Ejecutoria num. P./J. 63/2006 de Suprema Corte de Justicia, Pleno - Jurisprudencia - VLEX 26822543

Ejecutoria num. P./J. 63/2006 de Suprema Corte de Justicia, Pleno

Emisor:Pleno
Número de Resolución:P./J. 63/2006
Localizacion:JOSÉ DE JESÚS GUDIÑO PELAYO.
Materia:Suprema Corte de Justicia de México
Fecha de Publicación: 1 de Noviembre de 2006
RESUMEN

CONTRADICCIÓN DE TESIS 46/2004-PL. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL NOVENO CIRCUITO Y EL ACTUAL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEXTO CIRCUITO.AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. CUANDO LA AUTORIDAD RESPONSABLE NO HAYA EXPEDIDO LAS COPIAS O DOCUMENTOS QUE EL OFERENTE LE HABÍA SOLICITADO PREVIAMENTE, BASTA QUE ÉSTE SOLICITE EL APLAZAMIENTO DE AQUÉLLA PARA QUE EL JUEZ DE DISTRITO ASÍ LO ACUERDE.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

CONTRADICCI�N DE TESIS 46/2004-PL. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL NOVENO CIRCUITO Y EL ACTUAL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEXTO CIRCUITO.

MINISTRO PONENTE: JOS� DE JES�S GUDI�O PELAYO.

SECRETARIO: JOS� DE JES�S BA�ALES S�NCHEZ.

CONSIDERANDO:

PRIMERO

Este Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, es legalmente competente para conocer de la presente denuncia de contradicci�n de tesis, de acuerdo a lo dispuesto en los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos, 197-A de la Ley de A. y 10, fracci�n VIII, de la Ley Org�nica del Poder Judicial de la Federaci�n, en virtud de que las ejecutorias de las cuales deriva la denuncia versan sobre una materia com�n, como lo es la interpretaci�n del art�culo 152 de la Ley de A. y que puede aplicarse a todas las materias.

Adem�s, la competencia se justifica en t�rminos de la tesis jurisprudencial n�mero P./J. 136/99, sustentada por este propio Tribunal en Pleno, que aparece publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, Tomo X, diciembre de 1999, p�gina 5, cuyos rubro y texto son del tenor literal siguiente:

COMPETENCIA EN CONTRADICCI�N DE TESIS EN MATERIA COM�N. CORRESPONDE AL PLENO Y NO A LAS SALAS. El art�culo 21, fracci�n VIII, de la Ley Org�nica del Poder Judicial de la Federaci�n, vigente a partir del veintisiete de mayo de mil novecientos noventa y cinco, no debe interpretarse en el sentido de que la competencia de cada una de las S. de la Suprema Corte para conocer de las denuncias de contradicci�n de tesis que en amparos sustenten dos o m�s Tribunales Colegiados de Circuito, debe determinarse atendiendo a la materia del amparo, sino que debe hacerse en relaci�n con los criterios que entran en contradicci�n al resolverse. Por razones de la especialidad, compete a las S. conocer de las contradicciones cuando ambos criterios encontrados se sustentan sobre temas de su especialidad, pero no cuando se establezcan criterios contradictorios sobre otra clase de cuestiones, aunque se den en amparos cuyas materias les compete. Si los criterios en contradicci�n no caen dentro de la misma competencia especializada de la Sala, sino que se refieren a la materia com�n, la especialidad de la Sala no justifica la competencia para conocer de este tipo de contradicciones, adem�s de que se abrir�a la posibilidad de una nueva contradicci�n entre los criterios que, al respecto, llegaran a sustentar las S. al resolverlas, con lo que no se superar�a la inseguridad jur�dica que trata de resolverse mediante la denuncia de contradicci�n. Por ello, de conformidad con lo previsto por el art�culo 10, fracci�n VIII, de la ley org�nica citada, corresponde al Pleno de la Suprema Corte conocer y resolver las contradicciones de tesis sustentadas por Tribunales Colegiados de Circuito sobre cuestiones que ?no sean de la competencia exclusiva de las S.?.

SEGUNDO

La denuncia de contradicci�n de tesis proviene de parte leg�tima conforme al art�culo 197-A de la Ley de A., toda vez que la formulan los Magistrados integrantes del Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, el cual sustenta uno de los criterios cuya contradicci�n se denuncia.

TERCERO

No es impedimento para efectuar el an�lisis de fondo de la denuncia de contradicci�n de tesis, la circunstancia de que el criterio sustentado por el Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito no haya conformado jurisprudencia, en t�rminos de lo dispuesto por el art�culo 193 de la Ley de A., toda vez que los art�culos 107, fracci�n XII, p�rrafos primero y tercero, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de A., que establecen el procedimiento para dirimir una contradicci�n de tesis, no exigen dicho requisito.

Criterio que se refleja en la tesis siguiente:

"Novena �poca

"Instancia: Pleno

"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta

"Tomo: XIII, abril de 2001

"Tesis: P./J. 27/2001

"P�gina: 77

CONTRADICCI�N DE TESIS. PARA QUE PROCEDA LA DENUNCIA BASTA QUE EN LAS SENTENCIAS SE SUSTENTEN CRITERIOS DISCREPANTES. Los art�culos 107, fracci�n XIII, de la Constituci�n Federal, 197 y 197-A de la Ley de A. establecen el procedimiento para dirimir las contradicciones de tesis que sustenten los Tribunales Colegiados de Circuito o las S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n. El vocablo ?tesis? que se emplea en dichos dispositivos debe entenderse en un sentido amplio, o sea, como la expresi�n de un criterio que se sustenta en relaci�n con un tema determinado por los �rganos jurisdiccionales en su quehacer legal de resolver los asuntos que se someten a su consideraci�n, sin que sea necesario que est� expuesta de manera formal, mediante una redacci�n especial, en la que se distinga un rubro, un texto, los datos de identificaci�n del asunto en donde se sostuvo y, menos a�n, que constituya jurisprudencia obligatoria en los t�rminos previstos por los art�culos 192 y 193 de la Ley de A., porque ni la Ley Fundamental ni la ordinaria establecen esos requisitos. Por tanto, para denunciar una contradicci�n de tesis, basta con que se hayan sustentado criterios discrepantes sobre la misma cuesti�n por S. de la Suprema Corte o Tribunales Colegiados de Circuito, en resoluciones dictadas en asuntos de su competencia.

