisis de los art�culos 154, 155, 156 y 157 de la Ley Federal del Trabajo y de las cl�usulas 1, 4, 6 y 135 del Contrato Colectivo de Trabajo celebrado entre Petr�leos Mexicanos y sus subsidiarias y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana, as� como de la interpretaci�n dada a la jurisprudencia 35 sustentada por la entonces Cuarta S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, consultable en el Ap�ndice al Semanario Judicial de la Federaci�n 1917-2000, S�ptima �poca, visible en el Tomo V, Materia del Trabajo, p�gina 28, cuyo rubro dice: "ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y ANTIG�EDAD DE CATEGOR�A."

Sin embargo, aun cuando existen los mismos elementos y �stos fueron tomados en cuenta por los Tribunales Colegiados al emitir los fallos respectivos, aqu�llos resolvieron en sentido diverso, sustentando su sentencia en razonamientos diferentes entre s�.

En este tenor, se actualizan los supuestos mencionados y, en consecuencia, existe la contradicci�n de tesis que se denuncia, por lo que el punto concreto de contradicci�n que debe dilucidar esta Segunda S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n consiste en determinar si la antig�edad que debe tomar en cuenta el trabajador transitorio, eventual o temporal, que acuda a demandar preferencia de derechos respecto de una plaza vacante o de nueva creaci�n, ante el sindicato, delegaci�n o secci�n correspondiente, conforme a los art�culos 154 y 155 de la Ley Federal del Trabajo, es la de empresa o gen�rica al servicio de la demandada, o la de categor�a o departamental, generada en el �rea o jurisdicci�n a la que pertenece el centro de trabajo donde se gener� la vacante.

SEXTO

La contradicci�n de tesis ha de resolverse declarando que sobre el tema a debate debe prevalecer el criterio que sustenta esta Segunda S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que coincide en lo esencial con el sustentado por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito, al tenor de las consideraciones que a continuaci�n se exponen.

Previo al estudio de la contradicci�n de tesis cabe se�alar que la ocupaci�n de las vacantes en las empresas, es una necesidad inmediata del patr�n que debe ser satisfecha para la continuidad normal del desarrollo de sus labores.

Empero, en la legislaci�n laboral se determin� que la preferencia para ocupar una plaza vacante o de nueva creaci�n constituye un derecho creado para la protecci�n de los trabajadores mexicanos, y para reconocer los efectos que produce la antig�edad en el empleo, a fin de que aquellos obreros que tuvieran m�s tiempo de servicios satisfactorios en una empresa, fueran preferidos respecto de los de menor antig�edad.

Al respecto, se estableci� en la Ley Federal del Trabajo de mil novecientos treinta y uno, en su art�culo 111, facci�n I, que eran obligaciones de los patrones el preferir en igualdad de circunstancias a los trabajadores mexicanos respecto de quienes no lo sean, a los que hayan servido satisfactoriamente con anterioridad respecto de los que no est�n en ese caso y a los sindicalizados, tocante de los que no lo est�n, a pesar de que no exista relaci�n contractual entre el patr�n y el sindicato al que pertenezcan, entendi�ndose por sindicalizado todo trabajador que se encuentre agremiado a cualquier asociaci�n l�cita, constituida para el estudio, mejoramiento y defensa de sus intereses.

En este sentido, la Ley Federal del Trabajo vigente a partir del uno de mayo de mil novecientos setenta, recogi� los principios antes se�alados en su cap�tulo IV, que regula lo relativo a los "Derechos de preferencia, antig�edad y ascenso" de los trabajadores, cuyos art�culos 154, 155, 156, 157, 158 y 159 disponen:

"Art�culo 154. Los patrones estar�n obligados a preferir en igualdad de circunstancias a los trabajadores mexicanos respecto de quienes no lo sean, a quienes les hayan servido satisfactoriamente por mayor tiempo, a quienes no teniendo ninguna otra fuente de ingreso econ�mico tengan a su cargo una familia y a los sindicalizados respecto de quienes no lo est�n.

"Si existe contrato colectivo y �ste contiene cl�usula de admisi�n, la preferencia para ocupar las vacantes o puestos de nueva creaci�n se regir� por lo que disponga el contrato colectivo y el estatuto sindical.

"Se entiende por sindicalizado a todo trabajador que se encuentre agremiado a cualquier organizaci�n sindical legalmente constituida."

"Art�culo 155. Los trabajadores que se encuentren en los casos del art�culo anterior y que aspiren a un puesto vacante o de nueva creaci�n, deber�n presentar una solicitud a la empresa o establecimiento indicando su domicilio y nacionalidad, si tienen a su cargo una familia y quienes dependen econ�micamente de ellos si prestaron servicio con anterioridad y por qu� tiempo, la naturaleza del trabajo que desempe�aron y la denominaci�n del sindicato a que pertenezcan, a fin de que sean llamados al ocurrir alguna vacante o crearse alg�n puesto nuevo; o presentarse a la empresa o establecimiento al momento de ocurrir la vacante o de crearse el puesto, comprobando la causa en que funden su solicitud."

"Art�culo 156. De no existir contrato colectivo o no contener el celebrado la cl�usula de admisi�n, ser�n aplicables las disposiciones contenidas en el primer p�rrafo del art�culo 154, a los trabajadores que habitualmente, sin tener el car�cter de trabajadores de planta, prestan servicios en una empresa o establecimiento, supliendo las vacantes transitorias o temporales y a los que desempe�en trabajos extraordinarios o para obra determinada, que no constituyan una actividad normal o permanente de la empresa."

"Art�culo 157. El incumplimiento de las obligaciones contenidas en los art�culos 154 y 156 da derecho al trabajador para solicitar ante la Junta de Conciliaci�n y Arbitraje, a su elecci�n, que se le otorgue el puesto correspondiente o se le indemnice con el importe de tres meses de salario. Tendr� adem�s derecho a que se le paguen los salarios a que se refiere el p�rrafo segundo del art�culo 48."

"Art�culo 158. Los trabajadores de planta y los mencionados en el art�culo 156 tienen derecho en cada empresa o establecimiento a que se determine su antig�edad.

"Una comisi�n integrada con representantes de los trabajadores y del patr�n formular� el cuadro general de las antig�edades, distribuido por categor�as de cada profesi�n u oficio y ordenar� se le d� publicidad. Los trabajadores inconformes podr�n formular objeciones ante la comisi�n y recurrir la resoluci�n de �sta ante la Junta de Conciliaci�n y Arbitraje."

"Art�culo 159. Las vacantes definitivas, las provisionales con duraci�n mayor de treinta d�as y los puestos de nueva creaci�n, ser�n cubiertos escalafonariamente, por el trabajador de la categor�a inmediata inferior, del respectivo oficio o profesi�n.

"Si el patr�n cumpli� con la obligaci�n de capacitar a todos los trabajadores de la categor�a inmediata inferior a aquella en que ocurra la vacante, el ascenso corresponder� a quien haya demostrado ser apto y tenga mayor antig�edad. En igualdad de condiciones, se preferir� al trabajador que tenga a su cargo una familia y, de subsistir la igualdad, al que, previo examen, acredite mayor aptitud.

"Si el patr�n no ha dado cumplimiento a la obligaci�n que le impone el art�culo 132, fracci�n XV, la vacante se otorgar� al trabajador de mayor antig�edad y, en igualdad de esta circunstancia, al que tenga a su cargo una familia.

"Trat�ndose de puestos de nueva creaci�n para los cuales, por su naturaleza o especialidad, no existan en la empresa trabajadores con aptitud para desempe�arlos y no se haya establecido un procedimiento para tal efecto en el contrato colectivo, el patr�n podr� cubrirlos libremente.

"En los propios contratos colectivos y conforme a lo dispuesto en esta ley, se establecer� la forma en que deber�n acreditarse la aptitud y otorgarse los ascensos."

Del an�lisis de los anteriores art�culos, se observa que el art�culo 154 de la ley laboral contiene una obligaci�n de dar preferencia a determinada clase de trabajadores mexicanos respecto de extranjeros; de aquellos que hayan prestado servicios satisfactoriamente por mayor tiempo respecto de los que no est�n en esas condiciones y de los sindicalizados respecto de quienes no lo est�n. Esta obligaci�n no existe para el patr�n cuando haya celebrado un contrato colectivo en el que se incluya la cl�usula de exclusi�n por admisi�n, ya que el propio patr�n ha perdido la libertad para designar a su personal y es el sindicato respectivo el que tiene derecho de proponer a las personas que, cumpliendo los requisitos contractuales correspondientes, tendr� que contratar el citado patr�n.

La interpretaci�n del referido art�culo se efect�o por la otrora Cuarta S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n en la tesis cuyos rubro, texto y datos de identificaci�n se citan a continuaci�n.

