Ejecutoria num. P./J. 8/93 de Suprema Corte de Justicia, Cuarta Sala - Jurisprudencia - VLEX 26933056

Ejecutoria num. P./J. 8/93 de Suprema Corte de Justicia, Cuarta Sala

Emisor:Cuarta Sala
Número de Resolución:P./J. 8/93
Materia:Voto Particular de la Suprema Corte de Justicia de México
Fecha de Publicación: 1 de Abril de 2007
RESUMEN

PRUEBA TESTIMONIAL EN JUICIO LABORAL. OFRECIMIENTO.

 
CONTENIDO

PRUEBA TESTIMONIAL EN JUICIO LABORAL. OFRECIMIENTO.

VOTO PARTICULAR QUE FORMULAN LOS MINISTROS F.L.C.Y.J.D.R..

Disentimos del parecer mayoritario por estimar que el art�culo 813, fracci�n II, de la Ley Federal del Trabajo no debe interpretarse en forma literal y aislada, como se hizo, sino de manera sistem�tica, relacionando l�gicamente dicho precepto con otras disposiciones procesales, a fin de desentra�ar su sentido racional.

En efecto, el art�culo 685 de dicho ordenamiento establece, en lo conducente:

Art�culo 685. El proceso del derecho del trabajo ser� p�blico, gratuito, inmediato, predominantemente oral y se iniciar� a instancia de parte. Las Juntas tendr�n la obligaci�n de tomar las medidas necesarias para lograr la mayor econom�a, concentraci�n y sencillez del proceso..."

Por su parte, el art�culo 780, al establecer que "las pruebas se ofrecer�n acompa�adas de todos los elementos necesarios para su desahogo", confirma los principios procesales mencionados por el otro precepto, en cuanto exige al oferente, desde el momento mismo en que propone la probanza, que proporcione, allegue o suministre, todos aquellos datos o requisitos "... que sean necesarios para su desahogo"; esto �ltimo es muy importante en la especie, porque permite delimitar cu�les son aquellos elementos que la ley exige al oferente de la prueba en acatamiento a los principios de econom�a, concentraci�n y sencillez del proceso: Solamente los que sean necesarios para el desahogo de la prueba.

El art�culo 813, fracci�n II, de la Ley Federal del Trabajo, previene lo siguiente:

Art�culo 813. La parte que ofrezca prueba testimonial deber� cumplir con los requisitos siguientes:

  1. Indicar� los nombres y domicilios de los testigos; cuando exista impedimento para presentar directamente a los testigos, deber� solicitarse a la Junta que los cite, se�alando la causa o motivo justificados que le impidan presentarlos directamente..."

Ahora bien, la relaci�n sistem�tica de esta disposici�n con los ya mencionados art�culos 685 y 780 del mismo ordenamiento, permite efectuar la consideraci�n de que los dos elementos indicados en el ofrecimiento de la prueba de testigos, nombre y domicilio de �stos, no pueden tener el mismo grado de exigibilidad.

En efecto, el requisito del nombre del testigo siempre es necesario para el desahogo de la prueba, en virtud de que al permitir a la contraparte del oferente saber qui�n va a deponer sobre los hechos litigiosos, resguarda la equidad procesal, pues el afectado puede preparar las preguntas o repreguntas pertinentes y hacer valer, en su caso, las tachas que le toquen; si al oferente no se le exigiera el nombre del testigo como requisito necesario, su contraparte quedar�a en cierto modo, en indefensi�n.

No sucede lo mismo con el requisito del domicilio del testigo; este dato s�lo tiene relevancia y se vuelve imprescindible o necesario para el desahogo de la probanza, cuando el oferente no puede presentarlo y solicita a la junta que lo cite; pero cuando �l se compromete a presentarlo a declarar, la menci�n del domicilio es completamente in�til y, justamente por ello, por no ser necesario para el desahogo de la prueba, no hay raz�n para que su falta impida la admisi�n de la probanza.

De lo contrario, la interpretaci�n aislada y literal de la fracci�n II del indicado art�culo 813, al no hacer ninguna de las distinciones aludidas y que derivan de preceptos expresos de la Ley Federal del Trabajo, puede conducir al desechamiento de la prueba de testigos porque el oferente no est� en posibilidad de proporcionar sus domicilios a pesar de que tales datos sean innecesarios porque �l se compromete a presentarlos, lo que pugna con la l�gica y la equidad, pues si bien es cierto que la disposici�n legal, separada del conjunto de reglas, no hace distingos en cuanto a la exigencia de los dos elementos citados, el int�rprete y aplicador est� obligado a relacionar el precepto con otros, para que su aplicaci�n sea racional y adecuada a los fines del proceso.

Tesis:

N�mero tesis: 207969

R.: PRUEBA TESTIMONIAL EN JUICIO LABORAL. OFRECIMIENTO.

Localizacion: 8a. �poca; 4a. Sala; S.J.F.; V, Primera Parte, Enero a Junio de 1990; P�g. 284; [J];