CUARTO

Puntualizado lo anterior, procede analizar las consideraciones vertidas por los Tribunales Colegiados en cuesti�n, para establecer si existe o no la contradicci�n de tesis denunciada, ya que s�lo en tal hip�tesis ser� posible efectuar pronunciamiento en relaci�n con el fondo del asunto.

Sobre el particular, esta Suprema Corte de Justicia de la Naci�n ha sustentado el criterio de que para que exista contradicci�n de criterios, es necesario que concurran los siguientes supuestos:

  1. Que al resolver los negocios jur�dicos se examinen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y se adopten posiciones o criterios jur�dicos discrepantes;

  2. Que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas; y,

  3. Que los distintos criterios provengan del examen de los mismos elementos.

Al respecto, cabe citar la tesis jurisprudencial siguiente:

"Novena �poca

"Instancia: Pleno

"Fuente: Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta

"Tomo: XIII, abril de 2001

"Tesis: P./J. 26/2001

"P�gina: 76

CONTRADICCI�N DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA. De conformidad con lo que establecen los art�culos 107, fracci�n XIII, primer p�rrafo, de la Constituci�n Federal y 197-A de la Ley de A., cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n o la Sala que corresponda deben decidir cu�l tesis ha de prevalecer. Ahora bien, se entiende que existen tesis contradictorias cuando concurren los siguientes supuestos: a) que al resolver los negocios jur�dicos se examinen cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y se adopten posiciones o criterios jur�dicos discrepantes; b) que la diferencia de criterios se presente en las consideraciones, razonamientos o interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas; y, c) que los distintos criterios provengan del examen de los mismos elementos.

QUINTO

Las sentencias emitidas por el entonces Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, actualmente en Materia Civil, al resolver los recursos de revisi�n 196/92, 192/92, 375/92, 531/92 y 25/96, contienen similares consideraciones, por lo cual �nicamente se transcriben, en lo que interesa, las relativas a la �ltima de ellas:

"TERCERO. Los agravios antes transcritos son inatendibles en parte e infundados en lo dem�s.

"Por cuesti�n de orden, este Tribunal Colegiado primero analizar� la violaci�n al procedimiento del juicio de garant�as que plantean los recurrentes, y posteriormente las cuestiones de fondo.

"Los recurrentes alegan que solicitaron se aplazara la audiencia constitucional, petici�n que no fue acordada de conformidad, por el J. Federal por lo que no se pudo llevar a cabo el estudio profundo del asunto al no tener a la vista las copias correspondientes.

Sobre el particular debe puntualizarse, que si bien es cierto que el quejoso C.M.M.�oz solicit� que se difiriera la audiencia constitucional, no menos cierto resulta, que como correctamente lo consider� el J. Federal, para diferirse dicha audiencia es necesario que solicite que se requiera a la autoridad para que expida las copias correspondientes, lo que no ocurri� en la especie, porque la solicitud de diferimiento se hizo en los siguientes t�rminos: ?Que, por medio del presente ocurso y con fundamento en lo dispuesto por los art�culos 8o. de la Constituci�n Pol�tica de los Estados Unidos Mexicanos, 152 de la Ley de A., y toda vez que se se�alaron las diez horas con diez minutos del d�a de hoy para que se tuviera verificativo la audiencia constitucional, vengo a manifestar a su Se�or�a bajo protesta de decir verdad, que con fecha diecis�is de noviembre del presente a�o, present� ante la Oficial�a M. del honorable Juzgado Primero Civil, un escrito en donde solicito me sean expedidas copias certificadas, esto con el fin de poderlas presentar ante su Se�or�a como pruebas para demostrar lo manifestado en nuestro escrito de demanda de amparo, pero sin embargo dichas copias no me fueron otorgadas por la autoridad del conocimiento, es por ello que acudo ante este honorable juzgado, a fin de que se aplace la audiencia de hoy, para poder obtener las copias que solicit� a la autoridad responsable. Por lo anteriormente expuesto y fundado, a usted ciudadano J., respetuosamente procedo y pido se sirva: �nico. Acordar de conformidad lo solicitado en el cuerpo del presente ocurso.? (foja 58). Sirve de apoyo a lo anterior el criterio sustentado por este Tribunal Colegiado al resolver los amparos en revisi�n 192/92 y 196/92, visible en la p�gina 281, Tomo X, correspondiente al mes de octubre de mil novecientos noventa y dos, de la Octava �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n, que dice: ?AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. PARA DIFERIRSE PRECISA PEDIR SE REQUIERA A LA AUTORIDAD EXPIDA LAS COPIAS SOLICITADAS.? (se transcribe).

La jurisprudencia surgida de la sentencia antes transcrita y dem�s precedentes a que se hizo referencia con anterioridad, aparece publicada con el n�mero VI.1o. J/4, en el Tomo III, marzo de 1996, p�gina 711, Novena �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta y textualmente dice:

AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. PARA DIFERIRSE PRECISA PEDIR SE REQUIERA A LA AUTORIDAD EXPIDA LAS COPIAS SOLICITADAS. El art�culo 152 de la Ley de A., s�lo autoriza el aplazamiento de la audiencia constitucional cuando las autoridades o funcionarios obligados a expedir las copias o documentos que les hayan solicitado para ser presentados como pruebas en el juicio de garant�as, se negaren a hacerlo, y siempre que el interesado solicite al J. de Distrito que requiera a los omisos, resulta que ese imperativo debe satisfacerse para que el J. Federal haga el requerimiento y acceda al aplazamiento de la audiencia constitucional, pues si s�lo se pide el diferimiento, no se cumple con todos los requisitos que para ese efecto se�ala tal disposici�n legal.

SEXTO

Por su parte, el Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, al resolver el amparo en revisi�n 473/2004, en lo conducente, textualmente expuso:

"TERCERO. Es fundado el agravio en el que la recurrente impugna el acuerdo que se pronunci� en la audiencia constitucional, negando su diferimiento.