"PREFERENCIA DE DERECHOS. INTERPRETACI�N DE LO DISPUESTO POR EL ART�CULO 154 DE LA NUEVA LEY FEDERAL DEL TRABAJO. El art�culo 154 de la Ley Federal del Trabajo de 1970 contiene una obligaci�n de dar preferencia a determinada clase de trabajadores mexicanos respecto de extranjeros; de aquellos que hayan prestado servicios satisfactoriamente por mayor tiempo respecto de los que no est�n en esas condiciones y de los sindicalizados respecto de quienes no lo est�n. Esta obligaci�n no existe para el patr�n cuando haya celebrado un contrato colectivo en el que se incluya la cl�usula de exclusi�n por admisi�n, lo cual es natural ya que el propio patr�n ha perdido la libertad para designar a su personal y es el sindicato respectivo el que tiene derecho de proponer a las personas que, cumpliendo los requisitos contractuales correspondientes, tendr� que contratar el citado patr�n. El esp�ritu que informa este precepto, como fue el que inspir� la fracci�n I del art�culo 111 de la Ley Federal del Trabajo de 1931, fue otorgar protecci�n a los trabajadores mexicanos, as� como reconocer los efectos que produce la antig�edad en el trabajo para que aquellos obreros que tuvieran m�s tiempo de servicios satisfactorios fueran preferidos sobre los de menor antig�edad. Si el derecho de seleccionar a los candidatos para ocupar una vacante dentro de las empresas, se ha transferido a los sindicatos cuando existe un contrato colectivo de trabajo que incluya la cl�usula de exclusi�n por admisi�n, es l�gico que esa obligaci�n de proteger a los trabajadores mexicanos y a los de mayor antig�edad tenga que recaer en el propio sindicato, por lo que una interpretaci�n racional del precitado art�culo 154 lleva a cabo concluir que las obligaciones de preferencia existen para los patrones cuando no tengan celebrado contrato colectivo de trabajo o �ste no contenga la cl�usula de admisi�n y para el sindicato cuando se registra tal circunstancia.". S�ptima �poca, visible en el Informe mil novecientos setenta y cuatro, P.I., p�gina 23. Nota: Esta tesis tambi�n aparece en la S�ptima �poca, Quinta Parte, Vol�menes 66 y 151-156, p�ginas 53 y 158, respectivamente, bajo el rubro "PREFERENCIA, DERECHO DE, CUANDO EXISTE CONTRATO COLECTIVO." (jurisprudencias con precedentes diferentes).

El numeral 155 de la Ley Federal del Trabajo establece que los trabajadores que se encuentren en los casos del art�culo 154, y que aspiren a un puesto vacante o de nueva creaci�n, por reunir los requisitos a que tal precepto se refiere, deber�n presentar una solicitud a la empresa o establecimiento, indicando su domicilio y nacionalidad, si tienen a su cargo una familia y qui�nes dependen econ�micamente de ellos, si prestaron servicios con anterioridad y por qu� tiempo, naturaleza del trabajo que desempe�aron y la denominaci�n del sindicato a que pertenezcan, a fin de que sean llamados al ocurrir alguna vacante o crearse alg�n puesto nuevo; e igualmente, la disposici�n que se comenta agrega que a falta de la solicitud previa mencionada en primer t�rmino, el aspirante puede presentarse a la empresa o establecimiento al momento de ocurrir la vacante o de crearse el puesto, comprobando la causa en que funde su solicitud y con ello da dos posibilidades a fin de que los aspirantes puedan ser llamados a ocupar la vacante. La solicitud en que consten los datos aludidos, que puede presentarse en cualquier tiempo, antes que la vacante ocurra, o bien, en el momento en que esto �ltimo suceda pueda presentarse personalmente a solicitarla, aduciendo el fundamento de su pretensi�n. El cumplimiento de cualquiera de los dos requisitos anteriores debe ser considerado como un elemento b�sico para la procedibilidad de la acci�n consignada en el art�culo 157 de la misma ley laboral.

Tambi�n la anterior Cuarta S. realiz� la interpretaci�n del citado precepto 155 de la ley laboral en la tesis de jurisprudencia cuyos rubro, texto y datos de identificaci�n se citan a continuaci�n:

"PREFERENCIA, DERECHO DE. SOLICITUD DEL TRABAJADOR PARA OCUPAR LA VACANTE O EL PUESTO DE NUEVA CREACI�N. EFECTOS DE SU FALTA. El art�culo 155 de la Ley Federal del Trabajo establece que los trabajadores que se encuentren en los casos del art�culo 154, y que aspiren a un puesto vacante o de nueva creaci�n, por reunir los requisitos a que tal precepto se refiere, deber�n presentar una solicitud a la empresa o establecimiento, indicando su domicilio y nacionalidad, si tienen a su cargo una familia y qui�nes dependen econ�micamente de ellos, si prestaron servicios con anterioridad y por qu� tiempo, naturaleza del trabajo que desempe�aron y la denominaci�n del sindicato a que pertenezcan, a fin de que sean llamados al ocurrir alguna vacante o crearse alg�n puesto nuevo; igualmente, la disposici�n que se comenta agrega que, a falta de la solicitud previa mencionada en primer t�rmino, el aspirante puede presentarse a la empresa o establecimiento al momento de ocurrir la vacante o de crearse el puesto, comprobando la causa en que funde su solicitud. En otras palabras, el art�culo 155 da dos posibilidades a fin de que los aspirantes puedan ser llamados y ocupar la vacante: La solicitud en que consten los datos aludidos, que puede presentarse en cualquier tiempo, antes que la vacante ocurra, o bien en el momento que esto �ltimo suceda pueda presentarse personalmente a solicitarla, aduciendo el fundamento de su pretensi�n. El cumplimiento de cualquiera de los dos requisitos anteriores debe ser considerado como un elemento b�sico para la procedibilidad de la acci�n consignada en el art�culo 157 de la misma ley laboral. Esto es as� porque, en primer t�rmino, la ocupaci�n de las vacantes en la empresa o establecimiento es una necesidad inmediata del patr�n que debe ser satisfecha para la continuidad normal de las labores, y sin el cumplimiento de los requisitos del art�culo 155 el patr�n no puede conocer qui�nes de los trabajadores que est�n comprendidos dentro de las hip�tesis del art�culo 154 est� en condiciones de prestar los servicios en forma inmediata, as� como tampoco puede saber cu�l de dichos trabajadores tiene inter�s en la ocupaci�n de los puestos. Por otra parte, tambi�n debe considerarse que si el patr�n, al momento en que la vacante debe ser cubierta, no tiene los elementos de informaci�n suficientes para la localizaci�n de los aspirantes, se encuentra en imposibilidad jur�dica y material para llamarlos. Los anteriores razonamientos llevan a la conclusi�n de que, si en el juicio correspondiente el patr�n se excepciona aduciendo que el actor carece de acci�n por no haber cumplido los requisitos a que se refiere el art�culo 155 en comento, y el reclamante, por su parte, no demuestra haber cumplido con dichas exigencias legales, se est� en presencia de un caso de improcedencia de la acci�n intentada y, por lo mismo, dicha acci�n no debe prosperar. Las consideraciones anteriores son igualmente v�lidas respecto de los trabajadores que se encuentran comprendidos en el art�culo 156 de la Ley Federal del Trabajo. Es cierto que el legislador distingui�, con toda claridad, a los trabajadores que est�n comprendidos en el art�culo 154 de la ley, se�alando los casos que constituyen los requisitos materiales que determinan su preferencia, respecto de los trabajadores comprendidos en el numeral 156. En cuanto a lo primero, debe decirse que el art�culo 154 conserva la idea contenida en el 111 fracci�n I de la abrogada Ley Federal del Trabajo de 1931, mientras que los trabajadores aludidos en el 156 son objeto de una disposici�n nueva, a la que se refiere la exposici�n de motivos de la Ley Federal del Trabajo en los t�rminos siguientes: ?En los �ltimos a�os se ha agravado el problema de algunos trabajadores que sin tener el car�cter de trabajadores de planta, prestan habitualmente sus servicios supliendo las vacantes temporales y transitorias, o ejecutando trabajo extraordinario o para obra determinada que no constituyen una actividad normal permanente de la empresa. En lo sucesivo, estos trabajadores estar�n protegidos por las normas (de preferencia) que se acaban de mencionar, de tal manera que en igualdad de circunstancias deber�n ser preferidos para la continuaci�n del trabajo y para cubrir las vacantes que ocurran?. Respecto de estos �ltimos trabajadores es asimismo aplicable el criterio mencionado anteriormente en esta ejecutoria, en el sentido de que, para ejercitar la acci�n de reclamaci�n para el otorgamiento de un puesto vacante o de nueva creaci�n, es necesario el cumplimiento de los requisitos consignados en el art�culo 155, yaque, en igual forma, si en el momento en que la vacante ocurra o deba ser cubierta, el patr�n no conoce el inter�s de dichos trabajadores para ocupar con el car�cter de planta dichos puestos y tampoco cuenta con los elementos necesarios para la localizaci�n de los trabajadores aspirantes, es claro que �stos no podr�n reclamar la postergaci�n que aleguen en el juicio si no comprueban haber dado cumplimiento a los requisitos tantas veces mencionados. Lo considerado hasta aqu� parte de la hip�tesis de que en la empresa o establecimiento no exista sindicato, que existiendo �ste no exista contrato colectivo, o de que, existiendo este �ltimo, no contenga la cl�usula de admisi�n a que se refiere el p�rrafo I del art�culo 395 de la ley, pero si existe sindicato titular de un contrato colectivo en el que se haya estipulado dicha cl�usula de admisi�n, de manera que las vacantes en los puestos de planta ya existentes o en los de nueva creaci�n no pueden ser cubiertos libremente por designaci�n del patr�n, sino que �ste se encuentra obligado a admitir solamente a los trabajadores propuestos por el sindicato u organismo sindical titular del contrato colectivo, resulta igualmente aplicable el criterio que se sostiene, en el sentido de que los trabajadores aspirantes a ocupar dichos puestos deben cumplir los requisitos que ya se han examinado y que se encuentran consignados en el art�culo 155. En otras palabras, a fin de que el organismo sindical pueda hacer las proposiciones correspondientes deber� tener las solicitudes respectivas a fin de estar en condiciones de se�alar el o los candidatos que tengan el derecho a ser preferidos en la contrataci�n, por lo que la falta de cumplimiento de dichos requisitos invalida la acci�n ejercitada. De lo que antecede se desprende que los requisitos a que se refiere el art�culo 155 deben ser cumplidos no solamente ante el patr�n sino tambi�n ante el organismo sindical titular cuando sea �ste el que tenga la facultad exclusiva para hacer las proposiciones de trabajadores para ocupar las vacantes que ocurran en los puestos de planta o los puestos nuevos que se creen con esta misma caracter�stica. Por lo anteriormente expuesto esta S. considera improcedente la acci�n intentada por los trabajadores comprendidos en el art�culo 156 de la Ley Federal del Trabajo, cuando pretendiendo ocupar un puesto vacante o de nueva creaci�n, no presenten antes que la vacante ocurra o en el momento que tenga lugar, la solicitud a que se refiere el art�culo 155 de dicho ordenamiento a la empresa, cuando no exista el sindicato, o si existe �ste, falta contrato colectivo o que existiendo no contenga la cl�usula de admisi�n a que se refiere el p�rrafo primero del art�culo 395 de la ley de la materia; o al sindicato titular del contrato colectivo cuando se establezca en el mismo dicha cl�usula; esto es, los requisitos exigidos por el citado art�culo 155, deben ser cumplidos no solamente ante el patr�n, sino tambi�n ante el organismo sindical titular del contrato colectivo, cuando el mismo contenga la cl�usula de admisi�n. La falta de solicitud comentada, no impide que se haga una posterior para reclamar los puestos vacantes o de nueva creaci�n que puedan ocurrir en el futuro." (Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en los Vol�menes 103-108, Quinta Parte, p�gina 114).

