Tesis de Suprema Corte de Justicia, Pleno - Jurisprudencia - VLEX 27137894

Tesis de Suprema Corte de Justicia, Pleno

Emisor:Pleno
Materia:Constitucional
RESUMEN

AZUCAR, INCONSTITUCIONALIDAD DEL DECRETO No. 27 DEL ESTADO DE VERACRUZ SOBRE CAÑA DE.

 
CONTENIDO

AZUCAR, INCONSTITUCIONALIDAD DEL DECRETO No. 27 DEL ESTADO DE VERACRUZ SOBRE CA�A DE.

Aun cuando el Poder Ejecutivo del Estado de Veracruz sostenga que el Decreto N�mero 27 lo expidi� en uso de la "facultad reglamentaria", que le conceden los art�culos 127, fracci�n IV y 184, fracci�n IV, de la L.F. del Estado, y no obstante que efectivamente aparece de dicho decreto que el citado Ejecutivo Local adicion�, con la fracci�n Q), la tarifa contenida en el art�culo 77 del Reglamento de la L.F. de referencia, lo cierto es que la disposici�n contenida en la fracci�n IV, del invocado art�culo 127, constituye un caso t�pico de delegaci�n de facultades, en favor del Ejecutivo, para legislar, seg�n se demuestra con los siguientes argumentos: 1o. La fracci�n IV, del art�culo 127 de la L.F. del Estado de Veracruz, dice as� en su parte conducente: Art�culo 127. Los agentes comerciales..... y dem�s personas que accidentalmente hagan operaciones de comercio, pagar�n al Estado los impuestos en la forma que en seguida se expresa: IV. Los acopiadores de productos agr�colas, de acuerdo con las tarifas que al efecto expedir� el Ejecutivo peri�dicamente y cuando lo estime necesario en atenci�n al alza o baja del valor de dichos productos en el mercado. Las referidas cuotas se fijar�n con la mayor equidad, conciliando los intereses del fisco y de los causantes, sobre la base de unidades de peso y se causar�n �nicamente en la primera operaci�n de compraventa, debiendo ser pagadas por el comprador en el momento de efectuarse la operaci�n. En las tarifas de referencia podr�n incluirse o suprimirse otros productos, tambi�n a juicio del Ejecutivo. De dicho precepto legal transcrito se desprende que el Ejecutivo Local se encuentra autorizado no s�lo para determinar la tarifa conforme a la cual ha de cobrarse el impuesto sobre las primeras operaciones comerciales de los diversos productores agr�colas, sino tambi�n para incluir discrecionalmente en esa tarifa nuevos productos agr�colas, como objeto del tributo. 2o. En tal virtud, si con el decreto impugnado se ha incluido, como objeto del mencionado gravamen, un nuevo producto agr�cola (ca�a de az�car) que antes de la expedici�n de dicho ordenamiento no estaba gravado, debe estimarse que con tal decreto el Ejecutivo del Estado de Veracruz ha establecido una nueva contribuci�n que grava las primeras operaciones de compraventa de la ca�a de az�car y que, siendo la actividad impositiva una facultad que cae dentro de la esfera de la exclusiva competencia constitucional del Poder Legislativo Local (art�culo 68, fracci�n XIV, de la Constituci�n Pol�tica del Estado de Veracruz), la expedici�n por el Ejecutivo del decreto impugnado s�lo puede interpretarse como un acto legislativo emitido por �ste en uso de facultades delegadas en su favor por la Legislatura correspondiente (a trav�s de la fracci�n IV, del art�culo 127, de la L.F. tantas veces citada), y en consecuencia, que dicho decreto tiene el car�cter de una ley local. Ahora bien, aun cuando del texto del art�culo �nico del Decreto N�mero 27 de 11 de noviembre de 1961, publicado en la Gaceta Oficial n�mero 142 del Estado de Veracruz aparece que dicho ordenamiento no hace m�s que adicionar, mediante la fracci�n Q), la tarifa del art�culo 77 del Reglamento de la L.F. del Estado de Veracruz, relativa al impuesto que sobre operaciones de comercio establece la fracci�n IV, del art�culo 127 de la propia L.F., as� como que la cuota tributaria de $1.00 (un peso) que dicha fracci�n Q) fija sobre la ca�a de az�car, s�lo se causar� en la primera operaci�n de compraventa, sin embargo la disposici�n complementaria que el mismo Decreto N�mero 27 contiene en su parte final, en el sentido de que la hip�tesis de causaci�n de esa cuota fiscal se presumir� por la sola circunstancia de que la ca�a de az�car "salga de esta entidad federativa", desvirt�a la aparente legalidad del referido impuesto sobre el citado producto agr�cola, al volverlo pr�cticamente alcabalatorio y, con ello, contrar�a adem�s la prohibici�n prevista expresamente por la fracci�n V, del art�culo 117 de la Constituci�n General de la Rep�blica, cuya supremac�a respecto de las constituciones y leyes estatales esta prescrita por el art�culo 133 de la propia Carta Fundamental. 3a. La naturaleza alcabalatoria de dicha cuota tributaria sobre la ca�a de az�car, se vuelve m�s notoria si se atiende a la parte considerativa del Decreto N�mero 27 que la estableci�, y que, en su parte conducente dice as�: Que dentro del territorio veracruzano existen productores de ca�a de az�car que la transportan para su beneficio o industrializaci�n de otras entidades federativas, dejando por tal motivo de tributar los impuestos sobre elaboraci�n de az�car, panela o piloncillo, alcohol y aguardiente y por las mieles incristalizables que les pudieran corresponder a los fiscos estatal y municipal. Que tal hecho es en detrimento de las f�bricas instaladas dentro del Estado y aun de los trabajadores que laboran en las mismas, aparte de que las operaciones comerciales que realizan los citados productores de ca�a con empresas establecidas en otras entidades federativas, ocasionan perjuicios indirectos a los ingresos del fisco. De tales consideraciones motivadoras de la expedici�n del decreto se concluye f�cilmente que la finalidad �nica que se persigue con la mencionada cuota tributaria por �l establecida, es la de compensar al fisco estatal de los ingresos por concepto de impuestos de que se ve privado por el hecho de que las operaciones de beneficio de la ca�a de az�car producida en el Estado de Veracruz se realicen en otras entidades federativas, en cuya jurisdicci�n residen los ingenios adquirentes del producto agr�cola de referencia. Pero es evidente que tal circunstancia adversa para el erario local no constituye una raz�n jur�dica suficiente para que los poderes pol�ticos del Estado de Veracruz pasen por alto la obligaci�n de respeto que deben a la Constituci�n Federal debe concluirse que el Decreto N�mero 27, expedido por el Ejecutivo del Estado de Veracruz, con fecha 11 de noviembre de 1961, es inconstitucional, porque pugna con la prohibici�n establecida por el art�culo 117, fracci�n V, de la Constituci�n Federal de la Rep�blica, al establecer un impuesto que grava la salida de la ca�a de az�car del Estado de Veracruz.

Amparo en revisi�n 6533/62. Ingenio S.I., S.A. de C.V. 30 de junio de 1964. Unanimidad de diecis�is votos. Ponente: A.P..