"En efecto, en la audiencia constitucional de fecha veintiuno de julio del a�o dos mil cuatro, el secretario del Juzgado Tercero de Distrito en el Estado, en funciones de J. de Distrito, emiti� un acuerdo que, en lo conducente, dice:

"?... agr�guese a los presentes autos el escrito de la parte quejosa con que se da cuenta y en atenci�n a su contenido, d�gase a la ocursante que no ha lugar a acordar de conformidad su solicitud de diferir la audiencia constitucional hasta en tanto el secretario de Finanzas del Estado le expida la certificaci�n que le solicit� mediante escrito presentado el nueve de julio del a�o en curso, toda vez que el art�culo 152 de la Ley de A., s�lo autoriza el aplazamiento de la audiencia de referencia cuando las autoridades o funcionarios obligados a expedir las copias o documentos que les hayan solicitado para ser presentados como pruebas en el juicio de garant�as, se negaren a hacerlo, y siempre que el interesado solicite al J. de Distrito que requiera a los omisos, por lo que si en el presente caso la promovente s�lo pide el diferimiento de la audiencia, es claro que no se cumple con todos los requisitos que para ese efecto se�ala el precepto invocado con antelaci�n.?. Resulta de exacta aplicaci�n a lo anterior la jurisprudencia VI.1o. J/4, consultable en la p�gina 711 del Tomo III, marzo de 1996 del Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, relativa a Tribunales Colegiados de Circuito, de rubro siguiente:

"?AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. PARA DIFERIRSE PRECISA PEDIR SE REQUIERA A LA AUTORIDAD EXPIDA LAS COPIAS SOLICITADAS.?

"El texto de la tesis de jurisprudencia cuyo rubro se cita en el acuerdo transcrito, es el siguiente: (se transcribe).

"Se estima pertinente transcribir el art�culo 152 de la Ley de A., que previene:

"?Art�culo 152.? (se transcribe).

"En el escrito por el que la quejosa P.E.C.�eda solicit� el diferimiento de la audiencia constitucional, expres� lo siguiente:

"?La suscrita he solicitado una certificaci�n a la S.�a de Finanzas, la cual pretendo ofrecer como prueba, tal como lo demuestro con la copia de recibido de dicho escrito que acompa�o al presente escrito, y como hasta el d�a de hoy no se me ha expedido la copia certificada, vengo mediante el presente escrito a solicitar se difiera la audiencia constitucional que se fij� para el d�a de hoy a las 10 horas con 55 minutos; lo anterior a fin de estar en posibilidad de ofrecer mis pruebas.? (foja 112).

"La copia que la quejosa exhibi� con el mencionado escrito, dice:

"?C.S. de Finanzas del Estado presente. P.E.C.�eda, mexicana, mayor de edad, con domicilio en R.�n #335, zona centro de esta ciudad, autorizando a la C. Licenciada M.M.�ndez Barrientos para o�r notificaciones, con todo respeto expongo: La suscrita estoy tramitando un amparo ante el J. Tercero de Distrito, expediente n�mero 639/04 en contra de actos del C. J. Primero del Ramo Civil, porque dentro del juicio 739/03 se embarg� un bien de mi propiedad y para ofrecerlo como prueba solicito que se me expida una certificaci�n respecto de lo siguiente: Qui�n es el propietario del veh�culo camioneta marca Ford, tipo Pick Up, 3 puertas, modelo 1993, No. de motor hecho en M�xico, serie AC2LMS44616, color gris, placas TG-C-09-482. Desde cu�ndo el propietario del veh�culo camioneta marca Ford, tipo Pick Up, 3 puertas, modelo 1993, No. de motor hecho en M�xico, serie AC2LMS44616, color gris, placas TGC-09-482, es due�o del mismo. Autorizando para que reciba la certificaci�n la C.M.M.B.. Protesto lo necesario. S.L.P.�, S.L.P., a 7 de julio de 2004. P.E.C.?. Al calce una firma que dice P.E.C. y la impresi�n de un sello que dice: ?Recibido. S.�a de Finanzas. D.�n Administrativa. Jul. 9 2004. Oficial�a de Partes. S.L.P.�, S.L.P.,-11:20.? y una r�brica ilegible sobre la impresi�n del sello (foja 113).

"Como ya se dijo, son esencialmente fundados los agravios, toda vez que en autos consta que la petici�n de la quejosa a la autoridad S.�a de Finanzas del Estado, por la expedici�n de una certificaci�n para presentarla como prueba en el juicio de garant�as, la realiz� oportunamente, o sea, con m�s de cinco d�as h�biles antes del se�alado para la celebraci�n de la audiencia constitucional. Igualmente, con oportunidad, la quejosa solicit� el diferimiento de la audiencia constitucional para su celebraci�n.

"Es de hacer notar que la quejosa solicit� el diferimiento de la audiencia constitucional para estar en posibilidad de ofrecer la prueba que previamente hab�a anunciado, pues hab�a pedido al J. de Distrito que por medio de oficio solicitara a la S.�a de Finanzas del Estado, informaci�n respecto a qui�n es propietario y desde cu�ndo, de la camioneta marca Ford, placas TGC-09-482 (foja 108), lo que no se acord� favorablemente, pues se indic� a la quejosa, que ella se encontraba en posibilidad de solicitar de manera directa esa informaci�n a la autoridad y que, �nicamente, en el caso de que esa autoridad fuera omisa o se negara a ello y acreditada esa circunstancia, el J. de Distrito proceder�a a requerir a la autoridad con fundamento en el art�culo 152 de la Ley de A. (foja 109 vuelta).