El art�culo 156 se�ala que de no existir contrato colectivo o no contener el celebrado la cl�usula de admisi�n, ser�n aplicables las disposiciones contenidas en el primer p�rrafo del art�culo 154 a los trabajadores que se ubican en el supuesto que ah� se consigna.

Por su parte, el numeral 157 de la ley laboral que se viene citando, otorga a los trabajadores que se consideran postergados en sus derechos de preferencia, derivados de los art�culos 154 y 156 del mismo ordenamiento, dos acciones ejercitables a elecci�n del trabajador afectado: la de otorgamiento del puesto reclamado o la de indemnizaci�n consistente en el importe de tres meses de los salarios que correspondan al puesto. En cualquiera de los dos casos, la procedencia de la acci�n intentada da derecho, adem�s, al pago, por concepto de da�os y perjuicios, de los salarios dejados de percibir desde la fecha de la postergaci�n hasta la del cumplimiento del laudo.

En otro aspecto, el art�culo 158 otorga el derecho a los trabajadores de planta y los mencionados en el art�culo 156 a que en cada empresa o establecimiento se determine su antig�edad.

Distinguiendo a los trabajadores que regula el art�culo 156 que no tienen el car�cter de planta, el diverso precepto 159 de la misma ley laboral establece las reglas para los ascensos de los trabajadores de planta que pretenden el derecho para ocupar la vacante definitiva de un puesto de categor�a superior.

En cuanto a las reglas establecidas en el referido art�culo 159, la entonces Cuarta S. emiti� las tesis cuyos rubros, textos y datos de identificaci�n se citan a continuaci�n.

"PREFERENCIA, DERECHO DE, TRAT�NDOSE DE TRABAJADORES DE PLANTA. En los casos en que dos o m�s trabajadores de planta demanden la preferencia de su derecho a ocupar la vacante definitiva de un puesto de categor�a superior, rige el art�culo 159 de la Ley Federal del Trabajo, el cual establece, b�sicamente, que: ?las vacantes definitivas, las provisionales con duraci�n mayor de 30 d�as y los puestos de nueva creaci�n, ser�n cubiertos escalafonariamente por el trabajador de la categor�a inmediata inferior del respectivo oficio o profesi�n?. Lo anterior significa que cuando se genere una vacante definitiva en un puesto de categor�a superior, legalmente debe ser ocupada por el trabajador de planta agrupado en la categor�a inmediata inferior del escalaf�n departamental respectivo, y si fueren varios los aspirantes a la vacante, la empresa tomar� en cuenta al que re�na el requisito de mejor aptitud si es que cumpli� con la obligaci�n de capacitar a todos los trabajadores de la categor�a inmediata inferior, ya que de lo contrario, deber� atenderse a la antig�edad departamental para cubrir la vacante." (Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en los Vol�menes 205-216, Quinta Parte, p�gina 40).

"PETROLEROS. PROPOSICI�N SINDICAL NO REQUERIDA PARA QUE UN TRABAJADOR DE PLANTA CUBRA LA VACANTE A UN PUESTO DE CATEGOR�A SUPERIOR. De conformidad con lo dispuesto por el art�culo 159 de la Ley Federal del Trabajo, no se requiere proposici�n sindical para cubrir la vacante a un puesto de categor�a superior por un trabajador de planta, aun cuando dicho puesto sea de nueva creaci�n y la secci�n sindical invoque el art�culo 395 de la Ley Federal del Trabajo y la cl�usula 4 del contrato colectivo de los trabajadores petroleros, la cual establece que ?en los casos de vacantes definitivas o puestos de nueva creaci�n de Pemex, �ste los cubrir� por conducto del sindicato?, pues dicha cl�usula debe interpretarse en el sentido de que los puestos a que hace referencia son los de la �ltima categor�a en el escalaf�n departamental correspondiente, ya que de otra manera se violar�an los derechos adquiridos por los trabajadores de planta existentes en la empresa." (Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en los Vol�menes 205-216, Quinta Parte, p�gina 39).

Como se observa, los art�culos 154, 155, 156 y 157 de la Ley Federal del Trabajo establecen las reglas sobre el derecho de los trabajadores que no tienen el car�cter de planta para ocupar los puestos vacantes o de nueva creaci�n y el numeral 159 establece las pautas en cuanto al derecho de trabajadores de planta y que pertenezcan al escalaf�n. Respecto de los derechos de los trabajadores de planta que pertenecen al escalaf�n, la anterior Cuarta S. de la Suprema Corte de Justicia sostuvo la tesis cuyos rubro, texto y datos de identificaci�n se citan a continuaci�n.

"PETROLEROS, ESCALAF�N Y DERECHOS RELATIVOS DE LOS. El escalaf�n es la lista de los trabajadores de planta, agrupados en las diferentes especialidades de trabajo o departamento a que pertenezcan y que se formula para determinar el ascenso de los trabajadores, de acuerdo con los derechos que les correspondan conforme al contrato y al reglamento de escalafones; y los derechos de escalaf�n son los que adquiere el trabajador de planta, dentro del escalaf�n en que figure, en raz�n de su antig�edad de categor�a, departamento, planta, empresa, sindical y dem�s que concede el reglamento de escalafones." (Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en el Volumen 56, Quinta Parte, p�gina 38).

De lo antes se�alado se desprende que en los casos en que se haya celebrado un contrato colectivo de trabajo en el que se incluya la cl�usula de admisi�n, el patr�n ha perdido la libertad para designar a su personal, y es el sindicato respectivo el que tiene derecho de proponer a las personas que debe contratar el patr�n; sin embargo, esto no significa que la organizaci�n sindical pueda asignar de manera arbitraria o caprichosa a la persona que pueda ocupar una plaza vacante o de nueva creaci�n, pues la finalidad de que se haya permitido que en los contratos colectivos de trabajo se estableciera la cl�usula de exclusi�n por ingreso, no s�lo fue para fomentar el sindicalismo en nuestro pa�s, sino tambi�n como una obligaci�n del sindicato de proteger a los trabajadores que lleven m�s tiempo prestando sus servicios a la empresa, de manera temporal o transitoria, y que por motivos ajenos a ellos no hayan podido ocupar una vacante de planta.

Cabe se�alar que el derecho de preferencia que ejerza un trabajador, no s�lo est� regulado por lo que se�ale el convenio contractual, sino tambi�n por lo que se establece en la Ley Federal del Trabajo, que en todo tiempo deben observar las referidas organizaciones obreras, ya que si la legislaci�n laboral ha establecido como obligaciones de los patrones la preferencia de trabajadores, en las condiciones que en la misma se precisan, los patrones al ceder el derecho de contrataci�n a los sindicatos, tambi�n les transmiten las obligaciones correlativas, tal como se desprende de la interpretaci�n arm�nica de los numerales transcritos con antelaci�n de la Ley Federal del Trabajo, en los que se advierte que al hacer la propuesta de trabajo, se debe preferir que se haga respecto de un trabajador mexicano, sindicalizado y que cuente con mayor antig�edad, en relaci�n con los otros trabajadores que no re�nan dichos requisitos.

Al respecto tiene aplicaci�n en lo conducente la jurisprudencia sustentada por esta Segunda S. de este Alto Tribunal, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, visible en el Tomo XII, julio de dos mil, p�gina 87, tesis 2a./J. 58/2000, que dispone:

PREFERENCIA PARA OCUPAR UNA VACANTE O UN PUESTO DE NUEVA CREACI�N. LA SOLICITUD DEBE PRESENTARSE �NICAMENTE ANTE EL SINDICATO CUANDO EXISTA CONTRATO COLECTIVO QUE CONTENGA LA CL�USULA DE EXCLUSI�N POR ADMISI�N Y, CUANDO NO, ANTE EL PATR�N. El art�culo 154 de la Ley Federal del Trabajo establece la obligaci�n patronal de dar preferencia a los trabajadores mexicanos respecto de quienes no lo sean; a los que hayan prestado a la empresa servicios satisfactoriamente por mayor tiempo; a los que no teniendo otra fuente de ingresos tengan familia a su cargo y a los sindicalizados respecto de quienes no lo est�n. Esta obligaci�n no existe para el patr�n cuando haya celebrado un contrato colectivo en el que se incluya la cl�usula de exclusi�n por admisi�n, ya que el propio patr�n ha perdido la libertad para designar a su personal y es el sindicato respectivo el que tiene derecho de proponer a las personas que debe contratar el patr�n. Por tanto, si en tal hip�tesis, el derecho de seleccionar a los candidatos para ocupar una vacante dentro de las empresas se ha transferido a los sindicatos, es l�gico considerar que la obligaci�n de aplicar las reglas de preferencia corresponde a los patrones cuando no tengan celebrado contrato colectivo de trabajo o �ste no contenga la cl�usula de admisi�n, y al sindicato cuando se registra tal circunstancia, lo que implica que, en el primer caso, la solicitud para ocupar una vacante o un puesto de nueva creaci�n debe presentarse �nicamente ante el patr�n y, en el segundo caso, s�lo ante el sindicato.