"Ahora bien, considerando que el juicio de garant�as es un medio de control constitucional que, entre otras cosas, tiene por objeto proteger a los gobernados contra los actos de las autoridades que violen sus garant�as individuales, no debe ser estricta la aplicaci�n de las normas que regulan su tramitaci�n, de tal manera que haga nugatorio ese objetivo, sino que debe facilitarse la preparaci�n de la defensa de los agraviados a fin de que puedan rendir sus pruebas en la audiencia del juicio; por lo que, si en el caso, la quejosa, con la solicitud de diferimiento de la audiencia constitucional exhibi� copia del escrito por el que solicit� la expedici�n de una certificaci�n, acredit�ndolo con la impresi�n del sello de recepci�n de la autoridad correspondiente, y adem�s, inform� al J. de Distrito, que hasta el d�a de la audiencia la autoridad no le hab�a expedido el documento solicitado, debe estimarse que no obstante que no solicitara de manera expresa el requerimiento a la autoridad omisa, tal petici�n se implica y, por tanto, se cumplen los supuestos del art�culo 152 de la Ley de A., para que se aplace la audiencia para los efectos que se precisan en el propio art�culo. Esto es, que el J. de Distrito requiera de la autoridad la expedici�n de la certificaci�n que solicit� la quejosa y, en su caso, sancione a �sta si resulta que ya se le hab�a expedido. M�xime que, en el caso, el J. ya hab�a determinado en diverso prove�do: ?... que con fundamento en el art�culo 152 de la Ley de A., la promovente se encuentra en posibilidad de solicitar dicha informaci�n directamente ante la autoridad exactora que refiere y �nicamente para el caso de que dicha autoridad fuera omisa en la expedici�n de tales documentales, o bien, se negara expresamente a ello, previa acreditaci�n, este tribunal proceder� a formular el requerimiento respectivo con fundamento en el propio numeral en cita.? (foja 109 vuelta).

"Cabe citar, en lo conducente, la tesis de jurisprudencia P./J. 28/2001 del Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, publicada en el Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, Novena �poca, T.X., abril de 2001, p�gina 58, de rubro y texto siguientes:

"?AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. PARA QUE EL JUEZ DE DISTRITO ACUERDE SU APLAZAMIENTO, EN T�RMINOS Y PARA LOS EFECTOS QUE PRECISA EL ART�CULO 152 DE LA LEY DE AMPARO, ES NECESARIO QUE LA PARTE INTERESADA EXHIBA JUNTO CON SU SOLICITUD DE DIFERIMIENTO, LA COPIA DEBIDAMENTE SELLADA DEL ESCRITO EN EL QUE SOLICIT� LA EXPEDICI�N DE LAS COPIAS O DOCUMENTOS RESPECTIVOS, O BIEN, CONSTANCIA FEHACIENTE DE QUE LA AUTORIDAD RESPECTIVA SE NEG� A RECIBIRLO.? (se transcribe).

"De acuerdo con lo hasta aqu� expuesto, este Primer Tribunal Colegiado no adopta la tesis de jurisprudencia VI.1o. J/4 que se invoc� para denegar el diferimiento de laaudiencia constitucional, por ende, con fundamento en el art�culo 196, fracci�n III, de la Ley de A., deber� denunciarse la contradicci�n de tesis que en opini�n de este Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito se ha suscitado.

En este orden de ideas, procede revocar la sentencia y el acuerdo recurridos, y en su lugar mandar reponer el procedimiento para que el J. a quo provea nuevamente el escrito de la quejosa de fecha veintiuno de julio del a�o en curso, acordando el diferimiento de la audiencia constitucional, requiriendo a la autoridad S.�a de Finanzas del Estado por la expedici�n de la certificaci�n que aqu�lla le solicit� y, en su caso, sancione a �sta, si ya se le hab�a expedido antes de aquella fecha; y en su oportunidad, se pronuncie sentencia en la audiencia constitucional, como en derecho proceda. ...

La tesis aislada que surgi� de la ejecutoria acabada de transcribir, aparece publicada con el n�mero IX.1o.86 K, en el Tomo XX, noviembre de 2004, p�gina 1923, Novena �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n y su Gaceta, y textualmente dice:

AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. PARA QUE SE ACUERDE SU APLAZAMIENTO EN T�RMINOS Y PARA LOS EFECTOS DEL ART�CULO 152 DE LA LEY DE AMPARO, NO ES INDISPENSABLE PEDIR EXPRESAMENTE SE REQUIERA A LA AUTORIDAD LA EXPEDICI�N DE COPIAS O DOCUMENTOS SOLICITADOS. Conforme al art�culo 152 de la Ley de A., para que el J. de Distrito est� en aptitud legal de acordar el aplazamiento de la audiencia constitucional y de requerir a la autoridad omisa para que expida las copias o documentos que se le solicitaron, es requisito indispensable que la parte interesada exhiba, junto con la solicitud de diferimiento, la copia del escrito a trav�s del cual solicit� la expedici�n de copias o documentos para presentarlos como prueba en el juicio, la que debe ostentar el sello de recepci�n correspondiente o, en su defecto, constancia fehaciente de que la autoridad se neg� a recibirlo. Empero, no es indispensable que se pida expresamente que se requiera a la autoridad omisa, pues tal petici�n se implica en la solicitud del diferimiento de la audiencia constitucional.

S�PTIMO

Por raz�n de m�todo debe estudiarse, en primer lugar, si en el caso existe materia para resolver la presente denuncia de contradicci�n de tesis entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados de Circuito antes mencionados.

De acuerdo con las consideraciones precisadas en el considerando cuarto de esta resoluci�n, y tomando en cuenta las consideraciones que adujeron los Tribunales Colegiados de Circuito en las ejecutorias que se transcribieron con antelaci�n, este Alto Tribunal estima que en el caso s� existe la contradicci�n denunciada entre los Tribunales Colegiados contendientes.

Lo anterior, en virtud de que mientras que el actual Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito, en la ejecutoria transcrita anteriormente, sustancialmente sostiene que para que proceda el diferimiento de la audiencia constitucional, de conformidad con el art�culo 152 de la Ley de A., es requisito indispensable que expresamente se solicite al J. de Distrito se requiera a la autoridad por la expedici�n de las copias o documentos solicitados que se pretenden aportar como prueba en el juicio de garant�as, por as� disponerlo expresamente el citado precepto legal; el Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito sostiene que para diferir la audiencia constitucional no es necesario que el interesado solicite expresamente al J. de Distrito requiera a la autoridad por la expedici�n de las copias o documentos solicitados para presentarlos como prueba en la audiencia constitucional, porque esa circunstancia va impl�cita en la solicitud de diferimiento de la audiencia constitucional.