Una vez precisado lo anterior, se toma en consideraci�n que como el asunto deriva de trabajadores transitorios de la industria petrolera, que reclamaron tener un mejor derecho preferente respecto de otro de la misma naturaleza para ocupar una plaza vacante o de nueva creaci�n; motivo por el cual, se hace referencia a las cl�usulas 1, 4, 6 y 35 del Contrato Colectivo de Trabajo, celebrado entre Petr�leos Mexicanos y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana, que disponen:

"Cl�usula 1. Son objeto de este contrato colectivo, todos los trabajos que Petr�leos Mexicanos y los organismos subsidiarios realicen en la Rep�blica mexicana, para la operaci�n de sus instalaciones industriales y el mantenimiento operativo normal de las mismas y los lleven a cabo con sus propios medios y sus propios trabajadores, incluyendo los de distribuci�n y transporte que ya se atienden en esta forma.

"Para la correcta aplicaci�n de este contrato, se establecen las siguientes definiciones:

"...

"II. Patr�n. Petr�leos Mexicanos, P.E.�n y P.�n, Pemex-Refinaci�n, Pemex-Gas y P.�mica B�sica, y Pemex-P.�mica, o como se les denomine en lo futuro bajo cualquier estructura jur�dica, en los �mbitos de su competencia respectiva. ..."

"Cl�usula 4. Los puestos de nueva creaci�n definitivos, y las vacantes definitivas siempre que no se deba a reajuste de personal, el patr�n las cubrir� en los t�rminos de esta cl�usula, por conducto del sindicato, a trav�s de las secciones o delegaciones respectivas. En aquellas vacantes que por disposici�n sindical se origine un movimiento escalafonario para cubrirlas en los t�rminos del Reglamento de Escalafones y Ascensos, quedar� a juicio del patr�n una vez corrido el escalaf�n, cubrir el �ltimo puesto de dicho movimiento, cuando as� lo requiera la ejecuci�n normal de las labores, en cuyo caso el �ltimo puesto se cubrir� por conducto del sindicato en la forma se�alada ..."

"Cl�usula 6. Cuando se trate de cubrir vacantes definitivas o puestos de nueva creaci�n, o vacantes temporales en los t�rminos de las cl�usulas anteriores, dichas vacantes o puestos ser�n cubiertos conforme a las estipulaciones de este contrato por los trabajadores sindicalizados que re�nan los requisitos de antig�edad, aptitud y conducta laboral, evaluados conforme a los lineamientos contenidos en el art�culo 21, del Reglamento de Escalafones y Ascensos que forma parte de este contrato."

"Cl�usula 35. Los trabajadores sindicalizados se clasifican como sigue: de planta y transitorios. a) Son de planta los contratados para los trabajos objeto de este contrato, que se ejecuten por administraci�n directa y que, dada su naturaleza, se desarrollen en una forma normal, regular y permanentemente. b) Son transitorios los que ingresan al servicio del patr�n para ocupar provisionalmente un puesto permanente o para ejecutar trabajos temporales o por obra determinada ... A los trabajadores sindicalizados transitorios, el patr�n les expedir� tarjetas de trabajo haciendo constar en ellas los datos mencionados, con excepci�n de lo que se cita en el inciso d) ..."

De una interpretaci�n sistem�tica de los art�culos 154 y 155 de la Ley Federal del Trabajo, en relaci�n con las citadas cl�usulas contenidas en el contrato colectivo petrolero, se puede establecer que para los casos en que exista contrato colectivo de trabajo que contenga cl�usula de admisi�n, se debe sujetar a lo que disponga el convenio colectivo, pero respetando lo establecido en la ley ordinaria, por lo que en los casos de preferencia de derechos respecto a vacantes definitivas o puestos de nueva creaci�n, son requisitos indispensables para la procedencia de la acci�n:

  1. El que exista un puesto de nueva creaci�n o una vacante;

  2. El presentar una solicitud por escrito al organismo sindical, titular del contrato colectivo de trabajo, ya que es la agrupaci�n sindical la que debe proponer al trabajador en la plaza vacante o de nueva creaci�n; y,

  3. Que se demuestre que se tiene mejor y preferente derecho para ocupar el puesto de nueva creaci�n o el vacante.

En relaci�n con lo establecido en el punto c), esto es, que se demuestre el mejor derecho y preferente derecho para ocupar el puesto de nueva creaci�n o la vacante, que es el motivo de la presente contradicci�n de tesis, se toma en consideraci�n que la otrora Cuarta S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n estableci� que debe distinguirse entre dos clases de antig�edad en el empleo: la antig�edad de empresa o gen�rica y la de categor�a.

La primera, se refiere a la que adquieren los trabajadores desde el primer d�a de servicios y que produce varios efectos en beneficio del trabajador, entre ellos, el que en su oportunidad y de acuerdo con las prevenciones contractuales, se le otorgue la jubilaci�n.

La segunda, por su parte, consiste en la antig�edad generada en una profesi�n u oficio, cuyo beneficio principal se traduce en la inclusi�n de un trabajador en las correspondientes listas escalafonarias, que sirven de base para la obtenci�n de ascensos dentro de la correspondiente categor�a.

Tales criterios dicen:

"ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y ANTIG�EDAD DE CATEGOR�A. Deben distinguirse dos clases de antig�edad, la primera de las cuales es la antig�edad de empresa o gen�rica, que adquieren los trabajadores desde el primer d�a de servicios. Esta antig�edad produce varios efectos en beneficio del trabajador, entre ellos el que, en su oportunidad y de acuerdo con las prevenciones contractuales, se le otorgue la jubilaci�n. La otra antig�edad es la de categor�a en una profesi�n u oficio, cuyo beneficio principal se traduce en la inclusi�n del trabajador en las correspondientes listas escalafonarias, que sirven de base para la obtenci�n de ascensos dentro de la correspondiente categor�a." (Ap�ndice dos mil, S�ptima �poca, consultable en el Tomo V, Materia del Trabajo, p�gina 28, jurisprudencia Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, tesis 35).

"ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y ANTIG�EDAD DE CATEGOR�A. Deben distinguirse dos clases de antig�edad, la primera de las cuales es la antig�edad de empresa o gen�rica, que adquieren los trabajadores desde el primer d�a de servicios. Esta antig�edad produce varios efectos en beneficio del trabajador, entre ellos el que, en su oportunidad y de acuerdo con las prevenciones contractuales, se le otorgue la jubilaci�n. La otra antig�edad es la de categor�a en una profesi�n u oficio, cuyo beneficio principal se traduce en la inclusi�n del trabajador en las correspondientes listas escalafonarias, que sirven de base para la obtenci�n de ascensos dentro de la correspondiente categor�a." (Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en los Vol�menes 217-228, Quinta Parte, p�gina 74).

Al respecto, la antig�edad en la categor�a o departamental a que se refiere la jurisprudencia, �nicamente es aplicable trat�ndose de los trabajadores de planta que demanden preferencia de derechos respecto de una categor�a superior y en relaci�n con las vacantes definitivas, las provisionales con duraci�n mayor de treinta d�as y los puestos de nueva creaci�n, tal como se advierte del numeral 159 de la Ley Federal del Trabajo, pues es el primer requisito para ascender en el escalaf�n del departamento respectivo.

Lo anterior se corrobora, en su parte conducente, con la tesis que a continuaci�n se reproduce:

"PREFERENCIA, DERECHO DE, TRAT�NDOSE DE TRABAJADORES DE PLANTA. En los casos en que dos o m�s trabajadores de planta demanden la preferencia de su derecho a ocupar la vacante definitiva de un puesto de categor�a superior, rige el art�culo 159 de la Ley Federal delTrabajo, el cual establece, b�sicamente, que: ?las vacantes definitivas, las provisionales con duraci�n mayor de 30 d�as y los puestos de nueva creaci�n, ser�n cubiertos escalafonariamente por el trabajador de la categor�a inmediata inferior del respectivo oficio o profesi�n?. Lo anterior significa que cuando se genere una vacante definitiva en un puesto de categor�a superior, legalmente debe ser ocupada por el trabajador de planta agrupado en la categor�a inmediata inferior del escalaf�n departamental respectivo, y si fueren varios los aspirantes a la vacante, la empresa tomar� en cuenta al que re�na el requisito de mejor aptitud si es que cumpli� con la obligaci�n de capacitar a todos los trabajadores de la categor�a inmediata inferior, ya que de lo contrario, deber� atenderse a la antig�edad departamental para cubrir la vacante." (Cuarta S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en los Vol�menes 205-216, Quinta Parte, p�gina 40).

Empero, conforme a la interpretaci�n sistem�tica de los preceptos transcritos de la Ley Federal del Trabajo, que estatuyen las reglas sobre los trabajadores que tienen el car�cter de transitorios y que ejercen su derecho de preferencia respecto de una plaza vacante o de nueva creaci�n, y en espec�fico del numeral 154 del ordenamiento legal antes invocado, se advierte que trat�ndose de la preferencia de derechos, los patrones estar�n obligados a preferir a quienes les hayan servido satisfactoriamente por mayor tiempo, esto es, se debe tomar en cuenta al trabajador que cuente con la mayor antig�edad, entendi�ndose por tal a la antig�edad de empresa o gen�rica que menciona la jurisprudencia transcrita y que es la que adquieren los trabajadores desde el primer d�a de labores, no obstante sus interrupciones en el servicio, pues as� lo orden� el art�culo 158 de la Ley Federal del Trabajo, al establecer ese derecho a favor de los trabajadores mencionados en el diverso 156 de la invocada ley, que son aquellos que prestan habitualmente sus servicios en una empresa o establecimiento, supliendo vacantes transitorias o temporales y los que desempe�en trabajos extraordinarios o para obra determinada, que no constituyan una actividad normal o permanente en la empresa, antig�edad que se requiere a efecto de acreditar la preferencia de derechos en la plaza vacante o de nueva creaci�n.