Es decir, en la especie, los indicados Tribunales Colegiados se pronuncian respecto a un mismo tema, partiendo de la interpretaci�n del art�culo 152 de la Ley de A., pues mientras que el actual Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito sostiene que de conformidad con el indicado precepto, el diferimiento de la audiencia constitucional �nicamente procede cuando el interesado expresamente solicita al J. de Distrito se requiera a la autoridad para que expida las copias o documentos solicitados para presentarlos en el juicio de amparo; el Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito considera que esa manifestaci�n expresa no es necesaria, porque se encuentra impl�cita en la solicitud de diferimiento de la audiencia constitucional.

De acuerdo con lo anterior, en el caso s� existe la contradicci�n de tesis denunciada, puesto que los Tribunales Colegiados contendientes examinaron cuestiones jur�dicas esencialmente iguales y adoptaron posiciones jur�dicas diferentes, adem�s de que sus criterios opuestos se presentan en las consideraciones, razonamientos e interpretaciones jur�dicas de las sentencias respectivas y la divergencia de sus criterios proviene del examen de los mismos elementos.

Adem�s, este Tribunal Pleno advierte que la materia de la misma se constri�e a determinar si cuando se solicite el diferimiento de una audiencia constitucional porque determinadas autoridades no han expedido a la parte interesada las copias o documentos que previamente les fueron solicitados para ofrecerlos como prueba en juicio, es necesario o no que el interesado expresamente solicite que se requiera a dichas autoridades por la expedici�n de las citadas constancias, o esa petici�n va impl�cita en la solicitud de diferimiento de la audiencia constitucional.

OCTAVO

Cabe destacar que no pasa inadvertida para este Tribunal Pleno la circunstancia de que el anterior Pleno de esta Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, en sesi�n de doce de marzo de mil novecientos noventa y dos, resolvi� la diversa contradicci�n de tesis n�mero 191/91, entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Cuarto y S�ptimo en Materia de Trabajo del Primer Circuito, en donde sustent� la tesis que dice:

"AUDIENCIA CONSTITUCIONAL, DIFERIMIENTO DE LA. OPORTUNIDAD PARA SOLICITAR COPIAS O DOCUMENTOS PARA EL AMPARO. Para solicitar al J. que opere el art�culo 152 de la Ley de A. y que requiera a la autoridad que exhiba copias o documentos solicitados por las partes y difiera la audiencia, en principio la petici�n de esas copias o documentos debe hacerse a la autoridad por lo menos cinco d�as h�biles antes de la audiencia, sin contar el del ofrecimiento, ni el se�alado para la propia audiencia, a fin de que dicha autoridad pueda disponer del tiempo razonable para atender la petici�n, a menos que en el caso haya circunstancias especiales que justifiquen la petici�n posterior." (que aparece publicada en la Octava �poca de la Gaceta del Semanario Judicial de la Federaci�n, N�mero 76, abril de 1994, p�gina 14).

Sin embargo, este Tribunal Pleno considera que esa tesis jurisprudencial no hace improcedente o deja sin materia la contradicci�n de tesis a estudio, porque como puede advertirse de la lectura de la tesis transcrita, la materia de la citada contradicci�n vers� sobre la oportunidad con que cuenta el interesado para que haga la petici�n a la autoridad correspondiente en el que le solicite la expedici�n de copias o documentos, a fin de que el J. de Distrito est� en aptitud de acordar el diferimiento de la audiencia constitucional, en t�rminos del art�culo 152 de la Ley de A.; en cambio, la contradicci�n que aqu� se resuelve no versa sobre esa cuesti�n, sino que se refiere a que si en t�rminos del aludido precepto, para que el J. acuerde el diferimiento de la audiencia, es necesario que el interesado le solicite expresamente que requiera a las autoridades correspondientes para que le expidan las copias o documentos previamente solicitados para ofrecerlos como prueba en el juicio de amparo, o si esa petici�n va impl�cita en la solicitud de aplazamiento de la audiencia constitucional.

Tampoco resulta improcedente o sin materia la contradicci�n de tesis a estudio por el hecho de que el Pleno de esta Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, en sesi�n de veintid�s de febrero de dos mil uno, haya resuelto la diversa contradicci�n de tesis n�mero 59/98, entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Primero del Sexto Circuito, Primero del Vig�simo Circuito y Primero del D�cimo Circuito, en la cual se decidi� que deb�a prevalecer el criterio que dice:

"AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. PARA QUE EL JUEZ DE DISTRITO ACUERDE SU APLAZAMIENTO, EN T�RMINOS Y PARA LOS EFECTOS QUE PRECISA EL ART�CULO 152 DE LA LEY DE AMPARO, ES NECESARIO QUE LA PARTE INTERESADA EXHIBA JUNTO CON SU SOLICITUD DE DIFERIMIENTO, LA COPIA DEBIDAMENTE SELLADA DEL ESCRITO EN EL QUE SOLICIT� LA EXPEDICI�N DE LAS COPIAS O DOCUMENTOS RESPECTIVOS, O BIEN, CONSTANCIA FEHACIENTE DE QUE LA AUTORIDAD RESPECTIVA SE NEG� A RECIBIRLO. De conformidad con lo dispuesto en el precepto citado, para que el J. de Distrito est� en aptitud legal de acordar el aplazamiento de la audiencia constitucional y de requerir a la autoridad omisa para que expida las copias o documentos que se le solicitaron, es requisito indispensable que la parte interesada exhiba, junto con su solicitud de diferimiento, la copia del escrito a trav�s del cual solicit� la expedici�n de copias o documentos para presentarlos como pruebas en el juicio, la que debe ostentar el sello de recepci�n correspondiente o, en su defecto, constancia fehaciente de que la autoridad responsable se neg� a recibirlo. Lo anterior en virtud de que si s�lo bastare la manifestaci�n del interesado en el sentido de que se present� su solicitud, sin demostrarlo, el diferimiento de la audiencia quedar�a al arbitrio de las partes, lo que resulta inadmisible, pues si se pretende exigir el cumplimiento de una obligaci�n, es necesario que previamente se demuestre que se cuenta con el derecho para exigirla y, en el caso, el requerimiento para que se cumpla la obligaci�n que a los funcionarios o autoridades impone el referido precepto, solamente proceder� en los t�rminos indicados." (que aparece publicada en el T.X., abril de 2001, p�gina 58 en la Novena �poca del Semanario judicial de la Federaci�n y su Gaceta).

Ello es as�, en virtud de que en dicha contradicci�n de tesis el tema a resolver se constri�� a determinar si era necesario o no que la parte interesada exhibiera junto con la solicitud de diferimiento de la audiencia constitucional, copia debidamente sellada del escrito por medio del cual hab�a solicitado las copias o documentos que pretend�a ofrecer como prueba en el juicio de amparo, prevaleciendo el criterio de que s� resultaba necesaria esa circunstancia; mientras que en el asunto a estudio, el punto de contradicci�n recae, como ya se expuso con anterioridad, en cuanto a si la parte interesada que solicita el diferimiento de una audiencia constitucional, debe o no pedir expresamente al J. de Distrito que requiera a la autoridad correspondiente le expida las copias o documentos que previamente le hab�a solicitado para ofrecerlos como prueba en el juicio de amparo, o bien, esa circunstancia se encuentra impl�cita en la solicitud de diferimiento de la audiencia constitucional, punto de contradicci�n que no est� resuelto en la tesis transcrita con anterioridad.

En virtud de lo anterior, procede entonces determinar cu�l criterio debe prevalecer.

NOVENO

Precisada la existencia y el tema de la contradicci�n de tesis a estudio, y examinadas las resoluciones que dieron origen a la misma, este Tribunal Pleno considera que debe prevalecer el criterio de este �rgano colegiado, coincidente, en lo esencial, con el sustentado por el Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, de acuerdo con las consideraciones que a continuaci�n se formulan.

En primer lugar, cabe destacar el criterio sostenido por el Tribunal Pleno de la Suprema Corte de la Naci�n, en su anterior integraci�n, al resolver en sesi�n de doce de marzo de mil novecientos noventa y dos, la contradicci�n de tesis 191/91, entre los Tribunales Colegiados Cuarto y S�ptimo en Materia de Trabajo del Primer Circuito, en virtud de la cual se sustent� la tesis titulada: "AUDIENCIA CONSTITUCIONAL, DIFERIMIENTO DE LA. OPORTUNIDAD PARA SOLICITAR COPIAS O DOCUMENTOS PARA EL AMPARO.", en la que se sostuvo el criterio de que para solicitar al J. que opere la hip�tesis normativa prevista en el art�culo 152 de la Ley de A., a fin de que requiera a la autoridad que exhiba las copias o documentos solicitados por las partes y difiera la audiencia, en principio, la petici�n de esas copias o documentos debe hacerse a la autoridad por lo menos cinco d�as h�biles antes de la audiencia, sin contar el del ofrecimiento, ni el se�alado para la propia audiencia, a fin de que dicha autoridad pueda disponer del tiempo razonable para atender la petici�n, a menos que en el caso haya circunstancias especiales que justifiquen la petici�n posterior.

Igualmente, debe destacarse el criterio de este Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, al resolver en sesi�n de veintid�s de febrero de dos mil uno, la contradicci�n de tesis 59/98, entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Primero del Sexto Circuito, Primero del Vig�simo Circuito y Primero del D�cimo Circuito, en donde se sostuvo la tesis de rubro: "AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. PARA QUE EL JUEZ DE DISTRITO ACUERDE SU APLAZAMIENTO, EN T�RMINOS Y PARA LOS EFECTOS QUE PRECISA EL ART�CULO 152 DE LA LEY DE AMPARO, ES NECESARIO QUE LA PARTE INTERESADA EXHIBA JUNTO CON SU SOLICITUD DE DIFERIMIENTO, LA COPIA DEBIDAMENTE SELLADA DEL ESCRITO EN EL QUE SOLICIT� LA EXPEDICI�N DE LAS COPIAS O DOCUMENTOS RESPECTIVOS, O BIEN, CONSTANCIA FEHACIENTE DE QUE LA AUTORIDAD RESPECTIVA SE NEG� A RECIBIRLO.", que contiene el criterio de que de conformidad con lo dispuesto en el art�culo 152 de la Ley de A., para que el J. de Distrito est� en aptitud legal de acordar el aplazamiento de la audiencia constitucional y de requerir a la autoridad omisa para que expida las copias o documentos que se le solicitaron, es requisito indispensable que la parte interesada exhiba, junto con su solicitud de diferimiento, la copia del escrito a trav�s del cual solicit� la expedici�n de copias o documentos para presentarlos como pruebas en el juicio, la que debe ostentar el sello de recepci�n correspondiente o, en su defecto, constancia fehaciente de que la autoridad responsable se neg� a recibirlo, en virtud de que si s�lo bastare la manifestaci�n del interesado en el sentido de que se present� su solicitud, sin demostrarlo, el diferimiento de la audiencia quedar�a al arbitrio de las partes, lo que resulta inadmisible, pues si se pretende exigir el cumplimiento de una obligaci�n, es necesario que previamente se demuestre que se cuenta con el derecho para exigirla y, en el caso, el requerimiento para que se cumpla la obligaci�n que a los funcionarios o autoridades impone el referido precepto, solamente proceder� en los t�rminos indicados.

Dichos criterios jurisprudenciales resulta pertinente destacarlos, porque aun cuando, como ya se expuso con anterioridad, los mismos no hacen improcedente o dejan sin materia la contradicci�n de tesis a estudio, s� son aptos para establecer dos de las premisas de las cuales debe partirse para que opere la hip�tesis normativa prevista en el art�culo 152 de la Ley de A., a saber:

Primera

Que la solicitud formulada a una autoridad para que expida las copias o documentos que el interesado pretende ofrecer como prueba en la audiencia constitucional de un juicio de amparo, debe realizarse cuando menos con cinco d�as h�biles de anticipaci�n, sin contar el de la solicitud ni el se�alado para la propia audiencia; y,

Segunda

Que la parte interesada debe exhibir junto con la solicitud de aplazamiento de la audiencia constitucional la copia del escrito a trav�s del cual solicit� la expedici�n de copias o documentos para presentarlos como pruebas en el juicio, la que debe ostentar el sello de recepci�n correspondiente o, en su defecto, constancia fehaciente de que la autoridad responsable se neg� a recibirlo.