Este reconocimiento de antig�edad obedeci� a que en nuestro pa�s comenz� a generarse el problema de que algunos trabajadores que sin tener el car�cter de planta prestaban habitualmente sus servicios supliendo las vacantes transitorias y temporales, o ejecutando trabajos extraordinarios o para obra determinada, que no constitu�an una actividad normal permanente de la empresa y que al generarse una vacante, dichos trabajadores, no obstante su antig�edad y la calidad de los servicios prestados, no eran tomados en consideraci�n para la ocupaci�n de las mismas, sin distingos de especialidad o departamentos.

En este punto, debe tomarse en consideraci�n que en la exposici�n de motivos de la Ley Federal del Trabajo en vigor, se indica sobre el art�culo 154, lo siguiente:

... En los �ltimos a�os han agravado el problema de algunos trabajadores que sin tener el car�cter de trabajadores de planta, prestan habitualmente sus servicios supliendo las vacantes transitorias y temporales, o ejecutando trabajos extraordinarios o para obra determinada que no constituyan una actividad normal permanente de la empresa. En lo sucesivo, estos trabajadores estar�n protegidos por las normas que se acaban de mencionar, de tal manera que en igualdad de circunstancias deber�n ser preferidos para la continuaci�n de los trabajos y para cubrir las vacantes que ocurran. ...

Con esa disposici�n el legislador ratific� un derecho para los trabajadores: el preferencial en la ocupaci�n por raz�n de antig�edad de servicios; es decir, que los trabajadores temporales, eventuales o transitorios pueden ser de planta al ocurrir una vacante, o cuando menos utilizando sus servicios cada vez que existan posibilidades, atendiendo al sentido tutelar que tiene la legislaci�n laboral y al prop�sito que tuvo el legislador, sin desatender tambi�n que haya determinaci�n del interesado para disfrutar del derecho, cumpliendo a su vez con las obligaciones que tiene en los t�rminos del art�culo 155 de la ley.

Asimismo, es conveniente advertir que la anterior Cuarta S. de esta Suprema Corte de Justicia determin� que los trabajadores petroleros que ejercitan su derecho de preferencia, no deben tener como requisito el haber laborado en el departamento donde se suscite la vacante.

Dicho criterio qued� plasmado en la tesis aislada consultable en el Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en el Volumen 81, Quinta Parte, p�gina 23, que textualmente dice lo siguiente:

PETROLEROS. DERECHO DE PREFERENCIA. SU EJERCICIO NO TIENE COMO REQUISITO HABER LABORADO EN EL DEPARTAMENTO DONDE SE SUSCITE LA VACANTE. Trat�ndose de trabajadores transitorios de la industria petrolera, que concurren en un juicio laboral de preferencia de derechos, la circunstancia de que hayan o no laborado transitoriamente en el departamento donde se suscite la vacante, no constituye un requisito para la obtenci�n del puesto reclamado, dado que el art�culo 154 de la Ley Federal del Trabajo, impone al patr�n la obligaci�n de preferir a los trabajadores que le hayan servido satisfactoriamente por m�s tiempo, por lo que el sindicato de los trabajadores petroleros tiene la obligaci�n de proponer ante Petr�leos Mexicanos al trabajador que tenga un mayor n�mero de d�as efectivos laborados para la empresa, sin distingos de especialidad o departamentos.

En la ejecutoria que dio sustento a la tesis antes citada, entre otras cosas, se estableci�:

"El segundo concepto de violaci�n tambi�n es inatendible, por cuanto la Secci�n 34 hoy quejosa no se excepcion� en el juicio laboral del cual emana el laudo reclamado, en el sentido de que la demandante carec�a de antig�edad en el departamento de transportes donde se suscit� la vacante, es decir, en ning�n momento la secci�n quejosa hizo valer tal circunstancia como defensa, que era la finalidad que pretend�a probarse con la inspecci�n ofrecida por la codemandada f�sica aludida en este concepto de violaci�n y cabe mencionar que, independientemente de que la secci�n quejosa no hizo suya dicha inspecci�n, de todas maneras el resultado de la misma deviene insuficiente para combatir el laudo reclamado, pues trat�ndose de trabajadoras transitorias que concurren en un juicio laboral de preferencia de derechos, la circunstancia de que hayan o no laborado transitoriamente en el departamento donde se suscite la vacante, no constituye requisito para la obtenci�n del puesto reclamado. Esto es, el hecho de que al existir una vacante la actora no prestara servicios en el Departamento de Transportes donde se suscit� tal puesto, ello no implicar�a, como se pretende en este concepto de violaci�n examinado, que la citada actora careciera de derecho para ocupar el puesto de que se trata, dado que el art�culo 154 de la Ley Federal del Trabajo impone al patr�n la obligaci�n de preferir a los trabajadores que le hayan servido satisfactoriamente por m�s tiempo, luego, en la especie, exist�a la obligaci�n de la quejosa de proponer ante Petr�leos Mexicanos al trabajador que tuviese un mayor n�mero de d�as efectivos laborados en Petr�leos Mexicanos, sin distingos de especialidad o departamentos, tal como lo estableci� la Junta responsable.

En consecuencia, infundados e inoperantes como son los conceptos de violaci�n hechos valer por la Secci�n 94 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana, se impone negarle la protecci�n constitucional.

Luego, si como se ha visto los trabajadores que no tienen el car�cter de planta, a efecto de demandar la preferencia de derechos para ocupar los puestos vacantes o de nueva creaci�n se rigen por las reglas estatuidas en los mencionados art�culos 154, 155, 156 y 157 de la Ley Federal del Trabajo, es dable concluir que cuando exista conflicto entre dos o m�s trabajadores que reclamen una plaza vacante o de nueva creaci�n, ser� elegido aquel que tenga m�s tiempo de servicios satisfactorios en la empresa, es decir, aquel que tenga mayor antig�edad de empresa, sin que sea requisito el que hayan o no laborado transitoriamente donde se suscite la vacante.

Sirve de apoyo a lo anterior la tesis aislada sustentada por la entonces Cuarta S. de este Alto Tribunal, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, Volumen 63, Quinta Parte, p�gina 31, que dice:

PETROLEROS. DERECHOS ESCALAFONARIOS Y ANTIG�EDAD DE EMPRESA PARA CUBRIR UNA VACANTE. De acuerdo con los art�culos 1o., fracciones VIII y XII, y 27 del Reglamento de Escalafones anexo al Contrato Colectivo de Trabajo vigente en la empresa Petr�leos Mexicanos, cuando se proponga a un trabajador de planta para ocupar un puesto vacante en un departamento distinto al escalaf�n que le corresponda, frente a otro trabajador de planta y tambi�n de distinto departamento en donde se suscit� esa vacante, para la aplicaci�n de la misma se tomar� en cuenta todo el tiempo que ha prestado sus servicios aun como transitorio, es decir, debe de comput�rsele su antig�edad de empresa.

A�n m�s, cualquier trabajador, incluyendo a los de planta, puede demandar la preferencia de su derecho a ocupar la plaza vacante o de nueva creaci�n siempre y cuando se sujeten a la antig�edad que establece el art�culo 154 de la Ley Federal del Trabajo, adem�s de los requisitos se�alados en el numeral 155 de la ley en cita, en tanto no existe ning�n impedimento en la ley ni en el contrato que rige en la industria petrolera que lo impida, por lo que el trabajador reclamante para obtener deber� demostrar una mayor antig�edad gen�rica de empresa que su contendiente, por as� ordenarlo el precepto normativo. Al respecto, tienen aplicaci�n en lo conducente, las siguientes tesis:

"PETR�LEOS MEXICANOS, ANTIG�EDAD Y ANTIG�EDAD DE EMPRESA EN. No debe confundirse lo que conforme al contrato colectivo de la industria petrolera se denomina ?antig�edad de empresa?, con la antig�edad que se produce por el simple hecho de que un trabajador sirva con anterioridad en la citada industria, pues mientras en la primera s�lo puede hacerse c�mputo, para los efectos de las prestaciones relativas, a los trabajadores de planta, en cambio, en la segunda, la antig�edad se genera autom�ticamente por el simple hecho de que una persona preste servicios a un patr�n, independientemente de que �ste quiera o no computarla, y de lo que, en contra, pueda decir el contrato colectivo de trabajo. As�, si un trabajador prest� servicios como transitorio con anterioridad, tiene antig�edad para ser preferido en la contrataci�n respecto a otro interesado, y la empresa y el sindicato est�n obligados a tomar en cuenta esa antig�edad que se produce por el simple hecho de que el actor trabaj� con anterioridad al patr�n, desentendi�ndose de lo que el contrato colectivo pueda decir en relaci�n con la antig�edad de empresa." (Cuarta S. del Alto Tribunal, consultable en el Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en el Volumen 18, Quinta Parte, p�gina 51).