De tal manera que tomando en consideraci�n esas dos premisas ya establecidas por este Tribunal Pleno y la materia de la contradicci�n de tesis a estudio, en la presente resoluci�n s�lo resta por determinar si en el escrito por medio del cual el interesado solicita el aplazamiento de la audiencia constitucional porque determinadas autoridades no le han entregado las copias o documentos que previamente les solicit� y que pretende ofrecer como pruebas en el juicio constitucional, es o no necesario que expresamente le pida que requiera a las autoridades omisas para que le expidan las constancias solicitadas, o si esa circunstancia va impl�cita en la solicitud de aplazamiento de la audiencia constitucional.

Es conveniente mencionar que el texto del art�culo 152 de la Ley de A., es el siguiente:

"Art�culo 152. A fin de que las partes puedan rendir sus pruebas en la audiencia del juicio, los funcionarios o autoridades tienen obligaci�n de expedir con toda oportunidad a aqu�llas las copias o documentos que soliciten; si dichas autoridades o funcionarios no cumplieren con esa obligaci�n, la parte interesada solicitar� del J. que requiera a los omisos. El J. har� el requerimiento y aplazar� la audiencia por un t�rmino que no exceda de diez d�as; pero si no obstante dicho requerimiento durante el t�rmino de la expresada pr�rroga no se expidieren las copias o documentos, el J., a petici�n de parte, si lo estima indispensable, podr� transferir la audiencia hasta en tanto se expidan, y har� uso de los medios de apremio, consignando en su caso a la autoridad omisa por desobediencia a su mandato.

"Al interesado que informe al J. que se le ha denegado una copia o documento que no hubiese solicitado, o que ya le hubiese sido expedido, se le impondr� una multa de diez a ciento ochenta d�as de salario.

"Cuando se trate de actuaciones concluidas, podr�n pedirse originales, a instancias de cualquiera de las partes."

Del precepto legal transcrito, se desprende que el mismo establece diversas hip�tesis normativas de actualizaci�n secuencial o consecutiva, puesto que para que se actualice una de ellas, necesaria y obligatoriamente primero debi� ocurrir la que le precedi�.

Ciertamente, el precepto legal a estudio establece como una primer premisa la obligaci�n de los funcionarios o autoridades para expedir con toda oportunidad las copias o documentos que les soliciten las partes en un juicio de amparo a fin de ofrecerlos como prueba en la audiencia constitucional; pero para que esa obligaci�n surja a la vida jur�dica, es necesariamente obligatorio que la parte interesada les formul� la solicitud correspondiente, que seg�n lo determin� el Pleno de este Alto Tribunal, en su anterior integraci�n, cuando menos con cinco d�as h�biles de anticipaci�n, sin contar el de la solicitud ni el de la audiencia constitucional.

Ahora bien, si las autoridades o funcionarios no cumplen con esa obligaci�n de expedir las copias o documentos solicitados, la parte interesada puede solicitar del J. que requiera a los omisos.

En virtud de esa solicitud, el J. debe acordar el requerimiento a las omisas, aplaz�ndose la audiencia por un t�rmino que no exceda de diez d�as.

Si no obstante dicho requerimiento, durante el t�rmino de la expresada pr�rroga, no se expidieren las copias o documentos, el J., a petici�n de parte, si lo estima indispensable, podr� transferir la audiencia hasta en tanto se expidan, y har� uso de los medios de apremio, consignando en su caso a la autoridad omisa por desobediencia a su mandato.

En el propio precepto se establece una multa de diez a ciento ochenta d�as de salario, al interesado que informe al J. que se le ha denegado una copia o documento que no hubiese solicitado, o que ya le hubiese sido expedido.

En esas condiciones, cuando una de laspartes en un juicio de amparo acude ante un J. de Distrito a informarle que pretende ofrecer como pruebas ciertas copias o documentos que oportunamente solicit� de determinada autoridad, lo cual demuestra con el acuse de recibo correspondiente, y que �sta ha sido omisa en exped�rselas, solicitando se aplace la audiencia constitucional hasta en tanto le sea expedida la copia o documental requerida, es indudable que aun cuando en dicho escrito no se pida expresamente que se requiera a la omisa por la expedici�n de la constancia solicitada, el J. de A., como perito en derecho, sabe exactamente lo que en derecho procede ante una solicitud de ese tipo, dada la redacci�n del precepto legal a estudio, en cuanto a la actualizaci�n secuencial o consecutiva de las hip�tesis normativas que prev�.

Por esos motivos, este Tribunal Pleno considera que la solicitud expresa de pedir se requiera a la autoridad omisa para que expida las copias o documentos solicitados, no constituye una formalidad esencial del escrito de referencia, sin la cual no deba acordarse favorablemente el aplazamiento de la audiencia constitucional, porque ins�stase, ante la actualizaci�n de la hip�tesis normativa en comento, el J. de Distrito, como perito en derecho, sabe perfectamente que la consecuencia es, en t�rminos del citado art�culo de la Ley de A., requerir a la autoridad omisa por la expedici�n de la constancia solicitada y aplazar la audiencia constitucional hasta por un lapso de diez d�as.

Lo anterior encuentra justificaci�n en dos motivos distintos.

El primero de ellos, en el principio de derecho que rige en nuestro sistema jur�dico, en cuanto a que a las partes solamente corresponde narrar los hechos y al juzgador aplicar el derecho, de tal manera que si de la narraci�n de hechos de un escrito se desprende la actualizaci�n de una hip�tesis normativa determinada, el juzgador debe aplicar el derecho, aun cuando no le citen el precepto legal exactamente aplicable o no le soliciten expresamente determinada circunstancia, si la misma es una consecuencia legal y necesaria de la actualizaci�n de dicha hip�tesis normativa, como en el caso concreto, que ante la omisi�n de una autoridad de expedir una copia o documento que pretende ofrecerse como prueba en un juicio de amparo y que oportunamente le fue solicitado, la ley establece como consecuencia legal, que previa solicitud del interesado, se requiera a la autoridad omisa y se aplace la audiencia por un t�rmino que no exceda de diez d�as.

El segundo, en el hecho de que el formulismo establecido en el art�culo 152 de la Ley de A., no debe aplicarse con tanta rigidez que impida recabar una prueba que podr�a dar luz para resolver el juicio de garant�as, puesto que el amparo no debe convertirse en un juicio lleno de formulismos y trampas procesales que tiendan a eludir la impartici�n de justicia en forma tal que los gobernados pierdan la confianza en el mismo, de ah� que recurrir al razonamiento de que los rigorismos excesivos son inaceptables, es medular para concluir que en el escrito por el cual se solicita el aplazamiento de la audiencia constitucional, no es necesario que de forma expresa el quejoso solicite al juzgador federal requiera a la autoridad responsable por la expedici�n de las pruebas que previamente le solicit� y, como consecuencia, se aplace la celebraci�n de la audiencia constitucional, siempre y cuando esa intenci�n se encuentre plasmada en el escrito de referencia.

Esto es, si en el escrito correspondiente el quejoso expresa de forma clara la necesidad e intenci�n de ofrecer pruebas que no han sido proporcionadas por la responsable, tan es as�, que demuestra con el acuse de recibo relativo, que pidi� las copias de las pruebas a la responsable y �sta no se las expidi� o no le recibi� el escrito citado, adem�s de pedir se aplace la audiencia constitucional hasta en tanto le sea expedida la copia o documental requerida, todo ello hace patente su intenci�n de que la prueba de referencia sea recabada por el J. de Distrito aun cuando el quejoso no lo manifieste de forma expresa.

En virtud de lo anterior, este Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n se aparta del criterio que, su anterior integraci�n, sustent� al resolver el amparo en revisi�n 5297/63, promovido por S.T.P., en sesi�n de diecinueve de septiembre de mil novecientos setenta y dos, que aparece publicado en el Volumen 45, Primera Parte, p�gina 17, de la S�ptima �poca del Semanario Judicial de la Federaci�n, titulado: "AUDIENCIA CONSTITUCIONAL, EL DIFERIMIENTO DE LA, DEBE SOLICITARSE POR EL QUEJOSO, EN EL SUPUESTO DEL ART�CULO 152 DE LA LEY DE AMPARO."

En las relacionadas condiciones, se concluye que sobre el tema de esta contradicci�n de tesis, debe prevalecer el criterio que sustenta este Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, que coincide en lo esencial con el sostenido por el Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, conforme a la siguiente tesis que a continuaci�n se redacta, y que en t�rminos de lo dispuesto por el art�culo 192 de la Ley de A., constituye jurisprudencia:

AUDIENCIA CONSTITUCIONAL. CUANDO LA AUTORIDAD RESPONSABLE NO HAYA EXPEDIDO LAS COPIAS O DOCUMENTOS QUE EL OFERENTE LE HAB�A SOLICITADO PREVIAMENTE, BASTA QUE �STE SOLICITE EL APLAZAMIENTO DE AQU�LLA PARA QUE EL JUEZ DE DISTRITO AS� LO ACUERDE.-Este Alto Tribunal considera que para que opere el aplazamiento de la audiencia constitucional en el supuesto del art�culo 152 de la Ley de A., basta que as� lo pida el oferente de las documentales, sin necesidad de la solicitud expresa para que se requiera a la autoridad omisa, pues esto no constituye una formalidad esencial del escrito de referencia, sin la cual no deba acordarse favorablemente dicho aplazamiento, lo cual encuentra justificaci�n en dos motivos: a) El principio de derecho consistente en que a las partes solamente corresponde narrar los hechos y al juzgador aplicar el derecho, de manera que si de la indicada narraci�n se desprende la actualizaci�n de una hip�tesis normativa determinada, el juzgador debe aplicar el derecho, aun cuando no le citen el precepto legal exactamente aplicable o no le soliciten expresamente determinada circunstancia, si la misma es una consecuencia legal y necesaria de la actualizaci�n de dicho supuesto, pues es claro que ante la omisi�n de una autoridad de expedir la copia o documento que se ofrece como prueba y que oportunamente le fue solicitado, la ley establece como consecuencia que previa solicitud del interesado se requiera a la autoridad omisa y se aplace la audiencia por un t�rmino que no exceda de 10 d�as, y b) El criterio de que el art�culo 152 de la Ley de A. no debe aplicarse con tal rigidez que impida recabar una prueba que podr�a dar luz para resolver el juicio de garant�as. En ese sentido, se concluye que en el escrito por el que se solicita el aplazamiento de la audiencia constitucional, es innecesario que el quejoso pida expresamente al juzgador federal que requiera a la autoridad responsable la expedici�n de las copias o documentos que previamente le solicit� para presentarlos como pruebas en el juicio de amparo, y como consecuencia se aplace la celebraci�n de la audiencia constitucional, siempre y cuando esa intenci�n se advierta del escrito referido. Lo anterior, adem�s, lleva a este Tribunal en Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n a apartarse del criterio contenido en la tesis de rubro: "AUDIENCIA CONSTITUCIONAL, EL DIFERIMIENTO DE LA, DEBE SOLICITARSE POR EL QUEJOSO, EN EL SUPUESTO DEL ART�CULO 152 DE LA LEY DE AMPARO."

Por lo expuesto y fundado, se

resuelve:

PRIMERO

S� existe contradicci�n de tesis entre los Tribunales Colegiados contendientes.

SEGUNDO

Se declara que debe prevalecer con car�cter de jurisprudencia, el criterio de este Tribunal Pleno, establecido en esta resoluci�n, coincidente en lo sustancial con el criterio del Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, bajo la tesis que ha quedado redactada en la parte final de esta misma resoluci�n.

TERCERO

Rem�tase la tesis jurisprudencial que se sustenta en la presente resoluci�n al Semanario Judicial de la Federaci�n para su publicaci�n, as� como a las S. de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, a los Tribunales Colegiados y Unitarios de Circuito y a los Jueces de Distrito, en acatamiento a lo previsto en el art�culo 195 de la Ley de A..

N.�quese y c�mplase; en su oportunidad, arch�vese el presente expediente como concluido.

As� lo resolvi� el Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Naci�n, por unanimidad de diez votos de los se�ores Ministros: A.A., C.�o D�az, L.R., D�az R., G�ngora P., G.�o P. (ponente), V.H.�ndez, S.C., S.M. y presidente A.G.�itr�n, quien declar� que el asunto se resolvi� en los t�rminos propuestos.

No asisti� el se�or M.G.I.O.M., por estar cumpliendo con una comisi�n de car�cter oficial.