"PREFERENCIA, DERECHO DE, CUANDO EXISTE CONTRATO COLECTIVO. El art�culo 154 de la Ley Federal del Trabajo de 1970 contiene una obligaci�n de dar preferencia a determinada clase de trabajadores mexicanos respecto de extranjeros; de aquellos que hayan prestado servicios satisfactoriamente por mayor tiempo respecto de los que no est�n en esas condiciones y de los sindicalizados respecto de quienes no lo est�n. Esta obligaci�n no existe para el patr�n cuando haya celebrado un contrato colectivo en el que se incluya la cl�usula de exclusi�n por admisi�n, lo cual es natural, ya que el propio patr�n ha perdido la libertad para designar a su personal y es el sindicato respectivo el que tiene derecho de proponer a las personas que, cumpliendo los requisitos contractuales correspondientes, tendr� que contratar el citado patr�n. El esp�ritu que informa este precepto, como fue el que inspir� la fracci�n I del art�culo 111 de la Ley Federal del Trabajo de 1931, fue otorgar protecci�n a los trabajadores mexicanos, as� como reconocer los efectos que produce la antig�edad en el trabajo, para que aquellos obreros que tuvieran m�s tiempo de servicios satisfactorios fueran preferidos sobre los de menor antig�edad. Si el derecho de seleccionar a los candidatos para ocupar una vacante dentro de las empresas, se ha transferido a los sindicatos cuando existe un contrato colectivo de trabajo que incluya la cl�usula de exclusi�n por admisi�n, es l�gico que esa obligaci�n de proteger a los trabajadores mexicanos y a los de mayor antig�edad tenga que recaer en el propio sindicato, por lo que una interpretaci�n racional del precitado art�culo 154 lleva a concluir que las obligaciones de preferencia existen para los patrones cuando no tengan celebrado contrato colectivo de trabajo o �ste no contenga la cl�usula de admisi�n, y para el sindicato cuando se registra tal circunstancia." (Cuarta S., publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en el Volumen 66, Quinta Parte, p�gina 53).

Atento a ello, se estableci� que en igualdad de circunstancias deber�n ser preferidos esos trabajadores para la continuaci�n de los trabajos y para cubrir las vacantes que ocurran, con lo que se ratific� el derecho preferente que tienen los trabajadores por raz�n de antig�edad de servicios, y se estableci� la posibilidad de que los trabajadores temporales, eventuales o transitorios, pueden ser de planta al ocurrir una vacante, o cuando menos emplear sus servicios cada vez que existan posibilidades, atendiendo al sentido tutelar que tiene la ley laboral y al prop�sito que tuvo el legislador, sin desatender que haya determinaci�n del interesado para disfrutar del derecho, cumpliendo con las obligaciones se�aladas en el numeral 155 de la ley en menci�n.

Luego entonces, cuando el trabajador temporal, eventual o transitorio acuda a demandar preferencia de derechos respecto de una vacante o puesto de nueva creaci�n, el patr�n, sindicato, secci�n o delegaci�n, seg�n sea el caso, dar�n preferencia, en igualdad de circunstancias, a aquel trabajador mexicano respecto de quien no lo sea y luego, al que sea m�s antiguo, toda vez que ese derecho ingresa al patrimonio jur�dico de los trabajadores durante el tiempo de la prestaci�n del servicio, de suerte que la antig�edad a atender es la de empresa o gen�rica, pues as� lo dispuso expresamente el legislador, de manera que donde la ley no distingue tampoco debe hacerlo el juzgador.

Estimar lo contrario llevar�a al extremo de exigir al solicitante de la vacante o puesto de nueva creaci�n que hubiera trabajado en un solo centro de trabajo, condici�n que resultar�a il�gica, en virtud de que dicha eventualidad no depende de la voluntad del trabajador, sino de las necesidades y disposiciones que en un determinado momento pueda tener la empresa a la que presta sus servicios.

En efecto, ser�a muy dif�cil para un trabajador transitorio o eventual generar el tiempo suficiente que le otorgue ventaja respecto de otro contendiente, en una plaza de un solo departamento o �rea, a fin de poder ejercitar su derecho de preferencia respecto de una vacante o plaza de nueva creaci�n, precisamente por las caracter�sticas propias de su puesto transitorio, pues cabe tener presente que el lugar donde desempe�e sus funciones depende totalmente de donde se d� la vacante o plaza de nueva creaci�n, que generalmente es diversa, pues se insiste, el lugar donde el trabajador transitorio desempe�e sus funciones, obedece de la plaza a la que haya sido propuesto por parte del sindicato.

A�n m�s, cualquier trabajador, incluyendo a los de planta, puede demandar la preferencia de su derecho a ocupar la plaza vacante o de nueva creaci�n siempre y cuando se sujeten a la antig�edad que establece el art�culo 154 de la Ley Federal del Trabajo, adem�s de los requisitos se�alados en el numeral 155 de la ley en cita, en tanto no existe ning�n impedimento en la ley ni en el contrato que rige en la industria petrolera que lo impida, por lo que el trabajador interesado para obtener deber� demostrar una mayor antig�edad gen�rica de empresa que su contendiente, por as� ordenarlo el precepto normativo.

A mayor abundamiento, el art�culo 16 de la Ley Federal del Trabajo de mil novecientos setenta define el concepto jur�dico de empresa como la unidad econ�mica de producci�n o distribuci�n de bienes o servicios, e introduce el concepto de establecimiento, entendido �ste como la unidad t�cnica que como sucursal, agencia u otra forma semejante, sea parte integrante y contribuya a la realizaci�n de los fines de la empresa.

El origen de que el establecimiento se incluya en la nueva ley se debe a la expansi�n econ�mica competitiva de la empresa, que la lleva a superar la unidad productora centralizada en determinado lugar, para ramificarse en nuevas instalaciones o establecimientos ubicados incluso en distintas zonas geogr�ficas, para la ampliaci�n del mercado o para cumplir los objetivos, actuando como unidades t�cnicas que forman parte integrante de la estructura general de la empresa.

En la exposici�n de motivos de la citada ley, al respecto, se dijo:

... La empresa es la unidad econ�mica de producci�n de bienes o servicios, la organizaci�n total del trabajo y del capital bajo una sola direcci�n y para la realizaci�n de un fin, en tanto el establecimiento es una unidad t�cnica que como sucursal, agencia u otra semejante, disfruta de autonom�a t�cnica, no obstante lo cual forma parte y contribuye a la realizaci�n de los fines de la empresa, considerada como la unidad superior ... El crecimiento de la industria moderna obliga a numerosas empresas a crear sucursales, agencias u otras unidades semejantes, independientes las unas de las otras, pero sujetas todas a la administraci�n general. Esta divisi�n ha impuesto en la vida moderna la necesidad de distinguir entre empresa y establecimiento. ...

Conforme a ello, desde el punto de vista del derecho laboral, la empresa es la unidad econ�mica general y el establecimiento es la unidad t�cnica que concurre a la consecuci�n del fin general, el cual puede estar situado en distintas regiones geogr�ficas, completo en s� mismo e independiente de aqu�lla, pero sujeto a una organizaci�n superior.

Un antecedente de la concepci�n de la empresa como una estructura econ�mica, independientemente de su estructura jur�dica, fundada en el inter�s de proteger al trabajador en contra de medidas que le son ajenas, se ve plasmada en un antecedente jurisprudencial resuelto durante la vigencia de la Ley Federal del Trabajo de mil novecientos treinta y uno, en el amparo directo 2580/63 promovido por Radio Cadena Nacional, Sociedad An�nima, en la que una cadena de estaciones radiodifusoras, integrada por diversas personas jur�dicas independientes, contrat� los servicios de un auditor para controlar las contabilidades de las estaciones afiliadas; el salario lo cubr�a, en su momento, cada una de las sociedades. Encontr�ndose prestando sus servicios a una de ellas, el trabajador fue despedido sin causa justificada, por lo que demand� a la sociedad principal, y �sta neg� la existencia de la relaci�n laboral. Llegado el asunto a la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, por amparo promovido por la citada sociedad principal, aqu�lla resolvi� que s� exist�a la relaci�n con la misma a pesar de que en la fecha del despido, el auditor aparec�a en la n�mina de otra.

La tesis fundamental de la ejecutoria puede verse en la transcripci�n que se hace enseguida:

... Todo lo anterior demuestra plenamente, para los efectos de este juicio deamparo, y el conflicto laboral de que deriva el acto reclamado, que independientemente de la estructura jur�dica que haya adoptado la empresa de radiodifusi�n que se ha citado, sus divisiones internas, y desde luego sin emitir juicio alguno sobre los motivos particulares que hayan informado esa peculiar estructura, se trata en realidad de una entidad econ�mica a la que, no obstante sus diversificaciones, prestaba sus servicios en conjunto el se�or M.T.C.; entidad econ�mica cuya direcci�n corresponde a Radio Cadena Nacional, S.A., por lo que es perfectamente l�cito y justificado considerar a esa empresa como patr�n de M.T.C.. Es de advertirse que el concepto de patr�n de acuerdo con el art�culo 4o. de la Ley Federal del Trabajo, lleva en s� una profunda implicaci�n econ�mica, implicaci�n a la que debe atenderse esencialmente en todos los casos en que se quiera determinar concretamente, si una persona tiene el car�cter de patr�n; y esto es tanto m�s importante en la actualidad, cuanto que la diversificaci�n de las actividades econ�micas origina la creaci�n incesante de nuevas formas de empresa, dentro de una variada gama de sociedades; y en manera alguna ser�a aceptable el criterio de que la peculiar estructura jur�dica que libremente se haya dado a una empresa a base de m�ltiples sociedades mercantiles, redundar� en perjuicio de sus trabajadores; sino que en todo caso debe atenderse, como se hizo en la especie, a la fijaci�n de la entidad econ�mica �nica, que se manifiesta a trav�s de diversas sociedades, para establecer mediante la determinaci�n de la sociedad que se puede considerar como directriz, los dos t�rminos de la relaci�n laboral ...

En el caso a estudio, la Ley Org�nica de Petr�leos Mexicanos y Organismos Subsidiarios publicada en el Diario Oficial de la Federaci�n el diecis�is de julio de mil novecientos noventa y nueve, entre otros preceptos, se�ala lo siguiente:

"Art�culo 2o. Petr�leos Mexicanos, creado por decreto del 7 de junio de 1938, es un organismo descentralizado, con personalidad jur�dica y patrimonio propios, con domicilio en la ciudad de M�xico, Distrito Federal, que tiene por objeto, conforme a lo dispuesto en esta ley, ejercer la conducci�n central y la direcci�n estrat�gica de todas las actividades que abarca la industria petrolera estatal en los t�rminos de la Ley Reglamentaria del Art�culo 27 Constitucional en el Ramo del Petr�leo."

"Art�culo 3o. Se crean los siguientes organismos descentralizados de car�cter t�cnico, industrial y comercial, con personalidad jur�dica y patrimonio propios, mismos que tendr�n los siguientes objetos:

"I. Pemex-Exploraci�n y P.�n: exploraci�n y explotaci�n del petr�leo y el gas natural; su transporte, almacenamiento en terminales y comercializaci�n;

"II. Pemex-Refinaci�n: procesos industriales de la refinaci�n; elaboraci�n de productos petrol�feros y de derivados del petr�leo que sean susceptibles de servir como materias primas industriales b�sicas; almacenamiento, transporte, distribuci�n y comercializaci�n de los productos y derivados mencionados;

"III. Pemex-Gas y P.�mica B�sica: procesamiento del gas natural, l�quidos del gas natural y el gas artificial; almacenamiento, transporte, distribuci�n y comercializaci�n de estos hidrocarburos, as� como de derivados que sean susceptibles de servir como materias primas industriales b�sicas; y

"IV. Pemex-P.�mica: procesos industriales petroqu�micos cuyos productos no forman parte de la industria petroqu�mica b�sica, as� como su almacenamiento, distribuci�n y comercializaci�n.

"Las actividades estrat�gicas que esta ley encarga a Pemex-Exploraci�n y P.�n, Pemex-Refinaci�n y Pemex-Gas y P.�mica B�sica, s�lo podr�n realizarse por estos organismos.

"Petr�leos Mexicanos y los organismos descritos estar�n facultados para realizar las operaciones relacionadas directa o indirectamente con su objeto. Dichos organismos tendr�n el car�cter de subsidiarios con respecto a Petr�leos Mexicanos, en los t�rminos de esta ley."

"Art�culo 4o. Petr�leos Mexicanos y sus organismos descentralizados, de acuerdo con sus respectivos objetos, podr�n celebrar con personas f�sicas o morales toda clase de actos, convenios y contratos y suscribir t�tulos de cr�dito; manteniendo en exclusiva la propiedad y el control del Estado mexicano sobre los hidrocarburos, con sujeci�n a las disposiciones legales aplicables."

"Art�culo 5o. El patrimonio de Petr�leos Mexicanos y el de cada uno de los organismos subsidiarios estar� constituido por los bienes, derechos y obligaciones que hayan adquirido o que se les asignen o adjudiquen; los que adquieran por cualquier t�tulo jur�dico; las ministraciones presupuestales y donaciones que se les otorguen; los rendimientos que obtengan por virtud de sus operaciones y los ingresos que reciban por cualquier otro concepto.

"Petr�leos Mexicanos y los organismos subsidiarios podr�n responder solidaria o mancomunadamente por el pago de las obligaciones nacionales e internacionales que contraigan.

"Petr�leos Mexicanos y los organismos subsidiarios administrar�n su patrimonio conforme a las disposiciones legales aplicables y a los presupuestos y programas que formulen anualmente y que apruebe el �rgano de gobierno de Petr�leos Mexicanos. La consolidaci�n contable y financiera de todos los organismos ser� hecha anualmente por Petr�leos Mexicanos."

"Art�culo 6o. Petr�leos Mexicanos ser� dirigido y administrado por un consejo de administraci�n, que ser� el �rgano superior de gobierno de la industria petrolera, sin perjuicio de la autonom�a de gesti�n de los organismos. El director general ser� nombrado por el Ejecutivo Federal."

"Art�culo 8o. Cada uno de los organismos subsidiarios ser� dirigido y administrado por un consejo de administraci�n y por un director general nombrado por el Ejecutivo Federal."

"Art�culo 9o. El consejo de administraci�n de cada uno de los organismos subsidiarios, se compondr� de ocho miembros y sus respectivos suplentes. Los titulares ser�n: cuatro representantes del Gobierno Federal, designados por el Ejecutivo Federal; los tres directores generales de los otros organismos p�blicos descentralizados subsidiarios, y el director general de Petr�leos Mexicanos, quien lo presidir�.

"Los suplentes de los consejeros que representan al Gobierno Federal ser�n designados por los respectivos titulares y los de los organismos subsidiarios ser�n designados por los directores correspondientes."

"Art�culo 10. El consejo de administraci�n de Petr�leos Mexicanos y los de los organismos subsidiarios, tendr�n las atribuciones que les confieren las disposiciones legales aplicables y esta ley, conforme a sus respectivos objetos. Quedan reservadas al �rgano de gobierno de Petr�leos Mexicanos las facultades que requiera la conducci�n central y la direcci�n estrat�gica de todas las actividades que abarca la industria petrolera incluyendo, en forma enunciativa m�s no limitativa: aprobar, conforme a la pol�tica energ�tica nacional, la planeaci�n y presupuestaci�n de la industria petrolera estatal en su conjunto y evaluar el cumplimiento de los objetivos estrat�gicos de la misma. Asimismo se reserva al propio �rgano de gobierno el establecimiento de las pol�ticas y lineamientos necesarios para lograr un sano equilibrio econ�mico y financiero entre los organismos, as� como para permitir el adecuado manejo y administraci�n de los bienes que el Gobierno Federal destina a la industria petrolera."

"Art�culo 13. Quedan adem�s reservadas al director general de Petr�leos Mexicanos las siguientes facultades:

"I.E., con la participaci�n de los organismos subsidiarios, la planeaci�n y presupuestaci�n estrat�gica de la industria petrolera en su conjunto y someterla a la aprobaci�n de su consejo de administraci�n;

"II. Formular los programas financieros de la industria; definir las bases de los sistemas de supervisi�n, coordinaci�n, control y desempe�o de los organismos para optimizar su operaci�n conjunta; y administrar los servicios comunes a los mismos;

"III. En los t�rminos del apartado A del art�culo 123 constitucional y de la Ley Federal del Trabajo, convenir con el sindicato el contrato colectivo de trabajo y expedir el Reglamento de Trabajo del Personal de Confianza, que regir�n las relaciones laborales de Petr�leos Mexicanos y de los organismos."

"Transitorios

"Art�culo noveno. La adscripci�n de los trabajadores a los organismos se har� en los t�rminos previstos por el contrato colectivo de trabajo vigente, con la intervenci�n que al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana le confieren la Ley Federal del Trabajo y dicho contrato colectivo, y con pleno respeto de los derechos de los trabajadores."

Los anteriores preceptos evidencian que Petr�leos Mexicanos es un organismo descentralizado que tiene por objeto ejercer la conducci�n central y la direcci�n estrat�gica de todas las actividades que abarca la industria petrolera, para lo cual cre� cuatro organismos subsidiarios de car�cter t�cnico como son: P.E.�n y P.�n; P.R.�n; P.G. y P.�mica B�sica y P.P.�mica, quienes tienen personalidad jur�dica y patrimonio propios. Asimismo, Petr�leos Mexicanos es dirigido y administrado por el �rgano superior de la industria petrolera, presidido por el director general de Petr�leos Mexicanos, quien a su vez es el �nico que tiene facultades para convenir con el sindicato el contrato colectivo de trabajo y expedir el Reglamento de Trabajo del Personal de Confianza que rigen las relaciones laborales tanto en Petr�leos Mexicanos como en los organismos subsidiarios.

As�, conforme a lo preceptuado por el art�culo 16 de la Ley Federal del Trabajo, Petr�leos Mexicanos constituye la unidad econ�mica general y los organismos subsidiarios de car�cter t�cnico como son: P.E.�n y P.�n; P.R.�n; P.G. y P.�mica B�sica y P.P.�mica, quienes tienen personalidad jur�dica y patrimonio propios, constituyen los establecimientos que contribuyen a la realizaci�n de los fines generales de la empresa petrolera.

Luego, no obstante la divisi�n que impera en el organismo descentralizado denominado Petr�leos Mexicanos, atendiendo a que la expresi�n establecimiento contenida en el numeral 16 en menci�n, es toda "unidad t�cnica que como sucursal, agencia u otra semejante", deviene intrascendente para el derecho del trabajo la forma o denominaci�n que se le d�, pues aun cuando el establecimiento tiene facultades para actuar como sujeto de las relaciones individuales o colectivas de trabajo, siempre es como parte integral de la estructura general de la empresa, situaci�n que se patentiza en el transitorio noveno de la Ley Org�nica de Petr�leos Mexicanos y organismos subsidiarios, en la que se establece que la adscripci�n de los trabajadores a los organismos se har� en los t�rminos previstos por el contrato colectivo de trabajo vigente, con la intervenci�n que al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep�blica Mexicana le confieren la Ley Federal del Trabajo y dicho contrato colectivo, y con pleno respeto de los derechos de los trabajadores; consecuentemente, cualquier trabajador conserva sus derechos de antig�edad generados en los distintos organismos y, por ello, puede contender para la preferencia de derechos en cualquier parte del territorio nacional donde �stos se ubiquen, siempre y cuando se cumplan los requisitos adicionales que al efecto se estipulen en el pacto colectivo o reglamento mencionados.

Por tanto, si un trabajador transitorio labora en uno de los organismos subsidiarios de car�cter t�cnico como son: P.E.�n y P.�n; P.R.�n; P.G. y P.�mica B�sica y P.P.�mica, y la plaza en disputa se encuentra en otro de los mencionados organismos, tal situaci�n no interesa para efectos de la preferencia de derechos, en tanto que el lugar donde se desempe�� el servicio no es un requisito que atienda la disposici�n normativa en comento para los efectos pretendidos, sino �nicamente a la antig�edad general de empresa, de suerte que los derechos de antig�edad operan independientemente de la divisi�n de la empresa en los organismos subsidiarios.

Si bien es cierto que en la Ley Org�nica de Petr�leos Mexicanos y organismos subsidiarios se consigna expresamente que los organismos subsidiarios son de car�cter t�cnico, dada la identidad de objetivo y la unidad de acci�n y direcci�n se entiende que Petr�leos Mexicanos y organismos subsidiarios es una misma empresa, aun cuando ello no estuviera estipulado en la ley org�nica mencionada.

Estimar lo contrario llevar�a al absurdo de que bastar�a que la empresa modificara su estructura y la denominaci�n de sus establecimientos y �reas para que se conculcaran los derechos de los trabajadores.

Finalmente, se toma en consideraci�n que en relaci�n con la antig�edad de los trabajadores transitorios, no son aplicables las disposiciones contenidas en el Reglamento de Escalafones y Ascensos de Petr�leos Mexicanos, ya que est�n dirigidas a los trabajadores de planta, tal como se desprende del art�culo 1o., fracciones II, III, IV, XIII, XIV, XV, XVI y XVII, que a la letra dicen:

"Art�culo 1o. Para la aplicaci�n e interpretaci�n del presente reglamento, se establecen las siguientes definiciones:

"...

"II. Escalaf�n. Listas o relaciones de trabajadores de planta sindicalizados de Petr�leos Mexicanos y de cada organismo subsidiario, ordenadas y clasificadas por agrupamiento, especialidad, profesiones o departamentos a que pertenezcan, en forma num�rica ordinaria, en que se consigna: posici�n escalafonaria, clave departamental, n�mero de plaza, ficha, apellidos paterno, materno y nombre del trabajador, Registro Federal de Causantes, categor�a, clasificaci�n, jornadas, salario tabulado, antig�edad de categor�a, de departamento, de planta, servicios transitorios, de empresa, cl�usula 9 y secci�n sindical.

"III. Posici�n escalafonaria. El lugar que ocupa el trabajador en el escalaf�n correspondiente.

"IV. Clave departamental. La clave num�rica que se le asigna a las unidades en que se encuentran divididos los centros de trabajo del patr�n, en los cuales prestan sus servicios los trabajadores.

"...

"XIII. Antig�edad de categor�a. Los servicios prestados por el trabajador con car�cter de planta en la categor�a de que se trate, comput�ndose �stos desde la fecha en que al haber cubierto los requisitos de antig�edad y aptitud, inici� sus labores en el puesto respectivo.

"XIV. Antig�edad de departamento. Los servicios prestados por el trabajador con car�cter de planta en el departamento respectivo.

"XV. Antig�edad de planta. Los servicios prestados por el trabajador con car�cter de planta, computados o que se computen conforme al cap�tulo respectivo del contrato colectivo de trabajo en vigor.

"XVI. Tiempo laborado de transitorio. Comprende el tiempo de servicios que registra un trabajador transitorio, antes de causar planta.

XVII. Antig�edad de empresa. La generada por el trabajador de planta, incrementada con el tiempo que ha prestado sus servicios como transitorio a Petr�leos Mexicanos o a los organismos subsidiarios.

Al respecto, tiene aplicaci�n la tesis aislada de la otrora Cuarta S. del Alto Tribunal, consultable en el Semanario Judicial de la Federaci�n, S�ptima �poca, visible en el Volumen 49, Quinta Parte, p�gina 46, que dispone:

"PETROLEROS DE PLANTA Y TRANSITORIOS, ANTIG�EDAD DE LOS. DIFERENCIAS. El derecho de antig�edad de los trabajadores petroleros de planta se encuentra establecido en el contrato colectivo de trabajo que rige en Petr�leos Mexicanos, en los art�culos 1o., fracciones VII, IX, X, XI y XIII, y 7o. del Reglamento de Escalafones. Dicho derecho debe ser reconocido por la empresa mediante la inclusi�n del mismo en los escalafones respectivos. El derecho de antig�edad de los trabajadores transitorios es diferente al de los de planta, y por tanto no les resultan aplicables los preceptos antes mencionados, ya que dicha antig�edad, que se genera de acuerdo con los d�as de servicios efectivos prestados a la empresa, tiene por efecto el de que el sindicato pueda precisar cu�l trabajador en funci�n de la misma, tiene mejores derechos para ser propuesto a la negociaci�n cuando se presenta alguna vacante transitoria o permanente."

En atenci�n a lo antes considerado, esta Segunda S. establece, de conformidad con lo dispuesto en el art�culo 192 de la Ley de Amparo, que deben prevalecer con car�cter obligatorio los criterios que aqu� se sustentan, los cuales quedan redactados con los rubros y textos que a continuaci�n se indican:

TRABAJADORES TRANSITORIOS. PARA EL EJERCICIO DE SU DERECHO DE PREFERENCIA RESPECTO DE PLAZAS VACANTES O DE NUEVA CREACI�N, DEBE TOMARSE EN CUENTA SU ANTIG�EDAD DE EMPRESA O GEN�RICA Y NO LA DE CATEGOR�A O DEPARTAMENTAL. De los art�culos 154, 155, 156 y 157 de la Ley Federal del Trabajo, que estatuyen las reglas sobre los trabajadores que tienen el car�cter de transitorios o temporales y que ejercen su derecho de preferencia respecto de una plaza vacante o de nueva creaci�n, se advierte que trat�ndose de la preferencia de derechos, los patrones est�n obligados a preferir a quienes les hayan servido satisfactoriamente por mayor tiempo, de manera que aqu�llos deben tomar en cuenta al trabajador que cuente con mayor antig�edad de empresa o gen�rica, que es la que adquieren los trabajadores a partir del primer d�a de labores, no obstante sus interrupciones en el servicio. En ese sentido, se concluye que cuando exista conflicto entre dos o m�s trabajadores transitorios que reclamen una plaza vacante o de nueva creaci�n, se elegir� al que tenga m�s tiempo de servicios satisfactorios en la empresa, es decir, que tenga mayor antig�edad de empresa, sin que sea necesario que haya laborado transitoriamente donde se suscite la vacante.

TRABAJADORES TRANSITORIOS DE PETR�LEOS MEXICANOS. PARA EL EJERCICIO DE SU DERECHO DE PREFERENCIA RESPECTO DE UNA VACANTE O PLAZA DE NUEVA CREACI�N, ES IRRELEVANTE QUE HAYAN LABORADO EN EL DEPARTAMENTO DONDE �STA SE GENERE. Los trabajadores que no son de planta, para efecto de demandar la preferencia de derechos para ocupar los puestos vacantes o de nueva creaci�n, se rigen por las reglas contenidas en los art�culos 154, 155, 156 y 157 de la Ley Federal del Trabajo, por lo que cuando exista conflicto entre dos o m�s trabajadores que reclamen una plaza vacante o de nueva creaci�n, ser� elegido el que tenga m�s tiempo de servicios satisfactorios en la empresa, es decir, aquel que tenga mayor antig�edad de empresa, sin que sea requisito que haya laborado transitoriamente donde se suscite la vacante. En ese tenor, se concluye que si un trabajador transitorio presta sus servicios en uno de los organismos subsidiarios de car�cter t�cnico de Petr�leos Mexicanos, como son P.E.�n y P.�n, P.R.�n, P.G. y P.�mica B�sica, o P.P.�mica, y la plaza en disputa se encuentra en cualquiera de los mencionados organismos, tal situaci�n no interesa para efectos de la preferencia de derechos, en tanto que el lugar donde se desempe�� el servicio no es un requisito que atienda la disposici�n normativa en comento para los efectos pretendidos, sino �nicamente la antig�edad general de empresa, de manera que tales derechos operan independientemente de la divisi�n de la empresa en organismos subsidiarios, en virtud de que a los trabajadores petroleros les rige un solo contrato colectivo de trabajo, tanto para Petr�leos Mexicanos como para sus organismos subsidiarios.

Por lo expuesto y fundado, y con apoyo adem�s en los art�culos 197-A de la Ley de Amparo y 26, fracci�n XI, de la Ley Org�nica del Poder Judicial de la Federaci�n, se

resuelve:

PRIMERO

Existe la contradicci�n de tesis denunciada.

SEGUNDO

En t�rminos delconsiderando final de esta resoluci�n, deben prevalecer con car�cter jurisprudencial, los criterios que sustenta esta Segunda S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n.

Notif�quese; rem�tanse al Semanario Judicial de la Federaci�n, las tesis de jurisprudencia que se sustentan en la presente resoluci�n, para los efectos establecidos en el art�culo 195, fracciones I y II, de la Ley de Amparo; env�ese copia certificada de esta ejecutoria a los Tribunales Colegiados contendientes y, en su oportunidad, arch�vese el expediente como asunto concluido.

As� lo resolvi� la Segunda S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, por unanimidad de cuatro votos de los se�ores Ministros: M.B.L.R., G.D.G.�ngora P., S.S.A.A., y presidente J.D.R.. Fue ponente el se�or Ministro G.D.G.�ngora P.. Estuvo ausente el se�or M.G.I.O.M. por atender comisi�n oficial.

Nota: La tesis de rubro: "DERECHOS DE PREFERENCIA. ES LA ANTIG�EDAD DE EMPRESA Y NO LA DE CATEGOR�A LA QUE LOS TRABAJADORES TRANSITORIOS DEBEN ACREDITAR PARA ACCEDER A LOS PUESTOS VACANTES O DE NUEVA CREACI�N." citada en esta ejecutoria, aparece publicada con el n�mero I..T.113 L en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.X., noviembre de 2005, p�gina 860.